ABSTENCIONISMO ELECTORAL

(publicado hoy en el semanario VOCES)


Si bien es cierto que el abstencionismo no es algo nuevo, los guarismos han ido aumentando en la mayor parte del mundo.
Los uruguayos siempre nos hemos considerado muy politizados y participativos en lo que tiene que ver con las elecciones, aunque hay que tener en cuenta que en nuestro país son obligatorias -pese a lo cual, hemos tenidos porcentajes de abstención superiores a países en que no es obligatorio votar-. Sin embargo, la participación política electoral se derrumba desde que la reforma constitucional implantó las elecciones internas.
Desde que estas se realizan, y al no ser obligatorio el voto, la abstención ronda el 50% y más (el pasado domingo estuvo en el entorno del 63%) a los que hay que agregar que entre el 37% que participó hay más de 25 mil votos en blanco y anulados.
Hay algunas cosas que sin duda son conocidas en torno al abstencionismo.
a) Hay una abstención natural, por razones no imputables al ciudadano: enfermedad, ausencia, no depuración del padrón, clima, etc.
b) El apático, el de aquel que no se interesa en lo más mínimo por la política y por tanto no vota, porque no se le antoja.
c) Un abstencionismo de rechazo; aquel que por razones políticas manifiesta su rechazo
Las últimas dos son las que habría que analizar.
¿Hay cada vez más gente apática con respecto a la política? No estaría seguro de eso. En todo caso habría que hacer una distinción nada menor: el desinterés por “los partidos políticos”, no es exactamente lo mismo que el desinterés por “la política”, o por “los asuntos políticos”.  En plena campaña electoral por las internas en nuestro país, hubieron dos actos o manifestaciones que fueron las que convocaron la mayor cantidad de gente, y sobre todo de jóvenes, no fue ningún acto partidario, fueron el acto por el NO A LA BAJA que se realizó en el Velódromo, y la marcha del silencio por verdad y justicia.
De manera que lo primero a tener en cuenta, es que la apatía o el desinterés por lo político partidario no es sinónimo de apatía o desinterés por lo político. Si una elección es sin duda uno de los tantos eventos políticos posibles, su negación también lo es. La abstención es, de algún modo, la más radical resistencia del ciudadano ante una realidad que no le convoca, cualquiera sean sus fundamentos.
Lo que si es claro, y que los políticos de todos los partidos debieran analizar, es que el abstencionismo los obliga a replantearse sus estrategias, porque está marcando un cambio importante del imaginario histórico, social y político de buena parte de la ciudadanía. Debería hacerles pensar si los discursos y promesas de otrora siguen resultando eficaces en este nuevo contexto en el que se disocian las estructuras partidarias de los fenómenos sociales y culturales que afectan a la gente.
El modelo alimentado por los medios, los empresarios y una clase política elitista ha dejado de convocar a las mayorías. También el modelo de gobiernos tecnocráticos con su parafernalia de números y porcentajes, con sus cifras de crecimiento y sus investment grade y todo lo demás, que generalmente confunden con democracia.

Comentarios

Nancy ha dicho que…
Esta cifra de abstención, es LA cifra a analizar conjuntamente con quienes se molestaron en concurrir a votar en blanco o anulado.- Muy buena la nota , un abrazo

Entradas populares de este blog

CORRUPCIÓN Y PARTIDOS (publicado hoy en Semanario VOCES)

IMPUNES IMPARTIENDO VALORES (como el Uruguay no hay)

CERO AUTOCRÍTICA