UN PARTIDO DIFÍCIL

A veces las analogías futbolísticas son válidas para que se entienda lo que uno quiere expresar, y creo que este es el caso.

Supongamos que es una final, y el cuadro tiene que ganar al menos por un gol, porque si no, pierde el campeonato. Y supongamos que el goleador dice que no se siente bien para ese partido, que no tiene ganas de jugarlo, que se siente presionado, etc. ¿Qué debería hacer el técnico? ¿Ponerlo de todas maneras? Si yo fuese el técnico, no lo pondría. Para ese partido necesito un número nueve que salga a jugar para ganar, con toda la polenta.

El caso Astesiano era (y es) sin duda un partido importante. Por lo tanto era imprescindible que quien estuviese a cargo fuera alguien con todas las ganas y la voluntad de llevarlo adelante pese a quien pese. Como al parecer lo ha manifestado reiteradas veces, la fiscal Fossati no está dispuesta a “inmolarse” por este caso, y ha denunciado piedras en el camino continuamente.

Eso puede y debe solucionarse ahora, sustituyendo a la fiscal por quien corresponda, como lo ha pedido más de una vez, para que la justicia pueda actuar como debe en una causa que continúa.

Eso en lo que tiene que ver con la fiscal. Que por otra parte –desde mi punto de vista- es una excelente profesional y lo ha demostrado. Dio una gran batalla en un caso tremendamente mediático y politizado, y consiguió una condena pocas veces vista para los delitos en cuestión.

En cuanto a los últimos audios que se dieron a conocer por parte de Caras y Caretas, no se entiende muy bien por qué se los mantuvo ocultos hasta ahora.

Había una fiscal con un caso grave y muy mediático en sus manos, y los periodistas tenían un audio en el que la fiscal manifestaba que no iba a poder ir muy lejos porque continuamente le ponían piedras en el camino desde las esferas que supuestamente debían colaborar; les decía en ese audio que tampoco ella se iba a “inmolar”, y los periodistas (o el medio periodístico) eligió ocultar el audio para recién darlo a conocer ahora.

Es evidente que, en lugar de utilizar la información para lograr que se removiera a la fiscal que no estaba pudiendo actuar libremente, se dejó que todo siguiera como estaba. No se entiende muy bien ya que uno tiende a pensar que el medio de prensa está interesado en que el caso se resuelva de la mejor manera.

Sin embargo, el contenido del audio se divulga meses después. ¿Qué fue lo que cambió para que ello sucediera? Por cierto que nada que llevara a pensar que la información ahora iba a ayudar a la causa. No, lo único que sucedió es que los poseedores del audio fueron denunciados por la fiscal por difamación e injurias, así como Gustavo Leal y el presidente del Frente Amplio, entre otros. Parece que las razones están a la vista.

 

José Luis Perera

Comentarios

Entradas populares de este blog

NUMEROLOGIA

LA CULPA NO ES DEL CHANCHO (artículo de Andrés Figari Neves)

ECONOMÍA E IDEOLOGÍA