domingo, 31 de mayo de 2015

EL OTRO NIRVANA

He leído con asombro en el portal Rebelión -asombro que no puedo disimular- un artículo de Iñaki Errazkin, titulado LA FALACIA DEL NIRVANA. Y digo con asombro ya que en una página que publica artículos que podemos calificar de izquierda, el artículo que menciono es de un conservadurismo extremo.
Al parecer, y de acuerdo al planteo de este señor, habría una izquierda que se plantea un “nirvana”, que sería el resultante de la liberación de los deseos. Una izquierda que plantea alternativas idealizadas a los problemas, en lugar de soluciones posibles. Una izquierda que se plantea “lo mejor” cuando es sabido (porque lo dijo Voltaire) que eso es enemigo de “lo bueno”.
De esa manera, la naciente PODEMOS no es una organización revolucionaria, ni tampoco es “lo mejor”, pero es “una solución táctica pragmática, inteligente, ilusionante y alejada de las falacias”. Es “lo bueno”.
El planteo de Iñaki Errazkin es por demás conservador, y se emparenta obviamente con los progresismos tan en boga en nuestro continente.
Lo cierto es que estos progresismos lo que plantean es más capitalismo; y más capitalismo es  más explotación, miseria para las mayorías, destrucción del planeta, guerras económicas, financieras y de las otras, de las que se matan pobres contra pobres. Y claro que hay muchos interesados en que ni soñemos con el Nirvana y nos conformemos con algún cambio cosmético.
Los cambios posibles que llevan adelante los progresismos, no son alternativas idealizadas, son “lo bueno”. No importa si eso significa el deterioro de la educación, la agricultura contaminante, el agua podrida, una salud de mala calidad para las mayorías y una de primera para los ricos; no importa que las mega inversiones generen mega desastres y mega expoliación de los recursos, ni importa la impunidad y la descomposición social, en la que a pocos le importa todas esas cosas mientras tengan la barriga llena y la ilusión de fumarse un porro o comprarse un auto chino; no importa si eso también significa corrupción y poca transparencia y todo lo demás, porque eso es “lo posible”...No sueñen, nos dice Iñaki, dejen de lado las utopías.
Como dice María Luisa Battegazzore, “El mensaje de que el capitalismo es la estación terminal del proceso histórico –noción que Perry Anderson considera el núcleo doctrinal del neoliberalismo- persiste y ha prosperado en el proyecto dominante en el “progresismo”, para el cual no existe otro horizonte, ni siquiera pensable, salvo en el terreno de la utopía, donde son colocados los proyectos emancipatorios y revolucionarios, transformados en residuos de la memoria o en mitos del pasado”.
Y por eso los líderes progresistas son festejados a lo largo del planeta, porque son pseudo izquierdistas (con lo cual consiguen el apoyo de grandes masas desesperadas) pero sus prácticas se diferencian en muy poco de lo que han sido y son los gobiernos conservadores. En este sentido, basta ver la calma y la complacencia con que es aceptado en los más variados círculos el discurso conciliador del ex presidente Mujica, que a esta altura es un referente de la burguesía y presentado como ejemplo ante las grandes masas del mundo entero.
Battegazzore ha dicho por ejemplo –y con certera precisión- que “Por primera vez en la historia de la izquierda uruguaya se hace la defensa, sin ambages, no sólo de un proyecto de desarrollo capitalista, sino de un plan basado en la inversión extranjera y la desestimación del concepto y la realidad del imperialismo”.

De manera que el planteo de Iñaki es algo así como “el otro nirvana”, el de los explotadores: un pueblo sumiso que apenas aspire a lo posible dentro del marco de un sistema que los explota, y que luego se conformará si consigue tan solo la mitad de ese mínimo posible.

miércoles, 27 de mayo de 2015

VERDAD Y JUSTICIA O ESTIGMA (publicado en Semanario VOCES)

Las fuerzas armadas son estigmatizadas, no cabe la menor duda.
El estigma, es una condición, atributo, rasgo o comportamiento, que hace que su portador sea incluido en una categoría social hacia cuyos miembros se genera una respuesta negativa. Esa desaprobación social se debe a características que son percibidas como contrarias a las normas culturales establecidas.
Claro que el estigma puede venir de un prejuicio. Por ejemplo: podría decirse que los islamitas son estigmatizados, y que el común de la gente piensa que un islamita es un terrorista o lo es potencialmente, cosa que es absolutamente falsa.
En el caso de los militares uruguayos, el origen no es un prejuicio. El estigma proviene de una década de dictadura, en donde las fuerzas armadas como institución fueron responsables de crímenes monstruosos, jamás conocidos en este país. Durante diez años se dedicaron a secuestrar ciudadanos, a encarcelarlos, torturarlos, violarlos, matarlos y hacerlos desaparecer. Llegaron al colmo del sadismo brutal y asesino de secuestrar una madre embarazada con el único propósito de robarle el bebé y luego matarla y hacerla desaparecer.
De manera que si la sociedad desaprueba esas conductas y las considera como contrarias a las normas culturales establecidas y aceptadas por todos (y por suerte que lo hace, y debería hacerlo con más énfasis), naturalmente estigmatiza a los integrantes de las fuerzas armadas.
Es obvio que no todos los militares son o fueron violadores de los derechos humanos. Y que bien se podría señalar solo a los culpables y no estigmatizar a los militares en su conjunto.
La razón es también evidente: porque las FFAA jamás mostraron arrepentimiento por su conducta infame, y aún hoy siguen defendiendo lo que hicieron. Pero además, como institución, nunca colaboraron para esclarecer la verdad sobre el genocidio cometidos por muchos de sus integrantes, y siempre se han opuesto a que los asesinos, torturadores y bestias varias de entre sus filas, sean juzgados.
De esta forma, son los propios militares los que han generado su estigma, y luego lo han reforzado todo lo posible con su pacto de silencio.
Claro que no han sido los únicos, y han tenido colaboradores varios en el campo civil y político para que ese estigma siga permaneciendo.
Quienes pergeñaron la salida “democrática” con una ley de impunidad (colorados y blancos con excepciones), estaban poniendo sólidos cimientos para ese estigma, y estaban impidiendo que las FFAA como institución pudieran rehabilitarse frente a la sociedad a la que muchos de sus miembros habían pisoteado durante esos años.
Si la justicia hubiera podido actuar; si los responsables hubieran pagado por sus crímenes, si la sociedad hubiese conocido la verdad sobre los desaparecidos, si los familiares hubieran podido llorar a sus muertos, en definitiva, si las cosas hubiesen sido como debían ser en una sociedad verdaderamente democrática, los hechos ocurridos hubieran sido aborrecidos y condenados, claro está, pero el estigma no hubiese prosperado. Pero después, más de la mitad de los uruguayos, convocados a las urnas en dos oportunidades, prefirieron continuar con la impunidad, y por lo tanto con el estigma.
Cuando conoce toda la verdad, y puede diferenciar a los honestos de los corruptos, a los asesinos y cobardes de los que no lo son, a los torturadores de los que no lo son, la sociedad no estigmatiza a un grupo, sino que señala y condena a los verdaderos culpables dentro de ese grupo.
Quienes al día de hoy, insisten en el olvido, quieren a los “pobres viejitos” libres, como Mujica o Topolansky; quienes quieren un “nunca más enfrentamiento entre hermanos” como Tabaré Vázquez; quienes tratan de “enfermitos y enfermitas” a quienes con toda razón condenan los crímenes aberrantes de la dictadura, como el ministro Fernández Huidobro; Cedrés, el presidente del Centro Militar con sus declaraciones, etc, son quienes refuerzan y consolidan el estigma de las FFAA (doy nombres concretos para no estigmatizar a los políticos en su conjunto).

Quienes más hacemos contra la estigmatización, somos los “enfermitos y enfermitas” que señala Fernández Huidobro, justamente, los que luchamos por verdad y justicia y le decimos no a la impunidad.

lunes, 25 de mayo de 2015

INSEGURIDAD IDEOLÓGICA


No hace falta ser un experto politólogo para diagnosticar la notoria inseguridad ideológica que sufren, tanto los partidos llamados de izquierda, como la dirigencia gremial oficialistas.
Este progresismo inmunodeprimido se ha visto invadido por innumerables virus, desde colorados riveristas, batllistas, empresarios masones, capitalistas ortodoxos, oportunistas de todo tipo, embajadoras de "african-look" y hasta probados fascistas de  ultra-derecha como por ejemplo el diputado del FA por Rio Negro, "Tany" Mendiondo. Increíble pero cierto.
El 22 de julio de 2011 la revista Caras y Caretas publica un artículo del periodista Roger Rodríguez en donde se revela el papel de la JUP en el asesinato Santiago Rodríguez Muela joven estudiante del liceo N 8 de Montevideo; a su vez se señala a los principales dirigentes de la JUP entre los cuales destaca a Rogelio Constante "Tany" Mendiondo como director del semanario jupista “Nuevo Amanecer”.
Todo esa virulenta invasión es debido a la anemia intelectual-política que los líderes han propiciado, por un lado para manejar mejor a sus adherentes, por otro lado porque esos líderes no tienen una definición, un norte( perdón, algunos si lo tienen), una alternativa al capitalismo que se han conformado con tratar de administrar.
 El progresismo se ha convertido en una empresa recaudadora de votos.
Es tanta la inseguridad ideológica de la juventud progresista que cabría preguntarles cuanto hace que no se alimentan con Marx, Engels, Bakunin, Lenin,Trotsky, Gramsci, Artigas, El Che, Trias, Arismendi, Chomsky, etc.Eso, si alguna vez lo hicieron.
¿Cuántos jóvenes piensan que son de izquierda  porque adhieren al partido que ha gobernado estos últimos años?¿Cuánto hará que dentro de los partidos de ideas no se habla de comunismo, de socialismo, de liberación nacional o de política en general?
Y ni que decir de los grupos-movimientos sin ningún tipo de ideología.

Estrato de: Marenales. Diálogos con el dirigente histórico tupamaro. Sergio Márquez  Zacchino. Argumento. 2010:
 Periodista:"—El Mpp logra grandes masas de votos, ¿pero consigue avanzar en que esos caudales se auto identifiquen como “de izquierda”?”
Marenales: —“No tienen ideología. Si viene alguien que los emocione más que el Pepe, lo votan. Y uno de los responsables de que no haya ideología es él (Mujica)...Es la crítica fundamental que le hago a mis compañeros. Han estado en la dirección desde el principio del Mpp, y sin embargo está desideologizado por completo. Si el Mpp creció con los votantes de los partidos tradicionales, ¿qué saben de liberación nacional y socialismo? Vinieron porque el Pepe los emocionó.......”.

También sufren de inseguridad ideológica los dirigentes gremiales oficialistas. Menos conciencia de clase es igual a menos independencia de clase, se paró para apoyar un partido político al que ahora hay que combatir. Los cursos y cursillos para sindicalista parecen dictados por el enemigo. No se habla más de plus-valía, de explotación. Se aprende a negociar en los términos del capitalismo; rentabilidad, productividad, etc. Se disciplina para aceptar míseros aumentos como logros importantes. Hacen creer que 0,0000000000 (por aquello del marketing) es muchísimo más que nada.
Esta inseguridad ideológica que sufre el progresismo ya se volvió crónica. Solo puede empeorar. Nadie se puede curar si los remedios recetados ya han fracasado en otras oportunidades. Y menos  aún si no existe una voluntad para curarse (¿giro a la izquierda? Ja, ja).
Habría mucho más para decir al respecto, esto es solo una aproximación al tema inseguridad ideológica.
Como dice la canción: "cambia, todo cambia". Si cambiará.

           Raquel desde Paysandú     25-05-2015

domingo, 24 de mayo de 2015

TLC CON LA UNIÓN EUROPEA, ALIANZA DEL PACÍFICO: ADIÓS INTEGRACIÓN?

El embajador de la Unión Europea en Uruguay, Juan Fernández Trigo, dijo en radio Carve que desde el bloque hay una “especial satisfacción por el hecho de que el tema del acuerdo" (TLC) entre el mismo y el Mercosur "vuelva a estar en la primera línea en cuanto a la noticias que se generan en la región”. "Estamos encantados con el clima de efervescencia que vemos y estamos dispuestos a hacer todos lo esfuerzos por nuestra parte para que esta negociación definitivamente se pueda cerrar", aseguró.
También habló Nin Novoa, y no ahorró adjetivos para describir la importancia del claro pronunciamiento brasileño: dijo que era "una gran noticia", una "novedad absoluta" y que "estamos muy reconfortados, muy satisfechos".
Por otra parte, Astori aseguró que en este tema Brasil, Uruguay y Paraguay "están exactamente en el mismo rumbo". En realidad Astori estaba eufórico, y no era para menos. Astori, que lleva años criticando el Mercosur y pidiendo que se abra más al mundo, considera que la postura brasileña "es la flexibilidad que tanto reclamamos". Un eventual acuerdo con la UE sería "fundamental para concretar otros acuerdos". Además servirá para acumular información que pueda ser útil a la hora de negociar el acuerdo de liberalización del comercio de servicios, el polémico TISA.
LA OPACIDAD DE LAS NEGOCIACIONES
Pero lo más grave es el sigilo con que se maneja la cosa pública.  Para poder decidir qué tipo de entendimiento con Europa es necesario, posible y conveniente para el MERCOSUR resulta imprescindible que los gobiernos, entidades sectoriales, partidos políticos y organizaciones sociales y académicas que proclaman defender el interés nacional y regional no se dejen llevar por enunciados eufóricos y superficiales, y se convoquen inmediatamente análisis serios, tanto generales como regionales y sectoriales, que incluyan el estudio de los efectos estructurales de corto y largo plazo y planteen posibles alternativas superadoras de negociación.
No debería dejarse una negociación crucial con la Unión Europa sólo en manos de un grupo pequeño de “especialistas” y la presión de grupos de interés o medios de comunicación superficiales o sectorizados por posiciones ideológicas o intereses económicos particulares, como se ha repetido a lo largo de la historia latinoamericana.
Un TLC  en las condiciones que ha venido planteando la UE para otros países (como Colombia y Perú) es totalmente contradictorio con los propósitos de desarrollo económico independiente que han proclamado en forma reiterada los gobiernos del MERCOSUR, los mismos que rechazaron en 2005 la propuesta de un acuerdo similar con los EEUU, el ALCA. Lo que se plantea es un acuerdo similar, y hasta tal vez más negativo, que muchos TLCs, que encuentran duras resistencias en Argentina y Venezuela, e importantes oposiciones en Brasil, y que generaron una dura oposición en nuestro país en 2006.
Algunos de los impactos pronosticados de un TLC son un significativo aumento del desempleo, debido a la liberalización del comercio de productos industriales y agrícolas; la caída de los niveles salariales asociada con el aumento del desempleo; además de una sensible caída de los ingresos fiscales, con los impactos consiguientes en la reducción de gastos de salud, educación y programas de apoyo social.
Por las consecuencias que puede acarrear para todos los pueblos es necesario generar un amplio debate a todos los niveles en los países integrantes del MERCOSUR. La trascendencia de las negociaciones en marcha requiere que sus alternativas sean conocidas en forma amplia y puestas en debate público. Deben eliminarse sin más demora los niveles de confidencialidad que hoy exigen los negociadores europeos y, paradójicamente, defienden como “comprensible” voceros del establishment. Existe el peligro de aceptar una negociación a tapas cerradas y como hecho consumado, para luego recién ser puesta a consideración pública y parlamentaria.
ABRIRSE A CAMBIO DE QUE?
Los aspectos comerciales son sólo uno de los capítulos, y tal vez no el más importante, de las negociaciones. Basándose en los antecedentes de acuerdos similares negociados por la UE recientemente, es posible suponer que la UE estaría solicitando que se comprometa la eliminación reciproca en un corto plazo de los tributos de más del 80% del espectro arancelario.
Con toda seguridad -aunque pudiera otorgar algunas concesiones- la UE seguirá sosteniendo subvenciones y protección a su sector agrícola. Se privaría así a los países del MERCOSUR el poder alcanzar el que sería el beneficio comercial esperado más importante a cambio de una apertura inédita masiva de los mercados locales a una competencia abierta de una economía más desarrollada, sobre todo evidente para muchísimos productos industriales y servicios.
Se repetiría, aun en un grado mayor, un escenario de graves descompensaciones económicas que hoy observamos en la misma Europa por las asimetrías entre los países del norte respecto a los de sur y del este.
En forma engañosa suele afirmarse que se trataría sólo de una negociación comercial. No es así, La mayor parte de los temas en discusión son de carácter estructural y comprometen el conjunto de la economía en aspectos críticos tales como: servicios, patentes, propiedad intelectual, compras públicas, inversiones y competencia. La eventual provisión del tratamiento de “nación más favorecida” a los países de la UE, aun si se incluyeran salvaguardas de excepción, vulneraría los muy proclamados objetivos de defender y priorizar el fortalecimiento de empresas regionales y la diversificación de matrices productivas. Aun si continuaran los discursos que prometen países productivos con justicia social, se inhibirían para los países del MERCOSUR estrategias y políticas públicas elementales de desarrollo económico, utilizadas históricamente también por los países europeos, como ser: la sustitución de importaciones, priorizar el compre nacional, brindar créditos diferenciales para el desarrollo de regiones o sectores nacionales más desfavorecidos. El futuro de nuestros países puede ser completamente comprometido por una mala negociación.
Por lo pronto, las exigencias de este tipo de acuerdo de inhibir decisiones soberanas independientes para introducir cambios legislativos, arancelarios, financieros o impositivos (cuestiones que también están en juego en el TISA), vulnerarían la capacidad elemental de nuestros países para priorizar la integración con América Latina y reasignar en forma estratégica para la diversificación productiva y el mejoramiento social rentas diferenciales obtenidas por la explotación de recursos agropecuarios, mineros y energéticos.
EN QUE CONTEXTO
El contexto en el que avanzan estas negociaciones, es el de la continuidad de una importante crisis económica internacional de la que no se percibe el final, y cuyo epicentro hoy está en Europa. En algunos países del Viejo Continente los índices de desocupación superan los dos dígitos, sobre todo entre mujeres y jóvenes; los sistemas financieros fueron “auxiliados” por los Estados con salvatajes millonarios pero continúan quebrados y se suceden fuertes convulsiones sociales frente al desarme de las viejas conquistas de los Estados de bienestar. En última instancia todos estos hechos son fruto de transformaciones a nivel global del capitalismo.
En segundo lugar, en las últimas décadas se vieron cambios significativos en el comercio internacional. Se ha modificado sensiblemente la composición de las potencias que concentran la mayor parte del comercio, fundamentalmente con la incorporación de China (hoy principal exportador del mundo) y de Corea del Sur. Aunque estos países no tienen capacidad, al menos por el momento, de disputar la hegemonía mundial, constituyen un obstáculo serio para los intereses de las viejas potencias europeas y de los Estados Unidos.
En tercer lugar y vinculado a esto último, está el fracaso de las discusiones en la Organización Mundial de Comercio (OMC) para liberalizar el comercio internacional, producto de los intereses encontrados entre las distintas economías. Luego de la virtual disolución de las “Rondas de Doha” durante el 2013, producto de la falta de acuerdo tras más de diez años de negociaciones, se buscan salidas alternativas.
Es en este contexto que se enmarca no sólo la discusión de un tratado de libre-comercio entre el Mercosur y la UE sino también entre esta última y los EEUU (ATCI), lo que implicaría una triangulación en el eje de occidente que actuaría como barrera para la penetración China en la región. Por otro lado, si bien en el plano latinoamericano el proyecto del ALCA fracasó, EEUU fabricó la “Alianza del Pacífico” que integra a Chile, Colombia, Perú y México y desde donde se viene avanzando en los planes de liberalización del comercio internacional con Asia, Norteamérica y Europa. Esto último tampoco está por fuera de los intereses que defienden actualmente Uruguay, Brasil y Paraguay.

VÁZQUEZ-DILMA, UN SOLO CORAZÓN
A fines del año pasado, escribí un artículo que titulé ALIANZA DEL PACÍFICO EN LA AGENDA. En él, señalaba que “...los actores más importantes del actual gobierno y del que asumirá el 1° de marzo del año que viene han manifestado su interés en ingresar a la misma como miembros plenos”. Y agregaba a otros interesados en nuestro ingreso en esa alianza: “Y sin duda también es cierto que EEUU nos quiere allí. Así lo manifestó la agasajada embajadora yanqui, Julissa Reynoso, en un almuerzo de trabajo organizado por la Cámara de Comercio Uruguay – Estados Unidos, antes de que Mujica visitara a Obama. Allí la diplomática dijo que durante la visita ambos dignatarios conversarían  sobre el nuevo bloque de países sudamericanos. “Sería bueno que Uruguay se sume al nuevo modelo de integración que impulsa EE.UU”, dijo Reynoso, y agregó que EE.UU “tiene una nueva estrategia de libre comercio y concibe a Uruguay como un socio principal desde el punto de vista político”.
Señalaba también algo muy importante, que fuera expresado por Carlos Pérez del Castillo, ex embajador de Uruguay ante Naciones Unidas, la Organización Mundial de Comercio, entre otras organizaciones internacionales –entre 1998 y 2004– y  que aseguró en un evento organizado por la Cámara de Comercio Uruguay – Estados Unidos, en el club de golf: “...el país puede convertirse en una suerte de “bisagra” entre el bloque regional y la Alianza del Pacífico, y planteó, a través de dos rumbos de acción, el camino para que el Mercosur le permita a Uruguay extender el comercio internacional sin abandonar el bloque. Para el diplomático, Uruguay cuenta con mucho “campo fértil” para avanzar con la Alianza del Pacífico, especial por su ubicación geográfica y su “buena reputación internacional”. El país se puede transformar “en un denominador común entre este bloque y el Mercosur y actuando como Estado ‘bisagra’ entre ambos grupos, oficiando de puerta de entrada y salida entre el Atlántico y el Pacífico”.
Pero señalaba además en ese artículo un hecho sumamente importante: una noticia procedente de Brasil. La noticia decía así: “El flamante ministro de Desarrollo, Industria y Comercio designado por Dilma Rousseff, Armando Monteiro, señaló ayer que la política comercial avanzará, si el Mercosur no acompaña, en forma UNILATERAL.. El objetivo es ... ¡sellar un acuerdo con la ALIANZA DEL PACÍFICO, con o sin el Mercosur!”
Y agregaba a renglón seguido: “De manera que el próximo gobierno frenteamplista -de prosperar este giro a la derecha del gobierno de Dilma-  tendría como aliado nada menos que al socio mayor del Mercosur, Brasil, lo que significaría un desastre para el proyecto de integración progresista”.
La cumbre Vázquez – Dilma de hace pocos días, no hace más que confirmar mis anuncios.

jueves, 21 de mayo de 2015

MARCHA 21: JUSTICIA YA

Pero ¿a quién le piden verdad y justicia cuando van a la marcha los diputados, senadores, ediles, ministros, etc. A algún dios. A algún extraterrestre. No quieren darse cuenta de que el pueblo les reclama a todos ellos que hagan mucho más de lo que hasta ahora han hecho. No quieren darse cuenta o se hacen los desentendidos?
¿No será tiempo de mirar para adentro. Tiempo de dejar de hacerse trampas  al solitario. De dejar de mirar para otro lado como perra a la que le están haciendo el amor?
 Porque el Ministro de Defensa tiene todos los datos de la dictadura a disposición. Sólo es cosa de abrir los archivos e investigar.
 Esto también es impunidad: "....todos los que permanentemente hablan mal de las Fuerzas Armadas y los militares son enfermitos y enfermitas", dicho por el Ministro Fernández Huidobro. Sobre los datos a recabar dijo: "hay civiles que tienen mucha información, acá el golpe fue cívico-militar, lo dieron civiles, incluso hasta el equipo económico estaba conformado por civiles".  Si Ministro, y siguen siendo civiles los que cobijan a los terroristas de estado.
Y el Ministro de Defensa es integrante del gobierno frenteamplista. Lo nombró el Presidente Vázquez. Es un civil. No lo eligieron los militares. Y el Presidente es el jefe de las FFAA, puede pedir los archivos y destituir a los que desobedezcan sus órdenes.
¿Cuándo van a dejar de tirar la pelota para adelante. Cuándo dejarán de nombrar comisiones y más comisiones que solo son para ganar tiempo y nunca resuelven nada? Los violadores, ladrones, torturadores y asesinos andan por las calles, cobran la jubilación por haber torturado, violado, matado. Viven de esa jubilación que el pueblo uruguayo les paga.
 No hace falta ser un iluminado para darse cuenta de que hay casi nulo interés oficialista en encontrar la Verdad, en promover el Juicio y Castigo a los violadores, torturadores y asesinos. 
La próxima Marcha del Silencio, de no haber un notorio adelanto en materia de juicios y castigo a los culpables, en vez de ser silenciosa debe de ser una Marcha del Grito. Un gigantesco grito contra la impunidad. Pero también un grito contra los cómplices de la impunidad, contra los que pudiendo haber hecho mucho no hicieron nada. Contra todos los cómplices, por acción o por omisión. Un grito que les exija, que les ordene que hagan lo que el pueblo reclama: VERDAD, JUICIO Y CASTIGO.
Van 20 Marchas del Silencio, que en la Nº21 gritemos bien fuerte JUSTICIA  YA.

                                                                                                   
Raquel desde Paysandú    21-05-2015

jueves, 14 de mayo de 2015

A VECES NO

En algún momento pensé que Tabaré Vázquez había dicho una gran verdad cuando expresó: “Mujica a veces dice estupideces”. Pero se equivocó, en realidad debió decir: “Mujica a veces NO dice estupideces”.

Algunos justifican sus dichos sobre la base de que la mayoría son verdad, y de que es muy bueno que diga lo que piensa. Claro que no necesariamente decir lo que se piensa -aunque sea verdad- es una virtud. Si un señor saliera todos los días por el barrio a contar lo que piensa de su esposa y lo que hizo la noche anterior en la cama con ella, no sería muy virtuoso que digamos, por más que contara la estricta verdad.
Sin duda es bueno que los políticos digan lo que piensan y que digan la verdad. Siempre y cuando se refiera a los temas que tienen que ver con el país, sus problemas y lo que de verdad piensan sobre ello, claro está (es poco interesante la opinión de los políticos sobre la inmortalidad del cangrejo o sobre el sexo de los ángeles).
El presidente, más aún, debería tener cuidado con lo que dice y como lo dice, porque es institucionalmente el representante de todos, acá y en el exterior.
Sin embargo, Mujica se auto adjudicó un papel diferente: hablar de todo, de lo que se le antoja, hacerlo desde un Olimpo en donde él mismo se encuentra en completa soledad, y no aportar ni una mísera idea para cambiar las cosas de las que habla. No obstante (o tal vez gracias a ello), ha contado con el beneplácito de los grandes medios locales y mundiales para difundir sus dichos.
Mujica ha hablado, y mucho, de los uruguayos. No de sus problemas concretos y como solucionarlos; prefirió hablar sobre su forma de ser, sobre sus gustos, sus actitudes o su moral, cuestiones para los cuales obviamente los uruguayos no lo votaron, porque además no son problemas sobre los cuales el pueda hacer algo. Dijo que los uruguayos no nos caracterizamos por matarnos en el laburo, somos medio atorrantes, y no nos gusta tanto trabajar. Nos ha criticado cientos de veces por ser consumistas, y también de no ser solidarios. Ha criticado a los intelectuales, a los empleados públicos, la emprendió también contra los docentes y sus sindicatos, y contra todo lo que se mueve.
Ahora, nos enteramos de lo que verdaderamente hace Vázquez cuando dice que va a pescar con su barra de amigos, que Astori no es de los que gustan mear escondidos, o que sus compañeros de partido Couriel y Morerira son “más capitalistas que la puta madre” (¿él es socialista?). Simultáneamente defiende a los militares y critica a quienes luchan contra la impunidad, mientras elogia a Sanguinetti y a Paco Casal. Por si fuera poco, mete en un tremendo lío al ex presidente Lula, con el escándalo de corrupción en Brasil.
¿Dice la verdad? En algún caso los involucrados lo desmintieron. ¿Dice lo que piensa? Creo que si. ¿Es esa la sinceridad y la verdad que pedimos de un político? No. Al ciudadano no le interesa lo que Mujica piensa sobre Vázquez o como gusta de mear Astori. Al ciudadano le interesaría saber lo que de verdad piensa sobre el TISA y por qué nos metió allí, y no que mienta descaradamente como cuando dice que Uruguay fue invitado a ingresar y aceptó. Nos gustaría saber cual fue su verdadero papel en el desastroso remate de PLUNA, por ejemplo. Pero sobre esas cosas Mujica es avaro en su verborragia.
¿Por qué lo hace? Buena pregunta. En primer lugar porque se sabe impune e ininputable. No parece ser una estrategia para construir algo (más bien es destructivo). Parecería que lo hace simplemente para satisfacer su ego personal, su soberbia y megalomanía. La soberbia es un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás, y se basa en el deseo de ser preferido por otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad. La megalomanía es una condición psicopatológica caracterizada por fantasías delirantes de poder, relevancia, omnipotencia y por una inflada autoestima. Mujica es un soberbio y un megalómano. Pero ojo: estos personajes de opereta circense prosperan en sociedades propensas a festejarlos. Su problema no habla mal solo de él, aunque sin dudas él ha contribuido a profundizar la pereza mental de la mayoría de los uruguayos.

José Luis Perera
Publicado hoy en Semanario VOCES

martes, 12 de mayo de 2015

SABEN QUE SABEMOS QUE SABEN


Sabemos que saben que hay más de 680.000 trabajadores que son pobres pues ganan menos de $15.000, de los cuáles 60.000 ganan el salario mínimo. Sabemos que saben que los hijos de estos trabajadores jamás usarán la misma calidad de ropa, jamás comerán lo mismo, jamás estudiaran en las misma condiciones, jamás vacacionarán en los mismo lugares, jamás tendrán lo mismo autos, jamás tendrán el mismo cuidado de su salud, jamás tendrán las mismas oportunidades que los hijos de la aristocracia progresista.

Sabemos que saben que el actual sistema agrícola está contaminando toda el agua  con agrotóxicos, todo el aire, toda la tierra y que está enfermando a la población y aún así lo defienden porque da mucha ganancia a los capitalistas. La OMS (Organización Mundial de la Salud) declaró al glifosato como "probable cancerígeno", y cuando la OMS dice “probable” ya sabemos lo que dice (Monsanto le inicio un juicio para que retire lo dicho).
Sabemos que saben que están fumigando a la gente, a los pequeños poblados, a las escuelas. Que cada vez hay más cáncer en jóvenes, más partos prematuros, más malformaciones fetales. También se han encontrado rastros de agrotóxicos en frutas y verduras, en harina de maíz, en soja. En EEUU se encontró hasta en la leche materna humana.
Sabemos que saben que el hacinamiento en algunos locales de  enseñanza es incompatible con un buen clima pedagógico. Sabemos que saben que hay estudiantes desnutridos y que estos no pueden rendir bien. Sabemos que saben que propician una enseñanza para pobres y una enseñanza para ricos.
Sabemos que saben quién lleva las de perder en un acuerdo entre un elefante y una hormiga, sin embargo insisten. Antes con el TLC (Vázquez dijo “el tren pasa una sola vez", falso, el tren vuelve y vuelve, disfrazado, hasta que nos atropella).Después con el Tratado Trans Pacifico (TTP).Ahora con el TISA. Con cualquiera de esos tratados perdemos soberanía y dejamos la puerta abierta a juicios como el de Philip Morris.
Sabemos que saben la fábula en la que el elefante, luego de hacer un trato con la hormiga, le dice: "hacerme el amor vos primero, hormiguita, después te lo haré yo", y aún así quieren que seamos las hormigas en esta fábula real.
Sabemos que saben que más de 300 violadores, torturadores y asesinos, siguen disfrutando, con el beneplácito oficialista, de la libertad, de la impunidad, de la jubilación (el pueblo uruguayo mantiene con su dinero a sus propios genocidas), de la transa con "los viejitos". Sabemos que saben que están imponiendo a nuestro pueblo una cultura de la impunidad
Sabemos que saben que la mayoría de los dirigentes sindicales, hoy oficialistas, en algún momento volverán a tener conciencia e independencia de clase y los enfrentarán de verdad o la rica historia  gremial los condenará a figurar en una nefasta y vergonzosa página de la lucha sindical uruguaya.
Sabemos que saben, que a pesar de todo, ya sea por inocencia política, por credulidad, por no saber lo que ellos saben o por quién sabe qué perverso mecanismo psicológico, mucha gente sigue aún confiando en ellos.
Porque ellos saben, que sabemos que saben, nos siguen engañando, mintiendo, ninguneando, prometiendo, embaucando.
Lo que nosotros no sabemos, es que nos pasa a nosotros mismos, pueblo trabajador, que aceptamos esta situación como normal. Hasta cuándo?

"Aunque te falten las armas,
pueblo de cien mil poderes,
no desfallezcan tus huesos,
castiga a quien te malhiere
mientras que te queden puños,
uñas, saliva, y te queden
corazón, entrañas, tripas,
cosas de varón y dientes."  Miguel Hernández

10/05/2015                          
Raquel desde Paysandu

CUARTA REVOLUCIÓN CON INVERSIÓN DE CUARTA

En el marco de la Semana de la Industria 2017, la ministra Carolina Cosse, se refirió a lo que calificó de “continuación de la cuarta rev...