CAMBIOS AHORA Y PARA EL FUTURO


Todos sabemos que el Frente Amplio recibió un país que recién comenzaba a emerger de entre las ruinas y que además poco sabíamos de la experiencia efectiva de gobernar a nivel nacional. A pesar de todo, hicimos un muy buen gobierno, infinitamente mejor que los que este país había conocido, y sobre todo con una sensibilidad diferente, que escucha el reclamo popular. Eso sólo alcanzaría para reclamar al pueblo una nueva oportunidad. Esta vez para profundizar los cambios. Hoy tenemos un país bien diferente, un país que vamos a recibir saneado en su economía por nuestro gobierno, en un escenario en el que deberemos hacer todos los esfuerzos para que siga creciendo pero con equidad. Es decir, distribuyendo la riqueza generada por su gente.
Se ha logrado un crecimiento económico espectacular (7% anual), empujado por los precios internacionales de los productos que exportamos, hemos mejorado sustancialmente los índices de desocupación abierta y mejorado el salario real, producto de los consejos de salarios y la lucha de los trabajadores organizados. Hemos mejorado en materia de derechos humanos, y los resultados están a la vista, con buena parte de los principales responsables de la violación de los derechos humanos tras las rejas. Hemos atendido la emergencia social con el MIDES y sus diferentes planes, como habíamos reclamado desde hace años a los partidos tradicionales cuando estaban en el gobierno y como prometimos a la población si nos votaban.
DE AQUÍ EN MÁS
De lo que se trata ahora, es de profundizar esos cambios en algunos casos, y de modificar el rumbo en otros. Y para eso tenemos que poner a nivel de gobierno mucho esfuerzo e imaginación en la aplicación de medidas. Nuestro gobierno debe profundizar en la aplicación del programa vigente, porque no está todo hecho y porque mejorar los resultados obtenidos es lo que nos va a permitir llegar a fin de este período con un escenario favorable a la continuidad de nuestro proyecto de país. Porque las dificultades que estamos teniendo sobre todo en lo que tiene que ver con la distribución nos pueden poner en una situación compleja y a la vez paradójica. Tal vez estemos elaborando programa para el próximo período pero no tengamos la oportunidad de aplicarlo al no resolver adecuadamente la aplicación del que tenemos entre manos. Las luces amarillas se prenden por todos lados: aumento de los precios que no se han podido controlar adecuadamente y que presionan la inflación al alza; inflación que los trabajadores serán los primeros en pagar si no se acuerdan cláusulas gatillo en los consejos de salarios; los últimos datos del INE señalan una caída de 3,2% del poder de compra de los hogares uruguayos, no sólo por la reducción de los ingresos sino también por el aumento de los precios de la canasta básica, por más que en el largo plazo la tendencia es al aumento; la concentración del ingreso en el decil más alto y el descenso de la masa salarial con relación al PBI están indicando que la concentración del ingreso no sólo no ha cambiado sino que se ha ido incrementando y que es mayor aún que en el 2002. Estos datos debemos tomarlos como una advertencia. Si no procesamos cambios sobre estas cuestiones en lo inmediato, tendremos situaciones conflictivas en el mediano plazo, y eso sin dudas que tendría un impacto electoral negativo. Porque además todo esto se da en el marco de una crisis global que no para. Entonces apliquemos ahora la modificación de las franjas del IRPF, estudiemos posibles detracciones, hagamos que aporten los que más tienen, aumento del salario mínimo, diversificación de los certificados de importación para poder operar en la baja de precios, instalación de entes testigos, busquemos otras medidas, pero hagámoslo ahora. Los más necesitados no pueden esperar al próximo período de gobierno.
ELABORAR PROGRAMA
Y el Frente Amplio elaborando programa. Con el aporte de todos, de los sectores y de las bases, de los que militan en la fuerza política y de quienes actúan en el gobierno y pueden aportar toda la experiencia en el ejercicio del mismo, de los técnicos y de los no técnicos, de todos los que tengan algo que aportar en las instancias orgánicas del frente amplio. Se está trabajando en base a los mismos cinco ejes temáticos: "Uruguay productivo, Uruguay social, Uruguay innovador, Uruguay democrático, Uruguay integrado y Uruguay cultural", superando lo anterior con el agregado de la "experiencia" adquirida en el ejercicio del gobierno. Las treinta y dos unidades temáticas ya comenzaron a trabajar y de allí saldrá el documento base que contendrá "las grandes líneas programáticas" que será a su vez debatido por el congreso del Frente Amplio que sesionará en diciembre.
Habrá que ver entonces como podemos mejorar en materia de derechos humanos, porque falta todavía recorrer un trecho enorme en la medida en que aún no contamos con información necesaria sobre la localización de los cuerpos de los desaparecidos. Se deberá recoger la incontrastable realidad de que no puede haber punto final, como lo muestra la cada vez más importante columna de pueblo de los 20 de mayo.
Tendremos que ver las razones profundas de por qué las importantes mejoras originadas por el fuerte crecimiento económico no han cambiado la desigualdad de las últimas décadas, sino que por el contrario han generado una mayor concentración del ingreso. Y en ese sentido, como dice el compañero Roberto Conde, “tenemos que recurrir a los textos clásicos: el poder económico concentrado es un enemigo natural de la redistribución del ingreso, por tanto en esa redistribución del ingreso hay implícita una lucha por el poder, frente a la cual no hay que plantarse solamente desde el terreno del programa económico sino desde el terreno de la estrategia política”.
Y habrá sin duda que evaluar las experiencias de los planes de emergencia social y de equidad, para combatir con mayor eficacia los problemas de la indigencia y la pobreza que no hemos podido hacer descender a los niveles deseables pese a todo el esfuerzo desarrollado.
Tendremos que analizar como elaboramos en materia económica un proyecto nacional que defina una estructura productiva acorde con la inserción regional e internacional y que contemple la creación de empleos productivos y de calidad. Un proyecto que nos permita zafar, en conjunto con la región, de las relaciones comerciales que el mundo desarrollado nos impone, más interesado en nuestros recursos naturales y en imponernos sus recetas neoliberales que en ayudarnos a superar la dependencia.
Habrá que ver el crecimiento que estamos teniendo y si este va en el rumbo adecuado. Si seguiremos exportando fundamentalmente productos primarios, cuando en el mundo de hoy se exportan rubros más dinámicos, o si nuestra estrategia de país estará dirigida a la exportación de más valor agregado, con más empleo, con más contenido tecnológico. Y ni que hablar de la estrategia de país que indique los rumbos, que establezca cuánto debemos destinar a la forestación, cuánto a las agroindustrias, al software. Que le hinque el diente al tema de la extranjerización de la tierra, etc. De todas estas cosas intentaremos hablar en los próximos artículos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CORRUPCIÓN Y PARTIDOS (publicado hoy en Semanario VOCES)

IMPUNES IMPARTIENDO VALORES (como el Uruguay no hay)

CERO AUTOCRÍTICA