jueves, 28 de febrero de 2013

PURO CUENTO (cuento circular)


Erase un pequeño país que había sido gobernado siempre, a lo largo de su historia, por el partido de derecha (PD), aunque a veces por el partido de centro (PC). Había grupos y partidos de izquierda, pero eran tan pequeños que apenas lograban una minúscula representación parlamentaria.

Conscientes de que la única forma de cambiar ese estado de cosas era la unidad de las fuerzas de izquierda, se pusieron a trabajar en ello. Hasta que finalmente, y luego de arduas discusiones, se pusieron de acuerdo y formaron lo que se denominó Partido de Izquierda (PI).
En la primera elección, al PI no le fue tan mal. Lograron juntos una cantidad de votos que ni soñaban cuando actuaban por separado.
El susto del PC y del PD fue tan grande, que llamaron a los militares para que se hicieran cargo de la situación, y el pequeño país sufrió largos años de dictadura.
Recuperada la democracia, volvieron a gobernar, alternativamente, el PD y el PC.
El PI crecía en cantidad de votos elección tras elección, y era evidente que llegaría a obtener el gobierno, de manera que el PD y el PC inventaron el balotaje como forma de impedirlo. En una segunda vuelta, ellos se juntarían y derrotarían al PI. Y así sucedió, efectivamente.
Pero los dirigentes del PI establecieron su propia estrategia:
-          Lo que tenemos que hacer –dijo uno de los dirigentes- es rebajar un poco nuestro programa, hacerlo más de centro. De esa manera, conseguiremos aliados del centro y hasta de la derecha. Y con aliados del centro y de la derecha y con un programa de centro, lograremos los votos que nos hacen falta para obtener las elecciones.
Y así fue. Se aplicó la estrategia que el dirigente proponía, y finalmente el PI obtuvo en primera vuelta (sin necesidad de balotaje) el gobierno que tanto anhelaba para hacer las reformas estructurales que aquel pequeño país necesitaba.
Pero claro, con aliados del centro y de la derecha, y presionado por la izquierda, el gobierno del PI en realidad fue un gobierno de centro, y no de izquierda.
De tal forma, que el PI comenzó a perder votos de la izquierda, es decir, de quienes originalmente eran sus votantes. Tanto es así, que a la elección siguiente, y a pesar de proclamar a los cuatro vientos que había realizado el mejor gobierno de la historia, aunque ganó nuevamente el gobierno, no logró hacerlo en primera vuelta y perdió representación parlamentaria. Y unos meses después perdió también el gobierno que había obtenido en varios departamentos del interior.
Durante el segundo gobierno, se hizo evidente que de continuar así, las próximas elecciones se perderían. Y algunos dirigentes del PI (muchos dudaban ya si ese nombre era adecuado) comenzaron a plantearse rebajar un poco más el programa, conseguir nuevos aliados de la derecha. Era necesario mostrarse aún más pragmáticos y respetuosos de las leyes del mercado y la libre competencia, enviar claras señales a los organismos internacionales y a los inversores extranjeros. De esa forma, se compensarían los votos de la izquierda más izquierda que se estaba yendo, y se lograrían muchos de la derecha.
La estrategia solo tenía un inconveniente: un partido con esas características; con un programa de centro derecha, con aliados de centro y de derecha (que más bien eran mayoría, por lo cual los aliados en realidad pasaban a ser los grupos de izquierda que aún quedaban), ya no sería un partido de izquierda, y ya no podría realizar los cambios que alguna vez los viejos dirigentes del PI se habían propuesto.
Pero de todas maneras, muchos ya no se acordaban de cuales eran esos cambios con los que soñaban en tiempos tan lejanos. Y de todas maneras, estaba claro que la estrategia ahora no era para los cambios, sino para mantenerse en el gobierno. Aunque ello significara cambiarle de nombre al  partido, y tal vez denominarlo PICD.
Conscientes de que la única forma de cambiar ese estado de cosas era la unidad de las fuerzas de izquierda, los militantes de izquierda comenzaron a pensar en ello.

1 comentario:

Anónimo dijo...

no habia leido este articulo
buenismo
f.a ne...bla bla blaç

HERIDAS DE CONSIDERACIÓN

(publicado esta semana en VOCES) Finalmente Sendic le abarató los costos políticos del berenjenal en el cual él mismo hab...