SOLUCIÓN A NADA

(publicado hoy en Semanario VOCES)


La baja de la edad de imputabilidad no es solución a nada. El endurecer las penas, el hacer imputables a los niños, no va a resolver el problema de la inseguridad. Solo va a reducir la presión que ejerce un segmento de la sociedad. Solo apunta a descomprimir la inmediatez y exigencia mediática y a captar apoyo electoral.
Gran parte del problema radica en las profundas desigualdades sociales de estos tiempos. El mayor asesino serial de todos los tiempos, anda suelto por las calles del mundo, es el hambre y la malnutrición, matando 26 mil niños por día. Y no hay ninguna responsabilidad de los menores de edad en ello. Hablamos de mayores que son responsables de la muerte de 26 mil niños al día.
La disyuntiva es: convertir el sistema de justicia en un instrumento contra los pobres, utilizar la represión para apartar a los menores pobres; o políticas que otorguen posibilidades de inclusión social, que apueste a otra sociedad, más democrática y con mayores niveles de equidad.
No hay rehabilitación posible sin políticas que apunten a reducir la inequidad, si no hay políticas de empleo digno que habiliten la integración social de los excluidos, y entre ellos de los jóvenes pobres.
No se rehabilita profundizando la exclusión e inadaptación, sino al contrario, haciendo que el joven se responsabilice por sus actos, garantizando sus derechos.
El problema de la delincuencia juvenil no se puede reducir al facilismo "los sacamos de las calles, los encerramos". Si por algún milagro se lograra encerrar de una sola vez a todos los jóvenes de entre 16 y 18 años, el delito seguiría tan campante.
Estamos hablando de ciudadanos, que tienen derechos, y que son parte de la generación de recambio de nuestro país. O trabajamos desde la perspectiva de Derechos para la promoción social o generamos mayores niveles de exclusión, y con ello seguramente cosechemos una sociedad más violenta e insegura para nuestros hijos.



Comentarios

Alex Lauz ha dicho que…
Totalmente de acuerdo, la única arma contra la delincuencia es la educación. Los jóvenes son el futuro del país. A partir de ahí elegimos el país que queremos...

Entradas populares de este blog

CORRUPCIÓN Y PARTIDOS (publicado hoy en Semanario VOCES)

SIEMPRE MENTIROSO (por Jorge Zabalza - publicado esta semana en Voces)

IMPUNES IMPARTIENDO VALORES (como el Uruguay no hay)