jueves, 15 de agosto de 2019

UPM2 EL FIN A LA INCERTIDUMBRE (QUE NUNCA FUE)

Con las cartas vistas se comprueba que teníamos razón

Autor: William Yohai
26 de julio de 2019

Hace pocos días UPM aprovechó su presentación trimestral a los accionistas[i] para dar a conocer la famosa “Decisión Final de Inversión”.Construirá una planta de celulosa en Uruguay con capacidad para 2.1 millones de toneladas anuales.
1) En la versión en inglés se afirma que el  de la tonelada de celulosa será de U$S 280. Hemos calculado, junto a Gustavo Melazzi, en estudios publicados desde 2007 hasta la actualidad, que el costo de producción de las pasteras uruguayas debía aproximarse a U$S 300 la tonelada. La empresa nos da la razón.
Esto sitúa las ganancias previsibles de la empresa, a valores actuales de la celulosa de unos U$S 700 la tonelada, de U$S 800 millones anuales. Si recalculamos a un precio aproximado promedio los últimos 10 años de U$S 550[ii] la ganancia no bajaría de U$S 500 millones anuales. Como el mismo informe r esalta, no hay en el mundo, grandes inversiones en producción de celulosa previstas para los próximos años. Se puede afirmar que las estimaciones de ganancias serán mucho más cercanas o superiores a los niveles máximos que a los mínimos.
Como UPM afirma que invertirá en total U$S 3.050 millones (2.700 en la planta, y 350 entre el puerto y Paso de los Toros) se presume que recuperará la inversión entre 3 y 6 años. Todo un récord para grandes inversiones de este tipo. También podemos afirmar que, al exencionar a la empresa de IRAE el estado uruguayo dejará de percibir entre U$S 125 y 200 millones por año. Este es un aporte que no se ha mencionado para la instalación de la planta. Si tomamos un horizonte de 20 años (tiempo de vida útil estimado de la planta) Uruguay aporta-pierde entre U$S 2.500 y 4.000 millones como resultado de esta generosa exención[iii].
2) Entre las razones esgrimidas por los jerarcas del gobierno y aceptadas por la gran mayoría de la prensa y la oposición política (con matices) para las inmensas concesiones que el estado uruguayo aceptó en el contrato ROU-UPM[iv] hay una que predomina y dice aproximadamente así: “Esta es la mayor inversión de la historia del país, reactivará el centro de la República que exhibe los peores indicadores económicos y sociales….si no concedíamos todo eso la inversión no se llevaba a cabo
El informe de UPM desmiente en forma implicita pero al mismo tiempo categórica ese razonamiento: “La disponibilidad de eucaliptus está asegurada a través de las propias plantaciones propiedad de UPM, de las arrendadas así como de acuerdos de suministro con proveedores privados. Hoy las plantaciones propias y arrendadas cubren 382.000 hectáreas capaces de suministrar tanto la planta de Fray Bentos como la nueva de Paso de los Toros”. Si no hacía la planta: ¿que iba a hacer UPM con los 7-8 millones de toneladas de troncos que estaban creciendo aceleradamente? De allí el título: la incertidumbre que nunca fue.
3) Más adelante el informe se jacta de que, a U$S 1.286 por tonelada de producción instalada la de PdT es una de las más baratas de las existentes en el mundo….¿cómo podría ser de otra manera si el estado uruguayo está invirtiendo no menos de  U$S 3.000 millones para facilitarle la logística[v] a la empresa y encima la está subsidiando con U$S 1.450 millones, a razón de 72.5 anuales para pagar una energía eléctrica que no necesita ni necesitará por lo menos por 15 años?[vi]
4) Podríamos abrir un capítulo “delirios varios”. Ya demostramos con la información oficial (OPYPA)[vii] que, considerando la historia del empleo en la cadena forestal y especificamente en la forestal celulósica, la cantidad de empleos que se puede esperar genere la nueva planta una vez instalada y funcionando es magra. No más de 500. De 4.000, que menciona el contrato ROU-UPM ahora crecen, mágicamente a 10.000. En la construcción de la planta el informe de viabilidad ambiental (documento de la empresa) habla de un promedio de 2.850, con máximos de 4.000. O sea, mínimos de mucho menos que eso.  Comparemos: desde 2014  se perdieron 50.000 empleos. El total de asalariados en el país ronda los 1.600.000….¿cuánto cambiarán esos 2.850 la situación global? Dudamos mucho que la construcción del ferrocarril y el viaducto empleen más de 500 personas durante 2 o 3 años. Son obras que se realizan a partir de maquinaria pesada con poca gente trabajando.
5) El ministro Astori se ufana del crecimiento del pbi que traerá el año que viene el comienzo de la construcción de la fábrica y demás obras. Toda la construcción de aquella implicaría, en dinero, un gasto de entre U$S 600 y 700 millones. Unos 200 anuales. Eso es un 0.33% (aproximadamente) del pbi anual del país. Menos aún impactarán las demás obras. Cabe aclarar que, desde el punto de vista de la inversión (formación bruta de capital, fbk,  en términos técnicos) el impacto en el pbi se corresponde mucho más con la masa salarial empleada que con la inversión total (U$S 2.700 millones). En efecto, el grueso de esta cifra se genera a partir de maquinaria importada. Computa como “maquinaria y equipos” dentro de la fbk pero se debe deducir del pbi como importaci&oacu te;n. Y por supuesto, el próximo año comenzaremos a pagar intereses por los desembolsos que ya están generando las inversiones en curso (viaducto, traslados portuarios, etc.).
Eso sí, una vez funcionando la planta hará crecer el pbi nacional en poco menos (y en esto somos más optimistas que el gobierno) del 3%[viii]. un impacto puramente numérico y que se debe a la masa de dólares que figurarán como exportados. Escasísima repercusión interna.
Lo que también es claro: frente a este crecimiento del pbi se produce un considerable aumento de la deuda pública. El país no tiene “resto” económico lo cual se manifiesta en un déficit fiscal global cercano a 5% del pbi. Por tanto todas las inversiones ocasionadas por el proyecto causarán un aumento de la deuda mayor al 8% del producto[ix]. Por algo en el  conjunto de informes que publicó Búsqueda[x] el día 25/7 se lee: “La nueva planta de UPM promete dar un empuje a la economía uruguaya en un contexto de estancamiento. Sin embargo, esta buena noticia ya la habíamos incorporado en nuestra línea de base cuando revi samos a ‘negativa’ la perspectiva (de la deuda pública) el año pasado. No proyectamos que el impacto económico y recaudatorio de la planta, por sí solo, ayude mucho con el creciente déficit fiscal o estabilice el ratio deuda/PBI. Esto depende de medidas de ajuste fiscal que todavía están ausentes, aunque anticipamos que esto podría aclararse después de las elecciones”, declaró a*Búsqueda* el analista de Fitch Ratings Todd Martínez.”
Ese informe de Ficht es el que comentamos en el trabajo citado (nota final vi)
6) Visto todo lo anterior….¿tenemos los uruguayos algo para festejar del anuncio del 23 de julio?
Los lectores sabrán extraer sus propias conclusiones. 


[iii]      Para ver una comparación internacional. www.resonandoenfenix.blogspot.com “New York Times, UPM y nosotros”
[iv]      Hemos escrito abundantemente sobre el tema ver www.resonandoenfenix.blogspot.com . Algunos de estos trabajos han sido publicados además por BRECHA y VOCES. También hemos participado en múltiples mesas redondas en todo el país y en algunos programas de radio y televisión.
[v]      Un breve resumen: el ferrocarril nos cuesta U$S 2.400 millones, viaducto sobre accesos a Montevideo, traslado de puerto pesquero y dique Tsakos 300, dragado en 20 años no menos de 200, obras viales no menos de 100, et c. Cabe aquí precisar un concepto: cuando se suman los costos que se llevarán a cabo durante varios años se acostumbra calcular el valor actual de esos pagos. Nos parece que en este caso no corresponde: Uruguay pagará intereses por todos y cada uno de ellos. Por lo tanto la reducción de montos que cabría al aplicar el valor actual se anula al tener en cuenta los intereses generados por la deuda contraída.
[vi]             “El factor de carga anual, o sea, entendido como la relación entre el consumo durante un período de tiempo determinado y el consumo que habría resultado de la utilizaci&oacut e;n permanente de la potencia máxima, fue de 64,3%, lo que representó un decremento de 0,77% en relación al año anterior” así reza el informe de UTE disponble en: https://portal.ute.com.uy/sites/default/files/generico/Memoria_2017.pdf (Págs. 16/17). Proyectando el crecimiento actual de la demanda  de energía, recién después de 2035 haría falta agregar nuevas fuentes de generación. Sin contar con el hecho de que el mismo será cubierto cada vez más a expensas de desarrollos dispersos en base a eólica y fotovoltaica con contrato de compra-venta con UTE.
[vii]     Ver en www.resonandoenfenix.blogspot.com “UPM2 ANATOMÍA DE LA MENTIRA: EL EMPLEO”
[viii]    Ver también el blog “resonando” “La insoportable levedad de los análisis económicos del gobierno parte 2”
[x]      Se puede consultar en www.resonandoenfenix.blogspot.com

miércoles, 14 de agosto de 2019

LOS ACUERDOS ESTÁN

(Publicado esta semana en VOCES)

Dijo Villar: ... la opción en octubre es entre “oligarquía y pueblo”…Pero así como Mujica te decía una cosa y la otra, ahora Villar te dice una cosa y Martínez la otra. Y así como Villar señaló que “el pueblo somos nosotros”, Martínez salió a buscar a los representantes de la oligarquía, para buscar acuerdos.
Uno llama a blancos, colorados e independientes a acordar políticas de estado, y la otra habla del “brutal proyecto neoliberal de la derecha”. Y uno no entiende muy bien cuáles políticas de estado se pueden acordar con quienes tienen un “brutal proyecto neoliberal”.
¿Es verdad que la contradicción de fondo en este país, es entre oligarquía y pueblo? A mi entender sí, porque en el fondo existe la contradicción histórica de clases, y de lo que se trata es de la lucha entre esas clases.
Eso es una cosa. Pero muy otra cosa es decir que en octubre “esa” es la cuestión, y que de un lado está el partido del pueblo (el que hoy está en el gobierno) y del otro lado los partidos de la oligarquía. Porque en la democracia que vivimos, la que conocemos, los gobiernos no son otra cosa que meros administradores de los intereses de la clase dominante: la burguesía.
Y es por eso que los partidos que pueden acceder al gobierno pueden perfectamente acordar en un montón de cosas. Sobre todo en aquellas cosas que favorecen precisamente a las oligarquías, tanto a las criollas como a las extranjeras.
Por poner un ejemplo, los partidos no tendrían ningún problema en pactar la continuación del modelo forestal celulósico ¿verdad? Recordemos simplemente que el modelo fue iniciado en un gobierno de Sanguinetti, que fué profundizado en un gobierno de Lacalle (que tiene fuertes intereses en el negocio forestal) y que fue llevado a la práctica a fondo por los gobiernos del FA.
De manera que el discurso de Martínez es falaz; el quiere montar un decorado para algo que ya está pasando. No será nada diferente de lo que hemos venido padeciendo hasta ahora, ni diferente de lo que vendría si ganara otro que no fuese Martínez: un gobierno al servicio de la oligarquía y sus intereses.
No habrá en octubre ninguna contradicción entre oligarquía y pueblo, no al menos entre las opciones con posibilidades de gobernar. Todos piensan gobernar para un modelo forestal celulósico. Todos piensan gobernar para un modelo financiero al servicio del capital, con bancarización obligatoria. Todos seguirán por el camino de las grandes inversiones que extranjerizan los medios de producción en pocas manos. Todos gobernarán para el agronegocio sojero, para las oligarquías que lucran con los transgénicos y los agrotóxicos. Esto es, los grandes acuerdos ya existen.
Y si hay algún acuerdo puntual, por fuera de eso, pronto será olvidado, como aquel de 2014 que comprometía el 1% del PBI en inversión en Ciencia y Tecnología.

UPM2 EL FIN A LA INCERTIDUMBRE (QUE NUNCA FUE)

Con las cartas vistas se comprueba que teníamos razón Autor: William Yohai 26 de julio  de 2019 Hace pocos días UPM aprovechó s...