viernes, 12 de abril de 2013

ALGUNAS CUESTIONES QUE TENGO MÁS O MENOS CLARAS




1) Los crímenes de lesa humanidad no prescriben

2) La definición de crimen contra la humanidad o crimen de lesa humanidad recogida en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional comprende las conductas tipificadas como asesinato, exterminio, deportación o desplazamiento forzoso, encarcelación, tortura, violación, prostitución forzada, esterilización forzada, persecución por motivos políticos, religiosos, ideológicos, raciales, étnicos, de orientación sexual u otros definidos expresamente, desaparición forzada, secuestro o cualquier acto inhumano que cause graves sufrimientos o atente contra la salud mental o física de quien los sufre, siempre que dichas conductas se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque.

3) Es obvio que en este país durante la dictadura (y antes) se cometieron prácticamente todos esos delitos, y que se los cometió como parte de un ataque generalizado contra los trabajadores organizados y contra la izquierda en general, y con conocimiento de dicho ataque.

4) Los crímenes de lesa humanidad ya estaban definidos muchos años antes de la dictadura. En su resolución de 1969 sobre el castigo de quienes hayan cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad (Resolución 2583 – XXIV), la Asamblea General de las Naciones Unidas consideró que:
la "investigación rigurosa", así como la sanción de los responsables "son un elemento importante para prevenir esos crímenes y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales, y para fomentar la confianza (...) y contribuir a la paz y la seguridad internacionales".

5) No hay ninguna duda que al integrar la ONU, los Estados están obligados a cumplir con sus disposiciones. La página de las Naciones Unidas, en la Dependencia de Información al Público dice lo siguiente: “Los Artículos de la Carta tienen el valor de legislación internacional positiva ya que la Carta es un tratado y por lo tanto un documento vinculante. Todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas deben cumplir de buena fe las obligaciones que han contraído a través de la Carta, incluyendo la de fomentar el respeto de los derechos humanos y la de cooperar con las Naciones Unidas y con otras naciones para alcanzar este fin”.

6) La SCJ (con la actual integración), al declarar inconstitucional la ley de caducidad en octubre de 2009, reconoció que “las convenciones internacionales de derechos humanos se integran a la Carta por la vía del artículo 72, por tratarse de derechos inherentes a la dignidad humana que la comunidad internacional reconoce”.
 
7) Cuando los criminales uruguayos cometieron esas aberraciones (pongamos que entre 1970 y 1985), por tanto, ya estaban considerados delitos tanto a nivel internacional como a nivel interno, por lo que esta misma Corte dijo, y porque nuestro país había suscrito el referido Pacto en 1967, y había sido refrendado por el Parlamento en 1969 por la ley N° 13751

8) La mayoría de la SCJ niega que sean delitos de lesa humanidad, y dice que no se pueden castigar porque no eran delitos en ese entonces, con lo cual niega lo que digo más arriba, niega lo que ella misma afirmó en 2009 y se opone al cumplimiento de una sentencia de un Organismo Internacional de derechos humanos al que estamos suscritos.

9) El sistema político uruguayo no hará nada para modificar este estado de cosas, a no ser que una gran (pero gran) movilización popular lo obligue.

1 comentario:

jorge dijo...

Cro., lo comparto integramente y estoy dispuesto a colaborar con quienes se sumen a la organización de esa necesaria gran movilización

ES LO QUE SOMOS (publicado esta semana en VOCES)

Me resisto a analizar el episodio de las bicicletas en términos de quien tuvo razón (ninguno la tiene). Nuestra sociedad se parece ca...