PORQUE NO TENGO UNA PRIMA VENEZOLANA (entrevista exclusiva al director ejecutivo del blog)

-         Ante la situación generada en los últimos días en la República de Venezuela, usted ha tomado partido públicamente por el gobierno de Maduro, ¿cuáles son sus razones?
-        En primer lugar, déjeme decirle que está equivocado; yo no he tomado partido por el gobierno de Maduro, yo he tomado partido por la institucionalidad política que se ha dado el pueblo venezolano, agredida desde adentro y desde afuera del país. Desde adentro por la ultraderecha fascista, y desde afuera por el imperialismo.
-   Desde adentro lo que ha habido es una protesta estudiantil...
-         Ese fue el comienzo, sí, y ya nadie podría recordar que era lo que reclamaban los estudiantes, porque a partir de allí el movimiento fue apropiado por grupos de la ultraderecha fascista con el propósito declarado de hacer caer al gobierno legítimamente electo por la ciudadanía venezolana. Movimientos fascistas apoyados además por el gobierno norteamericano y el colombiano.
-     La situación es muy confusa, y hay acusaciones cruzadas respecto de la violencia ¿cómo hace alguien que no está allí para poder tomar una posición en este tipo de conflictos?
-     Es confusa y no lo es. Para alguien totalmente ajeno a la política, que está en su casa mirando la comedia y llega el informativo y recibe la información de los grandes medios, desde luego que es confusa. Porque ese alguien tal vez converse con compañeros de trabajo, o participe en las redes sociales, y por allí se enterará de que lo que le dijo el informativo en realidad no es así, que aquella foto que le mostraron en realidad es trucada y pertenece a otra situación en otro país, etc. Y entonces ese alguien, bombardeado de un lado y de otro por informaciones contrapuestas, no sabe para donde agarrar. Posiblemente ese alguien termine hartándose del asunto y desinteresándose del tema, y allí habrán ganado su batalla quienes medran con la desinformación.
-         ¿cómo hace entonces para informarse?
-      En estos temas, hay para mi un principio básico y elemental para pararse, y es hacerse las primeras preguntas: ¿quiénes se benefician con esto? ¿qué clases sociales están detrás? ¿qué países tienen intereses detrás? Eso es lo primero; cuando uno tiene esas cosas más o menos claras, no tendrá dificultad alguna en separar la paja del trigo cuando recibe las informaciones y desinformaciones de todo tipo a las que será sometido. Si uno sospecha, y como sospecha averigua, y cuando averigua confirma, que el imperialismo norteamericano está interesado en derrocar por cualquier medio al gobierno bolivariano desde que asumió por primera vez Hugo Chávez, y que no ha dejado de desestabilizar al mismo desde el mismo momento en que fracasó el primer golpe en 2002, y que está detrás de la financiación de todos los grupos de ultraderecha que promueven la violencia en las manifestaciones, incluidos los grupos de estudiantes. Cuando uno ve que las clases interesadas en voltear este gobierno son las mismas que gobernaban antes Venezuela y que habían generado una pobreza escandalosa a pesar de la riqueza de un país rico en petróleo, etc. Cuando uno tiene claro todo eso, ya no es tan fácil ser engañado.
         Está bien, pero la información siempre será tendenciosa, y no es fácil identificar lo que es desinformación.
       Es cierto, pero cuando uno sabe que esto es así, deberá buscar los medios más confiables para obtener una información que a su vez lo sea. No es fácil, pero tampoco imposible. Digamos por ejemplo, que la CNN es un medio absolutamente consustanciado con las políticas de los gobiernos de turno de la Casa Blanca; de manera que si en un conflicto equis, uno sospecha que hay intereses de los EEUU en juego, la CNN no será un medio idóneo para informarse verazmente. En el caso de Venezuela, sin duda que no lo es, y muchas de las informaciones que ha difundido se han demostrado falsas y tendenciosas. Cuando uno se informa permanentemente de lo que pasa en el mundo, acostumbra a indentificar medios y analistas en los que depositar su confianza (de última siempre se trata de confianza). Desde luego que uno no puede formarse una opinión de lo que pasa en tal o cual situación en el mundo basándose en cualquier foto con un pequeño comentario que se publica en las redes sociales. Eso es absurdo. Cualquiera puede hoy en día en su casa bajar una foto de cualquier lugar y adjuntarle un comentario a su antojo, y eso circula inmediatamente por todo el mundo, y con eso se puede manipular la opinión de la gente.
-         ¿Y entonces?
-    Entonces, en primer lugar buscar medios confiables, esos que uno por experiencia sabe que no publican cualquier cosa sin verificar su origen. Y en segundo lugar, buscar la opinión de analistas conocidos y fiables, que también los hay. Volviendo al caso que nos ocupa: uno puede guiarse por la opinión de la prima sin nombre de un cantante, o por la de un sociólogo como el argentino Atlio Borón; los resultados serán muy diferentes.
-         Ahora bien, con todos esos datos obtenidos y verificados, con una información digamos que confiable, ¿cómo puede uno saber si el gobierno venezolano está haciendo las cosas bien, si la oposición no tiene también de alguna manera su cuota de razón?
-       Es que eso ya es harina de otro costal. Vuelvo a repetir lo de la pregunta inicial: no se trata de apoyar al gobierno de Maduro o a la oposición; se trata de defender la institucionalidad democrática, la opción elegida por el pueblo venezolano. Es algo que muy poco tiene que ver con la inflación o con la escasés que pueda haber de determinados productos en el mercado venezolano. Supongamos que sí hay inflación y sí hay escasez (la oposición tiene razón). ¿eso habilitaría a echar abajo un gobierno por métodos violentos? Claro que no, porque si permitimos eso, si avalamos eso con nuestra opinión e incluso con nuestra indiferencia, estaremos serruchando la rama donde estamos parados.
-         ¿A qué se refiere concretamente?
-      En nuestro país hoy, la oposición centra sus críticas en los temas de educación y seguridad, por ejemplo. Si mañana comenzaran manifestaciones estudiantiles por esos temas, y la derecha aprovechara para generar hechos violentos, prendiera fuego en las calles, la emprendiera contra los edificios públicos y paralizara el país, y expresara públicamente que su objetivo es derribar al gobierno ¿estaría bien? ¿el gobierno debería renunciar e irse y dejar los destinos del país en manos de la oposición? Ningún uruguayo contestaría que sí a estas preguntas. Porque el partido que hoy gobierna, el Frente Amplio, obtuvo las mayorías con el apoyo del 48% de la ciudadanía, y el gobierno en segunda vuelta con el 52% de los votos. Si esto lo consideramos válido y sin discusión para nosotros, aún cuando la mayoría de los uruguayos no votó por el FA sino por otras opciones (sí por Mujica en la segunda vuelta) ¿por qué deberíamos tener otra vara para medir a un gobierno como el venezolano que obtuvo el triunfo en primera vuelta con el 51% de los votos; y que por otra parte, ocho meses después obtuvo una nueva victoria electoral por un margen más amplio aún?. Lo que digo es que lo que hay que defender es la institucionalidad democrática que el pueblo venezolano se ha dado; que las diferencias entre los venezolanos no pueden dirimirse por la fuerza y la violencia, sino dentro de los carriles institucionales y democráticos; y que no podemos permitir de ninguna manera que otros países, como lo está haciendo abiertamente EEUU, -habiendo llegado al colmo de reclamar el senador John McCain la intervención para garantizar el flujo del petróleo hacia ese país- metan sus narices en los problemas de los latinoamericanos.
      ¿Su posición no tiene que ver entonces conque el gobierno bolivariano sea un gobierno de izquierda o progresista?
     Lo reitero: defendería al gobierno uruguayo si estuviera siendo agredido de la forma en que lo está siendo el venezolano, aunque estoy lejos, muy lejos del gobierno del FA y más lejos aún del presidente Mujica. Por estos días se ha equiparado la situación de Venezuela con la de Ucrania, y hay por cierto similitudes; existe allí un financiamiento por parte de EEUU a los extremistas, y también una intromisión de la Unión Europea, entre muchas otras cosas. Hay una derecha fascista minoritaria que ha robado armas y asesinado personas, asaltado edificios gubernamentales y que pide la disloución del gobierno elegido democráticamente. Rechazar la intromisión externa y la agresión de esos grupos fascistas, de ningún modo significa denfender las políticas neoliberales del gobierno, que representa a la oligarquía industrial y financiera, políticas que por otra parte son las que ha pedido el FMI que se apliquen y que han llevado a la  pobreza al pueblo ucraniano. Lo que hay allí es un golpe de estado, planificado, promovido y financiado desde el exterior, y eso debe ser rechazado sin importar la orientación política o económica del gobierno.
-     Una última pregunta: ¿Por qué recurre usted a una entrevista consigo mismo para dar a conocer sus opiniones?
-         Porque no tengo una prima viviendo en Venezuela que me mande una carta

Comentarios

Nancy ha dicho que…
Brillante José <luis
Grisel Fleitas ha dicho que…
DESDE VENEZUELA LE DOY LAS GRACIAS, PORQUE YO HE SIDO VICTIMA DE ESAS GUARIMBAS, EL NO PODER SALIR PORQUE ELLOS LE LANZAN A UNO PIEDRAS Y HASTA TIROS ESO SINO LO DICE EL PRIMITA DE JORGITO
Anónimo ha dicho que…
1) Hubo muchos gobiernos elegidos por el voto popular; Hitler por ejemplo; De La Rua en Argentina y lo obligaron a renunciar (se lo exigió a viva vos, entre otros políticos la actual presidente CFK, en ese momento senadora). El voto no da patente de corso en una democracia republicana.
2) Por que Ud. cree que EEUU quiere voltear a Maduro? lo que Ud. desconoce es que desde que se estatizó el petróleo de Venezuela, lo poco que todavía se exporta a EEUU lo hacen en condiciones extremadamente olgadas...y mejor que cuando lo vendían empresas privadas...además EEUU ya hace un año que es autosuficiente en Gas y petróleo, no se enteró? El petróleo que va de Venezuela a EEUU es el que compra la empresa estatal Venezolana radicada en USA, la "TESORO"...por lo tanto NO es estratégico para USA.
3) Ud. cree que los miles de miles de videos distintos de distintas personas mostrando las atrocidades de la GNB son trucados?...realmente o Ud. no utiliza las redes sociales o simplemente no quiere ver lo que realmente pasa.
4) Por último, los agentes cubanos en venezuela no son una sorpresa, lo dicen los mismo militares venezolanos. además convengamos que Cuba es una dictadura que lleva...cuántos años?
Seamos sinceros, Mujica no habla por que le cortan el petróleo financiado y eso llevará hambre al pueblo uruguayo, pero de ahí a creer que lo de Maduro es una Republica democrática...hay un trecho que por suerte la gente con dos dedos de frente no se le pasa.
Erick Gabriel Quintero ha dicho que…
Lea el artículo 350 de la constitución venezolana. solo le digo que cuando un gobernante se escuda en que ganó unas elecciones convierte a la democracia en un cascarón sin sentido. Democracia significa el predominio del pueblo en el gobierno, pero cuando un representante de la democracia sólo escucha los votos pero deja de escuchar los reclamos del pueblo está yendo contra el más puro concepto de la democracia. Por eso la constitución venezolana contempla el desconocimiento de dicho representante y la protesta para demostrarlo. Vaya a Venezuela e intente conseguir una harina de maíz producida por el gobierno, desde hace más de un año que es raro ver la versión regulada de la Harina Juana, y quien quiera discutir desmienta eso primero sin dar rodeos típicos de oficialistas.
Nelson Eduardo Gutierrez ha dicho que…
Les recuerdo amigo Perera, que se olvido de mencionar que el pueblo venezolano tiene derecho revocatorio ante cualquier funcionario electo. Que ya utilizo este derecho para revocar a Chaves y Chaves lo gano. Por lo tanto refuerza mas su tesis, de defensa de la constitucionalidad. Obviamente si quieren desasearse de Maduro este es el camino constitucional, y no la violencia.
Robespierre ha dicho que…
En Venezuela lo que está en curso es un golpe de estado. El fascista Leopoldo López lo declaró el 23 de enero y el propio 12 de febrero declaró a la TV que seguirían en la calle hasta que cayeran los "que mandan", y dispuso el ataque vandálico a la Fiscalía que fue destrozada y hubo los dos primeros muertos. Por lo tanto no son protestas, no son pacíficas, y no son "los estudiantes", sino un grupo de estudiantes minoritario, comparado con los millones de estudiantes que están en sus aulas. El grupo de estudiantes golpistas actúan envalentonados por la política del gobierno de evitar represalias masivas, y todos los días lo comprobamos en zonas de altas clases medias. Ahora se han incorporados paramilitares colombianos. Los medios dependientes en su inmensa mayoría del poder económico en campaña contra el gobierno electo por el pueblo, y ratificado en los comicios municipales de hace dos meses, lo acusan de dictadura y de falta de libertades, lo atacan con feroces campañas todos los días (pero no hay libertad de prensa). Pierden las elecciones, una atrás de otra, la respuesta de la derecha entonces es violencia, mentiras, crímenes, muy democráticos ellos.

Entradas populares de este blog

CORRUPCIÓN Y PARTIDOS (publicado hoy en Semanario VOCES)

IMPUNES IMPARTIENDO VALORES (como el Uruguay no hay)

CERO AUTOCRÍTICA