sábado, 19 de marzo de 2016

ANTIIMPERIALISMO PROGRESISTA

la izquierda se identifica por el antiimperialismo. No todo el antiimperialismo pudiera ser de izquierda, pero para ser de izquierda es imprescindible ser antiimperialista” 
(Silvio Rodríguez)

El Estatuto del Frente Amplio dice en su art.1: “DEFINICION: El Frente Amplio, fuerza política de cambio y justicia social, creación histórica permanente del pueblo uruguayo, de concepción nacional, progresista, democrática, popular, antioligárquica y antiimperialista, se integra por todos aquellos sectores políticos y ciudadanos que adhieren a los principios y objetivos establecidos en la Declaración Constitutiva del 5 de febrero de 1971, en las Bases Programáticas y en el Acuerdo Político...”.
En las citadas Bases Programáticas se dice por ejemplo: “Expresamos nuestro hondo convencimiento de que la construcción de una sociedad justa, con sentido nacional y progresista, liberada de la tutela imperial es imposible en los esquemas de un régimen dominado por el gran capital.

Pero bien, qué es el antiimperialismo?

Silvio Rodríguez también nos dice de una forma muy sencilla acerca del antiimperialismo: “eso no quiere decir antinorteamericano ni anti Estados Unidos. Eso quiere decir en contra de las políticas imperiales hegemónicas de dominación global y regional”.

El pensamiento antiimperialista está estrechamente vinculado al cuestionamiento de los mecanismos de dependencia neocolonial, caracterizados por mecanismos de sujeción económicos y financieros.
Curiosamente, la primera expresión de un pensamiento antiimperialista nació en Estados Unidos, a impulsos de Mark Twain, que en 1898 (mucho antes de “El imperialismo, etapa superior del capitalismo”, de Lenin) fundó la Liga Antiimperialista de los EEUU, inicialmente para combatir la acción estadounidense en la Guerra de Cuba. “El cubano José Martí puede considerarse como el primer formulador de un pensamiento antiimperialista en América Latina, en gran medida porque la lucha por la independencia de Cuba del colonialismo español coincidió con el ascenso de las nuevas formas de dominación que comenzaba a desarrollar Estados Unidos”, escribía por entonces Mark Twain.

Unas de las manifestaciones actuales del antiimperialismo, es la desarrollada por los movimientos que en toda América Latina se opusieron al ALCA promovida por los EEUU. Oposición que se basaba en los efectos destructivos que el libre comercio ejerce sobre el trabajo en general, así como sobre los campesinos. El ALCA era parte de una estrategia global estadounidense para conquistar y dominar las economías y la política de América Latina y del resto del mundo. Los movimientos anti ALCA se oponían a un aspecto muy importante del imperialismo estadounidense: su intento de dominar el comercio e inversión de toda la región por medio de su control formal del entramado político legal que rige las relaciones económicas.

La mayoría de los TLCs tienen en común dos cosas: el secretismo y la presencia de EEUU.
Algunos aprobados hace más de dos décadas, como el NAFTA que incluye a Canadá, Estados Unidos y México, otros de recientísima firma, como el TransPacífico (TPP), otros próximos como el Trans Atlántico (TTIP) que ahora se negocia a puerta cerrada entre Estados Unidos y la Unión Europea. El TISA, que también se negocia secretamente entre 50 países. Todos ellos tienen a Estados Unidos como denominador común y todos ellos se caracterizan por el secretismo de los términos de negociación de los mismos y por lo inconsultos que son para los distintos pueblos y países afectados.
El gobierno estadounidense figura como protagonista en todos y cada uno de los acuerdos, pero en realidad, el denominador común son las grandes corporaciones transnacionales. Son ellas las que imponen sus términos, son ellas las directamente interesadas y son ellas, las que por consiguiente, se están erigiendo en auténtico gobierno planetario.
Es así como se explican las negociaciones secretas, las imposiciones que van más allá de las cuestiones estrictamente comerciales como la liberalización de los mercados, la desaparición de los aranceles, etc.
En realidad, las imposiciones alcanzan ámbitos tan diferentes como la eliminación de protecciones y seguridades que tienen que ver con derechos de la población a la universalización de la atención médica o a la educación, o derechos a una alimentación sana y libre de transgénicos. Pero también con los ataques y presiones para reducir las legislaciones en materia de protección social, laboral o ambiental. Ni que hablar de la eliminación de barreras de protección a la explotación desenfrenada del planeta y a la contaminación de éste, que lleva al agravamiento de problemas tan centrales hoy como es el cambio climático
Por último, y quizás como uno de los puntos de imposición más graves, está la eliminación de la soberanía de los estados. Éstos podrán ser denunciados por las transnacionales si consideran atacados, por cualquier ley nacional o ven afectadas sus posibilidades de obtener un máximo de beneficios. Es decir, el interés público y social se verá sometido al privado de las grandes empresas. Y, por si fuera poco, contarán además para ello con tribunales también privados que podrán asegurar el fallo a su favor en las consiguientes reclamaciones, lo que además supondrá un paso más en la privatización de la justicia.

Algunos ejemplos ilustrativos de hechos ya ocurridos, citados recientemente en un texto de Susan George: “el caso de Occidental Petroleum en Ecuador, que ganó un contencioso de 1.800 millones de dólares ante un tribunal de arbitraje de tres jueces privados porque el país se negó a permitir la perforación para buscar petróleo en una zona natural protegida. Otros casos son amenazas directas a la salud pública o al deber de los gobiernos de proteger el bienestar de” la ciudadanía. “Como el de Philip Morris contra Australia y Uruguay por requerir cajetillas sin marcas y avisos ostensibles de los graves peligros del tabaco para la salud. O el caso de Veolia contra Egipto porque el Gobierno egipcio aumentó el salario mínimo”.

En suma, los términos de los Tratados de Libre Comercio van mucho más allá de meros acuerdos para favorecer el comercio y el desarrollo, y son una amplia relación de imposiciones que las grandes corporaciones transnacionales están definiendo para construir un nuevo orden mundial. En éste, la democracia y los derechos humanos, en el mejor de los casos, estarían total y absolutamente supeditados a los intereses de los mercados y a la búsqueda de ese máximo de beneficios.

Así las cosas, es posible que gobiernos que se dicen de izquierda se desvivan por firmar tratados de este tipo sabiendo como saben que esta es la cruda realidad y no los versos que venden?
Cómo es posible que una fuerza política que en sus bases programáticas advierte que “la construcción de una sociedad justa, con sentido nacional y progresista, liberada de la tutela imperial es imposible en los esquemas de un régimen dominado por el gran capitalquiera a toda costa un tratado de libre comercio con el imperialismo? Quiénes serán los favorecidos por un TLC con los EEUU? No es obvio que ese tipo de tratados que promueven los países del norte tienen como único objetivo favorecer al gran capital? Alguien puede creer que es para favorecer a doña María o a don José?

En fin, seguramente los progresismos, codo a codo con las derechas del mercosur, trabajarán duro por un TLC con los EEUU y con la UE. Los gobiernos de derecha que se vienen, eternamente agradecidos por el camino allanado.


miércoles, 16 de marzo de 2016

PROTEGIENDO A LA FAMILIA (publicado en semanario VOCES)

En su primer gobierno, Tabaré Vázquez negociaba un TLC con los EEUU, pero lo negaba permanentemente (mentía). En Venezuela, se entrevistó en privado con Hugo Chávez, y el presidente venezolano le preguntó si él firmaría un TLC con los EEUU, a lo que Vázquez le respondió que sí (contado por el propio Vázquez); ese mismo día, la prensa venezolana lo consulta sobre el mismo tema y le hace la misma pregunta, a lo que Vázquez responde que no, porque el programa del FA no lo permite. Un gran mentiroso, por cierto.
Vázquez le ocultó a su gobierno, a su fuerza política y a sus conciudadanos que había pedido ayuda a Bush contra los argentinos, por el conflicto con Botnia, esto es, para proteger los intereses de una multinacional.
También vetó un par de leyes que promovía su propia fuerza política, y por si fuera poco, luego se unió a la derecha (esa que al parecer ahora ataca a los gobernantes y a las instituciones democráticas), para intentar hacer caer la segunda ley de aborto mediante un plebiscito.
Tabaré Vázquez fue castigado por estas cosas? No, al contrario, fue premiado con una nueva candidatura y llevado a la presidencia de la república por segunda vez.
Cuando Vázquez estaba “retirado de la vida política activa” y se apareció por el Plenario Nacional, allí fue ovacionado. El mentiroso, el maniobrero, el que actuó a escondidas, el que se unió a la derecha en contra del FA, fue ovacionado por el órgano de conducción.
Por qué razón deberíamos esperar entonces que ese mismo organismo ahora reaccionara de forma distinta ante una mentira evidente como la del vicepresidente Raúl Sendic?
El FA trabajó en un proyecto para anular la ley de impunidad. Cuando lo tuvo listo, fue aprobado por la Mesa Política, y luego por el Plenario Nacional. El proyecto fue votado en el senado, pero antes de que se votara en diputados, el entonces presidente Mujica y el vice Astori fueron al Parlamento a intentar que los legisladores de su fuerza política no lo votaran, esto es, que actuaran en contra de lo que habían decidido los frenteamplistas en sus organismos estatutarios. Fueron sancionados Mujica y Astori por actuar en contra de decisiones de su fuerza política? No, claro que no. Uno es senador y el otro ministro de economía; ambos fueron premiados por su deshonestidad.
Cuando el desastroso papelón de PLUNA terminó con el ministro de economía y el presidente del BROU procesados, el FA hizo lo que suele hacer, premiar a los implicados, esa vez organizando una caravana hasta la casa del ministro para demostrarle su apoyo.
Cuando ahora el Plenario Nacional escucha las “explicaciones” (en realidad la reiteración de mentiras) de Raúl Sendic, y dice lo que dice, parece ignorar que la imagen y credibilidad del gobierno la menoscaban los mentirosos y deshonestos de esa fuerza política y no la oposición ni los medios que simplemente recogen y publican lo que sucede. Y digo parece porque no lo ignoran, no voy a cometer la torpeza de creer que son estúpidos. Lo saben y lo saben bien. Pero hacen lo que siempre han hecho, proteger en una actitud mafiosa a los suyos, a los integrantes de “la familia”.
La institucionalidad democrática no se debilita porque los medios investiguen y difundan lo que sucede. La democracia se debilita por la corrupción, por la mala gestión que se quiere hacer pasar por fantástica, por la falta de información o por el intento de ocultar la misma, por la intolerancia política, por la protección a los tránsfugas, por la politiquería barata, por el doble discurso de los gobernantes.

Lo que debilita la democracia es que los partidos protejan a sus correligionarios cual si fueran un conglomerado mafioso, no importando para nada la verdad o no de las acusaciones sino la defensa lisa y llana en el marco de un corporativismo mediocre, patotero y despreciable. Debilita terriblemente la democracia que los gobernantes mientan. Pero se le asesta un golpe de gracia cuando quienes deberían velar porque eso no ocurra lo primero que hacen es proteger y rodear al político mentiroso. Eso, además de ser una mala payasada que todo el mundo contempla atónito, es un mazaso brutal a la democracia.  

martes, 8 de marzo de 2016

LA RAZÓN DEL COCINERO (artículo de Andrés Figari)



Hay episodios en la vida de la gente, de los pueblos, de los partidos, que son reveladores de su temple o de su debilidad; el asunto del título de Sendic es uno de esos. A esta altura después de todo lo que se ha dicho en uno y otro sentido es poco lo que se puede agregar, por lo que me voy a concentrar en un punto; en lo que para muchos frenteamplistas sería la “ultima ratio” de su defensa. No sobre la tenencia del título, (que al fin y al cabo no importa), tampoco sobre la “embestida baguala”, menos de que es una víctima inocente de un plan de la derecha, Washington y “cierta prensa”, sino al hecho de que al FA hay que defenderlo a como dé lugar porque… con el FA “se vive mejor”.
No importa si Sendic mintió urbi et orbi, si con su conducta se burló de la gente y comprometió a la fuerza política que integra; eso ya se reconoce como un daño irreparable. Lo importante, se dice, es apoyar al FA en este trance y la mejor manera de apoyarlo es encolumnarse tras la farsa de Sendic. Cuando uno pregunta ¿y porqué solidarizarse con las decisiones de la cúpula sabiendo que son lamentables? Porque al FA no se lo puede dejar caer. ¿Y por qué no se lo puede dejar caer? Insiste uno; porque, -y aquí aparece el argumento “mata”- porque con el Frente se “vive mejor” (y tras cartón la estadística demostradora).
Es decir que uno habla de ética política o ética a secas y se le contesta con el evolución del salario real. El problema es que esa manera de razonar entraña una forma de valorar que asusta, no tanto por sus repercusiones inmediatas, sino por la cultura política que esto genera y sus consecuencias futuras. Parecería que la actual dirigencia ha logrado convencer a una gran cantidad de sus seguidores, que no importa lo que haga el FA (engañe, mienta, defraude a sabiendas) siempre y cuando eso sirva para mantenerse en el gobierno, y que la gente “viva mejor”, entendiendo por eso, más plata en el bolsillo. Parecería que se está convirtiendo en cosa normal y hasta correcta, reconocer que se puede ser “cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón” a condición de que sirva para llenarse la panza. La cuestión es que este “pragmatismo”, o quizás convendría llamar “política del vientre”, corroe hasta destruir cualquier partido que no sea una simple agrupación mafiosa y no hablemos de una fuerza política que se preciaba de convocar a los “orientales honestos”. Porque no estamos hablando de engañar “al enemigo” (lo que en “la política que es la continuación de la guerra por otros medios” es necesario y honorable) estamos hablando de hacerse cómplice de una mentira cuyo objetivo es el propio pueblo, a ese pueblo al que supuestamente se quiere “salvar”. ¿De quién? Y además, de acostumbrar a ese pueblo a tolerar la corrupción, lo deshonesto “siempre y cuando le convenga”.
Los griegos tenían un profundo desprecio por los esclavos, especialmente por aquellos que habían nacido libres. El motivo de su desprecio era que teniendo la oportunidad de escapar a la esclavitud mediante la lucha o el suicidio, habían preferido salvar la vida. Entre el honor de la libertad o la ignominia de las tripas habían optado por lo segundo. Es obvio que hoy en día estamos muy lejos de esos dilemas, (al menos aparentemente). Por eso cada vez se hace más difícil no perder de vista cual es la razón fundamental que justifica la lucha política en los tiempos actuales para todos aquellos que estamos contra el sistema; la aparición de una humanidad que asuma que “la vida es algo más que un simple plato de comida”. En su defecto, seguiremos siendo y pariendo esclavos.
Andrés Figari Neves
6-03-2016




domingo, 6 de marzo de 2016

COMO SE DEBILITA LA DEMOCRACIA

La democracia es una de las tantas formas de relacionarse entre los humanos. Como el amor, como la amistad, hay cosas que las fortalecen y otras que las debilitan.
Qué cosas la debilitan?
La democracia se debilita cuando los ciudadanos no participan, cuando se sienten ajenos al sistema democrático. En general la gente participa cuando siente que vale la pena hacerlo, que sus opiniones serán tenidas en cuenta, que quienes gobiernan son sensibles a sus reclamos y que valoran la opinión de los demás. Los partidos políticos en general suelen fomentar la participación ciudadana cuando están en la oposición, pero cuando llegan al gobierno la desalientan, quieren que los dejen gobernar en paz. Por eso Tabaré Vázquez en su discurso en 2013 (aniversario del FA) les pide a los frenteamplistas, no que militen, no que se movilicen, les pide confianza, que “tengan fe”: "Confianza como una actitud permanente de creer, de saber, que podemos tener fe en el proyecto político y también en los compañeros en los cargos de gobierno para llevar a cabo ese proyecto” .
La corrupción debilita la democracia, sin duda; porque la corrupción conlleva el uso indebido de las instituciones y los dineros de todos en beneficio propio, de familiares, de amigos, de correligionarios o de quien sea. Y eso generaliza el descrédito de la democracia como sistema.
La mala gestión de los gobernantes también en alguna medida debilita la democracia. Sobre todo cuando la gestión es mala a ojos vistas pero los gobernantes quieren que la ciudadanía la considere buena. Cuando por ejemplo en la gestión de una empresa pública se pierden cientos de millones de dólares (millones que pone el pueblo) y el gobierno y el partido político que gobierna quiere hacernos creer que por el contrario, eso es signo de lo bien que se gestiona. Eso debilita la democracia porque a la gente no le gusta ser tratada como si fuera estúpida (como suelen pensar los gobiernos), se siente maltratada, y eso hastía y hace que la gente se desentienda de la política y de los asuntos públicos, debilitando terriblemente la democracia.
La economía y su marcha es una cuestión que puede fortalecer o debilitar la democracia, sin duda. Cuando en las épocas de bonanza los que ganan son los que más tienen y cuando viene la crisis los que pagan son los que menos tienen, la democracia se debilita, puesto que no es vista como un sistema que garantice la equidad y la justicia social.
La falta de información o el ocultamiento de la misma también son elementos que debilitan la democracia y la degradan. Cuando la gente quiere y necesita estar informada y esa información se retacea o hay que reclamarla por vías legales, la ciudadanía presiente que por algo se le oculta, y descree en la democracia. Sucede eso con las mega inversiones en minería, con las fumigaciones y sus nefastas consecuencias, con el estado del agua, etc.
Los tránsfugas debilitan la democracia. Los que llegan a cargos de gobierno por ser amigotes de los gobernantes o porque arriman algún votito. La ciudadanía se da cuenta que la política es algo muy poco limpio, y comienza a descreer en la democracia.
La intolerancia política y el doble discurso. El sostener cuando se es oposición que las comisiones investigadoras son buenas y sostener que son un circo cuando se está en el gobierno. El decir que pasar los resultados de una investigadora a la justicia es una mala cosa que le hace mal a las instituciones democráticas, olvidando que cuando se estaba en la oposición se hizo exactamente lo mismo. La gente no es estúpida -lo reitero por si alguno lo sigue creyendo-, y como no lo es, comienza a ver que todos son iguales y se debilita la confianza en el sistema democrático.
La politiquería debilita las instituciones democráticas. No es lo mismo la Política (la que resuelve eficazmente los problemas de la sociedad, o intenta hacerlo), que la politiquería, que los agrava y multiplica. La primera fortalece la democracia y la confianza ciudadana en su gobierno, la segunda provoca recelos y alejamiento ciudadano de la vida política, y en algunos lugares también enormes protestas y movilizaciones (los ocupy Wall Street o los Indignados, por ejemplo).
No debilita para nada la democracia que los medios de comunicación se esfuercen en hacer luz sobre las cuestiones opacas del gobierno. Por el contrario, eso la fortalece, porque una ciudadanía informada es una ciudadanía responsable y que participa. Los medios a veces acertarán y otras no, y la ciudadanía no es estúpida -que les entre señores- y sabe diferenciar.
Lo que debilita la democracia es que los partidos protejan a sus correliginarios cual si fueran un conglomerado mafioso, no importando para nada la verdad o no de las acusaciones sino la defensa lisa y llana en el marco de un corporativismo mediocre, patotero y despreciable. Debilita terriblemente la democracia que los gobernantes mientan. Pero se le asesta un golpe de gracia cuando quienes deberían velar porque eso no ocurra lo primero que hacen es proteger y rodear al político mentiroso. Eso, además de ser una mala payasada que todo el mundo contempla atónito, es un mazaso brutal a las instituciones democráticas.

sábado, 5 de marzo de 2016

LA SAGRADA FAMILIA

Corporativismo: Tendencia de un grupo o sector profesional a defender a toda costa sus intereses y derechos de grupo, sin tener en cuenta ni la justicia ni las implicaciones o perjuicios que puedan causar a terceros. Tendencia de un grupo de personas que pertenecen a una misma profesión a defender o extender sus intereses y derchos particulares sobre los generales.



Constanza Moreira es de memoria corta. En una reciente entrevista con el semanario Búsqueda, la senadora oficialista -refiriéndose al caso ANCAP y al juego de la oposición- dice: “Cuando la oposición juega encima del descrédito moral del partido de gobierno está haciendo un juego muy complicado, para cualquier país. Y eso es lo que pasó de alguna manera en la investigadora, ahí dije “vamos a ver cómo vivimos juntos después de esto”. Porque una cosa es tener una discusión política y otra llevarte a los tribunales. Ahí hay una jugada de la oposición distinta, ir a la denuncia penal. Eso empantana todo y todo eso va generando un desgaste de todas las instituciones políticas frente a la opinión pública”. 

Una memoria corta y un doble rasero que apesta, porque no hace tanto (menos de 15 años), gobernaba este país el Dr.Jorge Batlle, y se formó una comisión investigadora, casualmente por las pérdidas que estaba teniendo esta misma empresa, ANCAP. Así como ahora el oficialismo critica y desprecia las comisiones investigadoras diciendo por ejemplo “...más que perseguir la verdad, eran y son usados como instrumentos de operaciones políticas” (Mujica), en aquel entonces decía por ejemplo el senador Fernández Huidobro en una entrevista radial: “ Cuando se dice a veces que las investigadoras no sirven para nada, en este caso el trabajo de un años de la Comisión Investigadora del Senado terminó con conclusiones bien claras, con un conjunto enorme de datos investigados y presentándole eso al plenario del senado donde hubo un debate”

Pero no solo que hubo entonces una comisión investigadora, sino que antes de que comenzara a funcionar ya el senador Rubio adelantaba que, fuera cual fuera el resultado de las investigaciones de la comisión, el FA llevaría el caso a la Justicia.
Y eso que adelantaba el FA (en ese momento oposición junto a los blancos), efectivamente se llevó a cabo: la oposición pasó a la Justicia todos los antecedentes de la comisión investigadora.

He de suponer -estoy seguro de ello- que por esa época Constanza Moreira era ya politologa y frenteamplista, y que tenía elementos de juicio para manifestar lo mismo que ahora acerca del “descrédito moral del partido de gobierno”...del “desgaste de todas las instituciones políticas frente a la opinión pública”, etc...No recuerdo que lo haya hecho.

Dice también que la oposición juega al descrédito del FA con sus acusaciones infundadas. Bien, recordemos que en aquel entonces decía por ejemplo Fernández Huidobro: “votamos a favor del pase de esto a la justicia para que ella investigue además si de errores graves, omisiones, frivolidades, desidias hubo también delito. En lo que me es personal creo que lo hubo y así lo dije en el Plenario de la Cámara de Senadores que ANCAP fue víctima de una maniobra alevosa y premeditada de estafa. Que a esta altura le esta costando al pueblo uruguayo porque esto lo estamos pagando que son unos 200 millones de dólares...”. Por cierto, la Justicia estudió las denuncias y las desestimó (acusaciones infundadas del FA cuando era oposición).

Pero bien, esto si se quiere es anecdótico, es tratar de que la ciudadanía crea que “nosotros somos los buenos y siempre lo fuimos”; es parte del juego político que los ciudadanos conocen, aunque algunos se hagan los distraídos. Lo más grave dicho por Constanza es en lo que se refiere al affaire Sendic.

CORPORATIVISMO MAFIOSO

Cuando en la entrevista se pasa al asunto de Sendic y su falso título de Licenciado en Genética Humana con medallas de oro, dice Constanza Moreira: “No sé qué pasa con los títulos, pero es como una estrategia también de descalificación moral del otro. No digo que haya una conspiración, pero hay tres episodios sobre títulos. Lo único que le cabe al Frente Amplio es respaldar a su vicepresidente. Está pasando una situación difícil y el Frente Amplio tiene que respaldarlo, nada más, punto”.

—¿No le tiene que pedir explicaciones?

“Todas las explicaciones. Pero tiene que respaldarlo, es de tu familia política. Es un acto político indispensable, porque está después de Tabaré (Vázquez). Además tenés que respaldarlo porque sos un partido político y los partidos tienen que respaldar a los suyos; más allá de pedirle todas las explicaciones que se requieran. Esa me parece que debió ser la actitud".

Dicen quienes saben sobre el origen de la mafia, que durante siglos, la región de Sicilia estuvo dominada por un sistema feudal que explotaba a miles de campesinos mientras una minoría gozaba de privilegios. Estas circunstancias se consideran decisivas para el surgimiento de la mafia. Por otro, la conducta delictiva se revelaba como la única manera de obtener privilegios en una sociedad que los reservaba sólo para los ricos terratenientes aliados de las autoridades políticas; pues a falta de una estructura de gobierno organizada y capaz de proteger a los habitantes de la isla, éstos se vieron obligados a fortalecer los vínculos familiares como alternativa para obtener seguridad. 

Tal como sucede en las organizaciones mafiosas, lo importante es la familia. Los mafiosos tienen que respaldar a los suyos. En la mafia Las relaciones familiares no tienen base de consanguinidad. Una persona biológicamente ajena a la familia puede formar parte de ella si demuestra la lealtad y la afinidad suficiente. No importa de donde proviene, si se integra a la familia, será protegido. Puede haber pertenecido a la JUP, no importa, la familia lo protegerá. Puede ser un mentiroso empedernido, no importa, hay que protegerlo y la familia lo protegerá.

Estos señores que gobiernan nuestro país, suelen enfadarse de gran manera contra lo que denominan “corporativismos”. Sobre todo cuando se trata de sindicatos reclamando sus derechos y mejores condiciones de trabajo y de vida. Pero cuando se trata de defender sus propios intereses como corporación que son, le dan una calurosa bienvenida al corporativismo más abyecto, el de los poderosos. 

“Ese es el paquete entero armado y tirado como una bomba sobre la democracia uruguaya” -nos dice Constanza Moreira- y agrega: “ El Frente tendría que haber actuado más unido en relación con Ancap y más unido en relación a su vicepresidente”

Es decir, unidos defendiendo a la familia antes que nada; no importa si el país vio desaparecer como por arte de magia 800 millones de dólares por una pésima gestión, y no importa si uno de nuestros máximos dirigentes miente descaradamente a la ciudadanía y para arreglar el entuerto vuelve a mentir una y otra vez. Eso no es nada ante la sagrada familia.

EL OPORTUNISMO POLÍTICO

Cuando salió a la luz pública la mentira de Sendic acerca del ya famoso célebre título adornado con medallas de oro, fuimos muchos los qu...