domingo, 22 de junio de 2008

¿CAPITALISMO CON ROSTRO HUMANO?


¿Es posible –como algunos piensan- transformar el capitalismo, remediando de alguna manera sus males sociales? Esta cuestión no es nueva. Ya está planteada en el propio Manifiesto Comunista hace 160 años: “Otra forma de este socialismo (habla del conservador o burgués), menos sistemática, pero más práctica, intenta apartar a los obreros de todo movimiento revolucionario, demostrándoles que no es tal o cual cambio político el que podrá beneficiarles, sino solamente una transformación de las condiciones materiales de vida, de las relaciones económicas. Pero, por transformación de las condiciones materiales de vida, este socialismo no entiende, en modo alguno, la abolición de las relaciones de producción burguesas –lo que no es posible más que por vía revolucionaria-, sino únicamente reformas administrativas realizadas sobre la base de las mismas relaciones de producción burguesas, y que, por tanto, no afectan a las relaciones entre el capital y el trabajo asalariado, sirviendo únicamente, en el mejor de los casos, para reducirle a la burguesía los gastos que requiere su dominio y para simplificarle la administración de su Estado”.
ALGUNOS “ROSTROS” DEL CAPITALISMO DEL SIGLO XXI
Rostro 1

El informe titulado “Indicadores de Desarrollo Mundial 2007” difundido por el Banco Mundial señala que unos 985 millones de personas, sobreviven en situación de extrema pobreza con menos de un dólar diario de ingreso. El porcentaje de los que viven con menos de dos dólares diarios se estima que en 2004 alcanzaba a 2600 millones de personas, casi la mitad de la población del mundo en desarrollo, por debajo de la línea de pobreza. Las tablas estadísticas del informe dejan claro que más de 10 millones de niños de menos de cinco años mueren cada año a raíz de enfermedades que se pueden prevenir. Un 8,6% de los latinoamericanos viven en la pobreza extrema, frente al 9% del este asiático o el 41,1% del África subsahariana.
Rostro 2
La revista Forbes, se publica en Estados Unidos y se especializa en el mundo de los negocios y las finanzas. Cada año (desde 1986) publica listas de las personas mas acaudaladas del mundo. La clasificación del 2008 ya está pronta, y en los primeros tres lugares figuran: Warren Buffet, de Estados Unidos, con una fortuna de 72.000 millones de dólares. En segundo lugar Carlos Slim Helú, de México, con 64.000 millones, y en tercer lugar el más conocido Bill Gates, de Estados Unidos, 59.000 millones de dólares.
Rostro 3
En la India, cerca de 700 millones de personas intentan sobrellevar su existencia en la agricultura y más de 300 millones batallan para sobrevivir bajo el umbral de la pobreza. Un informe del BM señala que: “Aunque el desempeño económico y social de India es impresionante, más de la cuarta parte de su población sigue viviendo bajo la línea de pobreza. Algunos indicadores de salud tan esenciales como la tasa de mortalidad materna y de niños menores de cinco años han mostrado pocos avances, además del mínimo progreso que se aprecia en el tema de la desnutrición. Aún se aprecian desigualdades importantes dentro del país y ha emergido un abismo cada vez mayor entre los estados más ricos y los más pobres”. Para ayudar a la India, el BM avizora un aumento importante en el volumen de préstamos otorgados, hasta alcanzar una cifra cercana a los US$3.000 millones al año, prácticamente el doble del último porcentaje.
Rostro 4
Si tomamos la lista de los 946 más ricos de todo el mundo, elaborada por la Forbes, esta incluye a 36 de la India: Lakshmi Mittal figura en 4º lugar, con una fortuna de 45.000 millones de dólares; en 5º lugar está Mukesh Ambani con 43.000 millones, y Kushal Pal Singh en 8º lugar con apenas 30.000 millones de dólares en sus bolsillos. Sólo estos tres suman 118.000 millones (unas 40 veces lo que prestará el BM para ayudar a la India).
Rostro 5
En Estados Unidos, el número de ciudadanos extremadamente pobres creció un 26 por ciento entre 2000 y 2005. El IWPR, un Instituto de Investigaciones Políticas sobre la Mujer, de Washington, dice que, sin las ayudas del Seguro Social, casi la mitad de las mujeres que superan la edad de jubilación pasarían a ser indigentes. Un artículo que publicaron hace ya diez años los sociólogos Gunnar Almgren, Avery M. Guest y Jun M. Uses, concluye que un ciudadano negro sin trabajo de los barrios pobres de Chicago o de Harlem tendría más posibilidades de seguir viviendo en Bangla Desh, uno de los países más pobres del mundo, que en su propio barrio. Unas ochocientas mil personas carecen de vivienda y malviven tirados por las calles de todas las ciudades del país. Sólo en la ciudad de Washington, la quinta parte de sus habitantes vive en la pobreza. Según el propio Buró del Censo norteamericano, en 2007 el número de pobres se acercaba a los cuarenta millones de personas, muchas de ellas hacinadas en ghettos urbanos y en las zonas degradadas de las grandes ciudades. La sanidad es otro tremendo problema: en todo el país hay unos ¡45 millones de personas! que no tienen acceso a la salud.
Rostro 6
Si tomamos la lista de Forbes en sus 100 primeros lugares, en ella veremos a 36 norteamericanos. Y si sumamos sus fortunas individuales, veremos que en total suman la friolera de 568.000 millones de dólares. Esa fortuna en manos de 100 personas, en un país con 40 millones de pobres.
Rostro 7
La crisis haitiana es tan extrema que ha forzado a la gente a comer (no alimentos) galletas de barro (llamadas “pica”) para aliviar el hambre. Es un desesperado remedio haitiano hecho de barro seco amarillo que proviene de la meseta central del país para aquellos que pueden permitírselo. No es gratis. En los atestados suburbios de Ciudad del Sol, la gente usa una mezcla de barro, sal y grasa vegetal como comida normal, y eso es todo lo que se pueden permitir. El 80% de los haitianos están empobrecidos en el país más pobre del hemisferio y uno de los más pobres del mundo; las dos terceras partes, o más, de los trabajadores tienen tan sólo trabajos esporádicos; los que tienen empleo, ganan de 11 a 12 centavos la hora; el salario mínimo oficial del país es de 1,80 dólares al día, pero las cifras del FMI muestran que el 55% de los haitianos reciben sólo 44 centavos al día, una cifra con la que resulta imposible vivir. Así es cómo viven los haitianos pobres. Los niños están siempre hambrientos, nunca hay suficiente comida, a menudo sólo hacen una única comida al día, las enfermedades son el pan de cada día, las expectativas de vida son muy bajas y han de soportar a los supuestos “pacificadores” Cascos Azules y la violencia de las bandas que asolan a las comunidades ( Stephen Lendman – Global Research).
Rostro 8
El Banco Mundial planea enviar 10 patéticos millones de dólares de “ayuda de emergencia” para Haití, un país en el que alrededor de ocho millones de personas se mueren de hambre. La rabia ante la injusticia se va incubando y explota sacando a los haitianos en masa a la calle contra condiciones intolerables de vida que se han ido agravando por una ocupación represiva y odiada de Naciones Unidas (de la que nuestro país sigue formando parte). El FMI sigue llevándose un millón de dólares a la semana en impuestos, y sólo países como Cuba (mediante la formación de haitianos en medicina) y Venezuela (donando dinero, petróleo barato y unas 600 toneladas de ayuda alimentaria) parecen preocuparse.


13 de Mayo de 2008

No hay comentarios:

EL OPORTUNISMO POLÍTICO

Cuando salió a la luz pública la mentira de Sendic acerca del ya famoso célebre título adornado con medallas de oro, fuimos muchos los qu...