miércoles, 25 de junio de 2008

PRIMERO ESTÁ EL PROGRAMA


Como se sabe, el proceso de definición de las candidaturas en el Frente Amplio es bastante más complejo que en los partidos tradicionales. En nuestra fuerza política no existen los caudillos que se autoproclamen, sino que la candidatura se define en un Congreso, que en este caso se realizará en diciembre, en donde también se definirá el programa. Claro, eso no significa que cada tanto no aparezca algún nombre en la agenda, más allá de que algunas candidaturas fabricadas por los medios sigan en el candelero. De esta forma, y luego de que Tabaré rechazara definitivamente la idea de la reelección, se han estado manejando los nombres de Danilo Astori, José Mujica, Eduardo Rubio, Daniel Martínez, Daisy Tourné y otros. Lamentablemente, este manejo de los medios pretende generar en la opinión pública –y en cierto modo lo logra- la idea de que la izquierda ha dejado de lado ciertos conceptos que históricamente hemos proclamado en nuestro Frente Amplio, como el de candidatos únicos y la búsqueda del consenso.
Un día sí y otro también vemos como los medios van imponiendo su visión de los hechos políticos que se generan, transformándolos en verdades indiscutibles a los ojos de la opinión pública. De esa forma, un día hablan de un “espaldarazo del presidente Tabaré Vázquez al ministro de Economía, Danilo Astori para su candidatura”. Y al día siguiente el diario Ultimas Noticias dice que “Asamblea Uruguay, la Alianza Progresista y el Nuevo Espacio siguen siendo los únicos sectores que respaldan sin vacilar la candidatura de Astori para las próximas elecciones”. Aunque pocos días después se puede comprobar que Alianza Progresista ni por asomo ha tomado una decisión al respecto. Por otro lado, resulta a todas luces obvio que la candidatura Astori-Mujica o Mujica-Astori es un invento de la prensa, y los propios compañeros del MPP lo han señalado.
Es sabido que el Frente Amplio está constituido por sectores y bases, y que son muchos los sectores políticos que lo integran. Sin embargo, cuando sólo dos sectores se han manifestado a favor de la candidatura de Astori, el diario La República tituló recientemente: “La candidatura a la presidencia del ministro de Economía, Danilo Astori, cobra cada vez más fuerza dentro del Frente Amplio”. Luego de que el Plenario Nacional del Nuevo Espacio apoyara una fórmula integrada por Mujica y Astori fueron los propios dirigentes del MPP quienes calificaron la decisión de “irrisoria”, y dijeron que “lo único que hay es la decisión de un sector de apoyar algo que no existe”. En el MPP hay un convencimiento de que el asunto se dirimirá en el Congreso, y por lo tanto apuntan sus baterías a las elecciones del 25 de agosto. En los demás sectores (con excepción de Asamblea Uruguay y el Nuevo Espacio), la fórmula tampoco se percibe con mucha claridad y se insiste en la necesidad de trabajar sobre el programa y fomentar el surgimiento de nuevos nombres desde las bases.
En este panorama, hay que incluir también a aquellos que pretenden influenciar en la opinión frenteamplista y de la ciudadanía en general con el manejo de encuestas que no son otra cosa que operaciones políticas con el fin de catapultar la postulación de determinado candidato. El manejo de las encuestas como argumento, y las afirmaciones sin fundamentación parece que están en el orden del día. Quienes se manejan con encuestas, toman de ellas lo que sirve para fundamentar sus opciones políticas, pero dejan de lado aquello que a todas luces contradice sus argumentos. Y así tenemos a diario declaraciones del tipo: “…con la buena gestión del gobierno no alcanza para ganar las elecciones, se necesita una buena fórmula, y la única capaz de ganar es Astori-Mujica”. Y uno se queda con ganas de saber cuál es la razón por la que esa fórmula es ganadora, pero además, de saber por qué razón esa es “la única” ganadora. Y no encontramos a nadie que responda la siguiente pregunta: Si la candidatura de Astori es la que nos asegura ganar las elecciones, y si las encuestas indican que Astori es quien encabeza las preferencias de los frenteamplistas, ¿por qué las intenciones de voto para el Frente son cada vez más bajas y ahora es casi segura una segunda vuelta? Si la gestión de nuestro gobierno es tan buena, y además el candidato es el ideal, ¿como es que la intención de voto por el Frente Amplio desciende?, ¿no será que el candidato que nos están imponiendo los medios es quien nos hace perder esos votos? No lo estoy afirmando. No estoy diciendo que sea así. Pero creo que es muy válido hacerse esa pregunta y muchas otras. Una de las dos premisas falla por algún lado. Porque no es posible que teniendo una gestión impecable y el candidato perfecto ahora parece que el FA no sólo no gana en primera vuelta sino que corre el riesgo de perder el balotaje.
Coincidimos con lo enunciado por los compañeros de la Vertiente Artiguista. El diputado Eduardo Brenta dijo a El País que en la Vertiente creen que "no es momento de acelerar las definiciones" y que, en ese sentido, preocupa que haya algunos "empujes" en la propia coalición de izquierda, donde "a veces parece que la discusión ya está cerrada". Consultado acerca de si el sector rechaza la candidatura del ministro Danilo Astori, afirmó: "No somos pro nadie ni anti nadie. No tenemos prejuicios, pero queremos que haya un debate". De la misma manera compartimos lo expresado por el compañero Gargano días pasados, en cuanto a que la dinámica instalada por los medios de comunicación que promueven determinadas candidaturas hace que nosotros discutamos acerca de esas candidaturas y no discutamos acerca del programa. “Yo necesito saber qué política exterior va a haber, qué política económica va a haber, qué política social va a haber y qué postura tiene cada uno de los muy buenos dirigentes del FA” –dijo Gargano-. Y luego agregó: “yo quiero que el Congreso del FA sea el que defina quién será el candidato. Si se vuelve a plantear que algún sector pide autorización para competir en las internas previstas por la Constitución, yo no me voy a oponer a que así sea como no me opuse en el 99 cuando compitieron Astori y Tabaré”. También se ha expresado el PVP a través de Carlos Cotiño, quien calificó de "antinatural" el hecho que "desde el Poder Ejecutivo se haga ese despliegue al punto de presionar la opinión de la fuerza política". Y recientemente lo hizo Lucía Topolansky (MPP); dijo que "es temprano para las definiciones electorales. El Congreso de diciembre será el que definirá las candidaturas".
Para nosotros, comunistas, lo primero es el programa. Ha sido siempre así. Primero tenemos que ponernos de acuerdo en el planteo que haremos al soberano, y recién después ver quienes son los compañeros más adecuados para llevar adelante ese programa. Entre otras cosas, porque de esa forma, quienes asuman las candidaturas para las próximas elecciones sabrán bien cual es el compromiso que adquieren ante la fuerza política que lo postula y ante la ciudadanía, y no al revés. Si el candidato es designado antes que el programa, es inevitable que influya en el resto de la fuerza política para que el programa releje su propio pensamiento. Pero además, porque el candidato no puede surgir de acuerdos de cúpulas, porque nuestro Frente Amplio es coalición y movimiento, y las bases, en cuestiones tan importantes como estas deben ser escuchadas. No rechazamos a ningún compañero frenteamplista, pero queremos que se discuta en la interna, que se muestren argumentos y se busque el consenso, y que eso se haga mientras se elabora, se discute y se aprueba el programa. Luego, todos saldremos a apoyar a quien surja de esa discusión.
Lorier lo expresó recientemente en forma bien clara: “No descartamos ninguna candidatura porque somos frenteamplistas y la candidatura que vayamos a apoyar es la que surja de las instancias orgánicas del FA. Cualquiera sea el resultado lo vamos a estar apoyando. En una primera instancia tenemos que buscar una candidatura más en relación con una cuestión programática y sobre todo con los contenidos del espacio democrático avanzado. La personalidad tiene que estar en sintonía con esta visión democrática avanzada”






27 de junio de 2008

domingo, 22 de junio de 2008

OTRA CUMBRE MUNDIAL SOBRE ALIMENTACION


En noviembre de 1996, se celebraba en Roma la Cumbre Mundial sobre la Alimentación en la sede de la FAO. Brillante como siempre, Fidel Castro dijo en esa Cumbre: “¿Qué curas de mercurocromo vamos a aplicar para que dentro de 20 años haya 400 millones en vez de 800 millones de hambrientos? Estas metas son, por su sola modestia, una vergüenza”. Fidel se quedó corto. Porque la vergüenza será aún mayor. Doce años después el mundo no ha logrado disminuir la cifra de hambrientos, sino que la ha aumentado. Según la FAO, la malnutrición afecta hoy en día a más de 862 millones de seres humanos. Claro que en cuestión de cifras hay para todos los gustos. Hay quienes dicen que si se considera como pobres a quienes viven con menos de un dólar al día (pobreza extrema), los mismos serían alrededor de 1.200 millones. En cambio, si se considera pobres a quienes viven con menos de dos dólares al día (intente sobrevivir alguien con esta cifra diaria en nuestro país), se comprueba que ellos llegan a 2.733 millones (Banco Mundial, 2004). De todas formas, lo que interesa es que, hoy día, la pobreza alcanza en nuestro mundo proporciones desmesuradas y ofensivas, pues la Humanidad dispone de medios para evitarla. Precisamente, el hecho de que el sufrimiento humano por insatisfacción material podría evitarse sin demasiados problemas es uno de los rasgos de nuestra civilización. Otra característica es la que señalaba Fidel en 1996 con crudeza y claridad meridianas: “El hambre, inseparable compañera de los pobres, es hija de la desigual distribución de las riquezas y de las injusticias de este mundo. Los ricos no conocen el hambre”.
CAUSAS PROFUNDAS
En notas anteriores mencionábamos lo que algunos señalan como causas de la crisis alimentaria: aumento del precio del petróleo, el crecimiento de China e India, eventos climáticos, la producción de biocombustibles, escasez, etc. Pero –sin menospreciar estas causas- hay razones más profundas. Porque una de las causas fundamentales está sin duda en los subsidios que los países desarrollados (Unión Europea, Estados Unidos y Japón) mantienen a la producción agrícola que supera los 327 mil millones de dólares anuales, lo que distorsiona gravemente el comercio internacional de productos agropecuarios, convirtiéndose en barreras al comercio justo. Por otro lado, está el tema de la especulación financiera. Con la crisis inmobiliaria que estalló en EEUU por agosto del año pasado, los grandes fondos de inversión especulativa trasladaron sumas millonarias a controlar los productos agrícolas (commodities) en el mercado internacional. Cuando se pinchó la burbuja, los especuladores echaron mano a los mercados de cereales, y actualmente se estima que estos fondos controlan el 60 por ciento del trigo y altísimos porcentajes de otros granos básicos. Y, lo que no es poca cosa y da una idea de la magnitud de la especulación, la mayor parte de la cosecha de soya de los próximos años, ya está comprada como “futuro”. Los alimentos, como se puede apreciar, se han convertido en un objeto más de especulación bursátil cuyo precio cambia en función de tironeos especulativos y no en función de los mercados locales o las necesidades de la gente. Muy por el contrario, deberíamos hablar de la especulación con el hambre. En los últimos nueve meses del año pasado, se multiplicaron por siete los capitales invertidos en los mercados agrícolas de EEUU y por cinco en la Unión Europea. Esta especulación en torno a los alimentos empuja los precios hacia nuevos máximos y los tornan inalcanzables para una masa enorme de población, principalmente de Asia, África y América Latina, desde luego.
Un elemento que también está en el fondo de esta crisis alimentaria, es el de los TLC (Tratados de Libre Comercio), que han forzado a aquellos países que los han suscrito, a liberalizar sus mercados agrícolas y reducir los aranceles a la importación. Al mismo tiempo, las multinacionales han seguido haciendo dumping con sus excedentes en los mercados de estos países, utilizando todas las formas de subsidios directos e indirectos a las exportaciones. De esta forma, Egipto (antiguo granero de trigo del Imperio Romano) se convirtió en el primer importador; Indonesia, una de las cunas del arroz hoy importa arroz transgénico, y México, cuna de la cultura del maíz, importa hoy maíz transgénico de los EEUU. Simultáneamente, EEUU, la Unión Europea, Canadá y Australia son los mayores exportadores. Y por supuesto, a medida que los precios se disparan el hambre crece. Muchos países que producían comida suficiente para su propia alimentación fueron obligados a abrir sus mercados a productos agrícolas subsidiados en el extranjero, y ahora se han convertido en importadores de esos mismos productos. Luego de 14 años de TLC, México pasó de ser un país exportador a ser dependiente de la importación de maíz de Estados Unidos, importando el 30% de su consumo. Ahora que EEUU dedica cantidades crecientes de maíz a la producción de biocombustibles, las cantidades disponibles para el mercado mexicano disminuyeron, provocando el aumento de precios y dejando al país sin ninguna seguridad alimentaria. En El Salvador ocurrió algo similar. Luego del TLC, importa el 81% del maíz, y al contrario de las pregonadas bondades del libre mercado, el precio del maíz tuvo en 2007 un incremento del 77%, el fríjol un 39% y el arroz un 33%.
LAS RECETAS SIGUEN SIENDO LAS MISMAS
Mientras proliferan los disturbios por hambre en el mundo, los dirigentes de la OMC, del FMI, del Banco Mundial o de la ONU recomiendan más y más apertura. El proteccionismo (el nuestro, no el de ellos) se ha convertido en un crimen. Prohibido proteger, salvo que se trate de proteger a los grandes bancos y las empresas financieras para evitar su quiebra ante los juegos especulativos. Y la ayuda se detiene. La generosidad de los países del Norte se manifiesta cuando tienen excedentes. Entre 2005 y 2006 destinaron 8,3 millones de toneladas de granos para ayuda alimentaria. Entre 2006 y 2007 bajó a 7,4 millones, mientras el hambre aumentaba. También ha venido cayendo la ayuda a la agricultura en la medida que los alimentos han pasado a ser un buen negocio especulativo: entre 1980 y 2005 la ayuda a la agricultura cayó de 8.000 millones de dólares a 3.400 millones, una disminución en términos reales de 58%. Ahora Zoellick (presidente del BM), que cuando fue negociador de los EEUU en la OMC hizo todo lo que pudo para romper la soberanía alimentaria de los países favoreciendo los intereses de las trasnacionales de los agronegocios, receta la “ayuda alimentaria”. Claro, esas mismas trasnacionales son las que venden al Programa Mundial de Alimentos los granos que “caritativamente les entregan a los hambrientos”.
Cuando esta edición de EL POPULAR esté en la calle, habrá culminado una nueva Cumbre Mundial de Alimentación, también en Roma, como la de 1996, en la que Fidel terminaba su locución diciendo: “Las campanas que doblan hoy por los que mueren de hambre cada día, doblarán mañana por la humanidad entera si no quiso, no supo o no pudo ser suficientemente sabia para salvarse a sí misma”. El director general de la FAO, Jacques Diouf, en su discurso del martes en la Cumbre solicitó a los líderes mundiales 30.000 millones de dólares anuales para relanzar la agricultura y evitar amenazas futuras de conflictos generados por la falta de alimentos. Está bien. Pero modestamente, aportamos otras ideas: prueben a terminar con los subsidios en los países del norte, terminen con la especulación financiera, olvídense por un rato del sacrosanto mercado y apliquen términos de intercambio solidarios y justos, en otras palabras: tomen dos o tres medidas anticapitalistas, y verán retroceder el hambre. Volviendo a Fidel en 1996, lo decía claramente: “Son el capitalismo, el neoliberalismo, las leyes de un mercado salvaje, la deuda externa, el subdesarrollo, el intercambio desigual, los que matan a tantas personas en el mundo”.


04 de Junio de 2008

POR EL PUEBLO DE HAITI


Haití llevó a cabo la única revolución de esclavos victoriosa de la historia. Apenas habían pasado dos años de la Revolución Francesa y su colonia más próspera se rebela, con Toussaint L’Ouverture a la cabeza. La rebelión fracasó y L’Ouverture terminó prisionero en Europa donde murió de frío en una cárcel de los Alpes. Pero la semilla estaba plantada, y Haití conquistó su independencia en 1804 luego de derrotar a las tropas francesas, inglesas y españolas, transformándose en la primera colonia que en América Latina obtenía su liberación. Mientras la esclavitud campeaba en Estados Unidos, en Cuba, o en Brasil, en Haití los negros se gobernaban a si mismos en forma soberana, y esta osadía no podía ser perdonada por los colonizadores. Destruido por las guerras, Haití no logró desarrollarse y fue anexionado por España hasta que una nueva rebelión le devolvió la independencia. En el siglo XX los Estados Unidos encargaron la custodia de la nueva colonia a la dinastía de los Duvalier que, apoyados en su Tonton Macoute, se perpetuaron en una dictadura que duró varias décadas.
La historia más reciente
Con el fin de la dinastía, accedió al gobierno el sacerdote Jean Bertrard Aristide, vinculado a la teología de la liberación, pero fue derrocado y se exilió en los Estados Unidos, que lo reciclaron y lo instalaron nuevamente en el poder, en un gobierno que privatizó las empresas públicas y persiguió opositores y terminó acusado de corrupción y de vínculos con el narcotráfico, para ser nuevamente derrocado, esta vez por una coalición militar franco-estadounidense. En opinión de Emir Sader (sociólogo brasileño) “cualquiera que sea el diagnóstico de la historia reciente de Haití, lo cierto es que, después de la catástrofe que significó para Haití la dictadura del clan Duvalier, el desastre más reciente, que ayuda a entender la grave situación en que se encuentra el país, fue el fracaso del gobierno de Aristide”.
La dictadura duvalierista fue derribada en 1986, y Aristide fue elegido en 1990. Apenas comenzado el gobierno (habían transcurrido 7 meses) fue derrocado por militares duvalieristas y se exilió en los Estados Unidos. Cuando regresa –reinstalado por el gobierno de Clinton- pasó a implementar una política económica de neto corte neoliberal, distanciándose del partido (Lavalas) que lo había elegido. Esto sin duda provocó que Aristide fuera perdiendo el control del país y que las movilizaciones populares en su contra fueran creciendo. Por otra parte, la falta de recursos externos fue llevando al país a un proceso de desintegración acelerada, sin servicios públicos, sin fuerzas de seguridad, con grupos populares armados por el propio Aristide pero también con grupos de ex-militares armados que cruzaban desde República Dominicana para atacarlo. Es en ese marco que los Estados Unidos y Francia se creen en el derecho de intervenir y derriban el gobierno de Aristide. Ahí comienza el periodo contemporáneo de Haití, con un presidente electo, René Preval, con grandes dificultades económicas y sociales, inestabilidad institucional y presencia de tropas extranjeras. Recordemos que a partir de allí, tropas de Brasil, Argentina, Chile, Bolivia y Uruguay, entre otras, sustituyeron las tropas invasoras, sin que ningún programa sustancial de reconstrucción del país haya sido llevado adelante hasta ahora, más allá del consenso general en cuanto a que la presencia de esas tropas fue la responsable de los avances en la situación de seguridad pública, por lo menos en los espacios centrales de Puerto Príncipe, hasta hace poco intransitables por los riesgos de seguridad.
Hoy en día
Hoy en día, el contraste más importante que se puede constatar en Haití, es el provocado por la presencia de los países latinoamericanos. Por un lado, tenemos que el grueso de las tropas de la MINUSTAH (Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití) proviene de países como Brasil, que está al frente de la misión con sus 1.200 efectivos, Argentina con casi 600, Chile con 500 y nuestro país con 1.150, todos países que encuadran en lo que se ha denominado como progresismo en la región. Todos recordamos que cuando la población de Haití salió a las calles para protestar contra el escandaloso aumento de los precios de los alimentos, que en términos promedios se habían triplicado, y contra la presencia de las tropas de la MINUSTAH, la represión ordenada por los mandos de la misión provocó cinco muertos y decenas de heridos.
Por otro lado, tenemos que Venezuela y Cuba brindan ayuda al país hermano de una manera bien diferente. Venezuela, que comparte con Haití parte de su historia desde el siglo XIX, ya que fue gracias a la ayuda en armas, barcos y hombres provenientes de esta isla recién independizada que Simón Bolívar logró la independencia de su país, está brindando solidaridad de variadas formas. En primer lugar, el acuerdo petrolero similar al que tiene con Uruguay. Por este acuerdo, Haití tiene la posibilidad de importar el producto desde Venezuela pagando al contado el 60% de la factura, y el 40% restante en 20 años a una tasa de 1%. Esto permite la disponibilidad de capitales para invertir en proyectos sociales (educación, salud) y en construcción de infraestructuras. También en el área de la energía, Venezuela se ha comprometido en aumentar con por lo menos tres plantas la capacidad energética de Haití. Se trata de un aumento de 100 megavatios gracias a las plantas donadas, una de las cuales ya se está instalando en Gonaives. Y es bueno resaltar que además de la gasolina y del gasoil, Haití recibirá también de Venezuela, otros derivados que servirán a la construcción y al mantenimiento de múltiples carreteras a través el país.
Por otro lado, Cuba demuestra, como tantas otras veces en tantos países (incluido el nuestro) que la ayuda humanitaria puede hacerse a favor de los pueblos. Cuba apoya a Haití cooperando en agricultura y pesca, y mantiene ingenieros cubanos en la única planta haitiana que produce azúcar. Además, hay en Cuba 600 becarios haitianos estudiando en la universidad de Santiago. Pero lo más importante sin duda es la ayuda en lo que tiene que ver con la salud. Haití tiene unos dos mil médicos que en su gran mayoría se concentran en Puerto Príncipe. Cuba tiene en Haití desde hace más de cinco años a 400 médicos dispersos por todo el país, hasta en las regiones más inhóspitas. Según el presidente haitiano, los médicos cubanos “han atendido 8 millones de casos, más de 100 mil operaciones quirúrgicas, de ellas 50 mil de alto riesgo”. En las zonas que son atendidas por médicos cubanos la mortalidad infantil cayó de 80 a 28 mil nacidos vivos, estimándose en 100 mil las vidas que fueron salvadas por la ayuda cubana. Las expresiones del presidente Preval son claras: “el tipo de ayuda que necesitamos es como la de Cuba”, y además asegura que para los haitianos “después de Dios están los médicos cubanos”.
Por eso no entendemos cuando nuestro país no está presente en algunas cumbres presidenciales latinoamericanas, mientras mantiene una fuerte presencia militar en Haití. Y por eso firmamos la “Declaración por el Pueblo de Haití”, que entre otras cosas dice: “¿Cómo se logra la estabilización de Haití? El hermano pueblo haitiano necesita comida, asistencia médica, escuelas, alfabetización, trabajo, saneamiento, ayuda humanitaria de todo tipo. El hermano pueblo haitiano necesita de todo, menos soldados. Quienes firmamos esta Declaración planteamos el retiro inmediato de las tropas de la MINUSTAH, especialmente las tropas de nuestro país, Uruguay. Planteamos brindar toda la ayuda alimentaria, sanitaria, educativa, comercial, técnica y humanitaria. Planteamos respetar la autodeterminación del pueblo haitiano en sus decisiones soberanas. Planteamos terminar con todo tipo de represión en forma inmediata”


27 de Mayo de 2008

¿CAPITALISMO CON ROSTRO HUMANO?


¿Es posible –como algunos piensan- transformar el capitalismo, remediando de alguna manera sus males sociales? Esta cuestión no es nueva. Ya está planteada en el propio Manifiesto Comunista hace 160 años: “Otra forma de este socialismo (habla del conservador o burgués), menos sistemática, pero más práctica, intenta apartar a los obreros de todo movimiento revolucionario, demostrándoles que no es tal o cual cambio político el que podrá beneficiarles, sino solamente una transformación de las condiciones materiales de vida, de las relaciones económicas. Pero, por transformación de las condiciones materiales de vida, este socialismo no entiende, en modo alguno, la abolición de las relaciones de producción burguesas –lo que no es posible más que por vía revolucionaria-, sino únicamente reformas administrativas realizadas sobre la base de las mismas relaciones de producción burguesas, y que, por tanto, no afectan a las relaciones entre el capital y el trabajo asalariado, sirviendo únicamente, en el mejor de los casos, para reducirle a la burguesía los gastos que requiere su dominio y para simplificarle la administración de su Estado”.
ALGUNOS “ROSTROS” DEL CAPITALISMO DEL SIGLO XXI
Rostro 1

El informe titulado “Indicadores de Desarrollo Mundial 2007” difundido por el Banco Mundial señala que unos 985 millones de personas, sobreviven en situación de extrema pobreza con menos de un dólar diario de ingreso. El porcentaje de los que viven con menos de dos dólares diarios se estima que en 2004 alcanzaba a 2600 millones de personas, casi la mitad de la población del mundo en desarrollo, por debajo de la línea de pobreza. Las tablas estadísticas del informe dejan claro que más de 10 millones de niños de menos de cinco años mueren cada año a raíz de enfermedades que se pueden prevenir. Un 8,6% de los latinoamericanos viven en la pobreza extrema, frente al 9% del este asiático o el 41,1% del África subsahariana.
Rostro 2
La revista Forbes, se publica en Estados Unidos y se especializa en el mundo de los negocios y las finanzas. Cada año (desde 1986) publica listas de las personas mas acaudaladas del mundo. La clasificación del 2008 ya está pronta, y en los primeros tres lugares figuran: Warren Buffet, de Estados Unidos, con una fortuna de 72.000 millones de dólares. En segundo lugar Carlos Slim Helú, de México, con 64.000 millones, y en tercer lugar el más conocido Bill Gates, de Estados Unidos, 59.000 millones de dólares.
Rostro 3
En la India, cerca de 700 millones de personas intentan sobrellevar su existencia en la agricultura y más de 300 millones batallan para sobrevivir bajo el umbral de la pobreza. Un informe del BM señala que: “Aunque el desempeño económico y social de India es impresionante, más de la cuarta parte de su población sigue viviendo bajo la línea de pobreza. Algunos indicadores de salud tan esenciales como la tasa de mortalidad materna y de niños menores de cinco años han mostrado pocos avances, además del mínimo progreso que se aprecia en el tema de la desnutrición. Aún se aprecian desigualdades importantes dentro del país y ha emergido un abismo cada vez mayor entre los estados más ricos y los más pobres”. Para ayudar a la India, el BM avizora un aumento importante en el volumen de préstamos otorgados, hasta alcanzar una cifra cercana a los US$3.000 millones al año, prácticamente el doble del último porcentaje.
Rostro 4
Si tomamos la lista de los 946 más ricos de todo el mundo, elaborada por la Forbes, esta incluye a 36 de la India: Lakshmi Mittal figura en 4º lugar, con una fortuna de 45.000 millones de dólares; en 5º lugar está Mukesh Ambani con 43.000 millones, y Kushal Pal Singh en 8º lugar con apenas 30.000 millones de dólares en sus bolsillos. Sólo estos tres suman 118.000 millones (unas 40 veces lo que prestará el BM para ayudar a la India).
Rostro 5
En Estados Unidos, el número de ciudadanos extremadamente pobres creció un 26 por ciento entre 2000 y 2005. El IWPR, un Instituto de Investigaciones Políticas sobre la Mujer, de Washington, dice que, sin las ayudas del Seguro Social, casi la mitad de las mujeres que superan la edad de jubilación pasarían a ser indigentes. Un artículo que publicaron hace ya diez años los sociólogos Gunnar Almgren, Avery M. Guest y Jun M. Uses, concluye que un ciudadano negro sin trabajo de los barrios pobres de Chicago o de Harlem tendría más posibilidades de seguir viviendo en Bangla Desh, uno de los países más pobres del mundo, que en su propio barrio. Unas ochocientas mil personas carecen de vivienda y malviven tirados por las calles de todas las ciudades del país. Sólo en la ciudad de Washington, la quinta parte de sus habitantes vive en la pobreza. Según el propio Buró del Censo norteamericano, en 2007 el número de pobres se acercaba a los cuarenta millones de personas, muchas de ellas hacinadas en ghettos urbanos y en las zonas degradadas de las grandes ciudades. La sanidad es otro tremendo problema: en todo el país hay unos ¡45 millones de personas! que no tienen acceso a la salud.
Rostro 6
Si tomamos la lista de Forbes en sus 100 primeros lugares, en ella veremos a 36 norteamericanos. Y si sumamos sus fortunas individuales, veremos que en total suman la friolera de 568.000 millones de dólares. Esa fortuna en manos de 100 personas, en un país con 40 millones de pobres.
Rostro 7
La crisis haitiana es tan extrema que ha forzado a la gente a comer (no alimentos) galletas de barro (llamadas “pica”) para aliviar el hambre. Es un desesperado remedio haitiano hecho de barro seco amarillo que proviene de la meseta central del país para aquellos que pueden permitírselo. No es gratis. En los atestados suburbios de Ciudad del Sol, la gente usa una mezcla de barro, sal y grasa vegetal como comida normal, y eso es todo lo que se pueden permitir. El 80% de los haitianos están empobrecidos en el país más pobre del hemisferio y uno de los más pobres del mundo; las dos terceras partes, o más, de los trabajadores tienen tan sólo trabajos esporádicos; los que tienen empleo, ganan de 11 a 12 centavos la hora; el salario mínimo oficial del país es de 1,80 dólares al día, pero las cifras del FMI muestran que el 55% de los haitianos reciben sólo 44 centavos al día, una cifra con la que resulta imposible vivir. Así es cómo viven los haitianos pobres. Los niños están siempre hambrientos, nunca hay suficiente comida, a menudo sólo hacen una única comida al día, las enfermedades son el pan de cada día, las expectativas de vida son muy bajas y han de soportar a los supuestos “pacificadores” Cascos Azules y la violencia de las bandas que asolan a las comunidades ( Stephen Lendman – Global Research).
Rostro 8
El Banco Mundial planea enviar 10 patéticos millones de dólares de “ayuda de emergencia” para Haití, un país en el que alrededor de ocho millones de personas se mueren de hambre. La rabia ante la injusticia se va incubando y explota sacando a los haitianos en masa a la calle contra condiciones intolerables de vida que se han ido agravando por una ocupación represiva y odiada de Naciones Unidas (de la que nuestro país sigue formando parte). El FMI sigue llevándose un millón de dólares a la semana en impuestos, y sólo países como Cuba (mediante la formación de haitianos en medicina) y Venezuela (donando dinero, petróleo barato y unas 600 toneladas de ayuda alimentaria) parecen preocuparse.


13 de Mayo de 2008

UN POCO DE MEMORIA


RECORDEMOS
El 25 de abril de 2006 (hace apenas 2 años), la FAO decía que “La presión de los precios del petróleo, cada vez más caros, y los problemas del medio ambiente están abriendo cada vez más el paso a la idea de una inversión de ruta en el panorama internacional para sustituir los combustibles fósiles con la bioenergía renovable”. Y luego anunciaba que “.. la FAO ha instituido una Plataforma Internacional de Bieonergía (IBEP), que se presentará oficialmente en las Naciones Unidas en Nueva York el 9 de mayo….. “El objetivo es conseguir cultivar tanto el combustible como los alimentos necesarios”, dijo Müller, “y asegurarse de que todos se benefician de este proceso.”
A fines de marzo de 2007, George W. Bush elogió los beneficios de los automóviles que funcionan con etanol y biodiesel, durante una reunión con fabricantes de vehículos, en la que buscó dar impulso a sus planes de combustibles alternativos. Bush dijo que “un compromiso de los líderes de la industria automotriz nacional para duplicar su producción de vehículos a combustible alternativo ayudaría a que los automovilistas abandonen los motores que funcionan con gasolina y reduzcan la dependencia del país respecto del petróleo de importación”.
Y en el discurso de 2007 sobre el Estado de la Unión anunció: “Es de interés vital para nosotros que diversifiquemos los suministros energéticos de EEUU, por lo que debemos continuar invirtiendo en nuevos métodos para producir etanol y reducir en un 20% el uso de la gasolina en EEUU en los próximos años. Para lograrlo, debemos fijarnos el objetivo de conseguir 35 mil millones de galones de fuel renovable y alternativo en 2017 para reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero”.
Mientras tanto, el 28 de marzo del 2007, el comandante Fidel Castro decía que “reducir y además reciclar todos los motores que consumen electricidad y combustible es una necesidad elemental y urgente de toda la humanidad. La tragedia no consiste en reducir esos gastos de energía, sino en la idea de convertir los alimentos en combustible. Vendrán después bellos ejemplos de lo que en la productividad por hombre y por hectárea alcanzan los experimentados y bien organizados agricultores de Estados Unidos: el maíz convertido en etanol; los residuos de ese maíz convertidos en alimento animal con 26% de proteína; el excremento del ganado utilizado como materia prima para la producción de gas. Desde luego, esto es después de cuantiosas inversiones al alcance sólo de las empresas más poderosas, en las que todo se tiene que mover sobre la base de consumo de electricidad y combustible. Aplíquese esta receta a los países del Tercer Mundo y verán cuántas personas dejarán de consumir maíz entre las masas hambrientas de nuestro planeta. O algo peor: présteseles financiamiento a los países pobres para producir etanol del maíz o de cualquier otro tipo de alimento y no quedará un árbol para defender la humanidad del cambio climático. Por ello, independientemente de la excelente tecnología brasileña para producir alcohol, en Cuba el empleo de tal tecnología para la producción directa de alcohol a partir del jugo de caña no constituye más que un sueño o un desvarío de los que se ilusionan con esa idea. En nuestro país, las tierras dedicadas a la producción directa de alcohol pueden ser mucho más útiles en la producción de alimentos para el pueblo y en la protección del medio ambiente”.
Y yendo bastante más atrás, Kissinger hizo en 1970 un comentario que explica bastante lo que está sucediendo ahora: “Controla el petróleo y controlarás las naciones; controla los alimentos y controlarás a los pueblos”. Le faltó agregar a esa combinación un poder militar inconmensurable para controlarlo todo.
LA REALIDAD ACTUAL
La crisis alimentaria –y por tanto el hambre- sigue avanzando a pasos acelerados a nivel global. Los propios sostenedores del sistema capitalista mundial sin ningún tipo de impudicia expresan que…“habrá muchas víctimas por la crisis financiera global” (ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan, el 16/3 pasado). El presidente del BM, Robert Zoellick, ha pronosticado que los precios de los alimentos seguirán altos este año y el próximo, y ha señalado que la situación es producto de varios factores, como el mayor énfasis en la producción de biocombustibles, que ha reducido el espacio de tierra que se destina al cultivo de otros alimentos. Por su parte el director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, señaló los peligros que están ocasionando el alza de los precios de los alimentos en todo el mundo y advirtió de que “cientos de miles de personas pasarán hambre si continúan subiendo”. Strauss- Kahn destacó también la crisis social que están causando las últimas subidas de precios y añadió que “pueden llegar a producirse conflictos sociales que afectarán a los más diversos puntos del planeta” (13.04.08). El relator de la ONU para el Derecho a la Alimentación, Jean Ziegler, reconoció también este lunes que la producción de biocombustibles, la especulación financiera y las políticas del FMI son las causas del actual aumento mundial de precios en alimentos. Expresó además su preocupación en comentarios al diario francés Liberación: “Nos encaminamos hacia un período muy largo de motines, conflictos y olas de incontrolable inestabilidad regional marcados por la desesperación de las poblaciones más vulnerables”. Señaló que incluso en circunstancias normales el hambre invade el mundo y cada cinco segundos se lleva la vida de un niño menor de diez años. Debido a la crisis actual, nos enfrentamos ahora a “una masacre inminente”.
Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), durante el último año aumentó el precio de los cereales en un 130 por ciento, el del arroz en un 74 por ciento, el de la soja en un 87 por ciento, y el del maíz un 53 por ciento. Ziegler exigió una "moratoria total e inmediata de al menos 5 años en la producción de agrocombustibles”, a la que calificó como un "crimen contra gran parte de la humanidad". Ziegler también catalogó de "aberrante" la política del FMI de impulsar el desarrollo de culturas de exportación para reducir la deuda externa. Además, explicó que la especulación financiera "es responsable del 30 por ciento de la explosión de los precios".
OTROS APORTES AL “CALENTAMIENTO” GLOBAL
El 16 de abril pasado, el presidente brasileño Lula, en una información de Reuters, se burló de la actual crisis y rechazó las críticas de que los biocombustibles tuvieran la culpa diciendo a los periodistas: “No me digan que la comida es cara a causa del biodiesel. Es cara porque la situación económica de los pueblos ha mejorado y quieren comer más”.
El comisario europeo de Cooperación y Acción Humanitaria, L. Mitchel, calificó la situación como “Un tsunami económico y humanitario”, frase que los periodistas europeos se apresuraron a tomar, pero que no define cabalmente lo que pasa. Esa frase parecería indicar que la crisis tiene una causa extrahumana, semejante a una catástrofe natural. Sin embargo, todos sabemos que las causas de la crisis son el resultado de las políticas dictadas por los organismos financieros. Está claro que producto de la globalización unilateral del capital neoliberal se comienza extender la hambruna por el mundo. Por otro lado la producción de biocombustibles está significando el uso de enormes cantidades de tierra en la producción de granos que sirvan para la elaboración de etanol, en perjuicio de la producción de alimentos, por ello el encarecimiento de la canasta básica va teniendo una consecuencia brutal en los países en vías de desarrollo. Tal como lo advertía Fidel.


07 de Mayo de 2008

LA CRISIS ALIMENTARIA MUNDIAL


¿OTRO INVENTO COMUNISTA?

Si el veneno anticomunista fuera mortal, el Sr. Heber Gatto (adalid anticomunista y escriba del diario de la dictadura) debería cuidarse muy bien de morderse la lengua. Y mal que le pese a el -y sin ser un invento comunista (ver editorial del diario El País del 23 de abril)- , la crisis estructural del capitalismo sigue avanzando y es ahora también alimentaria.
Ya sabemos lo ocurrido hace pocos días en la capital de Haití, que se paralizó cuando grupos de manifestantes intentaron entrar por la fuerza al Palacio Presidencial en protesta por el aumento de los precios del arroz, los frijoles y el aceite, y cinco personas murieron (militares uruguayos están acusados de las muertes) como consecuencia de los disturbios. También hubo dos días de motines en Egipto por la duplicación de los precios de los alimentos sólo en el último año. Se desarrollaron protestas en Camerún, (donde en febrero murieron cuarenta personas), Indonesia, Filipinas, Costa de Marfil, Mozambique, Senegal, Bolivia, Etiopía y Madagascar. En Tailandia y Pakistán se recurrió a las tropas del ejército para impedir el saqueo de campos y comercios en busca de alimentos. Y recién ahora los altos funcionarios de las Naciones Unidas advierten que el aumento de los precios de los alimentos está provocando malestar en la población y amenazando la seguridad pública. Resulta además paradójico la escasez y el alza del precio del arroz en la capital de Tailandia, el mayor exportador mundial. Vietnam e India están restringiendo la exportación para asegurar el abastecimiento interno. Los precios de los alimentos dan que pensar e incluso resultan asombrosos. El arroz tailandés de calidad media, por ejemplo, ya sobrepasó el precio de 1000 dólares la tonelada, mucho más del doble que a fines del año pasado, y el Banco Mundial predice que los precios medios del arroz aumentarán aún más en 2009 y 2010.
LAS RAZONES
En cuanto al aumento de los precios de los alimentos se mencionan cinco factores principales: 1) el rápido aumento de los precios del petróleo y la energía, que han multiplicado los costos de los fertilizantes, la puesta en marcha de la maquinaria, la cosecha, el almacenamiento y la entrega de alimentos; 2) la creciente demanda resultante del gran crecimiento económico de países como China e India, 3) eventos climáticos adversos, como la sequía en Australia, que dieron lugar a malas cosechas; 4) el destino a la producción de biocombustible de cultivos destinados antes a alimentos, lo cual no sólo reduce la oferta sino que también provoca especulación comercial y aumento de precios (cuestión que había advertido Fidel hace ya tiempo); y 6) menor inversión en la agricultura en los últimos años en todo el mundo, lo que provoca que la producción sea superada por la creciente demanda.
Esta combinación de factores implica que el aumento de los precios de los alimentos seguramente no sea un fenómeno temporal. El propio director general de la FAO, declaró en Nueva Delhi que la escasez de alimentos es un problema estructural, por lo que la solución debe ser también estructural. De manera que seguramente los altos precios no se abatirían en el corto plazo debido a la situación de la oferta y la demanda. Y señaló como responsables de la crisis a las políticas erradas de las dos últimas décadas. De los diversos factores, el que atrae mayor atención y críticas ha sido el acelerado aumento de la producción de cultivos destinados a biocombustibles. Un editorial del New York Times del 10 de abril sobre la crisis alimentaria mundial responsabilizó al mundo rico por exacerbarla. Citó estimaciones del FMI de que la producción de etanol de maíz en Estados Unidos, por ejemplo, era responsable al menos de la mitad del aumento de la demanda mundial de este cereal en cada uno de los últimos tres años, lo que provocó el aumento de precios. Y lo mismo sucedió con los precios de otros cultivos, como la soja, en la medida que los agricultores los sustituyeron por el maíz. Estados Unidos brinda un subsidio de cincuenta y un centavos de dólar por galón a las plantas procesadoras de etanol e impone un arancel de cincuenta y cuatro centavos por galón a la importación, mientras que la mayoría de los países europeos exoneran a los biocombustibles de algunos impuestos e imponen un arancel equivalente a más de setenta centavos el galón de etanol importado. El New York Times reclamó que se pusiera fin a esas intervenciones del Estado, ya que el etanol de maíz no ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que contribuye al aumento de los precios de los alimentos (no somos nosotros, Heber Gatto, tome nota, es el New York Times). Y el director general de la FAO dijo -sin nombrar a Estados Unidos- que actualmente en un solo país se desvían cien millones de toneladas de cereal a la producción de biocombustibles y se estima que la cantidad aumente doce veces para 2017. La FAO está convocando a una reunión de emergencia de jefes de Estado del 3 al 5 de junio para discutir la situación alimentaria general.
EL ACCESO A LA COMIDA
Todo esto trae a colación el problema de quién tiene acceso a la comida. Con los precios internacionales en aumento, el acceso a los alimentos básicos para los pobres está en peligro. La ONU ha pronosticado que los precios globales de la comida van a aumentar entre un 20 y un 50% para el 2016. Estos aumentos en los alimentos básicos afectan en mayor medida a los pobres en zonas urbanas, ya que el acceso a la comida es precario y se ven forzados a gastar un porcentaje más alto de sus ingresos totales en darle de comer a sus familias. De manera que cuando esto ocurre, los gobiernos deberían plantearse su dependencia en el mercado internacional para la comida y replantearse las políticas que fomentan el uso de la tierra para producir cultivos industriales para la exportación (llámese celulosa o alimentos destinados a biocombustibles) restándole superficies al cultivo de alimentos. Por primera vez desde que las hambrunas generalizadas arrasaron con poblaciones enteras, se están experimentando serias dudas acerca del abastecimiento global de alimentos en el mundo. El problema no es tanto una cuestión de la cantidad de comida producida (nunca lo fue), sino acerca de para qué se utilizarán los terrenos productivos, quién nos dará de comer, y quién va a comer.

FINALIZÓ EL 5º CONGRESO

Aprendamos para diciembre

Finalizó el 5º Congreso “Compañero Liber Seregni”. Se resolvieron en líneas generales la mayor parte de los temas, y los que no lo fueron, pasaron para distintas instancias orgánicas, como el Plenario Nacional, o la propia Mesa Política Nacional o la Comisión de Programa. Se aprobaron en general y por unanimidad los documentos sobre el Uruguay Social y el Uruguay Productivo. En Uruguay Social la discusión se centró en el tema educación, dejando planteada para dirimir el debate sobre el nivel de autonomía a consagrar, una Comisión integrada por parlamentarios, miembros del Secretariado y representación de base y de la Unidad Temática de Educación. En Uruguay Productivo se destacó la necesidad de apostar a la especialización productiva con altos niveles de calidad, el rol protagónico del sector público como palanca del desarrollo, la importancia de la estabilidad de las variables macroeconómicas y el impulso a la innovación, la ciencia y la tecnología. Al quedar sin quórum el Congreso, no se completó el tratamiento del balance, que pasó a la Mesa Política Nacional, la que seguramente lo trasladará a un Plenario Nacional y terminará resolviéndose en el próximo Congreso. Se resolvió además el tema de la presidencia. Resultó electo por una amplia mayoría el compañero Jorge Brovetto, y quedó para resolver la vicepresidencia dentro de 60 días, la que surgirá a propuesta de las bases de todo el país. Al momento de votarse esta moción, había 1196 delegados en sala y votaron afirmativamente 1001 de ellos.
ALGUNAS CUESTIONES
Nos alegra el hecho mismo del Congreso, como instancia participativa y de discusión de los temas importantes que nos incumben a los frenteamplistas. Estamos conformes con el nivel de resoluciones generales adoptadas, aunque no estemos un cien por ciento de acuerdo con lo resuelto. Y sabemos que eso siempre es así. Nadie sale de un Congreso cien por ciento conforme. De eso se trata, de llegar a acuerdos en cuestiones en las que todos pensamos diferente, y por tanto de ceder en aquello que no es de principios, y que de alguna forma se acerca a lo que quisiéramos. Pero debemos decirlo claramente: no estamos conformes con algunas cuestiones. Por ejemplo, nos parece inadecuado modificar el orden del día al antojo de las mayorías. Ya sucedió lo mismo en la primera parte del Congreso, cuando se modificó el orden del día para tratar el tema de la presidencia primero, y luego se lo dejó sin quórum teniendo que pasar a un cuarto intermedio hasta abril. Ahora había un acuerdo en tratar primero los temas programáticos y por último el tema de la presidencia, acuerdo al que se había llegado en el Plenario Nacional antes del sábado, pero que se modificó en el Congreso. Entendemos además que hubo gruesas desprolijidades con el manejo del quórum, y que las últimas resoluciones, o bien fueron tomadas sin quórum o bien los dos tercios se hubieran alcanzado si se hubiera contabilizado el quórum correcto. Esto no debe suceder, y habrá que corregirlo para el próximo Congreso, porque de otra manera se estaría desvirtuando la voluntad de las bases, esa misma voluntad que algunos pretenden defender apelando a métodos cuestionablemente más democráticos.
NOS PREOCUPA DICIEMBRE
Pero lo que más nos preocupa, es la forma en la que los frenteamplistas negociamos y los resultados a los que llegamos. A ver si me explico. Ubiquémonos en diciembre del año pasado, y aún antes. Los diferentes nombres y alternativas a la dirección comenzaron cuando el entonces ministro de Ganadería y líder del MPP, José Mujica, propuso públicamente que la presidencia del FA debía ser ejercida por intelectuales de izquierda, representantes de la academia, pero no vinculados orgánicamente con la fuerza política. En tal sentido, propuso específicamente a la politóloga Constanza Moreira y al docente e historiador, Gerardo Caetano. En julio del año pasado, cuando nuestro Partido realiza su V Congreso Extraordinario, hace propuestas en cuanto a la elección de la dirección del FA, y que en el fondo planteaban una dirección colectiva de transición, mecanismo que se había implementado para sustituir a Seregni, tras su renuncia. Los nombres que proponíamos para integrar este colegiado eran, el propio Brovetto, Constanza Moreira, Roberto Conde y un representante de la bases. Por otro lado, el propio compañero Brovetto había manifestado su intención de alejarse del cargo, básicamente por encontrarse agotado por desempeñar simultáneamente la presidencia del FA y la titularidad del Ministerio de Educación y Cultura, además de expresar que no se sentía con el respaldo suficiente de algunos sectores. Otros sectores se inclinaban también por la conformación de un “triunvirato” que podría estar compuesto por Constanza Moreira, Roberto Conde, Jorge Brovetto o, incluso, el compañero José Bayardi. También quienes entendían que el candidato que surgiera debía ser de “consenso”, pero no descartaban una dirección colectiva de transición, con equilibrios partidarios, hasta que surgiera un líder natural. Otros respaldaban la “continuidad” de Brovetto, pero a la vez proponían “fortalecer la presidencia FA con un equipo de asesores que cuenten con el aval de la fuerza política”. Y finalmente estaban los que decididamente apoyaban a Brovetto en el cargo. Es sabido además, que por ese entonces la mayoría de las bases se inclinaban por la sustitución de Brovetto.
NEGOCIACION Y DESPUES
Es conocido lo que sucedió en la primera parte del Congreso, en diciembre. Allí no se pudieron lograr los consensos, y se pasó a un cuarto intermedio que acaba de finalizar. Quiere decir entonces que desde antes de diciembre, de una manera u otra los sectores han venido conversando y negociando para llegar a lo que llegamos. Y lo que queda claro es que, luego de casi seis meses de negociaciones tanto las bases como la mayoría de los sectores dejaron todo lo que pretendían por el camino. Y eso es lo que nos preocupa. Porque una negociación es justa cuando genera un nuevo resultado que conviene a todas las partes; en ningún caso, la ganancia puede ser unilateral. De lo que se trata es de convertir una situación de suma cero en otra de suma positiva. En el juego de suma cero, una parte gana lo que la otra pierde, el secreto consiste en lograr que se beneficien todas las partes. Y la peor negociación es aquella en que uno gana y otro pierde, ya que genera resentimiento. En la negociación destructiva ambos pierden, como ocurre en las guerras. En la negociación virtuosa ambos ganan y se construyen relaciones de largo plazo. En ella no hay un botín a repartir sino una riqueza que se crea continuamente mediante la apelación a la cooperación, la inteligencia y la unidad.
El Congreso terminó, y sólo falta saldar el tema de la vicepresidencia. Pero lo que nos preocupa es diciembre, porque allí lo que estará en juego son las candidaturas a las elecciones nacionales. Con el tipo de negociación que los frenteamplistas desarrollamos en el Congreso que acaba de finalizar la pregunta es: ¿Con qué candidatos iremos a las elecciones nacionales en 2009?
24 de Abril de 2008

LOS DESAFIOS DE LA HORA


EL MUNDO EN QUE VIVIMOS
La crisis global que se ha desatado (y que veníamos anunciando desde hace tanto tiempo) es mucho más profunda de lo que parece en la superficie, y tiene que ver con el modo de producción capitalista. Si bien tiene su origen en los Estados Unidos (como consecuencia de la burbuja inmobiliaria y financiera) la crisis es mundial y arrastra a Europa y Asia. A tal punto se ha llegado, que muchas voces en los propios Estados Unidos hablan ya de la ¡estatización de la banca! –nada mas y nada menos- como forma de rescatar las deudas, las hipotecas basuras, etc…Y ya golpea a la puerta la crisis de las tarjetas de crédito. Hace pocos días, un representante de la Confederación Sindical Internacional señalaba que el resultado neto de la crisis financiera mundial, causada por el estallido del mercado de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos, arrojará una pérdida de empleos, como ha ocurrido en el pasado. Y el presidente del grupo de los trabajadores en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), previno de que las turbulencias financieras "hundirán aún más en los márgenes de la sociedad a los trabajadores más pobres", y alertó acerca de que “los trabajadores y sus familias no podrán satisfacer sus necesidades básicas”, durante un debate sobre las repercusiones de la crisis financiera internacional sostenido en el máximo cuerpo de la OIT. Pero hay que tener en cuenta además que esta crisis genera, por cierto, una lucha despiadada por los mercados, lo que va generando un clima complejo entre las naciones, que no tiene por que terminar en conflictos bélicos, pero que crean tensiones por todos lados. Por eso nos preocupa América Latina, pero también Kosovo, Irán, Irak, Pakistán, etc. Por otro lado, nos preocupan algunos signos que pueden aumentar la agresividad del imperialismo. Se ha multiplicado el gasto en lo que tiene que ver con la represión interna, y los soldados yankis están agotados porque rotan cada menos tiempo.
Ese mismo panorama complejo es el que vemos en nuestra América Latina. El conflicto provocado entre Ecuador y Colombia muestra a las claras el grado de aislamiento de EEUU en un organismo como la OEA. Pero hay que ver como se procesan los cambios en Bolivia, como se superan los problemas en Argentina y hasta en la propia Venezuela. El imperialismo no se queda quieto, y se fomentan conflictos internos, interregionales y hasta separatistas.
LO ECONOMICO
El panorama que describimos más arriba nos lleva de la mano a analizar cuales son las condiciones subjetivas para enfrentar estas situaciones. Y en ese sentido creemos que los asalariados (a nivel mundial) no están en las mejores condiciones desde el punto de vista ideológico. Si bien las condiciones objetivas pueden favorecer las posturas revolucionarias, tenemos que analizar en profundidad el factor subjetivo. La situación es muy compleja y peligrosa si no se controla el proceso, y hay que saber quien encabeza las luchas en Europa o en los Estados Unidos.
Debemos ver con cuidado si el tema de los precio de las materias primas (que hoy nos favorecen enormemente) no es también una burbuja, y en la medida en que el PBI mundial se venga abajo por efecto de la crisis, los precios no acompañen esa caída. Porque lo que se puede ver, es una gran especulación con los precios a futuro, y el comienzo de caída de algunos precios de los comodities. Si estos procesos impactan en Brasil y en Argentina, nosotros no nos escapamos.
Por eso, y en contraposición a algunas posturas del equipo económico, nosotros decimos: ESPERANDO LO MEJOR, PREPAREMONOS PARA LO PEOR. Para ello no proponemos cosas extravagantes: Reforzar el mercado interno mediante el aumento del gasto público, sobre todo en vivienda, que es una inversión en la cual el 90% es nacional y el resto del MERCOSUR. Más y mejor papel del Estado en su conjunto, interviniendo en forma más activa. Creemos que ya no hay lugar para la mega inversión, por dos razones fundamentales: en primer lugar porque ahora (crisis mediante) se reducen los mercados, y por la misma razón, ya no hay dinero disponible para esas inversiones. Pero aquí debemos poner atención a algunas cuestiones que están sobre el tapete y que aparecen no del todo claras. Tenemos que analizar con sumo cuidado la denominada Transformación Democrática del Estado (y ver si se trata realmente de una transformación, y cuánto tiene de democrática). Habrá que ver con detenimiento el tema de AFE (los socios mayoritarios, ¿serían los mismos de las empresas forestales? ¿ellos mismos se fijarían sus propias tarifas?) y la segunda terminal de contenedores (en la primera tenemos un 20% de participación, ¿por qué no se habla nada de nuestra participación en esta segunda?).
Lo otro es la integración, y no sólo a través del MERCOSUR, sino vía ALBA y Comunidad de Naciones. Darle preferencial importancia a las inversiones interestatales (utilizando en profundidad el Fondo Bolívar-Artigas), y viendo la importancia del Banco del Sur para los proyectos de tipo productivo que hemos venido reclamando. El Fondo Bolívar-Artigas tiene enormes potencialidades que no se han aprovechado de forma íntegra por problemas de concepciones. Las mismas concepciones que han retrasado las inversiones en ANCAP, que nos hubiera permitido la generación de miles de puestos de trabajo además de permitirnos la refinación del petróleo pesado venezolano.
LAS TAREAS IMPRESCINDIBLES
Nos preocupa que estas cuestiones no las estén viendo otros sectores del FA. Porque esta película que estamos viendo ahora va a ser muy diferente en poco tiempo más. Como siempre, se trata de dar una gran batalla ideológica, teniendo en cuenta que de un lado y de otro nos dirán, unos que está “todo bien”, y otros que “todo está mal”.
De ahí la importancia de fortalecer las herramientas populares que hemos venido construyendo por décadas. Fortalecer el FA (que pasa por resolver bien el tema del Congreso que se reanuda el 19 de abril), el PIT-CNT, y todas las organizaciones sociales (cuya herramienta actual más importante es el Congreso del Pueblo). Tenemos instalada a la vuelta de la esquina la Rendición de Cuentas, que tiene que ver con todo lo anterior. Y necesitamos darle un impulso imprescindible a la recolección de firmas para la anulación de la ley de impunidad. En este sentido es de suma importancia lo resuelto por el último Plenario Nacional para que nuestro Frente Amplio se ponga a trabajar en la recolección de firmas.
De manera que lo esencial en esta hora, es defender la UNIDAD y la ORGANIZACIÓN. Como bien lo planteara el compañero Ignacio Martínez en su artículo de la semana pasada, la UNIDAD como “…una de las ideas fundamentales que dieron origen al Frente Amplio, y que hoy se vuelve imprescindible para luchar por el proyecto de país que hemos definido en tantos Congresos políticos, sindicales y sociales desde 1965…”. “Unidad para ponernos de acuerdo entre los que no estamos de acuerdo. Unidad para ir avanzando en cuestiones concretas que nos den fuerzas para derrotar el bloque que nos domina, que sigue siendo el mismo”. Y necesariamente la ORGANIZACIÓN para recorrer el complejo camino que tenemos por delante. Los mojones en ese camino, en el corto plazo, están a la vuelta de la esquina. Como ya dijimos, el Congreso del FA el próximo 19 y 20, pero antes el “acto de la 20” (el viernes 18), que como todos los años debe ser un lugar de encuentro frenteamplista y popular, como lo expresa la consigna: CON LOS 8 Y EL PUEBLO FORJANDO LOS CAMBIOS.
Y luego sin duda el 1º de mayo, que más que nunca deberá ser de unidad y lucha, con la rendición de cuentas y la defensa del patrimonio estatal como elementos centrales para el desarrollo del país productivo. Si somos capaces de centrar la discusión en estos grandes temas, dejando de lado las pequeñeces, la situación transcurrirá por los carriles que debe hacerlo. Lo importante es el debate político; si el debate político es bueno, los temas se resuelven en la forma correcta.

5º CONGRESO, TIFA Y TRANSPARENCIA


El 5º Congreso Ordinario “Gral. Líber Seregni”, del Frente Amplio, no terminó. Está en un cuarto intermedio que se levanta el 19 de este mes. Pero sin embargo, hay cosas que ya fueron aprobadas y que tienen fuerza de ley para los frenteamplistas (los compañeros en el gobierno, la mayoría de ellos, también lo son), y entre esas cosas se aprobaron directivas concretas en cuanto a las negociaciones sobre TLC o TIFA. A vía de ejemplo, lo aprobado establece que “En temas tales como la propiedad intelectual, compras gubernamentales y servicios no debe afectarse el interés nacional. En el caso de un acuerdo comercial con EE.UU. se trata de que las cuotas de nuestros productos en dicho mercado sean mayores, los subsidios que aplica dicho país a sus productos agrícolas sean menores y haya un tratamiento preferencial para nuestra producción (carnes, textiles, lácteos, software, etc.)”. Y agrega más adelante: “Un tratado de libre comercio en los términos y con las condiciones de los que Estados Unidos ha firmado con Perú o ha propuesto a Colombia es incompatible con las necesidades y los objetivos del desarrollo nacional del Uruguay. Tales términos y condiciones, referidos a normas de competencia, compras gubernamentales, propiedad intelectual, servicios, barreras técnicas al comercio, etc., tampoco son aceptables introducidos en el marco de otros acuerdos tipo TIFA o similares”.
En la Mesa Política Nacional del lunes pasado, el canciller Gonzalo Fernández informó acerca de la nueva gestión a su cargo, dejando claro que si bien ha habido un cambio de titular en el ministerio, la política exterior no tendrá cambios, por lo que habrá una continuidad con la gestión del compañero Gargano, cosa de la cual nos alegramos. Por otro lado, informó respecto de las negociaciones con los Estados Unidos en torno al TIFA, y manifestó que por estos días viajarán representantes del gobierno para una ronda de negociaciones en Washington. Se excusó de dar mayores detalles, ya que las negociaciones no las estaría llevando a cabo la cancillería, sino que para cada tema específico los encargados de la negociación serían los respectivos ministerios. Los “temas específicos” serían: acuerdos en materia de ciencia y tecnología, normas laborales y cuestiones fitosanitarias.
Seguramente que las resoluciones del Congreso que mencionamos más arriba serán tenidas en cuenta por los negociadores que viajan a Washington, ya que es un mandato de la fuerza política que los puso en el gobierno. No dudamos de que será así. Pero nos preocupan algunas cuestiones.
¿MINISTERIOS RESPECTIVOS?
No entendemos muy bien a que se refiere Gonzalo Fernández cuando dice que “para cada tema específico los encargados de la negociación serían los respectivos ministerios”. Porque cada uno de los temas motivo de las negociaciones incluye una variedad tan amplia de ítems y derivaciones que es imposible decir que “tal tema le corresponde a tal ministerio”. Y por eso –entre otras razones- hemos venido reclamando que las negociaciones sean llevadas a cabo por la CIACEX (Comisión Interministerial para Asuntos de Comercio Exterior). Por tomar tan solo un ejemplo: ¿alguien puede decir que los temas de ciencia y tecnología atañen sólo al ministerio de Industria y Energía, por decir algo? No nos engañamos. Cuando se dice que el tema a negociar son acuerdos en materia de ciencia y tecnología, de lo que se trata fundamentalmente es de la protección de la propiedad intelectual. Porque esta es una herramienta de los Estados para garantizar la innovación e inventiva en sus respectivos países, con la finalidad de lograr el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la cultura. Es una acción del Estado en tutela de la actividad creativa destinada a favorecer la generación de valor y riqueza en su territorio. Por lo tanto, no es un tema que ataña exclusivamente a un ministerio que tenga que ver con lo científico o lo tecnológico, sino que también es un tema económico y cultural. Pero además, la inclusión de temas de propiedad intelectual en una negociación internacional bilateral, requiere que los países hayan definido y consensuado de manera previa sus intereses nacionales sobre esa materia, e identificado las posibles consecuencias de los compromisos que se proponen asumir. Tan indispensable proceso no tenemos conocimiento de que se haya transitado, y no nos parece conveniente que nuestros negociadores carezcan de ese imprescindible instrumento. Los intereses de EEUU en materia de propiedad intelectual, hacen indispensable que nuestro país defina previamente sus propias posiciones en las tres áreas que constituyen ese ámbito, patentes, marcas y derechos de autor, por lo menos. Una amplia literatura señala que la inversión en conocimiento, tecnología e investigación en desarrollo son los factores claves para el crecimiento de un país, por lo tanto de ninguna manera podemos estar de acuerdo que las negociaciones recaigan en algunas personas de determinado ministerio. Y lo mismo podríamos decir para los demás temas.
SIGUE FALTANDO TRANSPARENCIA
Nuestro Partido ha venido reclamando desde hace bastante tiempo, pero también la Mesa Política del Frente Amplio, una información clara y transparente acerca de todo lo que tiene que ver con las negociaciones con los Estados Unidos. Hace más de un año que el compañero Tabaré Vázquez llamó la atención sobre la “la importancia de que el Frente Amplio se posicione frente a los tres temas que figuraban en el Anexo del TIFA recientemente firmado: Compras del Estado, Propiedad Intelectual y Comercio de Servicios”. Esta discusión, un año después, sigue siendo una materia pendiente para nuestra fuerza política. Como es también una materia pendiente la información del gobierno a la fuerza política. Salvo que se entienda que las informaciones que se brindaron en diciembre son lo que la dirección política del FA esperaba. Recordemos que por ese entonces, y luego de mucho tiempo sin tener noticias, y ante la insistencia en el reclamo de información, el lunes 3 de diciembre se presentó el compañero Reinaldo Gargano (ministro de Relaciones Exteriores por ese entonces) y mediante una nota de dos carillas, dijo todo lo que sabía al respecto: nada. Pero dio algunas pistas, y dijo que el tema estaba en manos del ministerio de Economía. Sin embargo, uno o dos días después, a la salida de una reunión en la Asociación Cristiana, La Diaria lo interroga al respecto, y el compañero Gargano responde que el tema está en manos del secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández. Al lunes siguiente, concurren a la Mesa Política Nacional Fernando Lorenzo y otros compañeros del Ministerio de Economía, e informan con cierto detalle sobre algunos de los temas que se estarían tratando en las conversaciones, luego de explicar que nunca habían concurrido porque “nunca nadie se los había pedido”. Pero además, al reclamo de mayor transparencia por parte de sectores y bases, a partir de diciembre se sumó la resolución del Congreso en este sentido y que transcribimos textualmente:
“Solicitamos a nuestro Gobierno:
· Envíe a la Mesa Política de nuestro Frente Amplio información actualizada acerca de las negociaciones de un TIFA con los Estados Unidos.
· Que la negociación sobre el TIFA pase a ser orientada por la CIACEX.

Existe escasa información sobre el desarrollo de las conversaciones actualmente en curso, ante lo cual se reafirma la necesidad de que la tramitación coadyuve al desarrollo nacional y a la mejora de las condiciones de vida de la población. Dicho Acuerdo constituye una decisión estratégica en la medida que su desarrollo podría afectar nuestros objetivos de consolidación de “país productivo”. Por lo tanto requiere un proceso transparente en relación al FA, a las organizaciones populares y a la ciudadanía en general”.
Es verdad que se trata de una solicitud. Pero es una solicitud por demás fundamentada, y que surge de la fuerza política en el gobierno y que va dirigida a sus representantes en el mismo. El Congreso solicita información actualizada acerca de las negociaciones del TIFA, y quien va a la Mesa Política a informar (en este caso, Gonzalo Fernández) dice que él no sabe nada porque las negociaciones la llevan otros ministerios. No es esa la transparencia que la fuerza política viene reclamando.


02 de Abril de 2008

AQUELLOS QUINCEAÑEROS


(Brevísima historia de la impunidad)

LA NOCHE
Cuando se produce el golpe de estado en el año 73, muchos contábamos apenas con 15 años. Pertenecemos a una generación que, a la hora en que la vida se presenta con todo un abanico de posibilidades, lo que se nos presentó fue la noche más negra de la historia de nuestro país. Y en esa noche tan negra, tuvimos que caminar como pudimos. Porque muchos de nosotros nada sabíamos de lo que había ocurrido antes y por tanto no entendíamos lo que ocurría ahora. Porque además, nuestros mayores (padres, maestros, profesores) que sí sabían, no podían explicárnoslo o porque estaban presos o porque corrían el riesgo de estarlo. Y así pasamos los mejores años de nuestras vidas en medio del atropello, del ninguneo, del desprecio y del miedo. Hasta que comenzaron a aparecer destellos de luz, y por esas rendijas comenzamos a entender. Y como entendimos, comenzamos a participar, y a derribar puertas y a ocupar espacios; y creamos sindicatos y gremios estudiantiles; y entre cánticos de “se va a acabar”, pero también entre palos recibidos y también tortura y también muerte, derribamos la oprobiosa dictadura.
EL DIA
Para aquellos que comenzábamos una vida nueva a partir de los 25 o 26 años, todo era una fiesta. Ahora podríamos conocer la historia real, no la oficial. Podíamos juntar lo nuevo con lo viejo y armar el puzzle. Podíamos reconstruir nuestras vidas no vividas a través de la lectura de los libros que no nos habían permitido leer, escuchando a los cantores populares que no nos habían permitido escuchar, junto a los que habían surgido al calor de las luchas populares. Podíamos hablar a cielo abierto de lo que antes ni siquiera podíamos susurrar, y podíamos hacerlo con quien se nos diera la gana. Teníamos la posibilidad de amalgamar las experiencias de todo el pueblo: del pueblo exiliado, del pueblo preso, del pueblo clandestino, y del pueblo simplemente pueblo, el de nosotros, que también tenía cosas que aportar. Era la fiesta democrática en su esplendor.
EL DESENGAÑO
Pero a todo eso, le faltaba un elemento que todos dábamos por descontado, porque era el elemento natural que debía acompañar todo lo otro: la justicia. Muchos debían explicar los por qué, los como, los cuando, los donde. Teníamos derecho a saber el por qué de tanto odio descargado sobre el pueblo, el por qué tanta muerte inocente. Alguien tenía que explicar como fue que se torturó, quién daba las órdenes, donde se mató y se desapareció, donde estaban esos desaparecidos, y devolverlos al pueblo. Y no reclamábamos revancha. Pedíamos justicia. Tan simple pero tan hondo como eso. Y volvió la amenaza, y la presión y el miedo. Y los jueces comenzaron a actuar, pero las citaciones fueron a parar a la caja fuerte de los militares. Y entonces comenzó la vuelta atrás, el retroceso, la agachada. Y la mayoría de dirigentes blancos y colorados comenzó a gestar lo que luego terminaría siendo la oprobiosa ley de impunidad. Aquella democracia que recién terminábamos de festejar, nos daba un golpe bajo. A menos de un año de recuperada, la democracia nos propinaba una ley de impunidad y nos expulsaba a uno de los estandartes de la lucha por los derechos humanos: José Germán Araujo.
OTRA VEZ LA ESPERANZA
Zitarrosa lo decía: este pueblo es bagual y va a encontrar el destino. No nos dejamos dominar por el bajón, y papeleta en mano salimos a juntar las firmas para que hubiera referéndum. No fue una lucha sencilla. Pero éramos los mismos que acabábamos de derrotar una dictadura sangrienta, y además teníamos de nuestro lado la razón de la verdad y la justicia, así que la esperanza estaba intacta. Otra vez había que luchar contra el miedo, contra la desinformación y la mentira, contra quienes decían que pregonábamos el odio y se proclamaban pacificadores y perdonadores. Y recorrimos puerta por puerta, y salimos a las ferias y a los sindicatos, nos metimos entre el pueblo. Y conseguimos las firmas. Pero los defensores de la impunidad no nos iban a facilitar las cosas, y tuvimos que salir a defender esas firmas. Y no tuvieron más remedio que llamar a referéndum.
LA OTRA FIESTA
Y los votos fueron amarillos y verdes. Pero los amarillos fueron más y perdimos esa batalla. El miedo ganó en las urnas, y la desesperanza en las almas. Y ya nada volvió a ser igual, porque la democracia quedó renga. No se puede caminar bien con una espina clavada en el talón. Y la impunidad era una enorme espina incrustada en la naciente democracia. Con las organizaciones populares malheridas (que no muertas) por la derrota, comenzó la otra fiesta, la del neoliberalismo. Y en su servil obediencia a los dictados imperialistas los sucesivos gobiernos nos propinaron su economía de mercado pero también su “sociedad de mercado”. Perdida la justicia en los caminos de la impunidad, los ciudadanos pasamos a ser vistos desde una lógica mercantil, y se propagaron la exclusión social y la pobreza hasta límites desconocidos. Las consignas pasaron a ser: “hacé la tuya”, y “sálvese quien pueda”. Y también campeó la corrupción. Porque si se puede torturar y matar y desaparecer, y nunca pasar por un juzgado por ello, entonces todo lo demás son paparruchadas. Las dimensiones del retroceso todavía están por verse.
NO ESTA MUERTO QUIEN PELEA
Pero aún en esas condiciones, la lucha continuó. Y el pueblo tuvo que dar otras batallas. Y algunas las perdió; pero en otras triunfó. Defendió las empresas públicas y no se dejó privatizar. Pero además siguió luchando por la justicia por vías diferentes. Porfiadamente se siguieron presentando casos a los juzgados y una y mil veces los personeros de la impunidad los archivaban. El artículo cuarto era el instrumento apropiado en las manos apropiadas. Todo lo que podía terminar en aplicación de justicia era considerado incluido en la ley de impunidad. No importa si era el rapto de una extranjera para robarle a su hijo y luego matarla. Todo lo sucedido en dictadura debía ser olvidado, fuera lo que fuera. Pero el pueblo es porfiado. Porque “hay olvidos que queman y hay memorias que engrandecen”, como también señala Alfredo acertadamente. Y siguieron presentándose causas. Y surgieron las marchas del 20 de mayo; cada vez con más y más pueblo; cada vez con más y más conciencia. Y la impunidad comenzó a mostrar fisuras. La Comisión para la Paz demostró que se podía, que había que seguir luchando.
GOBIERNO PROGRESISTA
Y los quinceañeros que vimos surgir la dictadura, conquistamos un gobierno progresista casi pisando los cincuenta. Caídos y vueltos a levantar, magullados y maltrechos, con las esperanzas remendadas por todos lados, pero íntegros e inconmovibles en nuestros deseos de justicia, llegamos. Y el compañero presidente, el día mismo de su asunción, señalaba que “en materia de derechos humanos el país tiene aún una asignatura pendiente, que me comprometo a saldar de inmediato”, y agregó que “nuestro gobierno cumplirá el mandato establecido en el Artículo 4º de la Ley número 15.848, procurando agotar la investigación sobre lo sucedido con los detenidos desaparecidos e investigando al efecto en los establecimientos militares correspondientes”. Y hubo avances impensables poco tiempo atrás. Pocos días después ya se estaba entrando a los cuarteles y excavando en busca de los desaparecidos. Y ahora el artículo 4º era un instrumento en manos de un gobierno progresista, y lo aplicó debidamente. Y los casos se comenzaron a excluir, y los jueces comenzaron a actuar, y los culpables comenzaron a ir presos, y algunos restos comenzaron a aparecer.
LO QUE FALTA
Ahora nos toca concluir este capítulo. Terminar de una vez y para siempre con el oprobio de una ley legalmente inconstitucional y nula, pero además moral y éticamente infame. Es la hora de arrancarle de raíz esta espina que no le permite caminar debidamente a nuestra democracia. Para que la vida democrática sea plena y para cumplir con nuestras conciencias revolucionarias y de izquierda. Porque como decía el Che, (…) Si el comunismo pasa por alto los hechos de conciencia, podrá ser un método de reparto, pero no es ya una moral revolucionaria”. Por eso es que aquellos quinceañeros que vieron surgir la dictadura, junto a quinceañeros de hoy, y junto al pueblo de todas las edades, hoy juntamos firmas para anular la ley de impunidad.


25 de Marzo de 2008

ANULACION DE LA LEY DE IMPUNIDAD - El Frente Amplio ya tiene posición


Un argumento recurrente de quienes se oponen a la anulación de la Ley de impunidad, tanto dentro como fuera de la fuerza política, es que el Frente Amplio se comprometió a no anular la Ley. Nosotros hemos dicho –y lo seguiremos haciendo- que eso no es así, que no hay siquiera una sola mención en todo el programa de gobierno emanado del IV Congreso Extraordinario “Héctor Rodríguez” que permita extraer una conclusión como esa. Y decimos más. Decimos que, muy por el contrario, hay muchas referencias concretas en el Programa en lo que tiene que ver con los derechos humanos y con las relaciones entre el derecho interno y el internacional, que están obligando a los legisladores frenteamplistas a anular la ley de impunidad.
LA CONSTITUCIÓN
Allí decimos: “Comprometido con la verdad y la justicia –principios por los que el conjunto de nuestro pueblo ha bregado incansablemente- en relación con los crímenes de lesa humanidad cometidos antes y durante la dictadura, (el gobierno del FA) hará todos los esfuerzos que estén a su alcance para lograr el cumplimiento de dichos principios, en cumplimiento de la Constitución y la ley”. Para llevar a cabo ese compromiso con la verdad y la justicia, y hacerlo en cumplimiento de la Constitución y la ley, no hay otra opción que anular la Ley de Impunidad, puesto que por un lado ella se opone a la verdad y la justicia, pero además es manifiestamente inconstitucional. Es absolutamente claro e irrebatible que viola flagrantemente el artículo 233 de la Constitución, que dispone expresamente que el Poder Judicial será ejercido por la Suprema Corte de Justicia y los Tribunales y Juzgados respectivos, en tanto la ley de impunidad adjudica esas funciones al Poder Ejecutivo.
Pero además, a renglón seguido de esto, decimos que “El gobierno progresista reafirma la posición clara que las normas de tratados internacionales sobre derechos humanos, tienen igual valor que las leyes nacionales. Al respecto se promoverá la adecuación de la legislación interna a los tratados internacionales ratificados por el país”. La única forma de adecuar la legislación interna a los tratados internacionales ratificados por el país, en materia de derechos humanos, es anulando la ley de impunidad. No hay otra forma de hacerlo.
DERECHO INTERNO E INTERNACIONAL
En este capítulo del Programa del FA, las referencias que estarían obligando a los legisladores de nuestra fuerza política a anular la ley de impunidad son muchísimas. El capítulo arranca diciendo que “El derecho internacional de los derechos humanos viene a completar el andamiaje de protección a los derechos humanos que cada Estado ha construido en su derecho interno. Derecho internacional e interno no se deben contraponer, sino complementar.” Al sancionar la ley de impunidad, se incorporó a nuestro ordenamiento jurídico una norma que es nula por ser contraria y violatoria de normas de derecho internacional con rango de jus-cogens, que prohíben los crímenes contra la humanidad y disponen su castigo. Y por tanto, si derecho internacional e interno no se deben contraponer –como decimos en el Programa de gobierno- no nos queda otra opción que anular la ley.
Luego decimos: “Cuando el Estado ratifica o adhiere a un Tratado (nombre genérico que comprende los Pactos, Convenciones, Protocolos o Convenios) la norma internacional que el tratado contiene se incorpora al ámbito interno y a partir de ese momento la autoridad del Estado dispone entonces de “imperium” para hacer que se cumpla, de igual manera que si se tratara de una ley nacional. Este carácter vinculante, obligatorio, alcanza igualmente a otras normas que si bien incluidas en declaraciones multilaterales, con el transcurso del tiempo han alcanzado el nivel de “jus cogens”. En tal caso su coercitividad a nivel interno deriva de que enuncian reglas de conducta de validez universal que se han vuelto compulsivas para los Estados en virtud de la costumbre, fuente creadora del derecho internacional”. Esto no significa otra cosa que reconocer en nuestro Programa que los Tratados internacionales tienen un carácter vinculante y obligatorio para nuestro país, y que sus disposiciones se han vuelto compulsivas para los Estados. Por tanto, si las leyes de impunidad violan los tratados, no queda otro camino que anularlas, tal como ha sucedido por ejemplo en Argentina y en Chile.
Citas tan claras como la precedente aparecen nuevamente en ese capítulo: “El gobierno del EP-FA deberá adoptar una posición clara de que las normas de un tratado sobre derechos humanos tienen igual valor que la ley nacional. Su valor puede ser visto con una arista superior a la ley nacional, desde que para desligarse de las obligaciones que emanan de un tratado no bastará con sancionar una ley que lo anule sino que se requerirá previamente denunciar el tratado y esperar el plazo que éste fije para que la denuncia tenga efecto”. Y la inmediata siguiente: “El gobierno del EP-FA deberá adecuar su legislación interna a los Tratados internacionales ratificados por el país, por ejemplo: la obligación de tipificar en nuestro derecho penal los delitos específicos de “Tortura” y de “Desaparición Forzada de Personas”.
VERDAD Y JUSTICIA
En este capítulo somos absolutamente claros en el Programa: “…la impunidad constituye un verdadero obstáculo a la normalidad democrática para poder superar traumas de un pasado reciente. Cuando ella funciona para proteger a agentes gubernamentales (civiles, militares y policías) que han violado seriamente derechos humanos, cometiendo con ello crímenes penales de suma gravedad. Esto implica un agravio a la Justicia y afecta seriamente la igualdad de las personas ante la ley”. Y seguidamente: “Resulta fundamental establecer la verdad y hacer actuar a la justicia. Verdad y justicia no son valores intercambiables, no es posible renunciar a la justicia bajo ofrecimiento de algo de verdad”.
Y el más claro de todos: “Por otra parte se seguirán las conclusiones y recomendaciones efectuadas por la “Comisión Interamericana de DDHH”, el “Comité contra la Tortura”, el Comité del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, etc”. Y ¿cuáles son esas recomendaciones? Por ejemplo la Comisión Interamericana observa que las leyes de impunidad carecen de validez jurídica y que por tanto no podrían sancionarse ni aplicarse. Porque cada vez que se sanciona una ley de impunidad se viola el pacto de San José de Costa Rica, pero cada vez que se aplica también. Y recientemente (el 9/9/07) esa misma Comisión advirtió al Estado uruguayo que continúa incumpliendo la Resolución 29/92 y las recomendaciones que hace 15 años se le hicieran ante la incompatibilidad de la Ley de Caducidad con los convenios internacionales firmado por el país. Que como acabamos de demostrar, nos comprometimos a respetar.


25 de Marzo de 2008

NO JUGAR EL JUEGO QUE QUIERE EL IMPERIALISMO


El sábado pasado, aviones y helicópteros de las fuerzas armadas de Colombia bombardearon un campamento de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en territorio fronterizo ecuatoriano. Después, soldados y policías de Colombia ingresaron por tierra a Ecuador para completar el ataque. La operación concluyó con el asesinato de 20 combatientes que se encontraban durmiendo, siendo uno de los asesinados el jefe rebelde Edgar Devia, alias Raúl Reyes. De esta forma, Ecuador se convirtió en el segundo país después de Venezuela que afronta una acción armada por parte de Colombia con el pretexto de combatir a la guerrilla. Si bien es la más grave, no es la primera incursión militar colombiana sobre territorio ecuatoriano, cosa que venía sucediendo por lo menos desde 2002.
Las garras del águila
Algo que ya se sabe, pero de lo cual no teníamos dudas desde un principio, es la participación de EEUU en las labores de inteligencia que prepararon el ataque. Diez días antes de las acciones, el ejército colombiano sabía ya que el comandante Raul Reyes estaba en la provincia de Sucumbíos en Ecuador, y lo sabían gracias a las fotografías tomadas por aviones espías estadounidenses. Es decir, no se trata sólo de la violación a la soberanía de Ecuador por parte del gobierno colombiano, cuando bombardean, asesinan e incursionan en su territorio, sino también de la incursión de aviones de inteligencia estadounidenses en territorio ecuatoriano. La acción militar contra las FARC coincide con la visita a Colombia de un grupo de funcionarios estadounidenses encabezados por dos miembros del gabinete de Bush: Carlos Gutiérrez (Secretario de Comercio) y Elaine Chao (Secretario de Trabajo). Estos funcionarios se encontraban tratando de ganar terreno ante el Congreso de los EEUU para que se apruebe el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Uribe. La importancia estratégica del TLC con Colombia fue resaltada por el mismo Bush en su principal discurso de comienzos de este año: "La no aprobación del TLC con Colombia daría fuerza al “falso populismo” y afectaría los “intereses” de EEUU". Fue precisamente Carlos Gutiérrez, quien dio la primera declaración de un miembro del gobierno estadounidense sobre la muerte de Raúl Reyes señalando que "es una muestra del avance de seguridad en Colombia". El mismo día en que se llevó a cabo la operación militar, los funcionarios de EEUU estaban junto a Uribe en un acto en Medellín, en campaña por el ingreso de Colombia al TLC. Seguramente es una extraña coincidencia. Como sería también una extraña coincidencia que la ofensiva se lanzara cuando lo que estaba sobre la mesa era el avance del proceso de liberación de rehenes y cuando hacía apenas dos días las FARC habían liberado a 4 de ellos. Por eso, no hay lugar para la ingenuidad. Se trata nada menos que de una masacre en apoyo de una operación política. Es una masacre que forma parte de un plan mayor del gobierno de Bush para, entre otras cosas, imponer el TLC, arrasar con los procesos de paz y debilitar la propuesta Alba y a los procesos revolucionarios de la región.
Por qué Raúl Reyes
Una de las cuestiones centrales, es que matar a Raúl Reyes significaba para el imperio matar también su imagen. Había que matar no sólo al hombre, sino a la cara visible de una propuesta por parte de los insurgentes que estaba avanzando hacia una salida de paz. El carácter de canciller de las FARC de Raúl Reyes en el canje humanitario lo llevó a establecer contacto hace pocas semanas a través su teléfono satelital (el mismo por el que lo rastrearon) con miembros de la bancada demócrata de los EEUU, buscando alianzas que obligasen a Uribe a sentarse en un proceso de dialogo por la paz. Contactos telefónicos que la CIA monitoreó en la preparación del plan de ataque y no dejó de aprovechar esa circunstancia humanitaria para seguirle la pista y caerle encima. Por otra parte, y según lo expresara la propia Cancillería francesa, el gobierno de Colombia mató al hombre con el que Europa dialogaba con el fin de llegar a la liberación de la franco-colombiana Ingrid Bentancourt. Por supuesto que las autoridades colombianas estaban al tanto de esas conversaciones que Francia, España y Suiza mantenían con Reyes.
Reacción latinoamericana
La mayoría de los países latinoamericanos, como era de esperar, rechazaron la masacre del gobierno de Uribe y la consideraron un grave precedente para la región. Nuestro gobierno solicitó a la Presidencia pro témpore del Mercosur a convocar a una reunión extraordinaria de cancilleres de los Estados Parte, con el fin de analizar la situación planteada, y resaltó "la necesidad de que, hasta la instalación de esa instancia de diálogo, cualquiera que sea la forma y los mecanismos que para la misma se adopten, los países involucrados se abstengan de cualquier acción y actitud que potencialmente pueda agravar la actual situación". En Nicaragua, Daniel Ortega manifestó que "Al asesinar a Raúl Reyes, cuando más bien era un momento de alto el fuego, lo había dicho el presidente Uribe, cuando Raúl Reyes era el hombre designado por las FARC para trabajar por la paz, se asesina precisamente al hombre que venía acumulando experiencia, conocimiento y reconocimiento internacional, ¿él lo asesina para qué? para matar las posibilidades de paz en Colombia". En el mismo sentido se han expresado los gobiernos de Brasil, de Argentina, de Chile, Venezuela, Cuba, Paraguay, Perú, México, etc. En tanto que Uribe se ganó el solitario respaldo del gobierno de Bush, manifestado a través de una llamada telefónica del portavoz del Consejo de Seguridad Nacional.
¿Y entonces?
En ocasión de una incursión aérea del ejército colombiano sobre territorio ecuatoriano en enero de 2006, los partidos comunistas de ambas naciones hermanas emitieron una declaración conjunta que básicamente señalaba que los actos de provocación cuentan con la complicidad del Comando Sur de los Estados Unidos que patrocina, desde la base de Manta, la información satelital y las coordenadas de acción para las acciones militares en la frontera. “El propósito del Comando Sur es involucrar a Ecuador, aún en contra de su querer, en el conflicto interno colombiano. El Plan Colombia – Plan Patriota es el instrumento de una estrategia continental de represión, agresión y avasallamiento de los pueblos. Al pretender posicionar a Ecuador como un pretendido “santuario terrorista” se intenta atizar una confrontación irracional e inexistente entre nuestros Estados y pueblos”. Decía el comunicado. Al mismo tiempo hacían un llamado a no poner en peligro “la amistad y la convivencia pacífica entre nuestros países”. Y agregaban: “Nos unimos al clamor por una paz democrática en Colombia y en toda la región andina y amazónica, con base en el respeto a la autodeterminación de los pueblos, la plena soberanía, la no ingerencia en los asuntos internos de las naciones soberanas, la solución política negociada de los conflictos, el mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes de frontera, el respeto de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario. Los Partidos Comunistas de Ecuador y Colombia nos comprometemos a continuar promoviendo estas banderas, a exigir la desmilitarización de las relaciones y la supresión del Plan Colombia – Plan Patriota como la principal amenaza a la paz y la convivencia entre nuestros países y en la región suramericana”.
La provocación está en marcha, todos debemos tener en claro quién es Uribe, a qué intereses responde y cual es la voz que obedece. No debemos caer no en la tentación militarista ni en la provocación que Estados Unidos viene preparando desde hace años, proporcionando material militar a Colombia con la excusa de combatir el tráfico de drogas, cuando en realidad se trata de material para hacer frente a conflictos bélicos de mucha mayor envergadura, el que estaban preparado y que puede estar a punto de estallar ahora. El punto 5 del comunicado de las FARC es claro: “La causa de la paz cimentada en la justicia social por la que el comandante Raúl Reyes ofrendó su vida, sigue ondeando en lo más alto de las montañas de Colombia, en la Plataforma Bolivariana, el Plan Estratégico de las FARC y en la voluntad inquebrantable de lucha de los guerrilleros y del pueblo en todo el país. A Raúl lo recordaremos siempre con profundo cariño, destacándose en él su firmeza revolucionaria, su perseverancia, su tesón y eficacia para dar a conocer ante la comunidad internacional la realidad de las FARC como ejército Revolucionario y, su entereza para dinamizar la estrategia bolivariana de unidad continental”.


05 de Marzo de 2008

LOS EFECTOS DE LA CRISIS


La crisis del año 29 en la Bolsa de Nueva York afectó a todo el mundo y por un buen período de tiempo. Y el mundo no era lo que es hoy, en la era de la globalización. Por lo tanto, si una cosa es cierta, es que los efectos de la crisis que se viene (resultado de la explosión de la burbuja inmobiliaria anunciada hace ya mucho tiempo por nuestro Partido) tendrán escala planetaria. La burbuja financiera ya explotó, y lo que viene ahora (que ya empezó en Estados Unidos) es su efecto sobre la economía real, es decir, sobre la actividad económica y el empleo. Los 2500 líderes políticos y empresarios que participaron en el último Foro de Davos tuvieron la posibilidad de asistir a análisis desalentadores (como el de Soros, por ejemplo), aunque con enfoques de diversa profundidad. “Estados Unidos no sólo va a estornudar y coger un resfriado, tendrá una larga neumonía”, pronosticó Nouriel Roubini, profesor de Economía de la Universidad de Nueva York, “Habrá una grave recesión en Estados Unidos, una desaceleración en los países emergentes y una fuerte desaceleración en Europa”, añadió este experto, uno de los pocos que el año pasado anticipó en Davos la crisis financiera.
AMERICA LATINA
Muchos analistas entienden que la región está, en líneas generales, mucho más a salvo de las fluctuaciones de la economía estadounidense que en el pasado. Lo que no significa que no vayamos a ser afectados, ya que la crisis abarcará al mundo entero. Sin embargo, lo que vale la pena destacar es que la afectación que sufrirá cada país será mayor según el grado de dependencia de su economía con la de EEUU. México, por ejemplo, es uno de los más comprometido (NAFTA mediante), ya que sus exportaciones a EEUU representaron un 25% con relación a su PBI (se considera que un 20% del producto ya es un nivel de dependencia demasiado importante). Venezuela, con más de un 16 por ciento; Costa Rica, con casi el 15%; Ecuador con más de un 12%; Colombia con casi un 7%, y Honduras y Nicaragua, con más de un 6%, son las otras naciones que pueden verse más afectadas, aunque en el caso de Venezuela y Ecuador debe tenerse en cuenta que el grueso de las exportaciones corresponde a hidrocarburos, por lo que la dependencia no sería tanta. Las exportaciones como porcentaje del PIB de Perú, Bolivia y Uruguay hacia Estados Unidos fueron alrededor del 4%, mientras que las de Panamá, Brasil, Argentina y El Salvador se sitúan cerca del 3%, y las de Paraguay no alcanzan el 2%. Estas economías están mucho más diversificadas, lo cual es muy positivo porque si sus exportaciones están alrededor del 3,5% van a sufrir mucho menos la volatilidad de los mercados financieros estadounidenses. Y por cierto, en este aspecto debemos felicitarnos todos aquellos que alertamos y luchamos contra la corriente que nos llevaba camino a un TLC con los Estados Unidos. Hoy estaríamos lamentándonos de tamaño desatino.
NO SOLO LA BURBUJA
Es claro que la actual crisis, que se manifiesta fundamentalmente en la caída de las bolsas, se origina en las hipotecas basura, los problemas propios de la burbuja inmobiliaria, etc., que serían los mayores responsables del comienzo de esta recesión económica. Los capitales a la deriva no pueden llevar a la economía mundial a otro sitio que no sea hacia la crisis generalizada. No puede ser de otro modo. Pero sin duda hay causas más profundas que la mera caída de las bolsas y que tienen que ver con una crisis estructural del sistema. Un sistema capitalista globalizado que se caracteriza por la lucha a muerte por el control de los mercados y los recursos naturales del planeta, y que está generando una situación cada vez más caótica en el manejo anárquico de la economía mundial. La responsabilidad mayor es obviamente del eje anglosajón, israelí, Japón y la Unión Europea, que tienen que mantener sus alienadas y caras sociedades de consumo a cualquier costo. Las consecuencias para los pueblos del mundo se traducen en el encarecimiento de los precios de los productos alimenticios de primera necesidad, precios que no están exentos de la especulación que desarrollan los grandes capitales, con el objeto de obtener jugosas ganancias en ese río revuelto. El mundo entero comienza a vivir una espiral inflacionaria impulsada por las mafias que controlan la economía mundial que impulsan un constante encarecimiento de las materias primas y de los alimentos básicos. De entre todas sobresale el petróleo, que ya ha alcanzado la barrera de los 100 dólares por barril, lo que tiene como consecuencia un encarecimiento de los productos de consumo en todo el mundo. Por otro lado el destino de enormes cantidades de hectáreas de tierra para la producción de materias primas para la producción de biocombustibles, incidirán de una forma salvaje en el aumento de los precios de los productos alimenticios de primera necesidad (como ya lo denunciara en su momento el compañero Fidel).
Los síntomas de la presente crisis tendrán profundas secuelas en las condiciones de vida de los pueblos y se transformará en una espiral que se sabe como comienza, pero no como termina. Los más pesimistas nos indican que la presente situación económica mundial, nos puede llevar a una catástrofe de impredecibles consecuencias para la supervivencia de la humanidad, ello debido a los intereses que se encuentran en juego y en especial el relativo al control de los mercados y los recursos naturales. Pero hay que tener en cuenta el factor subjetivo, porque la lucha de los pueblos puede transformar esta crisis en el comienzo de la construcción de un mundo nuevo.
LOS CAMINOS POSIBLES
Entre las razones por las que América Latina está menos vulnerable, está su menor dependencia comercial con el imperio. Pero también porque ha emprendido con paso firme y seguro el sendero indicado por nuestros próceres: el de la unidad. Tanto el MERCOSUR como el ALBA, son elementos invalorables que nos permitirán superar las dificultades que se nos vienen. El Banco del Sur (ese que algunos todavía vacilan en apoyar) será sin duda el sostén financiero imprescindible cuando los fondos dejen de fluir como hasta ahora. Juan Torres López (catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga) señala que “el origen último de la crisis financiera no está en las finanzas sino en el poder desmedido que tienen los banqueros y los grandes propietarios. Justo lo que hay que quitarles para poder evitarlas en el futuro”. Y es que el problema no está en las finanzas sino en el poder desmedido que tienen los banqueros y los grandes propietarios. Las soluciones inmediatas existen y no son difíciles, en contra de lo que se nos quiere hacer creer. Y son cada día más urgentes y necesarias: controlar la especulación regulando las finanzas internacionales para garantizar seguridad y estabilidad; controlar a los capitales financieros y obligar a que los recursos estén al servicio de la actividad productiva mediante impuestos globales; y, en definitiva, evitar que la lógica del mercado se convierta en la lógica social. Este mismo economista español nos dice algo para tener en cuenta: “Se equivocan, o mienten, los gobernantes que están diciendo que lo que se viene es poca cosa. Se equivocan o mienten quienes quitan importancia a estas manifestaciones inequívocas de riesgo global. Se equivocan, o mienten, los banqueros centrales que dicen que es solo un episodio de inestabilidad financiera. Se equivocan o mienten mucho más grave y cínicamente quienes ahora solo vuelven a dar la receta de que lo que hay que controlar son los salarios para salir del apuro”. Digamos que también se equivocan quienes en nuestro país vuelven a dar la receta de contener el gasto público y rebajar los salarios. Es justamente lo contrario. Es el momento (rendición de cuentas mediante y por otras vías) de la inversión pública en vivienda, de generación de puestos de trabajo, de fortalecimiento del mercado interno, de salarios y jubilaciones dignas, de invertir en educación, de apostar al MERCOSUR, de aplicación a rajatabla del programa del FA.


27 de Febrero de 2008