miércoles, 26 de octubre de 2016

UNA MÁQUINA ARROLLADORA



(Publicado esta semana en VOCES)

El sector socialdemócrata en el Frente Amplio es una amplísima mayoría, y desde hace bastante tiempo se transformó en una máquina arrolladora que se lleva absolutamente todo por delante e impone su visión del país y el mundo al resto de la coalición (que cada día hace más suya esa visión).
Cuando en 2005 se votó el Tratado de Protección de Inversiones con los EEUU, solo el PCU se opuso, y cuando en enero de 2006 Astori anunció que se iría por un TLC con ese país, el PCU inmediatamente se opuso y el PIT-CNT, junto a otras organizaciones sociales conformó de inmediato una Comisión de defensa de la soberanía para dar la batalla contra lo que se sabía era hipotecar el futuro y condenar al país a la dependencia.

DIEZ AÑOS DESPUÉS
En este período, el gobierno ha dado pasos tendientes a un acercamiento a la Alianza del Pacífico y a hacer acuerdos bilaterales con Chile, Inglaterra y ahora China, mientras se muestra proclive a alejarse cada vez más del Mercosur (y en sentido contrario a lo prometido a la ciudadanía en el programa), y los sectores pretendidamente revolucionarios del FA han mirado distraídos hacia todos los costados.
Cuando se anuncia el comienzo de negociaciones con China para la firma de un TLC, el PIT-CNT se muestra dubitativo, y mientras algunos dirigentes aplauden otros dudan, pero ninguno se opone decididamente (cuando escribo este artículo la Central estaría por discutir el tema). Por otra parte, el dirigente sindical comunista Oscar Andrade se muestra contrario, pero el Secretario del PCU, Eduardo Lorier dijo carecer de "prejuicios previos" en tanto se garantice que los contenidos del acuerdo serán "lo más transparentes posibles" y "mutuamente beneficiosos" (al parecer Lorier cree en dos cosas: 1) que China es comunista, y 2) que los TLCs con comunistas son buenos).
Del lado del gobierno no es novedad. Forma parte del modelo sostenido desde el 2005 y que no ha tenido variantes, dado que el conductor ha sido siempre el mismo: Danilo Astori. Un modelo que basa el crecimiento y la generación de empleo en la inversión extranjera y en la exportación de materias primas. Modelo que obviamente va en el sentido contrario de un país productivo con justicia social y que profundiza la dependencia. La búsqueda de mercados e inversiones a través de los TLCs son un instrumento al servicio de ese modelo; si no hay inversiones el modelo se cae.
El argumento de que se necesita la inversión extranjera para crecer, y que para que vengan las inversiones se necesitan TLCs es una falacia. En primer lugar porque otros países que no tienen TLCs reciben cuantiosas inversiones (sin ir más lejos Brasil y Cuba), y nuestro propio país es un ejemplo de ello: las inversiones de los últimos períodos han batido records, y no hemos firmado ningún TLC.
Pero además, no siempre las inversiones traen crecimiento o generan empleo y mejores condiciones de vida. Depende de qué tipo de inversiones, en qué condiciones, y justamente las que surgen de los TLCs no suelen ser las más convenientes, ya que lo comercial no agota el tratado, sino que hay una serie de temas que superan largamente ese ámbito. Se asemejan más a una una suerte de constitución económica que a un simple acuerdo comercial.

LO QUE NO SE DICE
El ejemplo mexicano y su TLC con los EEUU y Canadá, nos muestra cuáles pueden ser los resultados. Allí, durante 10 años de TLC ingresaron más de 15.000 millones al año de inversión directa, cuando antes del TLC estaba en alrededor de 4.000 millones (es decir que la inversión se multiplicó por más de tres veces). Sin embargo el promedio anual del crecimiento del PBI fue el más bajo desde el siglo XIX. El 51% de esta inversión fue al sector manufacturero, pero hoy hay 15% menos empleo en el sector manufacturero que en el último día antes de suscribir el tratado. El desempleo pasó del 12% en 1994 al 30% en 2005; la pobreza que estaba en un 21% en 1994, pasó a un 50% en 2005; la emigración en 1994 era de 4.000.000 de mexicanos, en 2005 fueron 10.000.000 (datos de la CEPAL). El país que en 1994 era autosuficiente en alimentación, ya en 2014 se convirtió en importador neto de alimentos. Desde la entrada en vigor del TLCAN México ha importado alimentos por 275 mil millones de dólares, el 80 por ciento de los cuales proviene de EEUU, mientras se incrementa el número de mexicanos sin acceso a los alimentos y el campo es una enorme fábrica de pobres.
Cada vez que se quiere imponer un TLC, se habla únicamente de las “enormes ventajas” que nos traería, y se nos explica lo bueno que sería llevar los aranceles a cero. Jamás se nos dice que eso, de lograrse, sería a cambio de algo. Nadie en un TLC te da todo a cambio de nada. Es probable que consigamos bajar los aranceles para la carne (con lo cual se llenarán los bolsillos extranjeros de los frigoríficos), y de la soja (ídem), y es altamente probable que en simultánea cierren cientos y cientos de empresas grandes y pequeñas que producen para el mercado interno y hasta muchas que exportan a la región.
China viene llevando a cabo su propia política de acuerdos bilaterales comerciales y extendiendo su influencia a lo largo de todo el mundo, con especial intensidad en África y América Latina. Su gran crecimiento en las últimas décadas lo ha conseguido mediante una política económica orientada a la exportación de productos manufacturados muy competitivos debido al bajo costo de su mano de obra. Esto ha supuesto la necesidad de garantizar el acceso a las materias primas de las que carece, por lo que ha impulsado una política de acuerdos con los países productores de materias primas con buenos resultados. Sus inversiones -que son cuantiosas- son preferentemente compra de industrias ya instaladas. Esto es lo que se puede esperar de un TLC con China: venderle materias primas a cambio de la inundación de manufacturas. Un cuento chino con la particularidad de que no tiene ni pies ni cabeza por donde se lo mire.

miércoles, 5 de octubre de 2016

DEMASIADO TARDE

(Publicado esta semana en Semanario VOCES)



El tema de los políticos que se autoadjudican títulos que no tienen, es bien relevante, y si dejamos pasar por alto estas inmoralidades y quedan impunes (como estamos dejando impune tanta cosa en este país), estos chantas de hoy serán los corruptos que nos gobernarán mañana, como señala Alfredo García. Estaremos construyendo una sociedad que acepta la mentira y la corrupción como algo normal. En poco tiempo estaremos como Brasil, en donde ya es muy difícil distinguir a los no corruptos.
Pero estas cuestiones deben ser atacadas de raíz (como se hizo en el caso de Gustavo Belarra, quién había entregado en el ministerio del Interior su currículum señalando ser "diplomado en sociología" cuando no terminó esa carrera), apenas se presentan, porque cuanto más se demora en resolverlas, más daño le hacen al partido político implicado. Y cuando se trata del partido de gobierno, peor aún puesto que además afecta las instituciones del estado.
Cuando la oposición reclama que el gobierno tome determinadas medidas, es casi un hecho que la fuerza de gobierno se niega, para no apuntarles una victoria política. En este caso, podría influir que algún sector del oficialismo también quiera que Sendic de un paso al costado, aunque no me consta que eso sea así.
Una cuestión nada menor, es la razón por la cual se está pidiendo que de un paso al costado: el haber mentido descaradamente acerca de un título que no tiene y que nunca pudo tener ya que dicha licenciatura no existe. Porque de renunciar Sendic a la vicepresidencia, asumiría Lucía Topolansky, la cual también es cómplice del descaro y la mentira ya que afirmó que ella había visto el título que no existe. Sacar un mentiroso para que ocupe su lugar una mentirosa sería apenas una cuestión de género.
Otra cuestión importante es que Sendic ya ha recibido por dos veces el respaldo del presidente Vázquez, de manera que de ahí no provendría el pedido de renuncia. Y el Frente Amplio como tal ya lo respaldó en un Plenario Nacional y acusó a la oposición de desplegar una campaña “destinada a menoscabar la imagen y credibilidad, ...como así también debilitar la institucionalidad democrática del país”, cuando para todo el mundo era evidente que quienes debilitan la institucionalidad democrática son justamente quienes amparan a los inmorales. Difícilmente el Plenario de marcha atrás y reconozca su grueso error.
La oposición saldrá de todos modos gananciosa de esta situación. Si Sendic da un paso al costado (en realidad, dada su actuación en ANCAP y el bochorno de la mentira pueril, debería dar muchos pasos al costado y alejarse lo más posible), la oposición se anota un punto, ya que es justamente lo que está pidiendo. Si no lo hace (si no renuncia), gana igual, ya que el Frente Amplio continuará en su pendiente de desprestigio al proteger y amparar a los inmorales.
Si el Plenario Nacional en lugar de aplaudir a Sendic hubiera hecho lo que tenía que hacer: pedirle en ese momento que reconociera su mentira y que diera allí el paso al costado, el FA estaría hoy en una mejor posición, el tema hubiera desaparecido de la agenda y la oposición tendría un flanco menos en donde pegarle.
Hay que tener en cuenta además que el caso de Sendic no es el único. Si el FA le pidiera que diera un paso al costado, y no lo hiciera con Topolansky, estaría cometiendo una injusticia, y al otro día la oposición estaría pidiendo un paso al costado de Lucía. Pero además si el asunto es la mentira acerca de un título que no se posee, habría que pedirle un paso al costado también al senador Leonardo De León (711), mencionado como Ingeniero Agrónomo en diferentes entrevistas, publicaciones o actividades públicas, y que aparece mencionado como Doctor en documentos de Naciones Unidas sobre el uso de pesticidas sin que posea ninguno de los dos títulos; a la diputada Susana Pereyra (MPP) que se presentaba como maestra pero que no tiene tal título, al flamante secretario político del FA y director del IMPO, Gonzalo Reboledo, que no es licenciado en Sociología como figura.
Esto -que es lo que se debió hacer al instante mismo que se detectaron las inmoralidades señaladas- significaría ahora un golpe muy pero muy fuerte para la fuerza de gobierno, y un bochorno de grandes proporciones.
Seguramente lo que hará el FA es lo de siempre, dejar que el tema se muera lentamente, esconder la cabeza bajo tierra como el avestruz y seguir desprestigiándose ante la opinión pública.

El criterio es el que expuso Constanza Moreira en una entrevista luego de aquel Plenario: “Lo único que le cabe al Frente Amplio es respaldar a su vicepresidente. Está pasando una situación difícil y el Frente Amplio tiene que respaldarlo, nada más, punto...Es un acto político indispensable, porque está después de Tabaré. Además tenés que respaldarlo porque sos un partido político y los partidos tienen que respaldar a los suyos”.
Tal como sucede en las organizaciones mafiosas, lo importante es la familia. Los mafiosos tienen que respaldar a los suyos.

NI MITO NI LEYENDA (publicado esta semana en VOCES, en el 50 aniversario del asesinato del Che)

Si un mito es una historia imaginaria que altera las verdaderas cualidades de una persona o de una cosa y les da más valor del que ti...