viernes, 22 de agosto de 2008

OTRO 25 DE AGOSTO DE REAFIRMACIÓN FRENTEAMPLISTA


“Entonces, es imprescindible impulsar una gran campaña del Frente y defender la unidad en todos los terrenos, sin sectarismos, con el espíritu de unidad que tendrán las elecciones del 25 de agosto del FA, con la preocupación en la constante prédica fraternal que alimentamos” (Rodney Arismendi)

Cada año, cada 25 de agosto, el Frente Amplio celebra el Día del Comité de Base eligiendo democráticamente las autoridades de dicho organismo, en todos los Departamentos del país. Y desde hace tres años con la característica de ser, además, la fuerza política en el gobierno nacional y al frente de ocho intendencias. El 25 de Agosto es, además una instancia de reafirmación de nuestro compromiso con las profundas transformaciones que nos propusimos poner en práctica. Es una instancia de democracia interna del partido, que incide directamente en el funcionamiento de la fuerza política ya que "las bases" están representadas en todos los órganos de decisión del FA.
Este año, por otra parte, las elecciones tienen una característica por demás importante: como el año que viene (al ser año electoral) no se eligen autoridades en los comités, los que se elijan este 25 de agosto van a durar dos años, y son quienes van a tener que proponer, por ejemplo, candidatos a las intendencias. Van a tener una enorme responsabilidad. Durante dos años, los acontecimientos políticos dentro del Frente Amplio van a depender de lo que se elija este 25 de agosto. Pero además, un detalle por demás importante es que, aquellos Comités que no realicen elecciones el 25 de agosto no podrán participar con delegados en el Congreso de diciembre, en donde se decidirán nada menos que el programa para los próximos cinco años de gobierno frenteamplista y los candidatos comunes. Y por otra parte, en los Comités del interior del país (salvo Canelones), se estarán eligiendo, además, los integrantes de sus respectivos Plenarios Departamentales. Fundamentalmente ese día elegimos el Secretariado del Comité, que se integrará con un Presidente y un mínimo de tres Secretarios: Propaganda, Organización y Finanzas. Se recomienda además elegir secretario para Trabajo Social, Juventud, Electoral e Intendente. En Canelones también se realiza la elección de delegados a los respectivos zonales y/o coordinadoras, y en ese sentido hay que señalar que la cantidad de delegados electos es proporcional al número de asistentes a la asamblea en el momento de la votación: 1 delegado si el Comité se reúne con el quórum mínimo (15% del padrón) y no alcanza a 20 asambleístas; 2 delegados cuando se reúnan 20 asambleístas o más; 3 delegados cuando se reúnan 35 asambleístas o más, y así sucesivamente, de 15 en 15. Pero más allá de todas estas cuestiones reglamentarias, lo importante para los frenteamplistas en este 25 de agosto es participar. Porque participar es comprometerse con los mejores resultados del gobierno y con el esfuerzo por realizar lo que aún no se ha hecho; es ratificar nuestro compromiso con la unidad del Frente Amplio como herramienta insustituible para los cambios que nuestro país necesita.
FORTALECER LA HERRAMIENTA
El pueblo uruguayo ha sabido construir herramientas de enorme importancia para transformar la realidad. En ese sentido, se destacan en el plano social la Central única de trabajadores y los Congresos del Pueblo, y en el plano político todo el proceso de unidad que arranca allá por el 62 con el Frente Izquierda de Liberación y que se consolida y hecha raíces profundas e indestructibles en el 71 con el surgimiento del Frente Amplio. El FA nació en el 71 para consagrar la unidad del pueblo y avanzar en la lucha por la segunda y definitiva independencia, definido como fuerza antioligárquica y antiimperialista, democrática y popular. Frente Amplio que es coalición de partidos pero también –y en eso radica su fortaleza- movimiento. El Frente Amplio ha sido desde siempre una fuerza plural, en donde confluyen partidos políticos y representantes de las bases frenteamplistas de todo el país, priorizando los elementos que nos unen sobre los que nos dividen. Frente Amplio que, a través de sus Comités de Base ofrece el lugar idóneo para canalizar el protagonismo político del pueblo, ya que son el centro de la actividad política en los barrios y en los pueblos y ciudades del interior del país. No hace mucho, un militante frenteamplista de base decía que no se imaginaba un Frente Amplio sin un Comité de Base porque son la savia que nutre el cuerpo del Frente Amplio, en el sentido de que todas las tareas que se organizan centralmente son los Comités quienes en definitiva las llevan adelante, y que quienes hacen posible que ese proyecto sea viable son los integrantes de los Comité de Base. “Yo no me imagino un Frente Amplio sin Comités de Base” decía ese compañero, “es imposible, sería como imaginarse un cuerpo sin sangre, sin arterias ni venas, sin cerebro, es lo que realmente le da vida”. Por eso, se acrecienta día a día la necesidad de la unidad y la fraternidad frenteamplista, que aumenta y se fortalece en la lucha y en la movilización. Y por eso la necesidad de un gran 25 de agosto. Un 25 de agosto con los Comités llenos (y con mesas en la puerta para juntar firmas para anular la infame ley de caducidad). Un 25 de agosto con balance de todo lo hecho por nuestro gobierno, de lo que queda por hacer, de lo hecho por nuestra fuerza política y por el Comité, pero además con perspectiva hacia delante, hacia lo que se viene, que no es poco. Porque los frenteamplistas debemos estar inmersos en la elaboración de programa, que deberá ser aprobado en el Congreso de diciembre, junto con la elección de nuestros candidatos comunes. Los frenteamplistas, en esta etapa histórica tan importante que vivimos, tenemos responsabilidades que asumimos con orgullo. No solo tratamos de desarrollar un papel protagónico en lo que tiene que ver con la realidad social de las luchas y sufrimientos de los uruguayos, apoyamos y ayudamos a nuestro gobierno, pero además intentamos crear alternativas de futuro. Como decía uno de los fundadores, el compañero Juan Pablo Terra: “…Nos debemos al país y nuestro compromiso como Partido es el de entregar hasta lo último de nuestras energías para forjar la victoria…”. Y sin duda que nos impulsa y nos da energías el hecho de saber que, en ese compromiso por cumplir con los objetivos que la izquierda que se planteó hace 37 años, muchos compañeros quedaron en el camino, ofrendando sus propias vidas por el proyecto común. Lo que queda por hacer es mucho, y seguramente la lucha por una sociedad más justa no terminará nunca, pero a los militantes de base nos corresponde mejorar día a día la herramienta política que nos dimos para realizar los cambios. Por eso nuestro norte debe ser fortalecer institucional y políticamente al Frente Amplio, y fundamentalmente al movimiento, en el marco de una gran unidad. Porque no hay mejor forma de fortalecer nuestro gobierno que fortaleciendo al Frente Amplio, haciéndolo cada día más sólido, más unido, fraterno y movilizado. Frente Amplio que sigue vigente como el más importante proceso de unidad política y social de la historia de nuestro país.

No hay comentarios:

NI MITO NI LEYENDA (publicado esta semana en VOCES, en el 50 aniversario del asesinato del Che)

Si un mito es una historia imaginaria que altera las verdaderas cualidades de una persona o de una cosa y les da más valor del que ti...