miércoles, 6 de febrero de 2013

SENTIMIENTOS Y VALORES


Vázquez subió sin hacerse rogar. Tomó el micrófono y explicó que no iba a enumerar logros, ni a repasar momentos de estos 42 años. Él quería referirse más a "sentimientos y valores". A partir de allí, comenzó un discurso con tono de campaña electoral que tuvo mensajes para los uruguayos, la interna del partido y la oposición.

Uno de esos valores, era la “confianza”, confianza en el FA y respaldo para los compañeros en el gobierno. "Confianza como una actitud permanente de creer, de saber, que podemos tener fe en el proyecto político y también en los compañeros en los cargos de gobierno para llevar a cabo ese proyecto”, señaló.
Esto es, los frenteamplistas deberían confiar, creer, saber, tener  fe, en que si el proyecto político colectivo establece que “…rechazamos el actual proyecto ALCA y los eventuales acuerdos bilaterales de comercio con Estados Unidos concebidos en este marco, en tanto no resultan favorables a nuestros objetivos de consolidación de país productivo”, ninguno de los compañeros elegidos en cargos de gobierno para llevar a cabo ese proyecto saldrán rápidamente a gestionar un TLC con los Estados Unidos. Si los frenteamplistas tienen confianza, eso no sucederá.
O si el Frente Amplio, por ejemplo, en función de ese proyecto político, presenta en el Parlamento un proyecto de ley para despenalizar el aborto, y luego lo vota, los frenteamplistas deben tener confianza, creer, saber, tener fe, que no habrá ningún compañero electo en un cargo de gobierno para llevar a cabo ese proyecto, que cometa el atropello de vetar esa ley.
O si el FA vota una ley sobre accidentes laborales, que favorece a los trabajadores, los frenteamplistas deben tener confianza, creer, saber, tener fe, que no habrá ningún compañero electo en un cargo de gobierno para llevar a cabo ese proyecto, que cometa el atropello de vetar esa ley.
Y sobre el final, Vázquez envió algunos mensajes para la interna del partido, pidió que se busquen los caminos orgánicos cuando la fuerza política no está de acuerdo con el gobierno y así evitar el "show mediático". "Los gobernantes tendremos (no sabía que el señor era gobernante, estoy en otro mundo, eso me pasa por no tener televisión) que acatar y aceptar el mandato de la fuerza política, pero evitar el show mediático que en las radios, la televisión y los diarios se peleen los que se tienen que pelear, y nosotros discutamos orgánicamente donde tenemos que discutir, dando respaldo a nuestra fuerza política. Quien quiera un show mediático que vea Tinelli, si quiere un radial que escuche 'La Venganza será Terrible', de Dolina, y si quiere uno escrito hay tanta prensa por ahí que se presta a eso, que no vale la pena que nosotros desarrollemos esa actividad", dijo.
En este punto, los analistas no se ponen de acuerdo. Algunos sostienen que cuando habla de que “los gobernantes tendremos que acatar y aceptar el mandato de la fuerza política” se está refiriendo nuevamente al tema de la ley de despenalización del aborto (reiterar hasta que entre), esto es, que si la fuerza política vota una ley, los gobernantes no la veten; y que si la fuerza política la vuelve a votar en el período siguiente, no salga nadie firmando por un referéndum para derogarla. Otros sostienen que es un tiro por elevación para el presidente y el vicepresidente, que cuando la fuerza política mandató a los legisladores a votar la anulación de la ley de impunidad, ambos concurrieron al Parlamento a decirles que no la votaran. De cualquier manera, el sayo es pa todos o pa naides.
En cuanto a lo del show mediático, claramente se refería a que no es bueno andar diciendo cosas en los colegios del Opus Dei cuando se sabe que lo que se dice saldrá en todos los medios, y menos si lo que se dice es una brutal y asquerosa agachada ante el imperialismo, y menos aún si esa agachada es desconocida por todo el resto del gobierno y de la fuerza política. Eso es muy feo, tiene razón TV, genera un show mediático difícil de digerir. Las peleas y los agravios entre dirigentes de la fuerza política no son buenos tampoco, y generan malestar en la militancia. Cuando un compañero dirigente, por ejemplo, está haciendo campaña nada menos que para obtener nuevamente el gobierno del país, no es bueno que un gobernante diga que ese dirigente dice estupideces. Cualquier abombao sabe que eso es terrible.
Sobre el final de su discurso, Vázquez pidió unidad para hacer frente a la derecha. No puso ejemplos, pero bien podría haber puesto como ejemplo, firmar el referéndum de la derecha contra una ley votada por el Frente Amplio. Eso sería un buen ejemplo de “unidad para hacer frente a la derecha”. Una lástima que no lo haya dicho. Seguro que lo pensó.

5 comentarios:

Mauricio dijo...

Manifiesto mi total apoyo!

Mario Santos vega dijo...

Me calienta que yo piense similar. Nunca dejare de votar al PCU por lo tanto si es candidato indirectamrnte lo tendré que votar. Saludos.

Anónimo dijo...

Brillante!

Anónimo dijo...

Brillante reflexión

Anónimo dijo...

BRILLANTE TODO TU BLOG...
FELICITACIONES POR LOS ARTICULOS

LOS HOMBRES DE LA BOLSA

(publicado esta semana en semanario VOCES) El tema no es nuevo, y cada tanto vuelve al tapete, como tanta cuestión en este país. ...