miércoles, 15 de octubre de 2008

EL CONGRESO EN EL QUE YO ESTUVE



El pasado fin de semana hubo dos Congresos del Partido Comunista. En uno de ellos estuvo el diario El País, y parece que allí “…el Partido Comunista rechazó prácticamente por unanimidad la propuesta del MPP de definir la candidatura presidencial en una elección interna”. En el Congreso en el que yo estuve, nunca, en ningún momento, se puso a consideración -ni menos se puso a votación- una propuesta del MPP. Y por una razón muy sencilla: era un Congreso del Partido Comunista del Uruguay y no del MPP. Pero claro, la derecha juega. Y si es mejor para la derecha presentar las resoluciones de un sector del Frente Amplio como si fueran en contra de propuestas de otro sector, así lo harán.
Lo triste, es que ese fue el titular de muchos informativos de radios supuestamente de izquierda, que "el PCU había votado por unanimidad en contra de una propuesta del MPP". Y la razón es clara: allí en donde haya condiciones para llegar a acuerdos programáticos sembremos la semillita de la división. Pero también es claro que en lo que tiene que ver con los comunistas, nunca encontrarán campo fértil para la división, y nos consta que lo mismo pasa con los demás compañeros del FA. Todos hemos aprendido el valor de la unidad.
Al parecer, en el Congreso que estuvo El País también los comunistas arremetimos contra uno de los mejores instrumentos que tiene este país: la Ley 11029 de creación del Instituto Nacional de Colonización, ya que según el diario de la derecha nos habríamos planteado “…una "inevitable" y "efectiva" reforma agraria, anulando la ley de creación del Instituto de Colonización”. Y por si fuera poco, “…entre las propuestas aprobadas por el Partido Comunista, está el "control obrero" en entes y servicios descentralizados, como parte de la reforma del Estado”, según el diario caganchero.
En el Congreso en el que estuve, lo que nos planteamos los comunistas, como complemento inevitable de toda una serie de medidas que tienen que ver con lo productivo (con la creación de un frigorífico multimodal, con las zonas francas, con el sector financiero y muchos etcéteras más), fue la realización de una efectiva Reforma Agraria, partiendo de la base de la aplicación plena de la ley 11.029, una de las mejores leyes con que cuenta nuestro país y en la que participó en su discusión y votación nada menos que Julia Arévalo, una de las más relevantes luchadoras sociales del Uruguay, dirigente sindical, defensora de los derechos de la mujer, edila y diputada, que en 1946 llegó a ser senadora, siendo la primera mujer que en representación de la izquierda accedió a ese lugar. Comunista ella, claro.
Y en el Congreso en el que yo estuve de lo que se habló, y que aprobamos en cuanto al control obrero, fue de la “Cogestión de los entes y servicios descentralizados con participación de los trabajadores organizados en todos los ámbitos donde se realiza la toma de decisiones”.
UN CONGRESO IMPORTANTISIMO
El Congreso en el que estuve, fue calificado como el mejor de los últimos años. Estuvo teñido en todo su transcurso del fin de semana por un objetivo primordial para los comunistas: ganar el gobierno por segunda vez y en primera vuelta. No hubo análisis ni propuesta que no tuviera como norte ese objetivo. En el entendido de que hay que mantener lo conquistado, para afianzarnos, afirmarnos, y desde ahí torcer el rumbo de los cambios. Teniendo claro que los avances de nuestro gobierno no pueden verse poniendo de un lado lo bueno y del otro lo malo, sino que hay que analizarlo en sus contradicciones, como debe hacerse utilizando la dialéctica. Teniendo claro, también, que lo que importa es el rumbo, hacia donde vamos, y la necesidad de que el gobierno del FA se transforme en popular nacional y democrático, y que ello es posible si se resuelve la contradicción principal entre país productivo con justicia social y profundización democrática o más dependencia.
El Congreso en el que estuve fue fantástico en lo que tiene que ver con el nivel de elaboración programática del que es capaz el colectivo partidario. La plataforma programática aprobada no surge del cráneo de tres o cuatro en un laboratorio de ideas, sino que es una plataforma surgida desde abajo, producto de las luchas de los trabajadores, de la experiencia concreta de las organizaciones sociales, del II Congreso del Pueblo, y que se resumen políticamente en una plataforma partidaria a través de los aportes de los comunistas en sus organismos de base y en el propio Congreso. Somos conscientes de que el documento que bajó para su discusión en las instancias previas al Congreso fue criticado por lo breve. Pero fuimos de los que dijimos que el enriquecerlo dependía de nosotros, de los militantes comunistas. Y no nos equivocamos. Los documentos surgidos del Congreso recogen (y se enriquecen con) el pensamiento y la experiencia concreta de miles de comunistas insertos en las organizaciones sindicales y sociales y en los Comités de Base del Frente Amplio. Porque esa es la historia de la izquierda. La izquierda no se construye en los laboratorios, se impregna su programa de los avances y las propuestas del movimiento sindical y social, porque es ahí en donde está la izquierda; también en la intelectualidad, en los trabajadores de la ciudad y el campo, y por tanto en el Congreso del Pueblo.
Y por supuesto que la plataforma surge y se enmarca en un análisis profundo de la crisis capitalista mundial. Teniendo presente que la misma es inherente al funcionamiento del sistema en su conjunto, y que para romper con la lógica del sistema capitalista lo que hay que hacer es tomar medidas anticapitalistas.
CANDIDATURAS
Y el Congreso en el que estuve no eludió ninguno de los temas. Abordó también el tema de las candidaturas del Partido a nivel nacional y en los diferentes Departamentos. Y ya el Partido tiene sus nombres con suficiente antelación como para poder luego realizar las alianzas electorales y los acuerdos programáticos cuando llegue el momento. Y analizó el tema de la campaña electoral, en la que estará todo el Partido inmerso cuando llegue el momento. Y por cierto, abordamos el tema de las candidaturas del Frente Amplio. Y como no podía ser de otra manera, reafirmamos nuestro respeto por los Estatutos y por la estructura orgánica de nuestro Frente Amplio, y nos comprometimos a trabajar para que tanto el programa como los candidatos se definan en el próximo congreso del FA, única instancia estatutaria prevista para definir tales aspectos, buscando los consensos o las grandes mayorías para ellos. Y con respecto a los candidatos a presidente y vicepresidente nos expresamos claramente: a priori no descartamos a ningún compañero, pero daremos nuestro apoyo a aquellos que garanticen el cumplimiento del programa del FA y su carácter antiimperialista, expresado en el fortalecimiento del MERCOSUR y una más justa redistribución de la riqueza; la consolidación del papel del Estado como palanca directa del desarrollo productivo y social, con fuertes políticas de colonización y poblamiento del campo para revertir la extranjerización de la tierra; y la profundización de la democracia ampliando la participación y decisión popular. También a aquellos compañeros que nos garanticen que el relacionamiento entre el gobierno y la fuerza política será el que los frenteamplistas definimos en el congreso Héctor Rodríguez.

No hay comentarios:

HERIDAS DE CONSIDERACIÓN

(publicado esta semana en VOCES) Finalmente Sendic le abarató los costos políticos del berenjenal en el cual él mismo hab...