viernes, 28 de diciembre de 2012

ABATIDO

Cuba es una pequeña isla que intenta construir su socialismo, y lo hace en medio de un infame bloqueo de su vecino imperialista.
No obstante, los problemas de Cuba se debaten abiertamente entre los cubanos, y la crítica y la autocrítica es promovida desde el gobierno y el PCC.
En noviembre de 2005, decía Fidel: “(...) muchos han dicho: La Revolución no puede; no, esto es imposible; no, esto no hay quien lo arregle. Pues sí, esto lo va a arreglar el pueblo, esto lo va a arreglar la Revolución, y de qué manera. ¿Es solo una cuestión ética? Sí, es primero que todo una cuestión ética”.
Al conmemorar el Asalto a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio del 2007, Raúl Castro decía: “Somos conscientes igualmente de que en medio de las extremas dificultades objetivas que enfrentamos, el salario aún es claramente insuficiente para satisfacer todas las necesidades, por lo que prácticamente dejó de cumplir su papel de asegurar el principio socialista de que cada cual aporte según su capacidad y reciba según su trabajo. Ello favoreció manifestaciones de indisciplina social y tolerancia que una vez entronizadas resulta difícil erradicar, incluso cuando desaparecen las causas objetivas que las engendran. Puedo afirmar responsablemente que el Partido y el Gobierno vienen estudiando con profundidad estos y otros complejos y difíciles problemas, que requieren de un enfoque integral y a la vez diferenciado en cada lugar concreto”. Esto es, el propio presidente es quien públicamente reflexiona sobre los problemas y retrasos.
En esa intervención, además de reflexionar aguda y críticamente sobre la situación económica por la que atravesaba el país, Raúl llamó al pueblo cubano a expresar sus valoraciones sobre el futuro del desarrollo socioeconómico cubano. En diversos espacios de debate popular se generaron 1.301.203 planteamientos (lo voy a expresar en letras, por las dudas: un millón trescientos un mil doscientos tres planteamientos).
Dos años después, a la discusión nacional se le agregó el análisis de los discursos del Segundo secretario del PCC pronunciados el 26 de julio en Holguín, y el 1 de agosto de 2010 ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, donde se recogieron otras 2,288.832 (dos millones doscientas ochenta y ocho mil ochocientas treinta y dos) propuestas de acciones, apoyo, sugerencias y críticas sobre la vida social y económica de la nación.
El 9 de noviembre del 2010, fue presentado el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, y el 1 de diciembre de 2010 se inició la discusión del documento por parte de los militantes y el resto de la población cubana. A menos de 20 días de iniciado el proceso, el Segundo secretario del PCC reafirmó el propósito de los debates en discurso ante la Asamblea Nacional del Poder Popular:
“(...) el tren del VI Congreso del Partido está en marcha, ya que el verdadero congreso será la discusión abierta -como ya se está efectuando- y franca con los militantes y todo el pueblo de sus enunciados, lo que en un genuino ejercicio democrático, permitirá enriquecerlos, al tiempo que, sin excluir opiniones divergentes, logremos la conformación de un consenso nacional acerca de la necesidad y la urgencia de introducir cambios estratégicos en el funcionamiento de la economía, con el propósito de hacer sustentable e irreversible el Socialismo en Cuba”.
A partir de entonces se celebraron numerosos seminarios que sirvieron al propósito de esclarecer y profundizar en el contenido de los Lineamientos y de ese modo preparar adecuadamente a los cuadros y funcionarios, que a su vez encabezarían el proceso de discusión con la militancia, las organizaciones de masas y la población en general.
Durante tres meses, se desarrolló el debate, en el cual participaron 8 millones 913 mil 838 personas en más de 163 mil reuniones efectuadas en el seno de las diferentes organizaciones, registrándose una cifra superior a tres millones de intervenciones.
“Este proceso puso de manifiesto la capacidad del Partido para conducir un diálogo serio y transparente con la población sobre cualquier asunto, por sensible que éste fuera, máxime cuando se trata de ir forjando un consenso nacional acerca de los rasgos que deberán caracterizar al Modelo Económico y Social del país”, decía Raúl en el informe.
El documento original contenía 291 lineamientos, de los cuales 16 fueron integrados en otros, 94 mantuvieron su redacción, en 181 se modificó su contenido y se incorporaron 36 nuevos, resultando un total de 311 en el actual proyecto. Estos números, en simple aritmética, constatan la calidad de la consulta, donde en mayor o menor medida, algo más de dos tercios de los lineamientos, exactamente el 68%, fueron reformulados.
Acá al sur, en la República Oriental del Uruguay, gobernada por una coalición “progresista”, sin enemigos a la vista en millones de kilómetros a la redonda, nada puede ser discutido. Cualquier atisbo de crítica, sea lo que sea, aunque sea una simple pregunta, es considerado un ataque al gobierno. Todo aquel que se atreva a dudar de que lo que hace el gobierno está bien, será irremediablemente acusado de estar haciéndole el juego a la derecha, darle pasto a las fieras o frases similares.
Acá al sur, en la República Oriental del Uruguay, hay al menos un tipo que se siente abatido, aunque no bajará los brazos.

martes, 25 de diciembre de 2012

DE LA INFORMACIÓN OBJETIVA A LOS OBJETIVOS DE LA INFORMACION


PRIMER EJEMPLO
Un artículo de Brecha, del 21 de diciembre, titulado “Anomia boba”, trata del tema de Pluna y del famoso aval para la empresa Cosmo. El artículo dice que “Un documento del área jurídica del Banco Central (bcu), realizado a partir de un pedido de informes del senador Jorge Larrañaga (Alianza Nacional), señala que el brou incumplió normas de regulación y control del sistema financiero y también las que se deben aplicar en prevención del uso de instituciones de intermediación financiera para el lavado de activos y financiamiento del terrorismo. Esto, a juicio del bcu, por no tomar los recaudos indispensables: conocimiento cabal del cliente, que permita verificar no sólo su capacidad de pago sino quiénes están detrás del nombre fantasía de una empresa, accionistas o propietarios, y qué tipo de garantías reales ofrecen para responder a la deuda y para asegurar al banco estatal que realiza un negocio con personas –jurídicas, pero también de carne y hueso– que están libres de actividades corruptas o, incluso, que no están cuestionadas por hechos presumiblemente venales”. Tal documento habría sido ocultado a la sociedad por el ministro de Economía Fernando Lorenzo, al darle carácter de “reservado”.
Sin embargo, un artículo del diario La República, del 22 de diciembre (un día después), se titula “BCU descartó falta de controles en aval del BROU”, y en el colgado dice: “El Banco Central (BCU) descartó que el Banco República (BROU) hubiese incumplido los controles exigidos por la ley 18.494 sobre el lavado de activos y financiamiento del terrorismo al aceptar el aval a la empresa Cosmo Airlines otorgado por una aseguradora extranjera”. El mencionado informe respondería a un pedido de informes remitido en el mes de octubre por el diputado Juan Manuel Garino de Vamos Uruguay.
Es decir, tenemos un medio de prensa que un día dice que el BCU señala que el BROU incumplió normas al otorgar el aval a Cosmo, y al otro día otro medio de prensa dice que el BCU señala que el BROU no incumplió normas al otorgar el aval a Cosmo. Es probable (no puedo asegurarlo) que las noticias se refieran a dos informes diferentes del BCU, referidos a dos pedidos de informes diferentes, y sobre la violación o no de normas diferentes. Es probable. Pero lo que sin dudas es cierto, es que quien lea uno de los medios se hará una idea acerca de la legalidad del aval otorgado en el fallido remate de los aviones de PLUNA, y quien lea el otro medio se hará una idea totalmente opuesta.
Algunas preguntas se me ocurren: en el caso de que sean dos informes diferentes sobre cosas diferentes, ¿ambos medios de prensa disponían de los dos informes y sólo quisieron publicar uno de ellos? De ser así, ¿es honesto que lo hagan? Ninguno estaría faltando a la verdad, pero la estarían distorsionando, sin dudas. ¿Los lectores no tenemos derecho a estar bien informados? ¿Quién vela para que esto sea así?
SEGUNDO EJEMPLO
En la diaria del día 24 de diciembre, un artículo (“La discusión tan prorrogada”) da cuenta de que el “FA crea espacio para debatir acuerdo de Defensa con Estados Unidos y misiones de paz”. El artículo señala que El vicecanciller Roberto Conde dijo a la diaria que todavía no hay un texto de acuerdo, y aseguró que en cuanto esté listo se informará al Parlamento y al FA. En la última reunión entre ambos países se descartó la línea que planteaba Estados Unidos, aseguró una fuente del Ministerio de Defensa Nacional (MDN)”. El artículo es extenso, y entre otras cosas dice que “Conde señaló que todavía se está en una etapa de “intercambio de puntos de vista entre los dos países”. Estimó que las negociaciones se retomarán en febrero y sostuvo que se informará al FA en cuanto se tenga un texto acordado entre los dos países”.
Sin embargo el 14 de noviembre pasado (hace poco más de un mes), en la página oficial de la Presidencia de la República se podía leer la siguiente noticia bajo el título “Gobierno envió al Parlamento propuesta de cooperación militar entre Uruguay y EE.UU.”: “El Ejecutivo envío al Parlamento el proyecto de Ley pertinente el “Acuerdo para la adquisición de suministros y la prestación recíproca de servicios entre el Ministerio de Defensa Nacional y el Departamento de Defensa de Estados Unidos”. Su finalidad es facilitar el apoyo logístico que se utilizará durante los ejercicios combinados, adiestramientos, desplazamientos, escalas, operaciones o en circunstancias imprevistas.” De acuerdo a lo que allí se informa,  “El proyecto de Ley firmado el 12 de noviembre por el Presidente José Mujica y los ministros de Relaciones Exteriores, Economía y Finanzas y Defensa Nacional”.
Es decir, la página de Presidencia informa que un proyecto de acuerdo con los EEUU en materia de defensa (firmado por el presidente y los ministros respectivos) fue enviado al Parlamento, y un mes después un periódico informa que todavía no hay un texto y que cuando esté listo se informará al Parlamento y al FA.
¿Se trata aquí también de informaciones sobre acuerdos diferentes? ¿hay dos acuerdos entre Uruguay y EEUU en materia de defensa pero diferentes? ¿Uno ya se mandó y no tendría discusión pero el otro sí? ¿cómo hace un lector común y corriente, un ciudadano de a pie para averiguarlo, cuántos medios más debe leer, por cuánto tiempo?
SOLO SON EJEMPLOS
Lo que mostramos son apenas dos ejemplos recientes. Téngase en cuenta, por otra parte, que en los ejemplos tomados intervienen medios de prensa que el imaginario colectivo tiene como "medios de izquierda" (no significa que lo sean) y el propio medio de información de la Presidencia de la República. A ello hay que sumarle mil variantes más de la desinformación, como titulares opuestos en diferentes medios ante la misma noticia; declaraciones de dirigentes políticos que hoy dicen una cosa pero en unos días sin dudas leeremos que quisieron decir otra, etc...Como bien marca Eco la comunicación de masas es ideología por si misma, en cuanto a la información poco importa, frente al bombardeo gradual y uniforme, esta pierde su valor e importancia.
¿Se solucionan estas cosas con una Ley de Medios? Si fuera así, esa ley es urgente, porque el descrédito va en aumento. ¿Qué tipo de sociedad estamos construyendo en la cual los poderes más relevantes (el político y la prensa) están cayendo en el más absoluto descrédito?

lunes, 3 de diciembre de 2012

ACERCA DE LA COHERENCIA


He escuchado reiteradas veces que la posición de Tabaré Vázquez respecto del aborto es una demostración de su coherencia. El hombre estaba en contra de la despenalización del aborto y avisó: si votan una ley despenalizando el aborto, la veto. Y así lo hizo, la vetó. Ahora la derecha promueve un referéndum contra la nueva ley, y Tabaré Vázquez dijo que firmará (Mujica dijo que también, que capaz que firma, aunque dijo que no nos vamos a enterar porque si firma no lo va a decir. Fantástico). Esto no haría más que demostrar la coherencia de TV.

Tengo mis dudas acerca de si la coherencia es un valor en sí mismo, y por ello digno de aplauso. Serias dudas. Y me explico: los violadores de los derechos humanos, esos que mataron, torturaron, robaron niños, hicieron desaparecer personas, y cometieron los crímenes más aberrantes que nos podamos imaginar, siguen pensando que estuvo bien lo que hicieron. En ese sentido son coherentes. No me pidan que los aplauda.
Ahora bien. ¿Una persona es coherente porque mantiene su posición eternamente igual sobre un mismo tema? A mi no me parece que eso sea coherencia. Yo he cambiado de forma de pensar sobre algunas cuestiones a lo largo de mi vida, aunque ciertamente, hay un hilo conductor básico que no ha cambiado, y que me hace ser como soy.
Pero además ¿es suficiente con ser coherente a lo largo del tiempo en un solo tópico? ¿qué pasa si esa persona es coherente en un tema en particular pero cambia constantemente de opinión en otros? ¿Hay que aplaudirla igual?
En el caso de Tabaré, hay cosas que me sorprenden por su incoherencia, pero parece que no sorprenden a nadie. El caso del fallido TLC es un ejemplo clarísimo, y lo voy a exponer en sus propias palabras:
En marzo de 2006, en Caracas, Tabaré está  junto a Chávez en una conferencia de prensa, un periodista le pregunta si es verdad que Uruguay está negociando un TLC con los EEUU, y Tabaré volvió a reiterar (ya lo había hecho otras veces) –esta vez en un tono muy firme y golpeando la mesa- que el tema no estaba en la agenda del gobierno: “Los países grandes siguen fijando cuotas, aranceles altos y subsidios a su producción. ¿Cómo vamos a firmar así un TLC? ¿Dónde está el libre comercio?” dijo Tabaré. Luego nos invitaría a subir al tren.
Sin embargo, en el ya famoso video en el colegio del Opus Dei, la versión fue otra; allí recordó que Chávez le dijo: “Tabaré, vas a firmar un tratado de libre comercio con el imperio...” “Sí, si es favorable para Uruguay, sí. ¿Tu no le vendés petróleo a Estados Unidos? ¿Cuánto le vendés? Un millón de barriles por día”, recordó que le dijo. “Eso significa 38.500 millones de dólares. “Si vos no le vendés más petróleo, yo le declaro la guerra a Estados Unidos”, afirmó ante las risas de la juvenil platea.
Seguramente no es una muestra de gran coherencia, al menos en el cohesiómetro mío.
Pero como estamos hablando de política, hay otra cuestión fundamental para analizar, y es la de si los gobernantes deben ser coherentes consigo mismos, o si por el contrario es necesario que sean coherentes con lo que prometen a sus electores. Y aún más, si no deben ser coherentes con lo que la fuerza política que los lleva al gobierno ha decidido en colectivo.
Me pregunto si por ejemplo Mujica, que siempre ha sostenido que “los pobres viejitos” (eufemismo para designar a los más crueles violadores de los derechos humanos) deben estar en su casa cuidando a sus nietos, los liberara y los mandara para su casa (en caso de que pudiera, claro), ¿tendríamos que aplaudir su coherencia?
Tengo para mi que los gobernantes, deben poner por encima de todo los intereses colectivos, y no sus posiciones personales (válidas y respetables todas ellas), porque los votamos por lo que prometen que van a hacer sus partidos, y no por lo que íntimamente piensen sobre cualquier tema.

domingo, 2 de diciembre de 2012

DONDE ESTAMOS PARADOS


EL CONCEPTO DE DEMOCRACIA AVANZADA EN RODNEY ARISMENDI: UN REFERENTE EN EL PROCESO POLÍTICO LATINOAMERICANO
María Luisa Battegazzore

Me pareció interesante la parte final de este extenso -y fundamentado- artículo de María Luisa Battegazzore (el cual se puede leer completo en http://www.nodo50.org/cubasigloXXI/congreso06/conf3_bategazore.pdf)

Uruguay: el río ha cambiado pero también los bañistas
Se ha hecho un lugar común oponerse al pensamiento único y proclamar la necesidad de alternativas al neoliberalismo. La realidad muestra el fracaso del proyecto neoliberal, aún desde el punto de vista burgués. La defensa de los postulados del neoliberalismo puro y duro hoy está a cargo de algunos fundamentalistas, lo que no impide que muchas de sus premisas pervivan en el discurso político.
El mensaje de que el capitalismo es la estación terminal del proceso histórico –noción que Perry Anderson considera el núcleo doctrinal del neoliberalismo- persiste y ha prosperado en el proyecto dominante en el “progresismo”, para el cual no existe otro horizonte, ni siquiera pensable, salvo en el terreno de la utopía, donde son colocados los proyectos emancipatorios y revolucionarios, transformados en residuos de la memoria o en mitos del pasado. Pero el mito no tiene un sentido movilizador como en Mariátegui: queda como una especie de premio consuelo moral o de compensación idealista frente a las duras imposiciones de la realidad. Como consecuencia la orientación de las organizaciones sociales y políticas se reduce a la táctica –para algunos, apenas maniobra o mera astucia- sin perspectiva estratégica y ha perdido peso un proyecto consistentemente antisistémico. 
Por primera vez en la historia de la izquierda uruguaya se hace la defensa, sin ambages, no sólo de un proyecto de desarrollo capitalista, sino de un plan basado en la inversión extranjera y la desestimación del concepto y la realidad del imperialismo. En estas condiciones la lucha ideológica, que nunca rehuyó Arismendi, es tanto o más precisa que en sus tiempos.
Sigue en pie la cruda disyuntiva que planteó en la Conferencia de la OLAS hace casi 40 años:
“Nuestra causa es inseparable del destino del mundo. (...) Por ello crece la importancia histórica de América Latina, dependencia fundamental del imperialismo yanqui: cada guerrillero que dispara su fusil, cada obrero que va a la huelga (...) cada campesino que lucha por su tierra (...) está golpeando al agresor de Vietnam. (...) A medida que avance el proceso, más se planteará a cada pueblo el gran dilema (...): ser base de agresión o campo de lucha”

En otro tramo del artículo, Battegazzore señala: "Luego, el Informe (habla del informe al XX Congreso del PCU en 1970) reitera algunas condiciones delimitando claramente su contenido. “En este momento de su desarrollo, lo vemos (al FA) como un frente democrático avanzado. Entendemos por tal un movimiento político que tenga por base social de sustentación la alianza de la clase obrera y de los diversos sectores de trabajadores con las amplias capas medias de la ciudad y del campo; pero que sea apto, a la vez, para arrastrar tras de sí a todos los que se oponen directa o indirectamente a la oligarquía y al imperialismo ...”
Subrayamos “en este momento”, porque denota una visión histórica del FA. Su contenido programático y social puede variar y de hecho ha variado. Por tanto, es necesario repensar su caracterización, no sea que por mirar el collar no nos demos cuenta de que nos han cambiado el perro.

EL JUEGO A LA DERECHA


Desde hace un buen rato ya, ante cualquier crítica que se le haga al gobierno del Frente Amplio, el criticón es acusado de “hacerle el juego a la derecha”.


Algunas preguntas que se me ocurren:

   ¿quién hace el juego a la derecha: el que toma una medida de derecha como protegerle las inversiones a los yanquis, o el que critica esa medida?

        ¿quién hace el juego a la derecha: el que toma una medida de derecha como hacer maniobras conjuntas con las tropas yanquis (maniobras UNITAS), que siempre hicieron los gobiernos de derecha, o el que critica esa medida?

·           ¿quién hace el juego a la derecha: el que envía tropas a Haití para seguir el juego de la ultraderecha yanqui,   o quien critica esa medida?

·         ¿quién hace el juego a la derecha: el que presenta como suyo un proyecto de un grupo ultraderechista (proyecto del NUNCA MÁS de García Pintos), o el que critica esa cuestión abominable?

·         ¿quién le hace el juego a la derecha: el que veta la primera ley del aborto y luego se suma a la derecha para que haya un referéndum contra la segunda ley del aborto, o quienes critican esa actitud de derecha?

      ¿quién le hace el juego a la derecha: el que le pide ayuda al criminal más abyecto de la historia de los EEUU (George W. Bush) para asustar a los vecinos, o quienes critican esa imbecilidad?

·         ¿quién le hace el juego a la derecha: el que concurre al Parlamento a decirle a los legisladores de su partido que no voten la anulación de la ley de impunidad, o quienes lo critican?

·         ¿quién le hace el juego a la derecha: el que dice públicamente que quiere que los mayores criminales y violadores de los derechos humanos se vayan para su casa a jugar con sus nietos, o quienes lo critican?

·         ¿quién le hace el juego a la derecha: el que les dice a los trabajadores que no luchen por aumentos salariales porque con eso le hacen daño al país, intentando meter el mismo miedo que siempre metió la derecha, o quienes lo critican?
s     
     Si se le preguntara a "la derecha" que prefiere: un gobierno que le dice a los trabajadores que no luchen, que quiere a los violadores de los derechos humanos en libertad, que le pide ayuda al imperialismo contra un país hermano, que veta leyes como la del aborto, que propone los proyectos sobre derechos humanos...de la derecha, que envía tropas a Haití, que le protege las inversiones al imperialismo, que extranjeriza y concentra la propiedad, que le rebaja los impuestos al capital, etc., etc, , o 10.000 izquierdistas discutiendo entre ellos....¿qué creen que preferiría?

Se puede barrer bajo la alfombra, no hay problema, pero llega un momento que el bulto debajo 
de la alfombra lo nota hasta el más despistado.

NI MITO NI LEYENDA (publicado esta semana en VOCES, en el 50 aniversario del asesinato del Che)

Si un mito es una historia imaginaria que altera las verdaderas cualidades de una persona o de una cosa y les da más valor del que ti...