martes, 4 de enero de 2011

ASI SE TRABAJA POR LA UNIDAD DEL FA


Eleuterio Fernández Huidobro tiene una virtud: nos brinda constantemente material para escribir. Cuando estamos faltos de ideas, cuando nos viene el síndrome de la hoja en blanco y no sabemos que escribir, siempre está el recurso “ñato”. Uno pone en el Google: Fernández Huidobro, y enseguida aparecen entrevistas en todo tipo de medios de comunicación. Y obviamente, si se entrevista al Ñato, hable de lo que hable, siempre tendrá oportunidad de tirar algún dardo hacia los comunistas. Tanto si el periodista le da pie como si no. En el caso que hoy nos ocupa, hay una simbiosis absoluta entre periodista y entrevistado. El periodista quería que el Ñato hablara de los comunistas, y el Ñato se salía de la vaina por hablar de los comunistas.
Esa es la virtud. Pero como siempre, todo tiene una contraparte, y el lado malo es que las entrevistas al ñato no tienen desperdicio, y uno está obligado de contestar hasta las comas, y por lo tanto, hay que citarlo tanto que prácticamente no deja lugar a la respuesta. Pero intentaremos hacer algunos apuntes, aunque más no sea, para no dejar pasar algunas cosas.
La entrevista es en el diario Ultimas Noticias, del 20 de diciembre pasado. Comienzan a hablar del FA, y de la posibilidad de llegar a acuerdos, y el periodista pregunta:
-¿Cómo ve a los comunistas en esa búsqueda de acuerdos?
-Muy preocupado. Con todo respeto por esos compañeros y su tradición de militancia, en su último Congreso endurecieron su posición. Expresan una gran dureza, que no contribuye a la búsqueda de estos acuerdos.
-¿A que lo atribuye?
-Es fundamentalmente ideológico. Hay una ideología que los compañeros profesan, que está expresada en estos últimos documentos en forma químicamente pura. La ideología del PCU tiene algunos aspectos perversos que hacen imposible la búsqueda de acuerdos. Resultan incompatibles con la política y la estrategia, especialmente en los países donde por las circunstancias de lucha es imprescindible construir frentes de lucha con objetivos más ambiciosos, como es el caso del FA, que no es producto del capricho de nadie sino de una necesidad histórica.
Y bien, para Huidobro la ideología del PCU tiene algunos aspectos perversos que hacen imposible la búsqueda de acuerdos. Sin embargo, no dice cuales son esos aspectos y donde estaría su supuesta perversidad. El lo dice, y ya está, palabra del Ñato, hay que creer o reventar. Luego habla de que hay países en los que las circunstancias de lucha hacen necesaria la conformación de frente, y que en nuestro caso (en nuestro país) sería una necesidad histórica. Sin embargo, se cuida bien de decir que la estrategia de la conformación de ese frente necesario históricamente, es el producto de un análisis científico de la realidad uruguaya, de sus bases materiales, de las fuerzas motrices de la revolución, elaborado por nuestro Partido, y llevado a la práctica con paciencia y tesón durante muchos años, hasta la conformación de lo que fue el Frente Amplio en 1971, nuestro querido Frente Amplio. Y por supuesto que se cuida muy bien de decir que mientras el Partido Comunista estaba en esas, el andaba en otras cosas, muy distantes de esa búsqueda de acuerdos para conformar un frente político y social de grandes masas.
Luego, el periodista insiste y le pregunta:
-Considerando el peso que el PCU tiene en las bases, ¿hay que considerar que el FA quedó trancado en sus decisiones o hay alguna forma de salir?
-Es difícil, considerando que en la declaración de su Congreso el PCU plantea que uno de los ejes principales en los próximos años va a ser la pelea con el equipo económico. Anticipan encontronazos y ubican al enemigo dentro del FA. Esa aseveración elimina cualquier instancia de diálogo posible. No la comparto, pero si lo hiciera tengo que entender que no puedo dialogar con aquel que considero portador de los intereses de la clase dominante. Pero además para ellos cualquier discrepante puede ser considerado de esa manera y no existe el diálogo que corresponde a un frente. Antes la posición de la dirección del PCU era de mayor amplitud y estaba abierta al diálogo. Hubo hermosas polémicas, con altura y argumentos.
Y bueno, es obvio y natural que el Partido Comunista no se plantea como eje principal en los próximos años “la pelea con el equipo económico”. Sería la cosa más infantil, estúpida y anticientífica que se le podría ocurrir a un partido político. Y como no somos ni infantiles ni estúpidos, y pretendemos aplicar la ciencia del marxismo leninismo al conocimiento de la realidad para transformarla, ni se nos cruzaría por la cabeza tamaño desatino inútil. Claro que nuevamente el Ñato lo dice y se supone que como el lo dice hay que creerle. Pero yo invito al Ñato a que muestre en que parte de los documentos de nuestro Congreso dice esa barbaridad que el menciona. Y como se que el Ñato no lo va a hacer, porque eso no es verdad, invito a todos los lectores a que lean de principio a fin los documentos del Congreso de nuestro Partido para ver si encuentran alguna sandez como la que menciona el Ñato. Ni que hablar que no vaticinamos encontronazos ni ubicamos al enemigo dentro del FA.
Pero luego agrega un infantilismo aún mayor, al decir que no puede dialogar con aquel que considera portador de los intereses de la clase dominante. Porque si no dialoga con los portadores de los intereses de la clase dominante, no se como va a cambiar algún día la sociedad. La ideología dominante, en cualquier sociedad histórica, es la ideología de la clase dominante, y si uno quiere crear una contra hegemonía, entre otras cosas debería dialogar con quienes, perteneciendo a las clases explotadas, expresan la ideología de los explotadores. Es así de sencillo, y a nadie escapa que muchos trabajadores –perteneciendo a las clases explotadas- son portadores de la ideología de la clase dominante. Y esto, no los transforma en enemigos de nadie.
Nuestro PCU estuvo, está y estará siempre abierto al diálogo. Nunca dejamos de dialogar con nadie, fraternalmente y con firmeza, como lo hemos hecho siempre. Y menos que menos nos hemos negado –nunca- a dialogar con los compañeros del Frente Amplio. Preferimos, eso sí, hacerlo como se debe, en los organismos que nos hemos dado los frenteamplistas para hacerlo, y no a través de la prensa. Lo que sucede, es que algunos compañeros tienen un acceso asegurado en los grandes medios de comunicación, sobre todo si de antemano se sabe que le van a dar algún palo a los comunistas, y entonces esos compañeros plantean temas que olvidan plantear en los organismos (cualquiera se distrae), y entonces muchas veces no tenemos más remedio que salir a aclarar nuestras posiciones en los medios. No nos gusta. Preferimos discutir con los compañeros en donde hay que hacerlo.
Luego de un pequeño intervalo en donde el Ñato deja de lado al PCU y reparte algunos palos para sus ex compañeros del MPP, vuelve por sus fueros. El periodista pregunta sobre la conflictividad sindical, y este es el diálogo:
-¿A qué atribuye la alta conflictividad que atraviesa el país?
-Ha sido más en el sector público que privado. Por un lado está el reclamo natural del año de discusión presupuestal y por otro los intereses políticos. Por un lado están los ultras, siempre manejados por la derecha para golpear al gobierno y destruir la herramienta sindical. Esto es más viejo que el agujero del mate y deja jugar a la derecha, como siempre se hizo. Y además hay otras intencionalidades políticas de otros sectores del FA.
-¿Hablamos de los comunistas?
-Sí, y no solo ellos porque además hay una lucha de poder dentro de los sindicatos. Atenazados por la ultra y creo que cometiendo un error, se desata una pelea por quien está más a la izquierda. De eso hay miles de libros escritos, incluso por Lenin, sobre el izquierdismo como enfermedad infantil del comunismo. Siempre que ha habido revoluciones, aparece este rol contrarrevolucionario de los ultras. Si se dice que el gobierno está influido por las ideas de las clases dominantes y se dice que hay más dinero para repartir que el que realmente hay, eso desprende líneas de acción en los sindicatos y en todos lados.
Es bueno, al menos que a esta altura de su vida se de cuenta del papel contrarrevolucionario de los ultras, nunca es tarde. Pero es una lástima, que Huidobro nuevamente acuse al Partido de intencionalidades políticas, sin decir cuales son esas intencionalidades. Obviamente que nuestro Partido es un partido político, y por lo tanto, su accionar siempre tiene una intencionalidad política, casi nunca deportiva. Pero seguramente la intencionalidad que le atribuye Fernández es una intencionalidad mala, artera, sucia. Al parecer, el PCU anda por ahí diciendo que hay más dinero para repartir (no es el gobierno el que lo dice, no son las cifras oficiales que indican el crecimiento impresionante de la economía del país, no son las estadísticas del gobierno que hablan de un crecimiento del PBI sin precedentes y de una expectativa de un crecimiento aún mayor, NO, son los comunistas los que andan esparciendo esa infamia sin fundamento), y lo hace para generar en los sindicatos y en todos lados una acción reivindicativa desenfrenada.
La dureza del PCU no contribuye a encontrar puntos de acuerdo. Lo que contribuye a generar un clima adecuado para llegar a acuerdos dentro del Frente Amplio, sin duda, son los elogios de Eleuterio Fernández Huidobro. Todos deberíamos tener en cuenta esas lecciones de unidad y fraternidad. Nada de discutir estos temas en los organismos del FA. Un día un sector lanza una acusación sobre otro sector por medio de la prensa (si es sin fundamento, mejor) y otro día otro sector sobre otro, todos contra todos (o todos contra uno, que también al parecer sirve) y de esa manera tendremos un FA fortalecido y rozagante.

No hay comentarios:

NI MITO NI LEYENDA (publicado esta semana en VOCES, en el 50 aniversario del asesinato del Che)

Si un mito es una historia imaginaria que altera las verdaderas cualidades de una persona o de una cosa y les da más valor del que ti...