sábado, 25 de mayo de 2013

UNA PELEA QUE SE DEBE DAR

 “El Frente necesita afirmación. Primero, de su identidad, de su programa, de su razón histórica de existir, acompañado de la credibilidad de la gente y del enriquecimiento con las nuevas inquietudes y las nuevas respuestas a los problemas que la vida crea. Pero necesitamos un Frente en la calle; un Frente que nació en el 71 como opción transformadora, revolucionaria, con un compromiso político, una declaración de principios y un programa, y que no apareció como fuerza integrable al sistema y dispuesta a entrar en la sala de la buena sociedad”
Rodney Arismendi                                                                             

En “Tele Buendía”, entrevistaron al doctor en ciencia política Adolfo Garcé, acerca de lo que el semanario Brecha tituló como “la semana vazquista”, una información muy abundante girando en torno a la candidatura (o no) del Dr. Tabaré Vázquez.
Una de las afirmaciones que hace Garcé, es que Tabaré “no quiere confirmar su candidatura hasta que se termine el proceso de elaboración programática dentro del Frente Amplio”. Según el politólogo, si Vázquez confirmara ahora su candidatura, lo que termina pasando es que en los próximos tres meses le hacen un programa de super izquierda, porque los que manejan la elaboración programática son básicamente los comunistas y el MPP”. Esa, según Garcé, “sería la única manera de “atarlo”, es ponerle un libreto, un guión, bien de izquierda”.
Sin embargo (y como contradiciéndose a sí mismo), inmediatamente agrega que una de las cuestiones más interesantes, que hay que seguir bien de cerca, como analistas, es “lo que está haciendo Lescano”. Que como se sabe, es el presidente de la Comisión de Programa, y no es ni comunista ni del MPP, y sí muy cercano a Vázquez.
Para Garcé, la presencia de Vázquez en la presentación del libro sobre el veto al aborto, son señales hacia dos lados: hacia quienes no son sus electores, y para adentro; “Vázquez siempre da señales hacia derecha y hacia la izquierda, todo el tiempo”. Hacia adentro, la señal sería: “miren que soy Tabaré Vázquez, y a mi no me corren con el poncho”, una señal de afirmación de autoridad. Si Vázquez concurre a votar el 23 de junio, será un hecho más de esos de “señales hacia la derecha, señales hacia la izquierda”.
Afirma también el politólogo que hay una parte del Frente Amplio que considera que con Tabaré Vázquez no hubo un gobierno suficientemente de izquierda”, y que si este vuelve a ser presidente se corre el riesgo de volver a no tener un gobierno suficientemente de izquierda.
Entiende Garcé que la probabilidad de que Vázquez no sea candidato es muy baja; y que "si hay incertidumbre es porque a Vázquez le conviene que la haya".
Dice también que al ala izquierda del FA le conviene que Tabaré Vázquez sea el candidato, porque con él hay más chances de obtener mayorías parlamentarias (agrega además que no hay manera de obtener esas mayorías si no es con TV).
La pregunta es de que sirven las mayorías parlamentarias si luego Tabaré Vázquez veta las leyes que esa mayoría vota. Para que sirven esas mayorías si son para votar cosas que no están en el programa (como el envío de tropas a Haití o el Tratado de Protección de Inversiones con los EEUU). Pero además, puede suceder justamente lo contrario; esto es, que la candidatura de Vázquez genere el rechazo del ala izquierda y que esta termine votando anulado o en blanco, y el FA no tenga las mayorías.
Esto que digo, lo confirma el propio Garcé cuando más adelante dice que Vázquez no representa a todo el FA, sino a los más moderados (cosa que es cierta, por lo que hizo en su gobierno).
Dice también Garcé que los moderados encontraron la forma de controlar a Mujica poniendo a Astori como vice, y que el ala izquierda buscaría ahora colocar en la vice a uno de izquierda para controlar a Vázquez. Este vice de izquierda sería, para Garcé, Raúl Sendic.
Por cierto, es poco probable que Sendic puede ser un vice de izquierda que pueda hacer de contrapeso al conservadurismo de Vázquez, si uno tiene en cuenta algunas posturas muy conservadoras que ha tenido históricamente. Recuerdo por ejemplo en 2003, cuando Brecha lo consulta acerca de que hacer con la ley de impunidad y él era partidario de dejar todo como estaba y mirar hacia el futuro. O su total coincidencia con Vázquez en el tema de la despenalización del aborto.
Sin tener en cuenta, además, algo sumamente importante: los moderados pusieron a Astori como forma de controlar a Mujica, pero con el manejo casi exclusivo de la economía (esta habría sido la condición puesta por Astori para acompañar a Mujica en la fórmula). Difícilmente Vázquez le daría el manejo de la economía al ala izquierda del FA.
LOS DIFERENTES ESCENARIOS
Se me ocurren diversos escenarios, a partir del planteo de Garcé, ambos sobre la base de Tabaré candidato:
1)      Tabaré presidente con un programa de izquierda y mayorías parlamentarias. Este escenario, sería muy parecido al que se dio en 2005-2010; escenario que no le impidió a Vázquez llevar adelante asuntos que no eran de izquierda, aunque es cierto que otros temas (como el TLC) no pudo lograrlos por más que quiso. Tendría además el manejo exclusivo de la economía, junto a Astori y su equipo. La izquierda comprometería nuevamente su credibilidad, llamando a votar por un programa y un candidato que decepcionan a sus votantes.
2)      Tabaré presidente imponiendo previamente en la interna su propio programa conservador, y con mayorías parlamentarias. Un escenario aún más favorable para una política continuista de los gobiernos anteriores. En este escenario, el ala izquierda del FA sucumbiría definitivamente, por aceptar un candidato y un programa conservadores y llamando a la izquierda votarlo.
3)      El mismo escenario 1, pero sin mayorías parlamentarias. Este escenario reitero que no es descartable, puesto que muchos votantes de izquierda, en caso de ser TV el candidato, difícilmente voten al FA. Un Vázquez conservador con un programa de izquierda que no quiere llevar a cabo y que además no puede porque no tiene mayoría (excusa perfecta). Obligado a buscar acuerdos con la derecha, moderará convenientemente el programa y aplicará un programa conservador. También sucumbiría la izquierda, que llamó a votar por un programa de izquierda que no se aplica.
4)      El escenario 2, pero sin mayorías. Casi ningún problema para los conservadores, puesto que un programa conservador se negocia muy fácilmente con la derecha. Una tragedia irremediable para la izquierda del FA.
FABRICAR ESCENARIOS ESPERANZADORES
La izquierda del FA no necesariamente debería aceptar esos escenarios. La izquierda debe luchar por un programa de izquierda, por un programa antiimperialista, que no le proteja las inversiones al imperio, que no haga acuerdos de defensa con los EEUU, que no le haga el juego al imperio en Haití; por un programa antioligárquico, que alivie el sacrificio de los trabajadores y las capas medias y haga recaer la carga impositiva sobre quienes se han enriquecido todos estos años; por un programa que en lo internacional sea profundamente latinoamericanista, integracionista, que defienda los instrumentos creados en esta nueva realidad latinoamericana progresista, el MERCOSUR, la UNASUR, la CELAC, el ALBA, etc.; debe luchar por una economía de izquierda, solidaria, alejada del consumismo, respetuosa del medioambiente; por un programa que como punto fundamental tenga el de la instalación prioritaria, al otro día mismo de acceder al gobierno, de una Asamblea Constituyente; por un programa que sea respetuoso de los derechos humanos y de los tratados internacionales suscritos por nuestro país en ese tema.
Y la izquierda del FA, para llevar adelante un programa de esas características –que por otra parte es lo más respetuoso de las tradiciones frenteamplistas y de sus principios- tiene el derecho y la obligación de luchar por una candidatura acorde. Esto es, por un candidato/a de izquierda, que garantice la conformación de un gabinete de izquierda (más allá de los acuerdos necesarios) y que garantice el cumplimiento del programa.
SIEMPRE SE PUEDE PERDER
No caben dudas que esa pelea se puede perder, nunca hay garantías de triunfo. Pero el solo hecho de presentar batalla, planta a la izquierda de otra manera; deja de ser furgón de cola de la socialdemocracia para mostrar un rumbo posible, un programa honesto, y la confrontación clara de proyectos. El problema más acuciante de la izquierda frenteamplista, desde mi modesto punto de vista, es la falta de alternativa ante el status quo, la falta de un proyecto consistente y que pueda ser mostrado como alternativa clara y esperanzadora ante una gran masa que hoy se decepciona. La única propuesta parece ser suavizar las aristas más conservadoras de la mayoría del FA, la táctica del contragolpe, una actitud a la defensiva.
Aún perdiendo la batalla, la izquierda quedará plantada firmemente como una alternativa posible para el futuro, y tendrá la fuerza y el respaldo para enfrentar los posibles manejos de un gobierno frenteamplista conservador.
De no hacerlo, los escenarios 1, 2, 3 y 4 son una posiblidad cierta para la izquierda.

1 comentario:

plagiario dijo...

totalmente de acuerdo; el problema es que la dirigencia frentista (de todos los pelos) prefiere el pajaro en mano que el buitre volando y además educa a las masas que eso es lo que debe preferir. se apuesta a la ingenieria electoral que al desarrollo de la conciencia popular. Hay una minoría en las masas que no piensa así, pero por ahora es eso, una minoría a la que hay que convencer que hay victorias que son derrotas.

ES LO QUE SOMOS (publicado esta semana en VOCES)

Me resisto a analizar el episodio de las bicicletas en términos de quien tuvo razón (ninguno la tiene). Nuestra sociedad se parece ca...