AUTORITARIO ES EL CAPITALISMO

¿Hay algo más autoritario que el capitalismo? ¿puede concebirse algo más autoritario que la omnipotencia del capital, que se lleva por delante los derechos de las grandes mayorías ante la complicidad de ilusorios gobiernos democráticos?
Creo que las preguntas son pertinentes, ante la afirmación del vicepresidente Danilo Astori en un reportaje en El Espectador donde dijo que “Cuba es un estado autoritario”.

DE AUTORITARISMOS AUTÓCTONOS

En diciembre de 2008, el Congreso del FA (su máximo organismo de dirección), resolvió el tema candidaturas, autorizando la competencia de cinco precandidatos, a la vez que definió el Programa que llevaría delante de ser gobierno –como efectivamente lo fue- en el período 2010-2014.
Menos de un mes después, Emiliano Cotelo entrevistaba a Danilo Astori, y en la entrevista, éste le explicaba las líneas de trabajo a seguir en la campaña por las internas: “Segundo pilar, el programa, esto es, las grandes líneas programáticas, que ya fueron acordadas entre todos los sectores, no en este congreso, sino en un plenario previo, que concitó el consenso, la unanimidad de los sectores del FA” . Es decir, para Astori los lineamientos programáticos para el próximo gobierno del FA no serían los surgidos del Congreso, como lo establecen los Estatutos, sino -lo dice claramente- los acordados entre los sectores previamente. 
Esto es, sin duda, el colmo del autoritarismo, un señor que considera que lo resuelto por la militancia de su fuerza política conforme a las reglas de juego acordadas entre todos, es totalmente irrelevante y descartable, y que en caso de llegar a la presidencia, hará lo que se le cante; porque él es quien sabe, y no la chusma que lo vota, y menos que menos la que trabaja y pelea por llevarlo a la presidencia.
Claro que esto no era nuevo, nadie podía sorprenderse de esta actitud autoritaria y mesiánica de Danilo Astori, ya había dado muestras suficientes de su autoritarismo cuando siendo ministro de economía se negaba terminantemente a llevar el presupuesto de la educación al 4,5% como decía el programa que nos había llevado al gobierno; al punto que amenazó con renunciar. Finalmente dibujó el presupuesto para que diera ese número mágico y todos contentos.
Y una nueva señal autoritaria la dio cuando en los primeros días de enero afirmó ante los medios de comunicación que “Uruguay tiene que comenzar a hacer esfuerzos para llegar a tener un tratado de libre comercio con Estados Unidos” (Búsqueda 5/1/2006). “…cuánto antes mejor” agregó. Y digo autoritaria porque el programa decía exactamente lo contrario:  “…rechazamos el actual proyecto ALCA y los eventuales acuerdos bilaterales de comercio con Estados Unidos concebidos en este marco, en tanto no resultan favorables a nuestros objetivos de consolidación de país productivo”.
Porque ser autoritario es pretender imponer su propia forma de pensar sobre el pensamiento de las mayorías, haciendo abuso de una situación de poder como puede ser el ocupar el cargo de ministro de economía de un gobierno. Y eso se manifiesta claramente cuando ese ministro dice en Bs.As. ante un selecto público empresarial que  “uno de los objetivos importantes de Uruguay es progresar en su relación con Estados Unidos, y queremos avanzar en materia comercial”, cuando el programa en realidad, en cuanto a objetivos en lo comercial, decía exactamente lo contrario: “luchar por un nuevo orden internacional más justo y solidario, reafirmando nuestra clara postura antiimperialista”; “enfrentar este mundo de bloques con un relacionamiento basado en la cooperación y en la unidad de América Latina”; “las apuestas del país deben pasar por la región y el fortalecimiento del proyecto MERCOSUR”; “Nuestro país debe sumar su voz y sus esfuerzos al conjunto de países con quienes comparte visiones para defender sus intereses en el contexto de los organismos multilaterales de comercio y de crédito.”
En la actualidad continúa el señor Danilo Astori por la misma senda, al promover activamente la entrada de Uruguay a la Alianza del Pacífico.
Jorge Notaro había descrito muy bien el autoritarismo del ministro de economía cuando en su momento dijo: “Como el modelo macroeconómico utilizado no es conocido ni se presentan alternativas para las decisiones políticas, se pierde transparencia y el MEF se convierte en un súper Ministerio cuyas decisiones condicionan el resto de la actividad gubernamental. Por ejemplo, los lineamientos que ponen topes a los aumentos de salarios o el gasto en educación, se establecen en función de las metas de reducción de la inflación y mejora del resultado fiscal. El FLS tiene un tercio de los votos del FA y sin embargo logró implementar sus propuestas con leves concesiones”.

CUBA VA

Mientras tanto, ese mismo señor acusa a Cuba socialista de ser un “estado autoritario”.
Las diatribas anti cubanas no son para nada originales, por supuesto, no nos vamos a desayunar ahora ni del mensaje ni del mensajero. El cuestionamiento al sistema político cubano, constituye uno de los pilares fundamentales de la campaña anticubana que lidera Estados Unidos en materia de democracia y derechos humanos. Y en esta campaña, Estados Unidos ha contado siempre –y seguirá contando- con voceros que, tanto desde la derecha como desde corrientes que se pretenden de izquierda, le harán los mandados.
A estos supuestos promotores de la democracia y de los derechos humanos, jamás les importará lo que establecen los pactos internacionales en la materia, en el sentido que reconocen que “todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación, en virtud del cual establecen libremente su condición política y proveen asimismo su desarrollo económico, social y cultural”. Para los muchos Astori que andan por ahí, la libre determinación vale para todos menos para Cuba. Cuba podrá ser libre de elegir su forma política siempre y cuando su elección coincida con la mía, de otra manera, no será una democracia.
Esa parece ser la postura que adoptan. En la Declaración y Programa de Acción adoptados en la Conferencia Mundial de Derechos Humanos que tuvo lugar en Viena, en 1993, se estableció asimismo que: “la democracia se basa en la voluntad del pueblo, libremente expresada, para determinar su propio régimen político, económico, social y cultural, y en su plena participación en todos los aspectos de la vida”.
El sistema político cubano es genuinamente auténtico y autóctono, está fundado en las experiencias heredadas de su historia de lucha por la igualdad y solidaridad entre los hombres y mujeres, la independencia, la soberanía, la no discriminación, la unidad, la participación, el poder popular y la justicia social. No es un modelo importado, nunca fue una copia del modelo soviético ni del existente en los entonces países socialistas de Europa Oriental, ni le interesa parecerse al modelo burgués imperante en occidente.
Y Cuba ha sabido abrirse paso en el mundo y en la historia a pesar de todos los pesares. Porque la política de hostilidad, bloqueo y agresividad de sucesivos Gobiernos de los Estados Unidos contra la libre determinación y la soberanía de Cuba no se iniciaron con el triunfo de la Revolución en 1959, ni con la proclamación de su carácter socialista en 1961. Estas han sido líneas permanentes de conducta por más de 200 años, en virtud de las apetencias imperialistas que han determinado la política hacia la Isla de los círculos de poder en la superpotencia.
El bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, es una de las más importantes violaciones masivas, flagrantes y sistemáticas de los derechos humanos del pueblo cubano que genera la política de hostilidad contra la nación cubana, pero no la única. El pueblo cubano ha sido víctima de invasiones mercenarias, agresiones biológicas, radiales y televisivas, del aliento externo a la migración ilegal, de planes de asesinato a sus principales dirigentes, así como sabotajes y actos terroristas que han causado daños directos a objetivos económicos y sociales del país por más de 54 mil millones de dólares, la muerte probada de 3.478 personas y la incapacidad permanente de otros 2.099 cubanos. A pesar de las condiciones de subdesarrollado heredadas y del bloqueo que le impone el Gobierno de los Estados Unidos, el pueblo cubano ha podido avanzar significativamente en sus transformaciones revolucionarias con el objetivo de construir una sociedad cada vez más justa, equitativa y que garantice amplias posibilidades al ejercicio de la participación democrática de todos los ciudadanos. Ha desarrollado instituciones y componentes de un Estado que consagra el poder de las grandes masas de trabajadores, intelectuales, profesionales y artistas, trabajan junto a una numerosa y activa sociedad civil, permitiendo a todo cubano y cubana una efectiva y sistemática participación en las decisiones que afectan su presente y determinarán su futuro. Y el pueblo cubano ha avanzado siempre de la mano de Fidel, de Raúl y de tantos otros que van a pasar a la historia junto a Bolívar, a Artigas, a Martí, al Che y a tantos otros héroes americanos, lugar que seguramente nunca ocuparán algunos personajes de opereta, amantes del sistema más autoritario que se haya inventado, el capitalista.

Comentarios

Lic. Gabriela Balkey ha dicho que…
Interesante y clara. Comparto en su gran mayoría!
Picoco ha dicho que…
No entiendo por que Uruguay debe rechazar el comercio con el imperio si no poder comerciar con el imperio es un derecho humano fundamental de cuba. Cuba deberia estar orgullosa del bloqueo
Anónimo ha dicho que…
Me gustaria tu opinios sobre la ENTREVISTA que se le hace al senador Conde en el semanario brecha

Promover un sano estado de inquietud intelectual”


http://brecha.com.uy/index.php/politica-uruguaya/2392-promover-un-sano-estado-de-inquietud-intelectual


EN ESA ENTREVISTA EL SENADOR DEL PARTIDO SOCIALISTA DICE

El FA nunca fue socialista y tampoco se definió poscapitalista.

“el FA no fue creado para romper con el capitalismo .

RECHINA Y MUCHO

muy bueno tu blog
Y TUS ARTICULOS


Arlette






Entradas populares de este blog

CORRUPCIÓN Y PARTIDOS (publicado hoy en Semanario VOCES)

IMPUNES IMPARTIENDO VALORES (como el Uruguay no hay)

CERO AUTOCRÍTICA