EL MOLDE DONDE SE FABRICÓ EL FRACASO


En 2005, y antes de que el Frente Amplio iniciara su primer gobierno, Hugo Cores planteaba  en un artículo tres maneras de encarar el porvenir según su visión, aclarando por cierto del riesgo de caricaturizar en exceso. Esas tres maneras posibles, las describía así:

PRIMERA OPCIÓN: Molde

 

 “Una primera es centrar las preocupaciones y los debates en las cuestiones económicas que un gobierno frenteamplista tendrá que enfrentar. (...) la economía, que todo lo manda, nos lanza al ruedo estableciendo limitaciones infranqueables. Hay que transitar los márgenes posibles. ¿Cuáles son? Los pretiles estrechos que nos dejan los otros: los organismos internacionales, los especuladores financieros, los hipotéticos inversores, las consultoras de riesgo, los manipuladores de imágenes y noticias. Un margen en el cual actuar conforme a lo que pide el llamado "sentido común". Ese paquete de ideas, sentimientos y temores, de fabricación ajena y en serie, que presentado como una papilla de conocimiento a la que se accede sin esfuerzo, no contraría ni los puntos de partida conceptuales ni los puntos de llegada funcionales para la sobrevivencia del poder establecido. (...) Estas muestras de buen comportamiento, economicista y conformista, podrían ser presentadas como una actitud de madurez, como si, por fin, la izquierda hubiera aceptado "el-mundo-tal-cual-es". Es la opción de cambio que no inmuta. La opción "Molde" no aguanta el tinguiñazo de una pregunta digna de un párvulo " y entonces... ¿para qué todo?" Los años de lucha, la bandera de Otorgués flameando en los barrios, los presos y las familias deshechas. La imposibilidad de responder a la pregunta ¿para qué todo? es tan demoledora, tan definitiva, que liquida cualquier tránsito fluido por los lineamientos de este encare. Que, más que encare, ante la masa frenteamplista, sería un descare. Y que además fracasaría, porque presentándose como viable y apacible, sembraría la confusión, el descrédito y la pérdida de sentido.

SEGUNDA OPCIÓN (Módico): Un gobierno con buen elenco y pueblo quieto


Para Cores, en esta segunda opción bastaba con “mejores leyes, honestidad administrativa, fin del despilfarro, atención a las situaciones de desesperación social, política exterior con sentido de la dignidad nacional. Tarea principal: negociaciones políticas destinadas a ampliar los respaldos parlamentarios del nuevo elenco y a no desentonar demasiado con las indicaciones externas. Neutralizar la artillería mediática de las derechas, presentándose como muy distintos a Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Fidel Castro.
La sede principal del quehacer político se limitaría al ejercicio del gobierno en las instituciones tradicionales de la democracia representativa al uso "uruguayensis": Poder Ejecutivo, Parlamento, administración de los Entes Autónomos.
¿Supone cambios esta opción?
Claro que sí. Cambios sumamente positivos, una suave brisa de aire puro. Nada desdeñable, por cierto.
¿Alcanza ese encare, llamémoslo módico? Creo que para eso es un poco tarde.
No descarto la necesidad de ampliar las bases políticas del gobierno. Pero creo que, si esa ampliación se hace exclusivamente como acuerdo entre las autoridades de los partidos y el nuevo gobierno, conduce a quedar presos de un juego conocido.
Hugo Cores agregaba además que esta opción “dejaría intactas, o casi intactas, las bases ideológicas de la pasividad ciudadana, de la cultura consumista y conformista. Una ciudadanía apenas para ejercer en algunos aniversarios. Nuevas caras (y nuevos estamentos y nuevos grupos familiares) para el viejo conformismo uruguayo”.

TERCERA OPCIÓN: Pueblo movilizado


Esta última opción era, para Cores, el “único encare responsable”, además de ser la idea contenida en el propio programa del Congreso “Héctor Rodríguez”, programa que bregaba por la profundización de la democracia, el acrecentamiento del protagonismo obrero y popular, y el estímulo a otra prensa con otro clima de debates culturales y políticos.
Para Cores, esta última era la opción “De la movilización de las cabezas, de la acción crítica y creativa de la Universidad (la pública, la del país) en una resuelta toma de partido por los intereses populares para cambiar la realidad uruguaya. De la acción sin temores por parte de los críticos, de los creadores de inquietudes, de los contestatarios. De los enemigos jurados de toda forma de alcahuetería. De la ampliación, en Montevideo y en el interior, de las instancias de organización popular.
De encarar el plan de emergencia no como una acción de arriba abajo, sino como una instancia de reparación --de devolución de lo indebidamente apropiado-- basada en el protagonismo de la gente organizada. No como una acción oficial intermediada por infinitas instancias estatales, o municipales (...), sin presencia y sin decisión ni contralor de pueblo.
Con un sindicalismo clasista, con fuero sindical y negociación colectiva, consciente que este será su gobierno, tanto para defenderlo como para alertarlo y, si es del caso, para criticar a los malos funcionarios”.
Era la opción por un gobierno del FA “...con el apoyo de un pueblo organizado y consciente, (...) la única responsable, viable, sensata (...) la única que está a tono con la necesidad de desarrollar los cambios en paz, con el apoyo entusiasta y arrollador de las grandes mayorías nacionales”.

LO QUE OCURRIÓ


El primer gobierno del FA (y también el segundo, sin duda) transitó por la opción “Molde” (encare que al decir de Hugo Cores "más que encare, ante la masa frenteamplista, sería un descare"); lo que mandó fue la economía, el discurso de “esto es lo que se puede, no hay otra opción”; el paquete de ideas de fabricación ajena para una perfecta sobrevivencia del poder establecido. Basta recorrer los discursos lisonjeros de los grandes centros del poder capitalista mundial para comprender la funcionalidad política de los primeros gobiernos del FA.Cierto que con algunos toques de la segunda opción (Módico), como aquello de "Neutralizar la artillería mediática de las derechas, presentándose como muy distintos a Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Fidel Castro".
Y la pregunta que se hacía Hugo Cores está pendiente de respuesta: " y entonces... ¿para qué todo?" Los años de lucha, la bandera de Otorgués flameando en los barrios, los presos y las familias deshechas”. Pregunta que nos hicimos y nos seguimos haciendo muchos. Recuerdo una reunión en un local del PS en Ciudad de la Costa en donde fui a escuchar a Gargano. El tema era la distribución de la riqueza, y el Polo dijo algo más o menos así: “¡¡¡ Claro que si tocamos al poder éste va a saltar y se va a poner como loco..claro que sí!!! Pero para eso queríamos el gobierno...o no?”.
Y las consecuencias de haber transitado por ese “Molde”, están a la vista y son las que preveía Cores: "...además fracasaría, porque presentándose como viable y apacible, sembraría la confusión, el descrédito y la pérdida de sentido". Una gran decepción y confusión recorre hoy por hoy la militancia más activa y más comprometida del Frente Amplio. Y en general, en la sociedad en su conjunto, las consecuencias están bien descriptas en la nota de Cores: “dejaría intactas, o casi intactas, las bases ideológicas de la pasividad ciudadana, de la cultura consumista y conformista. Una ciudadanía apenas para ejercer en algunos aniversarios. Nuevas caras (y nuevos estamentos y nuevos grupos familiares) para el viejo conformismo uruguayo”.

¿Y EL FUTURO?

Había una posibilidad, todavía, de rescatar viejos valores frenteamplistas del 71. Existía una posibilidad, difícil sí, complicada sí, pero honesta, de intentar transitar por el tercer modo de Cores, “De la movilización de las cabezas, de la acción crítica y creativa (...)  en una resuelta toma de partido por los intereses populares para cambiar la realidad uruguaya. De la acción sin temores por parte de los críticos, de los creadores de inquietudes, de los contestatarios. De los enemigos jurados de toda forma de alcahuetería. De la ampliación (...) de las instancias de organización popular”.
Pero esa posibilidad fue enterrada sin honores fúnebres por quienes hoy creen que lo único importante es ganar una elección, al precio que sea.
Existía la posibilidad de llevar adelante un gobierno del FA “...con el apoyo de un pueblo organizado y consciente, (...) la única responsable, viable, sensata (...) la única que está a tono con la necesidad de desarrollar los cambios en paz, con el apoyo entusiasta y arrollador de las grandes mayorías nacionales”.
Pero esa posibilidad fue negada abierta y tajantemente por quienes promovieron entusiastamente las mismas caras y los mismos personajes y las mismas propuestas del 2005. Difícilmente sea posible un gobierno de esas características cuando se habla de renovación y se promueve a Tabaré Vázquez a la presidencia, quien ha dicho y repetido que no habrá cambio alguno; Tabaré Vázquez que anuncia a un Danilo Astori como su mano derecha y gurú. Difícil cuando algunos le agregan a ese cóctel la candidatura de Lucía Topolansky a la vice presidencia.
Hay luchas todavía, y las respeto y las valoro y las apoyo, por parte de gente que confía en revertir esta caída libre a la que llevan la enorme mayoría de los sectores del FA. Pero debo ser honesto: dudo que esta realidad pueda ser revertida. El triunfo del Dr.Vázquez generará una fuga considerable de votos de izquierda, lo que llevará al FA a perder las mayorías parlamentarias. De ahí en más, tendremos un gobierno de un presidente conservador (T.Vázquez) que conformará un gabinete conservador, sin mayorías parlamentarias, y negociando ese programa conservador con la derecha. El daño hecho al proyecto histórico de la izquierda, desde mi punto de vista, es irreversible, y habrá que barajar y dar de nuevo, llegado el momento.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Claro que el dañO que produzco-Tabare-Astori MUjica es irreversible
SIGAMOS CUMPLIENDO CON MANDATO EL FMI.BM Y EL BID-
TODO CALCULADO
EXTRANEJIZEMOS TODO Y EXONEREMOS DE PAGO A LAS MULTINACIONALES QUE SIGUEN DEPRANDO AL PAIS
angel garcia ha dicho que…
estoy de acuerdo en parte.....!! PERO QUE DIFICIL QUE ES!!!...cuando Cuba no tiene mas remedio que hacer concesiones, cuando Corea del norte no me sirve personalmente de ejemplo, pues tambien estoy maniatado, cuando hace 50 años los chinos tenian 1 taza de arroz por dia y una gorra saco y pantalon " mao"...cuando en el 70 y pico se pudo..pero no podemos adivinar el futuro, que hubiera pasado...claro que estoy de acuerdo!!..pero...............¿¿¿??????

Entradas populares de este blog

CORRUPCIÓN Y PARTIDOS (publicado hoy en Semanario VOCES)

IMPUNES IMPARTIENDO VALORES (como el Uruguay no hay)

CERO AUTOCRÍTICA