CARTA DE UN ARGENTINO A FIDEL

Por Martín Ogando

Buenos Aires, 26 de noviembre de 2016 Querido Fidel:

Entiendo que finalmente hayas decidido descansar. Nadie ha trabajado tanto por Nuestra América, nadie ha entregado de manera tan radical su vida, su pensamiento y su acción a la liberación de los humildes de nuestra tierra. Entiendo, y te deseo lo mejor en este viaje.
Comprenderás, sin embargo, nuestro egoísmo. Tenerte acá con nosotros y nosotras nos hacía sentir todos los días protegidos. Sabíamos que, pasara lo que pasara, podíamos contar con tu corazón y tu abrazo protector, que surgía siempre desde allá arriba, desde el Caribe, pero que se desplegaba fuerte hasta el extremo Sur de nuestra Patria Grande. Sabíamos que, además de con tu amor, contábamos con tu infinita sabiduría, con tu pensamiento atento y siempre punzante. Ese pensamiento que, aun cuando el físico te pidió bajar un cambio, siguió regalándonos extraordinarias reflexiones sobre este mundo cada vez más injusto.
Nos acostumbramos a que vos fueras el vigía, el baqueano de Nuestra América. A que vieras las cosas antes que los demás y a que nos guiaras. ¡Cómo olvidarnos que fuiste el primero que entendió quién era nuestro Comandante Chávez! Y uno vez que lo abrazaste, allá en la Habana, lo acompañaste hasta el final como un padre, ayudándolo a recorrer ese tortuoso camino de la lucha por la liberación y socialismo.
Pero está bien Fidel. Somos grandes y tenemos que aprender a seguir adelante. Tenemos que permitirte descansar. Mierda que es difícil, pero lo vamos a intentar. Vamos a intentar estar mínimamente a la altura del legado inmenso que nos dejas.
Déjame antes de irte, por favor, decirte gracias. Ya sé que un militante revolucionario no acepta que le agradezcan por cumplir con su deber. Ya sé… pero yo lo necesito.
Gracias porque vos SOS y serás el nombre de la revolución en América Latina. Porque toda Nuestra América sería distinta hoy sin esa hermosa Revolución Cubana que vos protagonizaste junto a tu heroico pueblo. Porque tu revolución estuvo en África y las luchas anticoloniales, en El Salvador, en Nicaragua, en Bolivia, estuvo en nuestro Cordobazo y en nuestras guerrillas, estuvo en todo el mundo. Y cuarenta años después volvió a estar con Chávez, con Evo, con lo que mal o bien logramos construir en esta última década. Porque tu revolución estuvo en ese Mar del Plata del 2005.
Y esa revolución la hiciste contra todo y todos. Igual que Lenin y que todos los gigantes que hacen historia. Porque supiste comprender más a tu pueblo que a los manuales del marxismo de cartulina y de la historia oficial. Y esa es la clave de todo revolucionario: comprender las pasiones, los dolores, las aspiraciones, los sueños de su pueblo y ayudar a convertirlos en fuerza arrolladora para salir de la opresión y la explotación. Vos hiciste lo que es el deber de todo revolucionario: hacer la revolución. Y mientras algunos se dedicaban a evaluar las inconsistencias de esa rara revolución, vos y tu pueblo cambiaron para siempre la historia de América Latina.
Gracias también, Fidel, porque cometiste errores, porque te equivocaste, porque te manchaste con sangre y con los avatares de la política de estado. Porque erraste y también rectificaste. Gracias por ser humano. Porque necesitamos eso. No necesitamos panteones, próceres, seres sobrenaturales que todo lo saben y que conocen el camino de la emancipación. Necesitamos el ejemplo de seres humanos de carne y hueso, con sus pasiones y miserias, como nosotros y nosotras, porque SOS eso Fidel, aunque cueste creerlo. Porque hoy, que finalmente pudimos confirmar que SOS humano, renace en medio de la tristeza la convicción de que habrá otros como vos, de nuestro pueblo, de nuestras tierras, que seguirán el camino de rebelarse con furia y con amor frente a cualquier injusticia, frente a toda opresión.
Se hizo largo, disculpa. Déjame que ahora te deje una promesa. De todos nosotros y nosotras. Es lo mínimo que te debemos.
Te prometo hermano, que tus banderas, que tu lucha por una América Latina libre, unida y socialista seguirá flameando siempre. En nuestras manos y en la manos de millones más en Nuestra América. Te juro que las malas que vivieron no nos van a acobardar ni a desanimar. Al revés, nos vamos a hacer gigantes en las malas, como nos enseñaste vos. Vamos a sacar fuerza de nuestra historia, como hiciste vos, y vamos a vencer. Por nuestros trabajadores y trabajadoras, campesinos, pibes y pibas, por la primera revolución socialista de América Latina, por tu Cuba, por nuestra Cuba, porque en necesario para la vida en este mundo, VAMOS a VENCER.
Y si alguno de nosotros no lo llega a ver, si los tiempos se hacen un poco largos, no pasa nada. Te prometo que trataremos de parecernos lo más posible a vos. Dejar hasta nuestro último aliento en esta lucha, y dejar, sobre todo, millones de militantes más que seguirán llevando nuestras banderas cuando nos toque descansar.
Hoy llueve en Buenos Aires Fidel. Llueve, ¿podes creer? Esas cosas de la vida que te hacen pensar que el materialismo histórico no puede explicarlo todo. Ya sé que no te gusta la idea, pero déjanos llorar un rato.

Chau Fidel querido. Hasta la victoria, siempre. Hasta el socialismo, siempre. Hasta siempre, hermano. ¡Venceremos!
Martín
PD: Dale un abrazo enorme de nuestra parte a Ernesto, a Hugo, a Camilo, y a todos los compañeros y compañeras que nos trajeron hasta acá.

Comentarios

Maria Perez ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

CORRUPCIÓN Y PARTIDOS (publicado hoy en Semanario VOCES)

IMPUNES IMPARTIENDO VALORES (como el Uruguay no hay)

CERO AUTOCRÍTICA