lunes, 2 de septiembre de 2013

EL GOLPE FASCISTA EN CHILE Y LOS PREMIO NOBEL DE LA PAZ


Barack Obama es el cuarto presidente de Estados Unidos que recibe el Premio Nobel de la Paz. El primero fue Teodoro Roosevelt, en 1906, quizás como premio por establecer para América Latina la política del ''Gran Garrote'' que inauguró una época de intervenciones militares de Estados Unidos en el Caribe. Entre ellas, la invasión a Cuba en 1902 y la instalación de la Enmienda Platt en la Constitución cubana con la cual se pretendía legalizar la intervención de Estados Unidos en los asuntos internos de la isla.
Roosevelt adjuntó a la Doctrina Monroe el corolario que lleva su nombre y que permitía a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos actuar como ''policía internacional'' ante cualquier conflicto que surgiera en América Latina. Así, además de Cuba, apoyó la intervención imperialista europea contra el gobierno de Cipriano Castro en Venezuela en 1902, y ordenó la invasión de la armada de Estados Unidos en República Dominicana en 1905, entre otras importantes acciones por la paz.
Después de Roosevelt, el premio fue adjudicado a Woodrow Wilson en 1919. Entre sus méritos se encuentra la firma con Nicaragua el Tratado Bryan-Chamorro, que vulneraba la soberanía nicaragüense, y también la intervención militar en Haití, en 1915. sometiéndolo a este país a una situación colonial por 18 años, y provocando la muerte de miles de haitianos por la represión desatada. Además, y al igual que Roosevelt ocupó militarmente República Dominicana en 1916. Pareciera que esta es una condición para obtener el Premio Nobel de la Paz.
En 1973, ya no lo recibe un presidente, sino Henry Kissinger, Secretario de Estado en el gobierno de Richard Nixon. Entre las acciones más destacadas de Kissinger están su colaboración y apoyo para las violaciones de los derechos humanos por la dictadura militar que se entronizó en Argentina en 1976, la organización, dirección y financiamiento del golpe de estado contra Salvador Allende en Chile en 1973 y el posterior sustento político internacional de la dictadura de Pinochet. Además se conoce su papel como soporte de la dictadura de Suharto en Indonesia y la autorización para el bombardeo sobre población civil en Vietnam, Laos y Camboya durante la guerra de liberación de esos pueblos en los años 70.
En 2002 también fue distinguido Jimmy Carter,  el gran generador de las tensiones planetarias que elevaron las ventas de armas en todo el mundo durante este período; el que se negó a ratificar los Tratados SALT-2 con la Unión Soviética para reducir el arsenal nuclear, y por el contrario jugó un papel destacado en la renovación del arsenal nuclear de Estados Unidos y de la OTAN, razones que lo deben haber hecho merecedor del Premio.
Finalmente lo obtiene Obama, en momentos en que EEUU ocupaba Afganistán e Irak, y preparaba nuevos atropellos a escala planetaria.
EL GOLPE FASCISTA EN CHILE
El proximo 11 de setiembre se conmemoran los 40 años del golpe militar fascista en el hermano país. Si Augusto Pinochet merecía ser detenido, enjuiciado y castigado por asesinato en masa, ¿por qué no aquellos que lo prohijaron, lo controlaron y lo protegieron? ¿Por qué Henry Kissinger, el entonces director de la CIA Richard Helms, y otros oficiales del gobierno de los E.E.U.U., los cuales inspiraron, dirigieron y apoyaron el golpe de estado militar en Chile en 1973 siguen –y posiblemente seguirán- impunes?
Apenas Pinochet fue detenido Londres, y solicitada su extradición a España, la administración de Clinton se opuso a su extradición, seguramente por su preocupación de que un proceso público en España sacara a la luz la extensa implicación de las agencias de inteligencia de los E.E.U.U. en las acciones sangrientas de Pinochet.
La toma del poder por Pinochet el 11 de septiembre de 1973 fue el producto de una prolongada campaña de los E.E.U.U., de manipulación política y desestabilización en Chile. En 1964 la administración de Johnson invirtió diez millones de dólares en una campaña secreta para asegurar la elección del demócrata cristiano, Eduardo Frei, como presidente contra el candidato del Partido Socialista, Salvador Allende.
En 1970, con Frei inelegible para sucederse a sí mismo y Allende el favorito para ganar las siguientes elecciones, Chile se convirtió en un problema para la administración de Nixon.
La implicacncia de los E.E.U.U. en el planeamiento del golpe, comenzó incluso antes de la victoria de Allende en las elecciones, con planes de acción preparados para la consideración de Kissinger. Un grupo de oficiales que trabajaban bajo la dirección de la CIA llevó a cabo el asesinato de general Rene Schneider, un oficial pro-Allende, en una tentativa fracasada de provocar un pleno golpe antes de que Allende pudiera alcanzar el poder.
El Embajador de los E.E.U.U., Edward Korry, recomendó una urgente operación secreta de la CIA para preparar un preventivo golpe de estado militar. Kissinger declaró, "no veo porqué tenemos que mantenernos al márgen y observar a un país convertirse en comunista debido a la irresponsabilidad de su propio pueblo." Pero él y el director de la CIA, Helms, bloquearon el propuesto golpe por considerarlo irrealizable antes de las elecciones; necesitaban más tiempo.
Allende ganó las elecciones y su victoria precipitó un movimiento masivo de la clase obrera y de los campesinos pobres de inmenso potencial revolucionario. En los siguientes tres años, hubo seis tentativas fracasadas de golpe por parte de la derecha, la mayoría de ellas con ayuda directa americana.
Un cable de la CIA del 16 de octubre de 1970, explica los objetivos del gobierno de los E.E.U.U.: "es la firme y contínua política que Allende sea derrocado por un golpe .... Debemos continuar generando la presión máxima hacia este fin utilizando todos los recurso apropiados. Es imprescindible que estas acciones sean ejecutadas clandestinamente y bajo seguridad para ocultar bien la mano americana y del USG."
La CIA estableció una organización fascista, Patria y Libertad, dirigida por un antiguo empleado en relaciones públicas de Ford Motor Company, Federico Willoughby McDonald, que se convirtió en secretario de prensa de Pinochet después del golpe. Patrocinó la operación Djakarta, un plan para el asesinato sistemático de líderes del Gobierno de Unidad Popular de Allende. La organización fue así nombrada en honor al éxito más sangriento de la CIA, el golpe militar en Indonesia en 1965, durante el cual un millón de personas fueron asesinadas.
Como lo había hecho anteriormente en Indonesia, la CIA ayudó a los militares en Chile a componer listas de gente a ser exterminada. El 10 de septiembre de 1973, día antes de que la junta atacara, los nombres de 3.000 líderes de alto nivel y 20.000 de nivel medio de organizaciones populares -sindicatos, grupos estudiantiles, grupos de arrendatarios, comités campesinos, grupos de derechos y libertades civiles, partidos políticos izquierdistas- fueron distribuidas a los escuadrones de la muerte. Prácticamente todo aquél que no huyó del país fue cazado y asesinado.
En testimonio posterior ante un comité del congreso a puerta cerrada, el antiguo director de la CIA, Guillermo Colby, dijo que las ejecuciones en masa habían logrado "algún bien" al hacer la guerra civil en Chile inverosímil. Colby había seguido una lógica semejante en Vietnam, supervisando el programa Phoenix bajo el cual 20.000 sospechosos de resistir la intervención militar de los E.E.U.U. fueron asesinados.
En su biografía, Kissinger negó que el gobierno de los E.E.U.U. desempeñara papel alguno en el golpe de estado, descartando descaradamente este bien documentado hecho como "un mito de inspiración comunista." Aun así no pudo evitar el solidarizarse con el régimen de Pinochet, escribiendo: "Los militares chilenos habían salvado a Chile de un régimen totalitario y a los Estados Unidos de un enemigo."
Lo cierto que la impunidad de estos Premio Nobel, o la impunidad de los genocidas como Bush, dejan abiertas las puertas para que nuevos Premio Nobel, también genocidas, sigan apestando este mundo. No es de descartar que un nuevo genocidio sea iniciado por el Nobel Obama cuando se conmemore el golpe fascista en Chile.

No hay comentarios:

NI VÍCTIMA NI INGENUO (publicado esta semana en VOCES)

La aseveración de Sendic: “si es de izquierda no es corrupto, y si es corrupto no es de izquierda” , es falsa (como tanta cos...