viernes, 23 de septiembre de 2011

EL JUEGO DE LAS MUÑECAS RUSAS




Danilo Astori escribió un artículo titulado “Ideología y estructuras”, en el portal de internet Uy-Press. En el mismo, habla de la necesidad del debate ideológico en el Frente Amplio, de algunos logros del primer gobierno del FA y del actual, de los cambios que se han ido procesando en la vida material de los uruguayos, en los indicadores sociales, en los números de la economía, en lo cultural, etc., y se pregunta si esos cambios “han sido analizados profundamente en el impacto que tienen en nuestra visión política e ideológica”. El compañero Astori cree que “Hay una tendencia peligrosa a discutir los episodios, los fragmentos, las anécdotas sobre los diferentes temas y no a encarar un debate de fondo, como corresponde a una fuerza de izquierda y transformadora de la realidad”.
Astori plantea también una especie de metáfora, de la siguiente forma: “Si por otro lado consideramos que el sistema de los cambios es un juego de muñecas rusas, en la que a partir de un núcleo duro y central se puede avanzar imponiéndole al sector subsiguiente determinadas posiciones a través de las estructuras políticas partidarias y estatales y de esa manera llegar a imponer esas concepciones a toda la sociedad y que por encima de todo ese mecanismo debe haber una figura que encabece ese proceso ¿no expresa esa visión una ideología que no es aceptada no sólo por la gran mayoría de la sociedad uruguaya, sino por la gran mayoría del pueblo frenteamplista?¿No tenemos que discutir a fondo ese tema, esa concepción?”.
Nuestro vicepresidente entiende también que así como se ha democratizado el país, se debe democratizar al FA: “No podemos dedicar nuestros máximos esfuerzos a la construcción de un país más democrático en los económico, en lo social, en lo institucional, cultural, en la educación y la salud –dice Astori- y detenernos en las puertas de nuestra propia fuerza política. Sin democratización del Frente Amplio, no es creíble ni aceptable un Proyecto Nacional impuesto a la sociedad”. “…eso necesariamente es hablar de nuestras estructuras, de cuanta gente participa, opina y decide sobre cuestiones fundamentales como el programa, las ideas, las políticas y la estrategia de la izquierda –afirma- “Cosas que hoy tienen que ver con la vida de todas las uruguayas y uruguayos”.
LAS MATRIOSKAS
El empleo de la metáfora de las matrioskas, puede ser un gran hallazgo del compañero Astori. Aunque conviene analizar como funciona y qué representa cada muñeca. Porque podemos coincidir en que las decisiones importantes que terminan afectando a toda la sociedad se gestan a partir de un núcleo duro y central, y que luego avanzan imponiéndole al sector subsiguiente las decisiones a través de las estructuras partidarias y estatales; aunque seguramente para nosotros y para el compañero Astori cada muñeca representará algo diferente. Desde nuestro punto de vista, el núcleo más duro y central, la muñeca más pequeña, es el gobierno, o más precisamente el Poder Ejecutivo, y desde ahí hacia fuera podríamos decir que las siguientes muñecas son la bancada parlamentaria, la fuerza política, las organizaciones sociales, y finalmente la sociedad en su conjunto. Y para nosotros es claro que las decisiones más importantes se toman en ese núcleo reducido del gobierno; que luego se imponen a la bancada parlamentaria y a la fuerza política, y finalmente a toda la sociedad. Hay que recordar en ese sentido, lo dicho por Jorge Notaro: “Como el modelo macroeconómico utilizado no es conocido ni se presentan alternativas para las decisiones políticas, se pierde transparencia y el MEF se convierte en un súper Ministerio cuyas decisiones condicionan el resto de la actividad gubernamental. Por ejemplo, los lineamientos que ponen topes a los aumentos de salarios o el gasto en educación, se establecen en función de las metas de reducción de la inflación y mejora del resultado fiscal. El FLS tiene un tercio de los votos del FA y sin embargo logró implementar sus propuestas con leves concesiones”.
LAS ANECDOTAS, LOS EPISODIOS…
No comprendemos muy bien a que se refiere el compañero Astori cuando habla de una tendencia a discutir los “episodios”, las “anécdotas”, y no encarar un debate de fondo. Al menos nosotros, desde hace años venimos poniendo sobre la mesa temas que consideramos centrales, y no meras anécdotas, porque siempre hemos sostenido que hay que debatir lo esencial. No creemos que pueda considerarse por ejemplo el envío de tropas a Haití un mero episodio o una anécdota, teniendo en cuenta las discusiones que provocó a la interna del Frente Amplio en su momento, que significó la renuncia a su banca de un compañero y legislador de primera línea como Guillermo Chiflett, y a la luz de los últimos acontecimientos en ese país provocados por soldados uruguayos de la Minustah. Y la pregunta es: ¿cuál muñeca rusa fue la que impuso esa decisión a la fuerza política, y a la sociedad en su conjunto? ¿qué muñeca rusa fue la que expuso a nuestro país ante el mundo a la vergüenza, con los últimos acontecimientos en Haití, que ahora la “justicia” militar condena por cualquier cosa menos por lo que es? ¿qué muñeca es la que decide mantener las tropas en Haití, cuando el Programa del FA habla de su retiro ya desde el año 2008?
No creemos que el Tratado de Protección de Inversiones con los EEUU pueda ser considerado un episodio o una anécdota (no lo consideraba así el equipo económico de entonces), y analicemos cual fue la “matrioska” que impuso ese Tratado a toda la sociedad uruguaya, que nos ata por años protegiendo las inversiones del imperialismo en nuestro país. Esa es otra decisión que surgió de ese núcleo duro y central ¿o no?
El intento de firmar un TLC con los Estados Unidos, está seguramente entre los hechos más importantes y más complejos vividos por nuestra fuerza política desde que asumimos el gobierno por primera vez. No puede considerarse de manera alguna una anécdota. Y ese episodio que provocó tantos dolores de cabeza a la interna del FA, que llevó a que las organizaciones sociales conformaran una Comisión de Defensa de la Soberanía, que se veía amenazada por el primer gobierno de izquierda en nuestro país, esa propuesta de TLC, no surgió de las muñecas exteriores, sino de las muñecas más pequeñas, las que se encuentran al interior mismo, al núcleo duro y central.
Pero vengamos más acá en el tiempo, y pensemos en qué “matrioska” fue la que impuso desde ese núcleo duro, primero a la fuerza política y después a toda la sociedad, la ley de Participación Público Privada. ¿es a estas imposiciones a las que se refiere el compañero Astori como provenientes de un núcleo duro y central? ¿De cuál “matrioska” surgió la propuesta de NO VOTAR el proyecto interpretativo de la ley de impunidad? Porque de las muñecas exteriores lo que surgió fue la propuesta de terminar con la impunidad, no la de mantenerla. Impunidad que es otro juego de muñecas rusas, ya que cuando uno cree que llegó al final, surge más impunidad de adentro de la impunidad. Y podríamos seguir. ¿Son las muñecas exteriores y más periféricas las que proponen privatizar el ferrocarril? ¿A qué muñeca se le ocurrió otorgarle a multinacionales como Montes del Plata garantías de enriquecimiento que no se le ofrecen a ningún uruguayo?
Astori se pregunta: ¿no expresa esa visión una ideología que no es aceptada no sólo por la gran mayoría de la sociedad uruguaya, sino por la gran mayoría del pueblo frenteamplista?¿No tenemos que discutir a fondo ese tema, esa concepción?”. Y nosotros creemos que tiene razón, que ni la sociedad ni los frenteamplistas aceptan esa manera de imponer, que esa manera de dirigir los destinos del país está reñida con los principios de la izquierda, y que debemos sin dudas discutir a fondo esa concepción para erradicarla completamente.
DEMOCRATIZAR
Respecto a la afirmación de Astori de que “sin democratización del Frente Amplio, no es creíble ni aceptable un Proyecto Nacional impuesto a la sociedad”, lo hemos dicho otras veces y lo reiteramos: en este país no debe haber –y seguramente no lo haya en muchas otras partes del mundo- un partido político más democrático que el Frente Amplio. Un frente que contempla en su estructura orgánica la participación de partidos políticos de orígenes e ideologías absolutamente disímiles, junto a ciudadanos independientes, que es coalición y movimiento, pero que además incluye en la participación a todo el universo de votantes de su colectividad. Que contempla en sus estatutos diversas formas de elección de autoridades y combinaciones de esas formas, que prevé mecanismos de consulta interna como el plebiscito, etc. De manera que no aceptamos en absoluto que se diga que el Frente Amplio no es democrático. ¿Qué se puede mejorar? Sí, claro, siempre se puede mejorar, todas las organizaciones son factibles de ser mejoradas, incluso el Frente Amplio. También su gobierno y sus instancias decisorias.

No hay comentarios:

LOS HOMBRES DE LA BOLSA

(publicado esta semana en semanario VOCES) El tema no es nuevo, y cada tanto vuelve al tapete, como tanta cuestión en este país. ...