LAS PREOCUPACIONES DE “EL PAIS” Y CERES



Más de una vez nuestro lector se habrá encontrado con la palabra “Think Tank” en algún artículo periodístico. Think Tank traducido literalmente del inglés sería algo así como “tanque de ideas”. El término se utiliza para designar a una institución investigadora u otro tipo de organización que ofrece consejos e ideas sobre asuntos políticos, económicos y militares. A menudo estas instituciones están relacionadas con laboratorios militares, empresas privadas, etc..., y elaboran análisis y recomendaciones políticas que habitualmente tienen un peso importante, particularmente en Estados Unidos. El Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES), es uno de esos Think Tanks, y recientemente ofreció un desayuno con título (cosas de la modernidad): “El Uruguay que vendrá: entre la crisis global y el cambio político”.
EL INFORME CERES
El resumen de prensa que da a conocer CERES, tiene en lo fundamental un marcado optimismo en lo que tiene que ver con las perspectivas económicas de nuestro país, aún teniendo en cuenta la presencia de la crisis mundial. Dice por ejemplo que “Algunos indicios alentadores en las variables financieras en América Latina y Uruguay permiten empezar a hablar de una “incipiente primavera”, que podría dejar atrás el duro invierno vivido en lo peor de la crisis económica global”. Adjudica estos indicios de mejoría a “...la distensión de la crisis financiera producida por las medidas adoptadas por la administración del Presidente Obama y las medidas de “blindaje financiero” para las economías emergentes adoptadas por el G-20. La producción industrial ha tenido signos de recuperación tanto en EEUU, como en Alemania y Japón, mientras los commodities tuvieron un aumento de 26% respecto a marzo de 2009.” CERES maneja dos hipótesis de salida de la crisis, una que denomina en V, en la que la actividad económica en los países industrializados demoraría aproximadamente lo mismo en recuperarse que lo que demoró en caer, recobrando los niveles de producción pre-crisis a mediados de 2011. En este caso también mejorarían las perspectivas para los precios de los commodities y las condiciones financieras en los países emergentes que recuperarían valores pre-crisis en setiembre de 2010. La otra hipótesis, es que la recuperación de la economía mundial será lenta, en forma de L; en este caso, la producción en los países industrializados volvería a los niveles previos a la crisis recién a fines de 2013 y los commodities y las condiciones financieras en los países emergentes que también recuperarían valores pre-crisis a fines de 2013. Si el escenario de la economía mundial es de Recuperación-V, CERES cree que la actividad económica se contraerá en Uruguay sólo en el año 2009, un 0,3% en promedio, mientras en la hipótesis de Recuperación-L de la economía mundial la contracción de la actividad económica se daría tanto en 2009 como en 2010.
“Lo importante –señala el informe- es que en cualquiera de las dos hipótesis, si bien Uruguay entrará muy probablemente en recesión este año, no se producirá un colapso de la actividad económica como el que el país vivió en 1982 o 2002.”
En lo que tiene que ver con lo financiero, CERES afirma que “...con el blindaje que el equipo económico ya negoció acertadamente con los organismos multilaterales, los indicadores de liquidez, definidos como el nivel de liquidez internacional en relación a las amortizaciones del próximo año, se mantienen por encima de los umbrales críticos, y consideró muy improbable que aún en los escenarios más desfavorables de la economía global se produzca una crisis que pueda forzar una reestructuración de la deuda pública.” CERES analiza también el sistema bancario, y descarta que aún en los escenarios globales más desfavorables, el deterioro en los fundamentos de la economía pueda precipitar una crisis bancaria.
EL PAIS –que naturalmente debe haber participado del desayuno con título- hace un informe del mismo, y sobre el final dedica unos pocos párrafos a esta parte del informe con un subtítulo: “Habrá recesión y el nuevo gobierno deberá aplicar correctivo fiscal”.
EL CAMBIO POLÍTICO
CERES también ha investigado las tendencias socioculturales en el Uruguay y sus consecuencias políticas, y concluye que factores como el fracaso del sistema educativo y la falta de oportunidades que derivan en la emigración de los ciudadanos más calificados, determinan que el sector de los excluidos – aquellos para los cuales las posibilidades de ascenso social y económico están enormemente acotadas y resultan muy dependientes de la asistencia estatal o privada – haya pasado de 16% en 1985 a 32% en 2009. Si el informe tuviera algún gráfico (el informe completo, exclusivo para socios, seguramente los tiene) este debería tener un pico muy alto de ese aumento de la exclusión hasta el 2005, y un comienzo de recuperación desde ahí hasta el 2009. CERES adjudica el fenómeno de la exclusión básicamente a dos elementos: el fracaso del sistema educativo y la emigración de personas calificadas. Sin embargo, no es la situación de los excluidos como tales lo que preocupa ni a CERES ni a EL PAIS. Lo que preocupa a ambos es que ese aumento de la exclusión ha ido produciendo cambios significativos en la composición de nuestra sociedad. El análisis sostiene que “la composición del electorado ha cambiado significativamente en los últimos 25 años y esto ha hecho que el centro de gravedad del votante promedio se haya movido desde el centro hacia propuestas de sesgo populista. El trabajo establece que los excluidos van a tener una inclinación en este sentido y concluye que quien tenga la habilidad de capturar su voto va a tener un piso electoral del orden del 30%. Además, si logra captar un tercio del voto de clase media –parte del cual puede ser un voto de sesgo ideológico – llegaría a la mayoría electoral.” CERES afirma que (y a EL PAIS se le ponen los pelos de punta), “en función de todos estos datos que refieren a un cambio muy importante en la sociedad uruguaya, no debería sorprender la aparición y el éxito de candidatos atípicos en cuanto a su lenguaje, su vestimenta y actitud, en contraste con los candidatos más formales, “de saco y corbata", a los que Uruguay estaba acostumbrado (no quiera encontrar el lector aquí ninguna insinuación respecto del compañero Mujica, ¡por favor mi amigo! ¡no sea desconfiado!). Y que tampoco debería sorprender que un candidato de sesgo populista pueda ganar eventualmente las elecciones.”
No le preocupan ni a CERES ni a EL PAIS el deterioro al que sucesivos gobiernos blancos y colorados han llevado al pueblo uruguayo. Lo que les preocupa, es que eso ha generado las condiciones para el surgimiento de lo que ellos llaman “gobiernos populistas”. Porque según CERES, “al analizar la evolución de la intervención del Estado en la economía; la mayor o menor regulación gubernamental en los mercados; el mayor o menor proteccionismo comercial y hostilidad hacia la inversión extranjera directa; la mayor o menor seguridad jurídica y protección a los derechos de propiedad, puede verse que mientras que los países de la región con gobiernos de centroizquierda y de centro-derecha (Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, Uruguay) se han mantenido en la categoría de economías “predominantemente libres” con reglas de juego muy estables, en los países de sesgo populista (léase Venezuela, Bolivia, Ecuador) se observó un deterioro significativo en la organización económica y en las reglas de juego, cayendo estos a la categoría de economías “predominantemente reprimidas”. La pobreza que ha generado el neoliberalismo no es sólo material, por lo que se ve. Algunos sufren de una pobreza intelectual que da miedo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CORRUPCIÓN Y PARTIDOS (publicado hoy en Semanario VOCES)

SIEMPRE MENTIROSO (por Jorge Zabalza - publicado esta semana en Voces)

IMPUNES IMPARTIENDO VALORES (como el Uruguay no hay)