viernes, 18 de diciembre de 2009

LA ECONOMIA EN EL NUEVO GOBIERNO (tercera parte)


Resumiendo nuestro análisis de la pasada semana, digamos que, en el marco internacional de crisis que describíamos, el segundo gobierno del FA está en mejores condiciones para enfrentar el escenario adverso (debido a los logros obtenidos por la actual gestión). Pero sin embargo –advertíamos- es lógico esperar algunas restricciones comerciales, ya que el mundo que se viene en lo inmediato es un mundo que crecerá más lentamente y por tanto demandará menos bienes y servicios. Y no hay que descartar que se presenten problemas, por ejemplo en materia de precios de los productos exportables y de acceso al financiamiento internacional, así como una reducción de la inversión extranjera directa. Como modo de enfrentar estas eventualidades, señalábamos la importancia de la integración regional y continental con los mecanismos que han sido creados (MERCOSUR, ALBA, BANCO DEL SUR, FONDO BOLIVAR ARTIGAS, etc.), de la canalización del ahorro uruguayo hacia la inversión productiva, de la inversión del propio Estado, de la inversión extranjera (en determinadas condiciones), y de las herramientas fiscales.
EL ROL DEL ESTADO
En ese marco, será sumamente relevante el papel que deberá jugar el Estado. Por un lado, por la situación que describíamos anteriormente, y por otro, porque una estrategia de desarrollo como la que nos proponemos implica un rol activo del Estado. En este punto el Frente Amplio es absolutamente claro sobre su visión, y en el Programa se establece que “El abstencionismo de los gobiernos pasados no logró más que sumirnos en una crisis tras otra, en que el aparato productivo no se especializara, que la inversión no creciera, que el desempleo se elevara a las nubes, que la pobreza y la marginalidad crecieran. El primer gobierno del Frente Amplio demostró que esa tendencia puede cambiarse y en el segundo gobierno profundizará los cambios”. Los gobiernos de los partidos tradicionales de las décadas anteriores decían que el mercado, funcionando libremente, asignaba los recursos en forma óptima, por lo cual no debían existir políticas que “distorsionaran” el funcionamiento del mercado. Y en la práctica, fueron eliminando prácticamente todas las políticas sectoriales en forma sistemática. La concepción frenteamplista es totalmente diferente. Tenemos una mirada de mediano y largo plazo, con lineamientos estratégicos para cada sector y a su vez articulados en un programa global de desarrollo. Por eso queremos un Estado participando activamente. Y ese rol activo del Estado es defendido con tanto énfasis y es tal la importancia que nuestro Frente Amplio le asigna, que está dispuesto remover los obstáculos que en la etapa actual se presentaron para que este rol estatal fuera posible. En ese sentido, el programa seña que “En esta etapa, la profundización de las reformas estructurales hacen necesario habilitar los marcos normativos adecuados para procesarlas. Para ello, entre otras medidas, será necesario incluso convocar una Convención Nacional Constituyente dentro del primer año de gobierno”.
Pero está claro que el rol activo del Estado no alcanza, que además se hace necesario el involucramiento de todos los actores sociales. Por parte de los empresarios se necesita una actitud competitiva, innovadora, comprometida con el cambio técnico, en un marco de responsabilidad social. Y a su vez la participación activa de los trabajadores porque el trabajo y la calidad del mismo tienen un rol central en el funcionamiento de la economía.
LA ESTRUCTURA PRODUCTIVA
El rol activo del Estado tiene también -como uno de sus objetivos básicos- promover una estructura productiva compatible con el desarrollo nacional en el mediano y largo plazo, y que permita que nuestra producción no sólo abastezca el mercado interno con alimentos, materias primas y manufacturas, sino que nos permita acceder a los mercados
internacionales más exigentes con producción competitiva y de mayor valor agregado.
Como país pequeño que somos, no podemos competir en cuanto a volúmenes de producción, pero sí nos proponemos generar factores competitivos en productos específicos orientados a mercados segmentados donde la competencia se basa menos en el precio y más en otros factores.
Do criterios básicos entonces para la conformación de esa estructura productiva: la competitividad y la generación de empleo productivo. Y por lo tanto, habrá que elegir los rubros que nos permitan avanzar en políticas activas, sectoriales y selectivas; rubros y actividades económicas con posibilidades de competitividad actual y futura. Y en ese sentido sostenemos que es posible aprovechar más nuestras riquezas naturales en beneficio del país y de su gente, mediante la participación del Estado en algunas áreas estratégicas mediante la creación de entes testigos donde sea necesario, constituyéndose en palancas del desarrollo y en herramientas para transformaciones productivas profundas.
Pero además, esa estructura productiva deberá contemplar otros criterios, como el contenido tecnológico, valor agregado, homogeneidad y complementación con cadenas productivas, que son elementos básicos para avanzar hacia el desarrollo y que nos harán avanzar hacia un proceso de integración y articulación entre los distintos sectores. Y por eso la política económica tendrá que promover la innovación, la calidad y la diversificación productiva, teniendo en cuenta que el agregado de conocimiento a la producción es posible en todos los sectores económicos, desde los más tradicionales a los más novedosos. Para lograr estos resultados el nuevo gobierno se propone políticas que tendrán como objetivo generar habilidades y capacidades competitivas en las empresas de todos los sectores económicos. Es decir que se promoverán proyectos compatibles con las prioridades definidas en el modelo de desarrollo en toda la economía, sin priorizar a ningún sector en forma específica. Esto implicará sin duda la reducción de impuestos a las empresas que concluyan convenios con la UDELAR para aplicar nueva tecnología, y que ningún producto de desarrollo nacional tenga que pagar un impuesto mayor que el producto importado, como forma de evitar la competencia desleal de productos importados por los nacionales. De la misma manera, ningún producto importado estará exonerado de impuesto si el mismo de origen nacional lo está pagando. Estas políticas sectoriales se dirigirán a promover las empresas de los sectores considerados prioritarios, y pondrán énfasis en la mejora de la competitividad en una lógica de cadenas productivas y conglomerados, buscando la agregación de valor.
En el sector agropecuario, se promoverán en algunos subsectores políticas que mediante la incorporación de investigación e innovación tiendan a maximizar una producción competitiva que incorpore el máximo valor agregado posible. En otros subsectores se apoyarán producciones que se entiendan estratégicas para asegurar el abastecimiento de alimentos a nuestra población en cantidad, calidad y oportunidad, mediante políticas diferenciadas que atiendan a los productores familiares y trabajadores rurales. En este plano se inserta por ejemplo la creación del ente estatal del mar que incluya: flota nacional control del “empadronamiento de buques”, adecuación y utilización del astillero de la Armada, frigorífico pesquero para el abasto interno y plan de educación alimentaria.

LA ECONOMIA EN EL NUEVO GOBIERNO DEL FRENTE AMPLIO (segunda parte)


Es en el marco internacional de crisis que describíamos en el artículo de la pasada semana, que el segundo gobierno del Frente Amplio procurará llevar adelante su programa, que en lo económico –decíamos- se propone crecer pero manteniendo a su vez el crecimiento del empleo (en número, calidad y remuneraciones) y combatiendo la pobreza y la indigencia, mediante la acción conjunta de todas las políticas: la económica, la productiva, la de innovación, la educativa, la social y la cultural en una estrategia que buscará lograr el país productivo con justicia social del que hemos hablado tantas veces.
EL PUNTO DE PARTIDA
El primer capital importante con el que contamos para llevar adelante nuestro programa con éxito, son los logros alcanzados en el actual gobierno. El país está sin dudas en mejores condiciones para enfrentar un escenario internacional adverso, en la medida en que ha reducido sus vulnerabilidades. Un país que a pesar de los pesares sigue creciendo, y que acaba de lograr una nueva baja en el nivel del desempleo (la última medición por parte del INE se ubica en un histórico 6,4%). Por otra parte, un endeudamiento público que no nos deparará ningún sobresalto ya que es absolutamente manejable, una política fiscal responsable, y una política monetaria y cambiaria consistentes con los objetivos de empleo, inflación y competitividad.
No obstante, es lógico esperar algunas restricciones comerciales, ya que el mundo que se viene en lo inmediato es un mundo que crecerá más lentamente y por tanto demandará menos bienes y servicios. De manera que no hay que descartar que se presenten problemas, por ejemplo en materia de precios de los productos exportables y de acceso al financiamiento internacional, así como una reducción de la inversión extranjera directa.
LA IMPORTANCIA DE LA INTEGRACIÓN
En ese marco, con un comercio que difícilmente retomará los niveles de dinamismo de antes, se hace aún más relevante el MERCOSUR y los acuerdos comerciales dentro del bloque a la vez que la acción en conjunto para acceder a mercados externos cada vez más exigentes (que hace necesario privilegiar el desarrollo de actividades que incorporen cada vez más tecnología y valor agregado). Sin olvidar que coexisten diversos ámbitos (ALBA, CAN, UNASUR, ALADI) que debemos considerarlos como parte de un mismo proceso. Porque en el marco de la crisis que hemos señalado, los bloques geopolíticos tenderán a asumir la función de los Estados, y los países pequeños que no se integren en esos bloques necesariamente perderán soberanía. La cumbre del MERCOSUR recientemente realizada dejó algunas cosas encaminadas, y el canciller argentino, Jorge Taiana dijo que su gobierno -que asume hoy la presidencia pro-témpore del bloque por un semestre- tiene "mucha expectativa" en seguir avanzando en "temas que quedaron pendientes y están muy cerca de terminarse como la eliminación de la doble imposición arancelaria y la discusión del Código Aduanero". También informó el canciller argentino que se buscará relacionarse con los países del Golfo y otras rondas como la que se hizo en Ginebra entre el Mercosur e India. Recordemos además que el programa del Frente Amplio
INVERSIONES
En cuanto a la inversión extranjera directa, Uruguay está en condiciones inmejorables para convertirse en un polo de atracción de la región, en la medida que dispone de una estabilidad política y económica envidiable, una posición geográfica estratégica, una inserción internacional en la región y el mundo y recursos humanos de primera. Pero como hemos dicho otras veces, no somos partidarios de cualquier tipo de inversión. Desde nuestro punto de vista las inversiones extranjeras que queremos son aquellas que estén en consonancia con los objetivos de desarrollo que se fija el país. Hablamos de que las mismas deben venir acompañadas de incorporación tecnológica, empleo calificado y formación de capacidades. Pero además, entendemos que el verdadero desarrollo de la estructura productiva del país se dará en la medida de que se logre canalizar el ahorro nacional hacia la inversión productiva (los depósitos uruguayos en el exterior duplican lo que Uruguay capta de no residentes) y se logre a su vez la conformación de un sector empresarial nacional que apueste al desarrollo nacional asumiendo los riesgos y las responsabilidades correspondientes. Esto es también lo que plantea el Programa del Congreso Zelmar Michelini, cuando dice que “No hay crecimiento, ni aumento, ni mejora de la calidad del empleo sin inversión enmarcada dentro de una estrategia nacional productiva, por eso promover y desarrollar las mismas, incluida la estatal, es requisito necesario y fundamental para el logro de los objetivos planteados en el programa del FA. La inversión global puede y debe crecer a partir de reorientar el ahorro nacional, en sus diversas formas, hacia el desarrollo de la inversión interna. También es clave que el estado fije un conjunto de parámetros de negociación para lograr la efectiva contribución de la inversión extranjera al proceso de desarrollo nacional.”
Y como allí se señala, también es importante la inversión que se realice desde el propio Estado, y en ese sentido es auspicioso lo que dijera el compañero Mujica, en la sede del BID, en el sentido de que el nuevo gobierno no le teme al endeudamiento cuando se trata de inversiones que son "claras y determinantes". Así como es igual de auspicioso el apoyo que el BID piensa dar al país en cuatro áreas fundamentales que fueron definidas por el nuevo equipo de gobierno del FA: infraestructura en transporte, energía y educación, así como en la línea de apoyo que ya se viene realizando a las micro, pequeñas y medianas empresas (Pymes). El presidente del BID, Juan Andrés Elhordoy dijo: “El presidente (electo) planteó en su campaña una serie de temas que, en esencia, son el contrato que tiene con los uruguayos, y sobra decir que en esos temas el banco está dispuesto a ofrecer toda la ayuda que sea posible y necesaria”. En línea con estas inversiones en infraestructura, hay que recordar lo que ya fuera anunciado por nuestro gobierno en el sentido de que vamos hacia la recuperación del ferrocarril para el país, con una inversión de U$S30 millones que se suman a los U$S38 millones en rieles que se adquirieron hace una década y no se utilizaron.
LO FISCAL
Y como es lógico, la política fiscal estará íntimamente imbricada con el tema de las inversiones. El nuevo gobierno profundizará los cambios realizados manteniendo el objetivo primordial de sustituir gradualmente los impuestos al consumo por impuestos a la renta y a la riqueza. Y en ese sentido la rebaja del IVA será uno de los objetivos, así como la promoción de la equidad en el IRPF mediante el aumento del mínimo no imponible, y el aliento a la inversión deberá provenir de estímulos fiscales específicos con contrapartida, disminuyendo los de carácter global. El sistema tributario deberá seguir siendo consistente con los diversos mecanismos de promoción de inversiones con que cuenta el país, beneficiando el desarrollo de emprendimientos generadores de empleo, de mayor valor agregado, de innovación tecnológica, de mejor calidad de procesos y productos, etc. Pero además el nuevo gobierno del FA pondrá el acento en las cuestiones de largo plazo, de manera que la inversión pública sea más predecible y permita que el gasto crezca en función del crecimiento de largo plazo de la economía más allá de los vaivenes coyunturales de los mercados internacionales.

viernes, 4 de diciembre de 2009

LA ECONOMÍA EN EL NUEVO GOBIERNO DEL FRENTE AMPLIO



(Primera parte: El marco internacional)
El segundo gobierno del Frente Amplio procurará transformar el Uruguay en el marco de una concepción integral del desarrollo, esto es, un desarrollo económico pero también social. Esto implica que el necesario crecimiento deberá ir acompañado de un aumento del empleo, en número, en calidad y en remuneraciones; pero también de un aumento de la independencia y la soberanía política, económica, productiva y cultural respecto de los países centrales y de las grandes empresas y grupos trasnacionales. Lo que sin duda implicará (como indica el programa del Frente Amplio) “la acción conjunta de todas las políticas: la económica, la productiva, la de innovación, la educativa, la social y la cultural”, ya que habrá que articular todas esas política en una estrategia única cuyo fin principal será lograr un país más justo y equitativo.
El panorama mundial de la crisis
El sistema capitalista se encuentra sumido en una profunda crisis, que lo afecta tanto económicamente (está agotado) como políticamente (sin respuestas estratégicas) y socialmente (en profunda decadencia). Crisis que por otra parte ya comenzó a afectar a los trabajadores, que empiezan a sentir los efectos a través de la desocupación y de las rebajas salariales, y que viene siendo manejada (por decirlo de alguna manera) desde los bancos centrales y los grandes centros de decisión de EEUU y Europa. El método aplicado por estos centros de decisión, ha sido el de inyectar enormes cantidades de dineros estatales para rescatar de la quiebra al sistema capitalista privado, aún corriendo el riesgo de crear nuevas "burbujas" como resultado de la emisión de endeudamiento público y la especulación financiera en los mercados internacionales (las bolsas de Asia se derrumbaron el viernes pasado debido a la onda expansiva provocada por la crisis de deuda en Dubai). El propio director del Banco Mundial, Robert Zoellick, advirtió en un artículo el diario Financial Times que existe riesgo de que se esté produciendo una nueva burbuja en los mercados bursátiles. Según el especialista en asuntos económicos de la BBC Andrew Walter, Zoellick cree que el aumento del precio de las acciones en las principales bolsas mundiales, de las propiedades inmobiliarias en varios países asiáticos o el elevado precio del oro podrían ser síntomas de esa burbuja. Lo que es claro, es que el resultado de estos "rescates" fue la reactivación y las ganancias de los grandes bancos y de las grandes empresas que cotizan en los centros financieros mundiales, pero fueron totalmente inútiles a la hora de recuperar el consumo y el empleo, los elementos básicos de la economía real capitalista. El sistema capitalista recuperó la rentabilidad de las finanzas, pero no pudo restablecer el funcionamiento pleno de la "economía real" que ha pasado de la crisis financiera a la crisis económica y a la crisis social, con su primera manifestación que es el desempleo, y el aumento de la pobreza y el hambre.
En América Latina
La crisis mundial afecta a América Latina como a todo el mundo, y por proximidad geográfica es la región del mundo que tiene mayor dependencia del mercado de los EEUU en cuanto a porcentaje. También es la región del mundo en la cual el porcentaje de inversión estadounidense es más alto sobre el total. En ambas variables, América Latina depende más de EEUU que de Europa o Asia. Además, se trata de una región exportadora de alimentos, minerales y energía y los precios de exportación de estos productos se mueven en línea con la volatilidad de Wall Street que se contagia a todo el mundo, dando por tierra con la teoría del desacople, de acuerdo a la cual una crisis en la primera economía del mundo iba a tener menor efecto que en el pasado, por la emergencia de China e India. La OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos) ya indicó en su informe publicado en Portugal durante la XIX Cumbre Iberoamericana que a consecuencia de la crisis económica global, "39 millones de personas más caerán bajo el nivel de pobreza en América Latina a fines de 2010". Expresó también que "Quedarán virtualmente anulados todos los progresos obtenidos en los cinco años que precedieron a la crisis", que estalló en septiembre de 2008 con la quiebra de Lehman Brothers. Se augura asimismo que la pobreza aumentará casi 7 puntos antes de finales de 2010, debido a que el PIB per cápita caerá un 3,6% en 2009 y crecerá un 1,3% el próximo año. Un total de 189 millones de latinoamericanos vive en la pobreza, un 34% de la población total de unos 550 millones, según el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), divulgado hace pocos días. Otro factor que afecta duramente a los países latinoamericanos, es el de las remesas de los emigrantes. Muchos fueron severamente golpeados por la destrucción de empleo en los países europeos y en los EEUU, debido a su concentración en los sectores más afectados por la recesión, como la construcción y el turismo. Claro que los efectos sobre los distintos países no son los mismos. México y América Central sufrirán la recesión al exportar menos al mercado de los EEEU. Venezuela sufrirá por la caída en los precios del petróleo. Brasil por la volatilidad financiera y la competividad. Chile por la caída del precio de los minerales y Argentina y Uruguay por el de los alimentos y otras materias primas.
Qué puede pasar
El sistema capitalista en su conjunto se encuentra en una suerte de dilema: Si los bancos estatales dejan de acudir al rescate de los bancos y grandes empresas privadas (empresas automotrices estadounidenses, por ejemplo), existe el riesgo de una recaída de la crisis financiera con un impacto negativo en el proceso (lento y apenas incipiente) de recuperación de la economía real. Pero si se continúa con la utilización de los dineros públicos para salvar al capital privado, se corre un riesgo no menor que el anterior, y es el estallido de una crisis de endeudamiento de los gobiernos (tanto centrales como emergentes y subdesarrollados) que puede convertir a los bonos públicos en algo similar a lo que fueron las hipotecas subprime y los bonos "tóxicos" que encendieron la mecha de la crisis). Dicho de otra manera: La crisis financiera producto de la “burbuja inmobiliaria” hundió a las empresas y bancos capitalistas privados, pero el posible colapso que produciría una endeudamiento público sideral -y la consecuente insolvencia de pago- puede hundir a los Estados capitalistas en una quiebra generalizada a nivel planetario. Una propuesta intermedia, que permitiría al menos distender la crisis social y prolongar el desenlace, ha sido la de cobrar impuesto a la "renta financiera", de manera que el Estado haga pagar la crisis de la burbuja y la reactivación de la economía al capitalismo privado, ya fue prácticamente desestimada en la última cumbre del G-20. Puede decirse entonces que aparte de la discusión de mantener o levantar los estímulos estatales -pagados por el conjunto de la sociedad- en los grandes centros del capitalismo mundial no se manejan demasiadas alternativas para sobrellevar y controlar la crisis que avanza en forma acelerada hacia lo social. Es en este panorama mundial –muy someramente esbozado- que el segundo gobierno del Frente Amplio intentará llevar a cabo el programa comprometido ante toda la ciudadanía. En próximos artículos desarrollaremos algunas de las líneas contenidas en ese programa nacional, popular y democrático.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

PECADOS DE "EL PAIS"




La Conferencia Episcopal dio a conocer una serie de pautas para “el discernimiento político” en el año electoral, en el que señala que los católicos no pueden votar programas “contrarios a los contenidos fundamentales de la fe y la moral”. El documento detalla algunos de esos “contenidos fundamentales de la fe y la moral”. Expresa que se debe atender "especialmente" a la defensa del derecho de todo ser humano a la vida, "desde la concepción, pasando por todas las etapas de su desarrollo, hasta la muerte natural". Y agrega como una "condición necesaria" del apoyo de los católicos a las distintas propuestas "la defensa de la familia basada en el matrimonio estable de un varón y una mujer y la coherencia de esas propuestas con la consecuente visión de la sexualidad humana y su significado". Sin embargo, el documento es una síntesis del que ya se diera a conocer en octubre pasado, previo a la primera vuelta de las elecciones nacionales, y en ese momento la jerarquía eclesiástica aclaraba que: “Ante todo, siguiendo la enseñanza del Papa, conviene aclarar que: Estos principios no son verdades de fe, aunque reciban de la fe una nueva luz y confirmación.” ¿En qué quedamos entonces? Si no son verdades de fe, ¿por qué se dice que los católicos no pueden votar programas contrarios a los contenidos fundamentales de la fe y luego se detallan estos principios que no lo son? Dios sabrá
LA INTERPRETACIÓN DE “EL PAIS”
En octubre, cuando las autoridades eclesiásticas dieron a conocer sus “pautas”, el diario El País titulaba: “Iglesia Católica desalienta voto al FA por vía indirecta”, y decía que “el pronunciamiento surge en un contexto en el que sólo el Frente Amplio tiene en su programa la despenalización del aborto…”. Digamos que ni el documento de la iglesia ni la interpretación de El País tuvieron mucho éxito en sus propósitos (si es que ese era el propósito de la iglesia. El de El País no hay duda), ya que el pueblo uruguayo le dio la mayoría parlamentaria al Frente Amplio. Pero además, hay que tener en cuenta que una encuesta de la empresa Factum, realizada a fines del año pasado concluía que “hay una nítida posición de la ciudadanía favorable a despenalizar el aborto dentro de las 12 primeras semanas del embarazo” (56%), por lo que un plebiscito o referéndum daría el triunfo a la ley.” Ahora, El País hace la siguiente interpretación del documento episcopal: “Sin mencionar a ningún partido, son claras las alusiones a temas y leyes que el Frente Amplio impulsó e impulsará en la próxima legislatura, con las que las autoridades de la Iglesia católica está en contra”.
¿Y ESTO A QUIEN DESCARTA?
Ahora bien, el documento también señala (y El País no saca ninguna conclusión de ello) otros ítems que el ciudadano católico deberá tener en cuenta. El comunicado enumera una serie de puntos, y el primero de ellos indica: "el respeto por las personas debe ser siempre un criterio fundamental en nuestro actuar y en nuestro juicio, rechazando la tentación de justificar u obtener eficacia a cualquier precio". Y uno, que fue bautizado por la religión católica, que hizo la Primera Comunión, y que hasta fue un año a un colegio católico, se pregunta: ese punto ¿a qué candidaturas está desalentando? ¿No estará diciendo a los católicos que se abstengan de votar por aquellos candidatos que en los últimos días han utilizado cualquier tipo de métodos, incluido el de la mentira más descarada con tal de obtener el triunfo? Porque sin duda, difundir un spot publicitario camuflado de informativo, y basado en la burda mentira elaborada por un ex presidente (el que está acusado de formar los escuadrones de la muerte), con el fin de engañar a la población y de esa manera obtener su voto, es mucho más que “ceder a la tentación de justificar u obtener eficacia a cualquier precio”. Tampoco parece ser una muestra de “respeto por las personas” el presentar un spot publicitario en donde el candidato llora y emociona a las masas, cuando esas masas emocionadas son argentinas y nunca escucharon hablar al candidato (por suerte para ellos).
El segundo punto habla de "juzgar con sentido crítico las políticas concretas por su manera de encarar el problema global de la vida humana en el Uruguay de hoy". Y bueno, de más está decir que si en nuestro país hay un partido político y un programa que encara “el problema global de la vida humana en el Uruguay de hoy” ese es el Frente Amplio y su programa.
El tercer punto les dice a los católicos que en las decisiones se debe "cuidar no sólo los propios intereses sino principalmente los intereses de los más vulnerables". Y por cierto, aquellos que no piensen únicamente en sus propios intereses, sino fundamentalmente en los intereses de los más vulnerables votarán el domingo por la fórmula del Frente Amplio, y no por la que promueve El País. No solo porque su programa está enfocado hacia la supresión de la indigencia y la reducción de la pobreza a una cuarta parte de lo que generó las décadas rosadas, sino porque ha demostrado en el actual gobierno que ese es el énfasis en sus políticas (léase Plan de Emergencia, Plan de Equidad, Operaciones de Cataratas, Plan Ceibal, etc.).
El documento episcopal encara también lo que tiene que ver con las propuestas económicas, frente a las cuales los católicos deben "asumir las perspectivas que incluyan una creciente redistribución de la riqueza". Y esta cuestión también lleva de la mano a descartar el voto por la fórmula blanquicolorada, cuyo modelo encarna la concentración de la riqueza en pocas manos, y a optar por la fórmula del Frente Amplio, que se propone en este nuevo período encarar como norte principal justamente la redistribución de la riqueza.
LOS DERECHOS HUMANOS
Finalmente, el comunicado afirma que "en los programas, las prácticas y las expresiones de los partidos políticos y de cada uno de nosotros, debemos construir y defender el pluralismo, a la vez que defender y promover los valores básicos e irrenunciables de la persona humana". No debe haber otro programa ni otra fuerza política en el país que defienda el pluralismo y los valores básicos e irrenunciables de la persona humana como el Frente Amplio. Por su propia conformación, al estar integrada por partidos, agrupaciones, movimientos y ciudadanos independientes de todo tipo (por lo cual ha sido bautizada con el mote de “colcha de retazos”), pero también por su práctica constante desde su fundación en 1971 hasta hoy. No pueden decir lo mismo acerca del pluralismo y la defensa y promoción de los valores básicos e irrenunciables de la persona humana quienes promovieron, aplaudieron e incluso participaron de la dictadura más sangrienta que conoció nuestro país (lo digo por El País, no por la fórmula blanca). El Frente Amplio, sus dirigentes y militantes, han pagado un alto precio por defender el pluralismo y los valores irrenunciables del ser humano. Que también supieron defender por cierto algunos integrantes de la propia iglesia –debemos reconocerlo- como monseñor Parteli, por nombrar solo uno. Un Parteli que decía "La Iglesia no bautiza la miseria y reclama justicia social", en referencia a las mujeres del interior del país, a los campesinos sin futuro, a los "pueblos de rata", etc...Un Parteli que en 1968 concurrió al sepelio de Líber Arce en la Universidad de la República, y que concurrió a la sede central del Partido Comunista, acompañado por los obispos Roberto Cáceres y Andrés Rubio, para participar en el velorio de ocho militantes asesinados, que rezó por ellos y presentó sus pésames y solidaridad al secretario del partido Rodney Arismendi, quien agradeció públicamente el gesto.

jueves, 19 de noviembre de 2009

LA ACCIN POLÍTICA Y LA CONDUCTA ÉTICA


La ética, comprende la moral, el derecho y los convencionalismos sociales. La conducta de un hombre es considerada ética, siempre que encamine su vida conforme a las costumbres sociales y normas jurídicas vigentes, y cuyos principios morales no queden solamente en el campo de la abstracción, sino que los concrete mediante su observancia en la práctica. Y hay algunas virtudes que hacen ética a una conducta, y que son además indispensables en un estado democrático. Desde nuestro punto de vista, la actividad política necesariamente debe ir de la mano con una actitud ética, y cuando política y ética no se corresponden, la política se desnaturaliza. Es ahí -cuando surgen las conductas éticamente negativas, la intolerancia, la mentira, el egoísmo, la ausencia de patriotismo (no inviertan si no gano yo, por ejemplo), etc,- cuando la ciudadanía se fastidia con la política y surgen frases del tipo “son todos iguales”. El abandono del camino ético en la política, es tanto más peligroso cuando proviene de la dirigencia política (sea del partido que sea), puesto que es la encargada de dirigir y de dar el ejemplo a la comunidad y que por lo tanto, tiene una mayor responsabilidad.
EL ABANDONO DE LA ÉTICA
Invertir la carga de la prueba, puede ser un procedimiento jurídicamente erróneo y por tanto, seguramente será rechazado por cualquier juez competente en un caso a su cargo. Ese es un aspecto del problema. Pero cuando un político sale públicamente a hacer una acusación muy fuerte contra otro político, y le exige que demuestre que es inocente, no se trata de un procedimiento jurídicamente erróneo, sino de un hecho político éticamente deplorable. Y el Dr. Jorge Batlle no desconoce estos aspectos que tienen que ver con la cosa jurídica, porque precisamente él mismo es abogado (al igual que Luis Alberto Lacalle, y que Jorge Larrañaga), aunque en verdad no se necesita ser abogado para saberlo. Por lo tanto, no se trata de una burrada jurídica, sino de una acción política ausente de toda ética. Así de simple. Y no solo es reprobable porque un político de derecha pretende enchastrar a uno de izquierda. Si algún político de izquierda hubiera salido a decir que el arsenal de Feldman estaba relacionado con la Cámara de Industrias en virtud de que Feldman era gerente de Fondo Forestal cuando Diego Balestra era su director y aparecen juntos en una foto en el año 97, y hubiera emplazado a Balestra a que demostrara su inocencia, el hecho hubiera sido tan éticamente reprobable como el cometido por Batlle. Lo mismo si hubiera relacionado el arsenal de Feldman con el Partido Nacional porque un pariente suyo se encuentra en la lista 71 de ese Partido, la de Borsari.
Y cuando el Partido Nacional contrata a una empresa publicitaria para que monte un spot basado justamente en un hecho éticamente reprobable como el cometido por Jorge Batlle, estamos ante un hecho aún más indecente que el original. Porque además de partir de algo que como está demostrado más arriba es falto de toda ética, el spot agrega a todo ello una mentira descarada, destinada a engañar a la población del interior del país. Todo el mundo sabe que el Dr. Jorge Batlle fue citado al juzgado para que aportara las pruebas de sus dichos y que al salir del mismo fue el propio dirigente colorado el que aclaró que no había aportado ninguna prueba que vinculen a Saúl Feldman y sus armas con los tupamaros, y que lo que había hecho era una declaración política. De manera que cuando el spot nacionalista dice que “Batlle ratificó vinculación del arsenal de guerra con Marenales y Mujica”, miente descaradamente, y sabe que miente, por lo tanto es una acción política carente de ética y abyecta.
¿POR QUÉ LO HACEN?
Que ciertos políticos de este país caigan en semejante juego sucio, solo puede tener una explicación: el manotazo de ahogado. Sin duda que es así. Pero además, está demostrando una absoluta ignorancia de que muchas cosas han cambiado en nuestro país. Nuestra sociedad ya no admite la discusión entre qué es mejor, si un político eficaz o un político ético. Todos sabemos que hace unos cuantos años se decía: “este político es mejor que aquel, porque este roba pero al menos deja vivir”. La rancia derecha de nuestro país debería tomar nota de que los uruguayos ya no se conforman con las migajas que dejaban caer los políticos de turno en el gobierno, y ahora les exigen un buen gobierno y un desempeño ético. Los uruguayos finalmente percibieron que no era inevitable votar por el que robaba un poco menos, y que era posible exigir de los gobiernos ambas cosas, un buen gobierno en lo que tiene que ver con la gestión, y un buen gobierno en relación con la actitud ética ante la ciudadanía. Y ahora ese pueblo pudo comprobar que la izquierda no solo hizo un gobierno infinitamente mejor que los anteriores en cuanto a los resultados, sino que además llevó a cabo un gobierno honrado, austero y decente. Y además pudo comprobar que era cierta la frase de Tabaré: “si alguien mete la mano en la lata…se la cortamos”. Así como la sociedad ha tomado conciencia para exigir respeto a su voto, transparencia en el gobierno, rendición de cuentas, parece que llegó el momento en que va a exigir con más severidad la ética política en todos los actores, sean gobernantes o no.
Los "realistas" y los "realismos" abundan en la historia de la acción y de la doctrina política. El teórico más notable de esta corriente es Maquiavelo, que por ejemplo decía que el gobernante “…necesita tener un ánimo dispuesto a moverse según lo exigen los vientos y las variaciones de la fortuna, y a no alejarse del bien, si puede, pero a saber entrar en el mal si se ve obligado (El príncipe, p. 92). El "realismo político" coincide con el "integrismo político" en que ética y política son irreconciliables, pero mientras que el integrismo moral opta por la ética, el realismo político prefiere sacrificar los principios morales en bien de los intereses políticos. Esta última parece ser la posición adoptada por dirigentes connotados del Partido Nacional y del Partido Colorado (no todos).
Mi teoría es que se sienten perdidos. Planearon la historia del balotaje pensando en que con ello alejarían las posibilidades de acceder al gobierno el Frente Amplio por muchísimos años y les falló, la ilusión les duró apenas cinco años. De todas maneras, mantenían la esperanza de que el gobierno del FA, carente de experiencia, fuera un fracaso, con lo cual ellos volverían triunfantes cinco años después. Los hechos demostraron todo lo contrario, fue el mejor gobierno de la historia y el pueblo volvió a darle la mayoría parlamentaria. Ahora los asusta un hecho que manejan como casi seguro (y que no es improbable): un nuevo triunfo del FA, una gestión de gobierno mejor aún que la actual, con cambios más profundos aún e irreversibles, y la vuelta triunfal de Tabaré Vázquez en 2014, con lo cual sus posibilidades de recuperar el gobierno se les tornaría bastante remota. Por eso el candidato nacionalista manifiesta su firme deseo de que Tabaré no lleve a cabo su intención de dedicarse a la medicina una vez entregado el gobierno. Necesita imperiosamente que Tabaré siga actuando activamente en política con la esperanza de que su popularidad sufra el natural desgaste.
No sabemos si sus temores son fundados, porque deberá correr aún mucha agua debajo del puente, pero si sabemos que el camino antiético emprendido por estos dirigentes políticos no solo no evitará que sus premoniciones se cumplan sino que los hundirá aún más en el lodo que ellos mismos han generado. Y lo hecho no se arregla simplemente con llantos e invocaciones a la divina providencia, que suenan cada vez más falsos cuando provienen de mentes tan retorcidas. Es en el marco de estas actitudes que adquiere mayor relevancia aún la consigna del FA: “Un gobierno honrado, un país de primera”.

jueves, 12 de noviembre de 2009

TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A MUJICA-ASTORI


TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A MUJICA – ASTORI

La elección del 29 vuelve a ser entre dos modelos de país, aunque a algunos no les guste. La definición del balotaje implica que la ciudadanía deberá decidir no meramente entre dos formas diferentes de gobernar, sino entre dos concepciones sobre la economía, la sociedad y la política que la mayor parte de los uruguayos ya han tenido la oportunidad de experimentar, y que por tanto pueden evaluar y comparar. Y según gane uno u otro modelo, los resultados serán diferentes. Si la fórmula ganadora es la del Frente Amplio, esta contará con una gran estabilidad en la gestión, producto de la continuidad con las políticas del gobierno actual -y de su profundización en el sentido que indica el programa del FA-, y de la mayoría obtenida en ambas cámaras el pasado 25 de octubre. De salir victoriosa la fórmula blanquicolorada, la situación será la de un Poder Ejecutivo rosado y un Poder Legislativo de mayoría frenteamplista, con el consiguiente bloqueo político, y riesgo de parálisis y conflicto de poderes, al tener que coexistir dos orientaciones y programas opuestos. Por lo tanto, existen sobradas razones para que aquellos que en octubre no se decidieron por ningún sector del FA, ciudadanos honestos de todos los partidos (que se ofenden ante la campaña de mentiras y calumnias de la fórmula de la derecha), en esta oportunidad le den su apoyo a la fórmula que garantiza un gobierno honrado para construir un país de primera
ASAMBLEISTAS
Para cualquier votante de izquierda honesto, no es lo mismo que del 29 de noviembre surja un gobierno de izquierda que uno de derecha. Parece de Perogrullo decir estas cosas, pero creemos conveniente hacerlo. Más allá de la incitación de la dirigencia de Asamblea Popular a votar anulado, y de su afirmación de que “…gane quien gane los que pierden nuevamente son los trabajadores y el pueblo”, sus votantes saben que no es lo mismo. Aquellos que piensen que votando anulado (o en blanco) están castigando al Frente Amplio, no se dan cuenta (o sí se dan cuenta) que ese castigo se vuelve contra el pueblo. Para algunos puede ser lo mismo un gobierno que otro, pero pregúntesele a un ciudadano que estaba sumido en la pobreza o en la indigencia en el 2004, si fue lo mismo un gobierno Batlle-Lacalle que uno del FA; pregúntesele a los padres de un escolar que hoy tiene su computadora si es lo mismo cualquier gobierno; a un ciudadano que no tenía trabajo y hoy lo tiene, a alguien que no tenía derecho a la salud y hoy sí, a un trabajador que no tenía consejos de salarios pregúntesele si es lo mismo, si da lo mismo que gane uno u otro. Los votantes de Asamblea Popular tienen claro que no da lo mismo, y seguramente apoyarán la fórmula de la izquierda.
INDEPENDIENTES
En el Partido Independiente, su Junta Federal resolvió “reafirmar la decisión oportunamente adoptada por la Mesa Ejecutiva Nacional, de no pronunciarse a favor de ningún candidato con respecto a la elección de segunda vuelta presidencial”. Pero lo que deben tener en cuenta aquellos que en octubre votaron esta opción, es que la mayor parte de los postulados del PI seguramente se encontrarán mejor representados en el proyecto frenteamplista que en el del herrerismo. No vamos aquí a analizar pormenorizadamente los temas priorizados por este Partido, pero por nombrar algunos, digamos que el establecer una prioridad presupuestal para la educación, o darle prioridad a la energía basada en fuentes renovables y fijar pautas de eficiencia energética es algo que seguramente está más cerca del proyecto del FA que del de la derecha. Pero además, todo lo que tiene que ver con la inversión en la infancia como forma de combatir la pobreza y la indigencia (inequidad intergeneracional e infantilización de la pobreza), y en los servicios de educación, de salud, etc, a las madres gestantes como herramienta de integración social, que constituyeron ejes de la campaña del PI, son postulados que están mucho más cerca del programa frenteamplista que el de la derecha neoliberal representada hoy por la alianza Lacalle-Bordaberry.
BATLLISTAS
La corriente del Partido Colorado inspirada en las ideas de José Batlle y Ordóñez, que basicamente sostiene que para el desarrollo de un país y una sociedad el Estado debe controlar aspectos básicos de la economía por medio de monopolios estatales, así como crear un amplio cuerpo de leyes sociales; que como resultado forjaría una sociedad de clases medias al amparo de una economía pujante y de un Estado benefactor, intervencionista y redistribuidor de ganancias, seguramente que se sentirá en esta instancia mucho más próxima al Frente Amplio que al herrerismo. De hecho, varios dirigentes colorados se han expresado en apoyo a la fórmula Mujica-Astori. Así lo hizo la ex diputada Glenda Rondán, que en referencia a temas como la inseguridad y la violencia, la educación sexual, la unión concubinaria, la adopción por parte de parejas homosexuales, etc. Manifestó: “Fundamentalmente en estos temas que a mí me importan, creo que Mujica me representa mejor”. También Diego Fau (hijo del ex ministro de Defensa del Partido Colorado, Yamandú Fau) y Joaquín Gamarra Batalla (nieto del extinto vicepresidente colorado Hugo Batalla) anunciaron su apoyo a la izquierda en el balotaje, por entender que el presidenciable nacionalista, Luis Alberto Lacalle "es el enemigo público número uno del batllismo". Fau fue aún más categórico, y dijo que existen dos opciones, dos propuestas y dos fórmulas "diametralmente opuestas y antagónicas", y cuestionó que el presidenciable nacionalista quiera proponer un modelo de país "en el que reduce al Estado a su mínima expresión, cuando en realidad el batllismo siempre quiso el Estado como el escudo de los débiles, porque el mercado a los débiles no les llega". Pero además, dijo que apoya la fórmula Mujica-Astori, por considerar que en ella hay "un contenido batllista" al igual que en "su programa de gobierno", y sobre todo por el contenido batllista del gobierno de Tabaré Vázquez, mientras se preguntaba si “…un hospital de ojos con 10 mil operaciones gratuitas, regularizar la situación de las empleadas domésticas, la ley de 8 horas para los peones rurales, una computadora por niño, ¿es o no batllismo, no es igualdad en el punto de partida como quería Hugo Batalla y Batlle Ordóñez?".
NACIONALISTAS
Y dentro del propio Partido Nacional, sin duda que habrá ciudadanos para los cuales las ideas progresistas de un Wilson Ferreira están hoy más presentes en el programa del FA que en el candidato herrerista aliado a la derecha colorada. Un Wilson Ferrerira que, al frente del Ministerio de Ganadería y Agricultura, comenzó el liderazgo político que terminaría por convertirlo en uno de los dirigentes máximos de la historia del Partido Nacional. Desde allí se esforzó por modernizar el país agropecuario y se rodeó de un equipo de técnicos jóvenes sin mirar su filiación política (entre ellos se encontraba Danilo Astori). Hace pocos días, una periodista referente del Partido Nacional en Río Negro (Ana Portela) decía: "El Directorio del Partido Nacional ha hecho oídos sordos a la situación de la gente. Acá en Río Negro hay una censura de prensa establecida por el presidente de la Departamental del Partido Nacional y eso no le ha importado al Directorio del Partido Nacional", y brindaba algunos de sus fundamentos para votar a Mujica. Agregó que "Larrañaga habla que el Frente Amplio va a cortar la libertad de prensa. ¡Por favor! Están locos. Creo que los manotazos de ahogados que están dando son de terror. Nadie les cree nada".
Quiere decir que los elementos están. Hay que salir a hablar con la gente, casa por casa, vecino a vecino. La victoria solo depende de nosotros.

viernes, 6 de noviembre de 2009

EL FACTOR IMPUNIDAD


pero nunca este Sí fue un No tan grande
a la resignación y al abandono
así que no hay olvido ni derrota
porque nuestra memoria sigue entera
Ignacio Martínez

Muchos estamos dolidos, y tenemos fundadas razones para estarlo. Y es bueno y reconfortante que haya tanta y tanta gente indignada y dolida por la no anulación de la ley de impunidad. Lo trágico hubiera sido que quienes han dado una lucha sin cuartel por la causa de los derechos humanos -y en concreto por la anulación de esta ley legalmente nula y éticamente infame e inmoral- se tomaran este fracaso coyuntural como un hecho más de la realidad política. No sería natural ni lógico. Y por eso se palpa en la calle, en los Comités de Base, en las reuniones de familia, en los grupos de facebook y en cuanto lugar de encuentro es posible, sentimientos como los que señalamos. La pregunta es: ¿qué vamos a hacer con estos sentimientos?
LO POSITIVO
Una de las cuestiones positivas, que debemos rescatar de esta gran patriada contra la impunidad, es que el tema sigue vigente y está más vivo que nunca, en la expresión de más de un millón de personas en las urnas, pero sobre todo en los miles y miles de compañeros militantes que dieron la batalla. Primero por la recolección de las firmas y luego por instalar el tema en la cabeza de la gente en medio de una campaña electoral, en la cual los temas centrales en los medios de comunicación de masas fueron la campaña electoral y la supuesta inseguridad.
Lejos de la cháchara reaccionaria de los cómplices de la dictadura, que vienen sosteniendo desde hace más de veinte años que el tema está cerrado, el plebiscito demostró que hay memoria, y si hay memoria, más temprano que tarde habrá justicia. Porque ha quedado patente que no estamos solos, que somos muchos, muchísimos, los que seguimos dando la lucha por la dignidad. Y somos muchos, muchísimos los que nos indignamos, no desde el odio, sino desde la necesidad de expresar nuestra total solidaridad con quienes buscan a sus seres queridos, con quienes sufrieron cárcel, tortura y muerte, o simplemente desde la necesidad de sentirse integrantes de un pueblo digno y solidario. Y lo más importante aún, es que la lucha contra la impunidad logró incorporar a miles y miles de jóvenes, que encontraron allí una causa justa y de honda significación moral y ética por la cual entregar lo mejor de sí. Y es que los jóvenes han sido desde siempre un sujeto político y social, protagonista de muchos acontecimientos, pero además, capaces de elaborar un pensamiento propio, siempre crítico hacia lo existente. Sin los jóvenes ni siquiera sería pensable la idea de Revolución o de Utopía. Recordemos la actividad revolucionaria de Robespierre o de Danton, de Saint Just o de Desmoulins o de Napoleón, que fallecieron apenas sobrepasados los 30 años. Si bien Lenin era un hombre de mediana edad cuando dirigió la Revolución Rusa, Stalin y Trotsky todavía no habían cumplido los 40 años. Y ni qué hablar de los jóvenes Fidel Castro y Ernesto Guevara, o Gramsci, que murió a los 46 años y que a los 30 ya había fundado el Partido Comunista Italiano.
QUE HACER
Ahora bien, todo lo anterior, si bien es tremendamente positivo, puede transformarse en un factor contrario a los intereses populares, de no ser atendido el fracaso del plebiscito en forma correcta por la dirigencia política del Frente Amplio. Lo más importante ahora es lo que vamos hacer de aquí en más con ese tema, como canalizamos esa bronca, esa indignación, que hacemos con esos sentimientos. Porque aquel que tenga las orejas atentas, debería percibir un gran malestar en muchos de aquellos compañeros que dieron la lucha por esta causa y hoy tienen que asumir que en definitiva la ley no fue anulada.
Por ahí se han escuchado, por ejemplo, propuestas como la de votar en blanco o anulado, como forma de protesta por la falta de compromiso de la dirigencia frenteamplista en la lucha contra la ley de impunidad. Estas cosas hay que verlas con atención, porque denotan una reacción basada más en el dolor que en el razonamiento, y pueden hacer carne en mucha gente honesta que no está en condiciones (debido a su estado de ánimo) de reflexionar debidamente. Lo que hay que hacer ver a estos compañeros, es que de tener éxito esa propuesta, y de lograr un número importante de votos en blanco, el 29 ganaría la derecha. Votar en blanco (o anulado) es votar por la derecha. Si el Frente Amplio logra conservar los votos obtenidos en la primera vuelta, y unos pocos votos más, tendrá ganada la elección. Pero los votos que se le resten (mediante el voto en blanco o anulado) están favoreciendo a la derecha. Así de claro. Quienes promueven esa alternativa, tendrán que comprender que si ganara la fórmula blanquicolorada, en lugar de castigar a quienes supuestamente se quiere, se estaría perjudicando a ese maravilloso porcentaje de uruguayos que tuvieron la dignidad de votar la papeleta rosada el domingo pasado, y que son obreros, y que son estudiantes, y gente humilde y gente de pueblo (no importa si votaron blanco, colorado o frenteamplista o independiente), y que tendrían que sufrir cinco años de gobierno de derecha. En definitiva, estaríamos castigando a quienes no se lo merecen (el pueblo que juntó firmas y el que trabajó por la papeleta rosa y el que votó rosado) y premiando a los autores y defensores de la impunidad (Lacalle, Sanguinetti y compañía). Si ya Sanguinetti festejó el fracaso de la papeleta rosada, le estaríamos brindando en bandeja de plata la fiesta completa, el triunfo ahora de esa derecha recalcitrante que se regocija con el dolor del pueblo uruguayo.
SEÑALES CLARAS
Para que estas cuestiones no prosperen, pero sobre todo porque es lo que se debe hacer, nuestros dirigentes políticos deben enviar señales claras a ese maravilloso pueblo que acaba de depositar su confianza en ellos. Porque ya no caben dudas de que el Frente Amplio deberá anular la ley de impunidad. En primerísimo lugar porque es un compromiso asumido con la ciudadanía en su programa de gobierno: “La cultura de la impunidad que ha impregnado el accionar de los gobiernos luego de recuperada la democracia deberá quedar definitivamente atrás y en su lugar se forjará una cultura en el respeto a los derechos humanos para los cual es imprescindible cumplir con el mandato del Congreso anterior de adecuar “la legislación interna a los tratados internacionales ratificados por el país”, incluyendo la anulación de la Ley de caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, principal estamento de impunidad.” (Congreso Zelmar Michelini, Líneas de Perspectiva para el próximo quinquenio (2010/2014).
Pero además, porque nuestros parlamentarios deberán comprender de una vez por todas que su propia dignidad estará en juego si no lo hacen. Esa invalorable sangre joven que dio una lucha sin cuartel por la causa de los derechos humanos, que se abrazó con verdadero amor a esa bandera, está esperando señales claras que le hagan renacer la esperanza.

jueves, 29 de octubre de 2009

A COMPLETAR EL TRIUNFO


En los próximos 29 días los uruguayos tendremos que reflexionar sobre cuál es la fórmula más preparada para dirigir los destinos del país durante los próximos cinco años. De triunfar la fórmula del Frente Amplio (cosa casi segura), la situación quedará prácticamente incambiada, es decir, gobierno del FA con mayoría parlamentaria.
LOS ANTECEDENTES
El único antecedente que tenemos en nuestro país sobre una segunda vuelta electoral, es el del año 99, en donde la ciudadanía tuvo que optar entre el compañero Tabaré Vázquez y el Dr. Jorge Batlle. Si sumamos los votos del Partido Colorado a los del Partido Nacional en la primera vuelta de ese año, nos da 1.182.895, mientras que el Frente Amplio obtuvo 861.202 votos, el Nuevo Espacio 97.943, y la Unión Cívica 5.109. Pero en la segunda vuelta, el Dr. Jorge Batlle alcanzó 1.158.708 votos, es decir, 24.187 votos menos que la suma de blancos y colorados. En cambio, el compañero Tabaré aumentó su caudal en 120.847 votos, alcanzando un total de 982.049. Los votos en blanco, que habían sido 21.760 en la primera vuelta, pasaron a ser 42.574 en la segunda.
Esto nos está diciendo que hubo más de 20.000 ciudadanos que en la primera vuelta optaron por alguno de los partidos tradicionales que en la segunda prefirieron votar en blanco antes que acompañar con su voto al tradicional adversario, y casi tres mil de ellos que optaron por votar al candidato de la izquierda. Es decir: se puede.
VIENTO A FAVOR
Uno de los argumentos más fuertes que tenemos los frenteamplistas para convencer a aquellos que aún no se deciden a apoyar la fórmula Mujica-Astori, es el de la mayoría parlamentaria. Sin lugar a dudas lo mejor para la estabilidad y el funcionamiento correcto del país es que los representantes del Poder Ejecutivo se correspondan con el partido que tiene la mayoría en el Parlamento. Si por algún milagro, la fórmula Lacalle-Larrañaga obtuviera la victoria, es por demás obvio que su gobierno se vería muy trabado. Por decirlo de una manera gráfica: la motosierra se desafilaría constantemente. Cuando Lacalle quiera eliminar el IASS, se encontrará con una mayoría parlamentaria del FA que no se lo permitirá; cuando quiera volver atrás con la reforma de la salud, no tendrá las mayorías necesarias. Y no es porque los frenteamplistas se nieguen al diálogo. Es porque los frenteamplistas no renunciaremos jamás a defender las conquistas de nuestro pueblo. Así de sencillo.
Una cuestión más a nuestro favor, es el candidato. En ciencia política, es algo aceptado que en las elecciones ganan aquellos candidatos que además de tener una alta popularidad o simpatía en la gente, tienen una baja antipatía o rechazo. Los niveles de simpatía y antipatía suelen ser más importantes que la propia intención de voto. Y de acuerdo a los datos más recientes, en estudios realizados antes de las internas, José Mujica es el único candidato que reúne las dos condiciones: tiene una altísima simpatía en la gente (la mayor de todos los candidatos) y una bajísima antipatía (la menor lejos de todos los candidatos). Agregado a esto, el gobierno del Frente Amplio tiene el más alto índice de popularidad que haya tenido gobierno alguno en nuestro país al fin de su mandato
Pero además, la fórmula del Frente Amplio va a estar compitiendo en noviembre contra los grandes perdedores de octubre. Porque hay que tener en cuenta que el Partido Nacional votó rematadamente mal, más allá de que el buen manejo de los medios de difusión el día de la elección, haya logrado por algunas horas crear la sensación de victoria. En comparación con su desempeño en 2004, perdió casi 110 mil votos (en términos de legisladores, dos senadores y seis diputados); tres cuartas partes de ellos en el interior (en donde el Frente Amplio le saca casi ciento veinte mil votos, en un escenario de dominio histórico del Partido Nacional), mientras que en Montevideo apenas logró conquistar la quinta parte de los votos. Y no se trata solamente de un fracaso rotundo del candidato Luis Alberto Lacalle; su compañero de fórmula fue quien más sufrió el desplome, ya que Alianza Nacional perdió en esta elección dos senadores y otros tantos diputados. Otra sería la cuestión si la competencia fuera contra la fórmula del Partido Colorado, que en base a una supuesta renovación y a una campaña acertada logró crecer en casi siete puntos del electorado, acrecentando su bancada parlamentaria en dos senadores y siete diputados. No es lo mismo competir contra alguien que viene de obtener un triunfo, en términos relativos, que con alguien que viene de sufrir una derrota estrepitosa. Esto sea dicho, más allá de la inconsistencia de un Bordaberry que se preocupó mucho de desmentir aquella aseveración de que la fórmula era Lacalle-Bordaberry y que blancos y colorados eran diferentes, pero que la misma noche del domingo se abrasó al gran perdedor y le dio su apoyo incondicional. Hecho que seguramente no será bien visto por los colorados que de buena fe volvieron a su partido creyendo en la renovación.
LAS ESTRATEGIAS
Una cosa parece surgir también de las pasadas elecciones: el pueblo uruguayo es más propenso a valorar argumentos, a sopesar alternativas, y de sus análisis saca sus conclusiones (a algunos les gustarán menos y a otros más). Pero está claro que los uruguayos están hartos de las confrontaciones descalificadoras. Confrontar se debe confrontar; no es esa la cuestión. Cuando hay proyectos tan diametralmente diferentes, hay que exponerlos a la luz pública para que la gente, informada, decida de acuerdo a sus convicciones. Pero quienes solo se basen en el desmerecimiento del adversario, a la larga pagarán el precio correspondiente.
Si logramos situar el debate ante toda la sociedad sobre lo que va a ser el próximo gobierno, si por sobre todo nos concentramos en difundir entre la ciudadanía nuestras propuestas de futuro, contenidas en la plataforma programática, el triunfo es absolutamente seguro. Desde nuestro punto de vista la ciudadanía fue clara en su expresión del domingo; aprobó la gestión del primer gobierno frenteamplista. Cuando la ciudadanía no aprueba la gestión, le sucede lo que le sucedió a Lacalle, que obtuvo el gobierno con un 38% del electorado y su partido obtuvo un 30% en la elección siguiente (ahora logró llevarlo a un 29%). Esto significa que los cambios que generamos han sido comprendidos. No creemos que haya que seguir haciendo centro en la explicación del Plan de Emergencia o en los resultados del Sistema Integrado de Salud y todo lo demás. Hay que salir a convencer a miles con la esperanza de un gobierno honrado que tiene propuestas a montones para mejorar y profundizar los cambios iniciados en este período. Solo podríamos perder si cometiéramos errores garrafales (que los cometimos y muchos en la campaña de octubre). El triunfo está ahí, pero debemos trabajar para que nuestra fórmula acceda al gobierno con un apoyo fuera de toda duda, avasallante de ser posible.

martes, 20 de octubre de 2009

EL ULTIMO ESFUERZO


LOS PLEBISCITOS
Ya está prácticamente todo dicho. Es poco lo que podemos agregar acerca de las decisiones que los uruguayos deben tomar el próximo domingo. El plebiscito sobre el voto de los uruguayos en el exterior ha concitado una gran adhesión, y es prácticamente un hecho que nuestros compatriotas podrán votar en las elecciones de 2014 por vía epistolar, lo que significará sin duda una ampliación significativa de nuestra democracia. El SI rosado, por la anulación de la ley de impunidad ha crecido en la conciencia del pueblo, y en mi opinión el triunfo es casi un hecho, pero no hay que aflojar. Estos días son muy útiles para convencer a aquel vecino, a aquel familiar que todavía está en duda, y aún durante la jornada del domingo hay que seguir dando la batalla, controlando que en los diferentes circuitos haya papeletas rosadas, y aún acercándoles papeletas a quienes están con mesitas de otros partidos para que las tengan allí por si algún ciudadano blanco o colorado o independiente las solicita. Tenemos de nuestro lado una causa justa, honesta y moralmente irreprochable, la defensa irrenunciable de la verdad y la justicia, sin la cual es muy difícil construir una sociedad democrática y solidaria. Con esa bandera nos podemos poner a hablar con cualquier ciudadano uruguayo y convencerlo de que ponga la rosada junto a la lista que quiera. Hay que dar esa última batalla. Y no hay que dejarse confundir, la reciente declaración de inconstitucionalidad de la ley por parte de la Suprema Corte de Justicia, para el caso de Nibia Sabalzagaray, solo es válida para ese caso, y nada tiene que ver con lo que está en juego el domingo; si bien es muy positivo. Lo que si hay que tener en cuenta, como argumento prácticamente definitorio, es que ahora los tres Poderes del Estado se han expresado señalando la inconstitucionalidad de la ley. Ya no tiene el más mínimo sentido mantener una ley que es moral y éticamente indefendible, que ni siquiera sirve a aquellos que quieren mantener la impunidad a toda costa, ya que aún con la ley vigente, los principales asesinos y violadores de los derechos humanos han terminado presos, y que los tres Poderes del Estado consideran inconstitucional.
LA UNIDAD DEL PUEBLO
Y luego está la decisión de fondo, la que tiene que ver con el futuro de nuestro Uruguay y con los proyectos de país que están en juego. Y sobre eso ya se ha dicho prácticamente todo, aunque vale la pena hacer algunas reflexiones.
Hasta los años 50 la izquierda uruguaya estaba representada políticamente, en el Parlamento, a través del Partido Comunista y el Partido Socialista. A mediados de los 50 empiezan los intentos de unidad de la izquierda, que adquieren fuerza hacia las elecciones de 1962. Un camino tiene como centro al Partido Socialista y al dirigente nacionalista Enrique Erro y otro que tiene como eje al Partido Comunista, el grupo del entonces diputado blanco desprendido del Partido Nacional Ariel Collazo, del Movimiento Revolucionario Oriental, y otros grupos que dan origen al Frente Izquierda de Liberación, FIdeL, una sigla elegida precisamente en momentos en que comienza la Revolución Cubana. Aquellos viejos dirigentes de la izquierda que visualizaron el camino de los cambios a través de la unidad y de la acumulación, vieron cristalizados los esfuerzos en el año 71 con la conformación del Frente Amplio. Luego vinieron los negros años de la dictadura, la que se propuso hacer desaparecer a la izquierda de nuestro país por muchísimos años, pero que fracasó rotundamente, al resurgir aún con más fuerzas tras la recuperación de la democracia.
Después se vinieron los años del neoliberalismo, aquí y en toda Latinoamérica (con la única excepción de Cuba), en los que sucesivos gobiernos rosados intentaron aplicar las recetas que el imperialismo recomendaba a los gobiernos corruptos o genuflexos (que hubo de ambos tipos por estas tierras del sur). En nuestro país, si el neoliberalismo no pudo avanzar hasta donde pretendía, fue gracias a que nuestro pueblo –con la clase trabajadora organizada a la cabeza- dio una tremenda lucha en defensa de las empresas públicas y de las conquistas logradas hasta entonces. Sin embargo, el retroceso de nuestro país en estos años fue tremendo, y no es necesario recordar los niveles de pobreza e indigencia que generaron esos gobiernos, el que se grafica muy fácilmente recordando a los niños comiendo pasto.
LA IZQUIERDA EN EL GOBIERNO
Hasta que finalmente la izquierda llega al gobierno. Y el FA llevó a cabo un gobierno que fue infinitamente mejor que cualquiera de los últimos 70 años, por decir algo. Haciendo crecer el país a niveles record históricamente, pero aprovechando ese crecimiento para hacer las necesarias transformaciones que redujeran las vulnerabilidades, mientras se atendía la emergencia social, se combatía la pobreza y la indigencia y simultáneamente se generaba empleo, se aumentaban los salarios y se mejoraban las oportunidades de los gurises con el Plan Ceibal. Es decir, algo totalmente diferente a gobiernos anteriores que, ante similares oportunidades históricas de crecimiento, no dejaron de hacer ajustes fiscales en perjuicio de los trabajadores mientras prometían un derrame que nunca llegó.
Sin dejar de lado el manejo prudente de la macroeconomía -pero sin que ése fuese el objetivo central- el gobierno frenteamplista fijó como prioridades la educación, la salud, las políticas sociales, las obras de infraestructura, la seguridad pública y el sistema judicial. Esto fue para nosotros lo fundamental, y lo otro solo herramientas.
NACIMOS PARA HACER MÁS
Ahora hay que asegurar esos cambios -triunfando el domingo en primera vuelta y logrando mayoría parlamentaria- para profundizarlos en el próximo período. Falta; falta mucho más. Y esa es una de las características más importantes de nuestro Frente Amplio: sabemos que hicimos mucho, pero no estamos conformes, queremos mucho más para nuestro pueblo. Todos los frenteamplistas coincidimos en que tenemos que mejorar todavía la distribución de la riqueza. Queda mucho por hacer, pero es mucho lo que se ha hecho. Se preparó el terreno para los cambios, y las señales fueron claras de hacia donde apuntamos. El próximo gobierno del Frente Amplio profundizará sin dudas en la forma de distribuir la riqueza, haciendo que pague más quien tiene más y que pague menos quien tiene menos, y que no pague nada el que nada tiene. Y tenemos la plena certeza que el pueblo uruguayo ha comprendido cabalmente estas cosas, que hay un solo proyecto de país en juego, y el domingo le dará el triunfo en primera vuelta al Frente Amplio. Pero hay que dar la batalla hasta que se cierre el último circuito.
SOLIDARIDAD CON NUESTROS HERMANOS
Por último, en momentos en que el pueblo uruguayo ejerce sus derechos en el libre juego democrático -que le costó sin duda mucha sangre conquistar- no queremos dejar de señalar nuestra solidaridad con el pueblo hondureño, que en estos instantes sigue sufriendo represión y muerte, mientras continúa exigiendo y luchando por el retorno del gobierno legítimo de Zelaya y la convocatoria a una Asamblea Constituyente. La lucha del pueblo hondureño es también nuestra lucha y la de todos los latinoamericanos, porque la democracia que tanto luchamos por conquistar la queremos para todos nuestros pueblos.

miércoles, 7 de octubre de 2009

¿MASTER....O CHANTA?


En una presentación que se realizó el martes pasado, el economista Ernesto Talvi, analizó la economía uruguaya, utilizando como punto de partido el supuesto de que existen diversas trabas que impiden dinamizarla. A partir de ahí, Talvi proyectó ideas para que en unos 25 años el país alcance los niveles de desarrollo del primer mundo. Las “novedosas” propuestas que fueron presentadas como herramientas para que la próxima administración de gobierno encauce el crecimiento económico- tienen como sostén la superación de una serie de barreras que, al entender del instituto Ceres (que dirige Talvi), traban el desarrollo del país.
LAS PROPUESTAS
Y preste atención estimado lector, porque las propuestas que se presentaron con el pomposo título de “Oportunidad 2010: propuestas para un país con futuro” son realmente innovadoras, y no es para nada improbable que en virtud de tan brillantes ideas el economista Ernesto Talvi se haga merecedor al Nobel de Economía.
El destacado economista propone para empezar, “asegurar la estabilidad económica” (propuesta que seguramente usted jamás habrá escuchado), “profundizar la inserción internacional del país” (esta si ya la escuchó, la propuso el mismo Talvi cuando quería que Uruguay firmara un TLC con los Estados Unidos, recuerda?), “reducir los impuestos a la actividad productiva y el empleo” (esta si que es nueva, no me diga que no, porque cuando Talvi era asesor del gobierno de Lacalle lo que hizo fue aumentar los impuestos no disminuirlos, así que nueva es). Y luego remata sus propuestas con dos ideas realmente revolucionarias: “flexibilizar las relaciones laborales” y “mejorar significativamente la calidad del sistema educativo”. Dígame si no es brillante.
Claro que este buen señor parte de un supuesto algo equivocado. Este señor Talvi, que entre otras cosas es Ejecutivo de CERES (Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social), que desde el 2001 es también asesor permanente del economista Jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y anteriormente fue Investigador Senior del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington DC (1995-1997), y antes fue el principal asesor del equipo económico del gobierno del partido nacional y Economista Jefe y Director del Departamento de Política Económica del Banco Central del Uruguay (1990-1995), este buen señor, digo, parte del supuesto de que existen diversas trabas que impiden dinamizar la economía uruguaya. Y este buen señor se ve que no ha leído los informe internacionales que destacan el gran desempeño del Uruguay en medio de la crisis. Tan atareado está con todos los puestos internacionales importantes que desempeña, que no ha podido leer por ejemplo el informe del Foro Económico Mundial del 15 de setiembre pasado, que dice que Uruguay avanzó diez posiciones en el ranking de competitividad que elabora el Foro Económico Mundial y se ubicó en el puesto 65 debido a las mejoras en infraestructura, estabilidad macroeconómica, educación terciaria y formación tecnológica. El informe publicado, resalta que Uruguay fue el país que registró los mayores avances en la región. "Tuvo progresos significativos en varias áreas incluyendo infraestructura, estabilidad macroeconómica, educación terciaria y capacitación y preparación tecnológica", sostiene el informe del FEM. Por eso es que Talvi propone asegurar la estabilidad económica y mejorar la educación, porque no leyó ese informe, ni otros de organismos internacionales que dicen lo mismo, no tiene tiempo.
TAROT ECONOMICO
Y claro, es que este buen señor es además Catedrático de Macroeconomía Dinámica de la Facultad de Administración y Ciencias Sociales de la Universidad ORT, y profesor invitado de la Universidad Torcuato di Tella de Buenos Aires. Fue también investigador visitante en el Departamento de Investigaciones del Fondo Monetario Internacional. Ha publicado varios artículos académicos en libros y revistas especializadas y sus áreas de especialización son: macroeconomía de países emergentes con especial referencia a América Latina; programas de estabilización; política fiscal, el impacto macroeconómico de los flujos de capital, las crisis financieras. Y claro, mientras da clases y escribe libros, y todas esas cosas, no puede estar en todo, y entonces se distrae y se manda algunas macanas. Como por ejemplo cuando dijo en mayo pasado (hace bien poquito) que “Uruguay tendrá una recesión en el 2009. Si la economía global se recupera de forma más lenta, es probable que en Uruguay la recesión se extienda hasta el 2010”, recesión que no hubo, por cierto. Los técnicos de la OIT (que tal vez tengan menos títulos que este señor) habían sido más precisos al respecto ya en 2008: “Si bien el panorama laboral que Uruguay va a enfrentar en el año 2009 estará marcado por la desaceleración económica y su impacto en el empleo, aún se está lejos de una recesión”.
Este buen señor, que además es miembro fundador del Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros (CLAAF) y fue miembro del Comité Ejecutivo de LACEA (Latin American and the Caribbean Economic Association), que es Doctor en economía y finanzas de la Universidad de Chicago (1995) y es Economista de la UDelaR, tiene derecho a equivocarse como cualquier hijo de vecino. Por eso es natural que no le haya acertado en absolutamente nada a sus pronósticos del 2005. En una entrevista en El Espectador ese año, Emiliano Cotelo le preguntaba a Talvi cuales serían las consecuencias del accionar equivocado del gobierno (según Talvi), y esto era lo que respondía este buen señor: “El problema de estar operando de esta manera es que en ciertos carriles y decisiones se están produciendo, en mi opinión, retrocesos significativos que van a tener consecuencias inevitablemente dañinas para la inversión y para el empleo en el futuro”. Y claro, no se puede tener tantos puestos internacionales y estar atento a todas las jugadas. Por eso le erra fiero. No hubo retrocesos significativos sino avances espectaculares; no hubo consecuencias dañinas ni para la inversión ni para el empleo, sino todo lo contrario. La Cepal señala que la inversión extranjera directa en Uruguay tuvo una evolución importante. De tan sólo 148 millones de dólares al año, entre 1994 y 1998, dio un gran salto a partir de 2004 a 2008, cuando pasa a promediar U$S 1.188 millones. En los últimos dos años, se observa que la magnitud continúa incrementándose. Es así que en 2007 trepa a los 1.223 y en 2008 explota para llegar a los 2.044 millones de dólares. Esto supone un incremento en 821 millones, lo que representa un 67% más. Y ni que hablar del empleo: entre el 2004 y el 2008 -producto de la “mala manera” con que se condujo nuestro gobierno (según Talvi)- se crearon nada menos que 200.000 nuevos empleos. Esas fueron las “consecuencias dañinas” pronosticadas por Talvi. En 2007 decía algo parecido: “Con esta reforma –se refería a la reforma tributaria- se disuaden futuras inversiones y se fomenta la emigración calificada". Fue exactamente al revés, hubo más inversiones y por primera vez en muchísimos años se revertió la tendencia emigratoria y ahora los uruguayos vuelven al país.
Todo lo que dice este buen señor no es más que pura ideología burguesa disfrazada con una verborragia seudo científica. Pero para usar un término más popular, son pura chantada.

jueves, 1 de octubre de 2009

CARTA ABIERTA A UN INDECISO



Se que estarás preocupado. No es para menos, todas las miradas están puestas sobre ti. Todos los partidos se disputan tu voto, porque parece ser una elección reñida (eso dicen las encuestas, aunque yo mucho no les creo, se han equivocado feo), y entonces tu decisión importa y mucho. Y quiero poner el énfasis en esto último: tu decisión. Porque desde mi punto de vista, lo del 25 de octubre no es una elección sino una decisión. Parece una simple cuestión semántica, pero no lo es.
Cuando elegimos algo, normalmente es porque tenemos delante de nosotros una amplia oferta de posibilidades, y debemos elegir una de ellas (una corbata, por ejemplo). En cambio una decisión, tiene una connotación mucho más importante. Uno decide si casarse o no, por ejemplo. O decide que carrera va a estudiar. Y no es lo mismo estar casado que soltero (muchos concordarán con esto), y no es lo mismo estudiar medicina que ingeniería, por poner un ejemplo. Son decisiones que tienen un componente de gran responsabilidad, muy diferente a la elección entre cosas que, en definitiva, da lo mismo una que otra, y podemos variar nuestra elección al otro día.
De ahí que se me ocurre que lo del 25 no es una elección sino una decisión. Porque lo que resolvamos los uruguayos ese día determinará como viviremos por los próximos años, con todo lo que eso implica: los uruguayos tendremos más o menos trabajo, pagaremos más o menos impuestos, mejoraremos o no nuestro sistema educativo, tendremos mejores salarios o no, etc. Por eso es comprensible que tu decisión se demore. Y no te preocupes, tomate tú tiempo, te queda casi un mes.
Pero quiero decirte algo más respecto a la diferencia entre elección o decisión. Como te dije antes, generalmente una elección implica un abanico de posibilidades entre cosas que en definitiva cumplirán la misma función. Pero el 25 no hay tal abanico de posibilidades. En primer lugar, porque solo dos de los partidos tienen posibilidades de obtener el gobierno (cierto que hay quienes hablan de “partidos bisagra”, pero coincidirás conmigo que las bisagras sirven tanto para abrir hacia la izquierda como hacia la derecha, y eso nunca es bueno en política). Pero en segundo lugar, porque no se trata de dos partidos que harán lo mismo una vez en el gobierno. Y por eso te digo que no es una elección.
Lo que deberás tener resuelto para el 25 de octubre es tu decisión sobre qué país querés construir para ti y para tus hijos, y para los hijos de tus hijos. Porque no importa cual es el lugar que ocupas hoy en la sociedad; todas las decisiones que toma un gobierno te afectan a ti y a tus seres queridos. Si sos un empresario, no es para ti lo mismo un gobierno corrupto que uno honrado, transparente y respetado en todo el mundo. Porque sabes bien que un gobierno honesto te asegura reglas de juego claras y equitativas. No es lo mismo para ti un gobierno que con sus políticas genera el cierre de industrias y el desempleo, que uno que genera incentivos para la inversión, convenios colectivos con los trabajadores, y por lo tanto estabilidad en las relaciones laborales. Ni que hablar si te dedicas al negocio de la exportación. No votarás seguramente a un gobierno que lo que favorece es la libre importación de bienes y servicios, sino uno que –como el actual- logró una diversificación geográfica de los mercados y alcanzó cifras record de exportaciones. Si además eres productor rural, este dato tal vez te sirva para guiarte en la decisión: en el año 2004 se exportaba carne de diferente tipo a 77 países, mientras que en 2008 lo hicimos a más de 100 naciones. Y eso porque ya nuestros gobernantes no viajan a operarse con los dineros del Estado, sino a conseguir nuevos mercados para el producto del trabajo de los uruguayos.
Y si sos un trabajador, no será para ti lo mismo un gobierno que promueve la flexibilidad laboral, en donde el salario y las condiciones laborales son tierra de nadie, que un gobierno que instala los consejos de salarios y promueve y aprueba leyes en beneficio de los trabajadores. Pero además, porque también te afectan las decisiones que toman los gobiernos en lo que tiene que ver con la salud, por ejemplo. Y seguramente no va a ser lo mismo para ti ni para tus hijos y tus seres queridos un gobierno en el que la salud es un elemento más del mercado, que un gobierno que reforma radicalmente el sistema, cambiando el modelo de atención, de gestión y de financiamiento. Tal vez te sirva como guía, para tomar tu decisión, saber que este gobierno aumentó un 130% el presupuesto de la salud.
Y en cualquier caso, se que tu preocupación será la seguridad. Tu decisión implicará optar entre un gobierno que promete mano dura (eso puede incluir volver a las razias, represión indiscriminada como la del filtro, y quien sabe que más), y un gobierno como el actual, el del Frente Amplio, que entre otras cosas: aumentó un 76% en términos reales la inversión en seguridad, el mayor incremento de los últimos 25 años; mejoró como nunca los salarios de los policías y su equipamiento, aumentando la cantidad de policías contratados. Y conviene que sepas, para que no te dejes manipular, que este fue el primer período de caída de los delitos contra la propiedad en los últimos 25 años; que no aumentaron los delitos contra la persona, y que tenemos los mejores registros históricos del país en represión del tráfico ilegal de drogas.
Y se también que, si tienes hijos, estarás preocupado por su educación, porque es preocuparte por su futuro. Entonces tu decisión debería tener en cuenta que el gobierno frenteamplista otorgó a la Educación Pública el presupuesto más alto de la historia del país; que incrementó en cuatro años el salario de todos los trabajadores –docentes y no docentes-, mejoró los edificios, construyó nuevas estructuras edilicias, amplió la cobertura, distribuyó más materiales educativos y efectuó la mayor compra del sistema educativo de los últimos 25 años. Por no hablar del Plan Ceibal, que el Frente Amplio propone ahora extenderlo a Secundaria y UTU.
Y para tomar tu decisión, es importante que sepas que otros gobiernos también han logrado un crecimiento del país. Pero que el gobierno del Frente Amplio no solo logró un crecimiento inédito del país sino que a la vez repartió los beneficios. Y eso porque además un gobierno debe tener sensibilidad social.
Así que no te guíes solo por los números; es importante que tengas en cuenta la diferencia entre un gobierno que atendió la emergencia social de los más necesitados, devolviéndoles la dignidad como personas, de quienes se refieren a esas personas como “atorrantes”. No es una diferencia banal. Y no olvides algo fundamental: este gobierno es el único que reconoce que falta mucho por hacer, y quiere ir a más, profundizar los cambios que produjo e invitarte a construir cosas nuevas entre todos y para beneficio de todos y no de unos pocos. Por eso debes comparar con las propuestas que hablan de motosierras para volver todo a como estaba antes.
Por si fuera poco, deberás decidir sobre otros dos temas trascendentales, que tienen que ver con la ampliación de la democracia y con recuperar la justicia: el voto de los compatriotas en el exterior (para terminar con su discriminación) y la anulación de la ley de impunidad. Claro que sobre este último tema la decisión no es tan difícil de tomar, ¿no? No se necesita comparar gobiernos ni analizar propuestas de futuro. Para decidir sobre esto, te recomiendo hacer como yo, confiá en tu sentido de la justicia, pensá en la recuperación de la dignidad como país ante el mundo entero (¿sabías que hoy somos el único país en el mundo que tiene una ley para proteger a quienes cometieron delitos de lesa humanidad?). Ya no hay más cucos, ya nadie te puede amenazar con ningún fantasma, ahora la cosa es entre tú y la verdad, entre tú y la justicia, nada más. ¿Y sabes que?: confío en tu decisión.

jueves, 24 de septiembre de 2009

FRUTO MADURO DEL ARBOL DEL PUEBLO



Los hechos
Minutos después de las 00.00 horas del lunes 17 de abril de 1972, ocho obreros militantes de la Seccional 20 del PCU, en Paso Molino, eran ejecutados en un operativo represivo. Las Fuerzas Conjuntas nunca pudieron probar que los militantes ofrecieron resistencia armada. Uno de los testigos claves, fue el ex granadero Julio Stella, quien responsabilizó a las Fuerzas Conjuntas por los crímenes.
PATRIMONIO HISTÓRICO DEL PUEBLO
En abril de este año, el Partido Comunista conmemoró el 37 aniversario del asesinato de los 8 camaradas de la Seccional 20, y allí hizo uso de la palabra el Presidente del Frente Amplio, el compañero Jorge Brovetto. En su discurso, Brovetto decía: “Concurro a este acto también como ciudadano, como vecino, como integrante de este pueblo uruguayo que vivió muy de cerca en su corazón aquel terrible episodio “de los mártires de la 20 del Partido Comunista” y hoy quiere conmemorar con Uds. los 37 años de aquella inmolación en que un puñado de mártires entregaron lo más valioso que alguien tiene para dar, la vida, SU PROPIA VIDA., por la causa de la libertad y la justicia de un pueblo, de nuestro pueblo uruguayo”.
Y es allí, en las palabras del presidente del FA, en donde se encuentra la explicación del por qué la Seccional 20 del Partido Comunista pasó a integrar el Patrimonio histórico del país, y se incluye este año (se podrá visitar este fin de semana) en los recorridos del Día del Patrimonio. Brovetto dice que concurre al acto como dirigente político del FA, pero también como ciudadano, como vecino que quiere conmemorar la inmolación de aquellos mártires por la causa de la libertad y la justicia de un pueblo.
Y es que la importancia del patrimonio cultural radica en la gente. Es la gente, el pueblo, involucrado con un pasado histórico que a su vez se relaciona con el presente común, con sus problemas, y con las respuestas elaboradas en conjunto. La sociedad existe y recrea su futuro a partir de su patrimonio, y por eso la importancia de conservar y al mismo tiempo seguir investigando ese patrimonio cultural histórico. Porque no solo es un testimonio importante de nuestra historia, y de por qué somos como somos, sino que es a partir de esos momentos que nuevas generaciones se unen con la historia de ese pueblo y afrontan juntos el mismo presente y el mismo futuro como pueblo. Dicho de otra forma, si nosotros perdemos nuestra memoria colectiva, no sólo perdemos nuestra Identidad, sino también nuestro futuro como Nación.
UNA TRAGEDIA EN MARCHA
Al menos desde 1968 - con el pachecato y el acceso al poder de los sectores más oligárquicos de la rosca- la violencia había ido en aumento en nuestro país. Pero en los días en que suceden los hechos de la 20 había comenzado una espiral de violencia y de sangre como no se había dado hasta entonces.
Nos cuenta Virginia Martínez en “Los Fusilados de Abril”: “Las 72 horas que van del viernes 14 al lunes 17 están llenas de muerte. Los hechos que ocurren en la calle y las medidas que aprueba el Parlamento marcarán de manera irreversible los acontecimientos políticos inmediatos. La fecha puede considerarse como el momento en que se acelera la marcha hacia el derrumbe que culminará el 27 de junio de 1973 con el golpe de Estado.” “Y el 17, la tragedia... Fuerzas militares y policiales cercaron, sin motivo aparente, la seccional comunista del Paso Molino. El asedio de muchas horas tuvo un epílogo sangriento. Ocho de los ocupantes del local fueron acribillados sin piedad." Claro que había un motivo, y más que un motivo un plan llevado a cabo en forma fría y calculada, como señala Wladimir Turiansky: "El episodio, por su brutalidad, conmovió al pueblo, y mostró al desnudo el plan de los sectores más regresivos de la sociedad civiles y militares, de aprovechar el clima de inseguridad promovido a raíz de los hechos del 14 de abril, para montar una escalada represiva que condujera, en última instancia, a la liquidación del resto de libertades democráticas que aún nos iban quedando.(1)
El caso de la seccional 20 recorrió sin éxito los estrados judiciales (continúa impune 37 años después). El expediente fue archivado en dos oportunidades por la Justicia; y en ambas ocasiones el fiscal actuante fue Enrique Möller, quien hoy ejerce la abogacía de forma particular como asesor del diputado Sergio Botana (del Partido Nacional) y en el estudio jurídico del ex vicepresidente de la República, Gonzalo Aguirre. El ex fiscal Möller adujo en una primera instancia que los militares que participaron de aquel operativo actuaron bajo obediencia al mando superior y que el autor "intelectual" del atentado, el ex ministro de Defensa Nacional, general Enrique Magnani, había fallecido, por lo cual no correspondía hacer una investigación. Si bien el juez Penal de 10º Turno, Rolando Vomero, archivó el caso, hizo constar su discrepancia, ya que, durante la instrucción, se comprobó "la verdad histórica y material" de los homicidios cometidos por efectivos de las Fuerzas Conjuntas "sin provocación o ataque previo alguno" y sin que se pudiera alegar "defensa propia", como decía el comunicado de la época. Los familiares de las víctimas presentaron un escrito solicitando la reapertura del caso, el que incluía una denuncia concreta contra el ex dictador Juan María Bordaberry (hoy preso por múltiples asesinatos) por su "presunta responsabilidad en concepto de coautor" de los homicidios. La ampliación de la denuncia contó con el respaldo de la Comisión de Familiares de Asesinados Políticos, de la Comisión de Derechos Humanos del PIT-CNT, y de más de 150 firmas de senadores, diputados, sindicalistas y personalidades de la cultura. La Fiscalía aceptó la solicitud y el juez Penal de 10º Turno, Rolando Vomero, reinició la indagatoria que había quedado trunca. Pero por segunda vez, sobre mediados de 2004, el fiscal Möller reiteró la solicitud de archivo "por falta de mérito" para enjuiciar a Bordaberry.
DIA DEL PATRIMONIO
El Patrimonio Cultural se protege de muy variadas maneras. Una de ellas es difundiendo su existencia a toda la comunidad. El conocimiento y la comprensión del Patrimonio Cultural por parte del pueblo, el entendimiento por parte del pueblo que esas cuestiones son parte de su propia historia, es el modo más seguro de forjar la Identidad El patrimonio cultural representa lo que heredamos de nuestros predecesores y es nuestra obligación conservarlo a su vez para las generaciones futuras. Las formas visibles y concretas de la cultura, monumentos, edificios históricos, libros y obras de arte son tan valiosas que los pueblos tienen la responsabilidad de asegurar su protección. Por eso nos congratulamos de la decisión de incluir a la histórica Seccional 20 del Partido Comunista dentro del Patrimonio de los uruguayos y, en consecuencia, su visita programada (con charlas por parte de historiadores y otros atractivos) en los recorridos de este fin de semana en el marco del Día del Patrimonio. La 20 es la memoria viva del vaciamiento de las instituciones democráticas por parte de una oligarquía aliada al imperialismo que no dudaba en asesinar a su propio pueblo con el fin de obtener sus objetivos de clase, y sin entender esa parte de la historia difícilmente pueda comprenderse el presente y proyectarse hacia el futuro.




(1) El Uruguay desde la izquierda de Wladimir Turiansky

viernes, 18 de septiembre de 2009

IGUAL QUE EN LA VIDRIERA IRRESPETUOSA


En el marco de una gira de campaña, Lacalle sacó su lista de asuntos pendientes -a la que comparó con la lista de compras del supermercado- y se comprometió a mejorar la seguridad, el empleo, la educación, la salud y las condiciones para los jubilados. El candidato dijo que dentro de los ítems que se encuentran en el listado de su “supermercado electoral”, está la seguridad. “un Ministerio del Interior con un ministro que no tenga miedo a ejercer la autoridad”, la supresión del servicio 222, y con respecto a los delincuentes menores de edad, bajar la edad de imputabilidad. Su supermercado ofrece también reinsertar en el trabajo a los mayores de 45 o 50 años enseñándoles operador pc. Ah, y también duchas para bañar a los pobres. Ah…y cortarles el pelo. La motosierra no se encuentra en las góndolas. Es de uso exclusivo del supermercado.
SUPERMERCADOS QKI
Más allá de que el supermercado en cuestión se parece más a aquella “vidriera irrespetuosa” discepoliana, de lo que podemos estar seguros es que el negocio en cuestión arranca con un capital nada despreciable, ya que su dueño tiene un patrimonio que duplica el de los otros tres candidatos juntos. Según la valuación que ellos mismos hicieron de sus bienes, Lacalle cuenta con 2.693.000 dólares (si…ese…el que dijo que no puede donar su jubilación porque es de lo que vive…ese mismo), Pedro Bordaberry con 798.000, José Mujica con 175.000 y Pablo Mieres con 115.000 dólares. La diferencia entre Lacalle y Mujica es de 2.500.000 dólares de patrimonio neto.
También podemos sospechar que a ese supermercado se ingresa a trabajar con tarjeta de recomendación, ya que entre 1995 y 2005 directores blancos y colorados de ANTEL hicieron entrar a más de 200 personas como adscritos, según documentos oficiales. A vía de ejemplo, Gallinal contrató 22 cuando el máximo autorizado era 6. Algunos empleados de “Supermercados QKI” salieron rápidamente al cruce de estos datos, diciendo que esa "lista fue investigada en su tiempo y se comprobó que no hubo delito". Y claro, todo el mundo sabe que hacer ingresar gente a dedo a la administración pública no es un delito. Es simplemente una práctica deplorable y que el Frente Amplio cambió radicalmente: en esta administración se ingresa por concurso y/o sorteo, y no es necesario ser amigo de un legislador. Un supermercado que encarga mercadería que ya no existe (como las jubilaciones de privilegio, que ya fueron derogadas y el tipo ni se enteró) y que presenta como novedosas otras que existen hace rato porque este gobierno las instaló (dicho sea de paso, que alguien le avise que el Fondo de Reconversión Laboral ya está en funcionamiento). Y ojo al gol, cualquiera de nosotros entra en un supermercado a comprar cuatro cosas... y sale con dieciséis. ¿Qué ha pasado? Pues que hemos caído, indudablemente, en las trampas de la publicidad. Entonces hay que saber que en las góndolas de “Supermercados QKI” también hay artículos que la gente puede meter en el carrito sin darse cuenta. En esas góndolas hay también represión de la más cruda (con muerte si se considera necesario), hay privatización de empresas públicas, hay ajuste fiscal, cierre de industrias, fin de los consejos de salarios, etc.
A este supermercado habría que denunciarlo, además, por propaganda engañosa, ya que uno de los socios acusa a los comunistas de falta de previsibilidad democrática, cuando este pueblo sabe perfectamente que los comunistas han dado su sangre por la democracia (y no solo en estas tierras, sino también solidariamente en España, en Nicaragua y tantos otros países sometidos a sangrientas dictaduras) mientras algunos guapos desensillaban hasta que aclarara. Es el mismo socio que ahora defiende a su jefe, pero que en las internas –cuando competía con él- decía: “El doctor Lacalle ha venido haciendo enormes esfuerzos por maquillarse con una postura de centro; pero si centro es tener el influjo económico de las posturas de De Posadas, de Caumont o de Végh Villegas, quizá yo esté equivocado, si me demuestran lo contrario”. No señor…no se equivoca, pero también usted…no le está aportando mucho que digamos.
FUERA DEL CAMBALACHE
Mientras tanto, el Frente Amplio presenta su Plataforma Electoral denominada Más para Uruguay, que busca trasmitir por qué queremos seguir en el gobierno: para profundizar lo que se ha hecho. Como se dice allí, “Concientes que la realidad no se cambia en un solo período de gobierno, que es un proceso largo y complejo, reivindicamos el valor de lo hecho y apostamos a continuar hacia delante, manteniendo lo que hay que mantener, corrigiendo y ajustando lo que haya que corregir. Entre otras cosas, porque lo que puede hacerse hoy es bastante diferente de lo que podía hacerse en 2005. Y lo es, en buena medida, porque este gobierno del Frente Amplio cambió el país, poniéndolo en condiciones poco imaginables hace apenas cinco años”. Plataforma Electoral que es una síntesis de las propuestas de Plan de Gobierno­ estructurada en cinco ejes: Más desarrollo, Más igualdad, Más integración, Más transparencia y Más seguridad.
Y es allí (y no en el supermercado) en donde el ciudadano uruguayo podrá encontrar propuestas (no mercancías) serias y responsables. Allí el Frente Amplio se plantea más desarrollo, logrando un crecimiento acumulado de 30%, bajando dos puntos el IVA, creando 200 mil nuevos puestos de trabajo ­40 mil de ellos para jóvenes­, seleccionando proyectos de inversión para zonas vulnerables y apoyando a las cooperativas productivas y empresas de economía social recuperadas. Comprometiéndose a dar más seguridad, duplicando el presupuesto asignado a la seguridad pública. Profundizando el despliegue policial creando más comisarías y apoyando fuertemente a la Policía de Proximidad o Comunitaria, enfocada en rapiñas, hurtos, arrebatos y copamientos. Manteniendo y profundizando los avances logrados en la lucha contra el narcotráfico y el lavado de dinero y poniendo especial énfasis en el combate a la pasta base. Y también más igualdad, reduciendo en 350 mil uruguayos más la pobreza, erradicando la indigencia y consolidando la protección social para todos los uruguayos, extendiendo el Plan Ceibal a secundaria y UTU, con el mantenimiento de la tarjeta alimentaria, la inclusión de 200 mil niños más en Asignaciones Familiares, pensiones a la vejez para todos los mayores de 65 años, y apoyando especialmente a los jóvenes con 10 mil pasantías para su primera experiencia laboral, 25 mil becas de estudio y por lo menos mil emprendimientos productivos juveniles; profundización de la negociación tripartita a todos los ámbitos del trabajo y la producción. Pero además, con más integración, reafirmando el Mercosur e introduciendo varias propuestas de modificación de su situación actual y también de la Unasur. Y con más transparencia, continuando con la política de ingreso a la función pública por concurso o sorteo, la generalización del expediente electrónico, creación de monitoreo ambiental ciudadano y especialmente respaldando la anulación de la Ley de Impunidad y el voto epistolar.
Como bien dice el documento, Más para Uruguay no es un slogan ni un lema, sino un enfoque que implica pararse en lo actual para proyectarse al futuro. Es una mirada hacia adelante, condensa la propuesta electoral. Para la izquierda, una propuesta es un compromiso, algo que ha sido demostrado en este período de gobierno.

CUARTA REVOLUCIÓN CON INVERSIÓN DE CUARTA

En el marco de la Semana de la Industria 2017, la ministra Carolina Cosse, se refirió a lo que calificó de “continuación de la cuarta rev...